Vaxxed: From Cover-Up to Catastrophe

De Wiki Pseudociencias
Filmes propagandistas
Vaxxed.png
Vaxxed: From Cover-Up to Catastrophe

A pesar de los continuos avisos de las principales revistas médicas de que no existe ninguna conexión entre las vacunas y el autismo, algunos persisten en afirmar que existe. Agregando combustible a este fuego está el controvertido documental Vaxxed: From Cover-Up to Catastrophe, una película con apariencia de documental y pseudocientífica estadounidense de 2016 que alega que existe un encubrimiento por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre un supuesto vínculo entre la vacuna triple vírica y el autismo. Según la revista Variety, la película 'pretende investigar las afirmaciones de un científico senior en los Centros del CDC norteamericano que reveló que el CDC supuestamente manipuló y destruyó datos sobre un importante estudio sobre el autismo y la vacuna. Los críticos han comentado que es una película de propaganda contra las vacunas.

La película fue dirigida por el desacreditado activista anti-vacunas Andrew Wakefield, quien fue retirado del registro médico en el Reino Unido en 2010 debido a violaciones éticas relacionadas con su investigación fraudulenta sobre el papel de las vacunas en el autismo. Wakefield publicó un estudio en 1998 que afirmaba que existían vínculos entre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (la triple vírica) y el autismo. El falso documental tiene como objetivo probar su teoría desacreditada, en parte, al afirmar que hay nueva evidencia de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) suprimieron un importante estudio sobre la supuesta relación.

Bigtree

Del Matthew Bigtree, productor de la película, anteriormente fue el productor de The Doctors, un programa de entrevistas diurno en los Estados Unidos. El British Medical Journal realizó un estudio sobre The Doctors y The Dr Oz Show y concluyó con esta advertencia sobre los shows: Los consumidores deberían ser escépticos sobre cualquier recomendación que se brinde ... ya que los detalles son limitados y solo entre un tercio y la mitad de las recomendaciones están fundamentadas en evidencia creíble o algo creíbles.

Sus afirmaciones sobre el fraude del CDC se han abordado en el pasado, y la evidencia no respalda sus creencias infundadas. Pero las afirmaciones que hace sobre las vacunas van más allá de la película, y hace un esfuerzo por presentarse como si una autoridad en el tema se tratara.

Las declaraciones de Bigtree son sistemáticamente inexactas, lo que sugiere que no es una buena fuente de información sobre vacunas. Es imposible abordar todas y cada una de las afirmaciones erróneas que Bigtree ha hecho sobre las vacunas, por supuesto. Pero estos problemas deberían demostrar que no se puede confiar en sus afirmaciones sobre las vacunas.[1]

La película fue producida por Autism Media Channel, grupo del cual Wakefield es director.

Estructura

En realidad, esta película tiene tres partes.

  1. Está la historia de la investigación de Andrew Wakefield para el documental
  2. La historia realmente convincente de padres con niños con autismo.
  3. La tercera historia aborda el tema de lo que está sucediendo con William Thompson, un supuesto informante de los Centros para el Control de Enfermedades de quien la película depende en gran medida y el CDC.

La primera historia es que Wakefield realmente realizó investigaciones fraudulentas, y no hizo nada en la película para abordar ninguna de las preocupaciones sobre todas las discrepancias en su investigación.

También están en la película numerosos testimonios de padres que dicen que sus bebés estaban muy sanos un minuto, pero tan pronto como recibieron su vacuna empezaron las convulsiones, perdieron la habilidad del habla y comenzaron a mostrar signos de autismo. Estas secuencias repetidas, a menudo con videos de "antes y después", son emotivas, pero al final uno quiere saber de alguien, de cualquier persona, con una opinión diferente sobre el fuerte aumento de las tasas de autismo. No se da ni una.

Todo es efectivo, pero también puramente anecdótico. Es más interesante saber que los fabricantes de medicamentos están protegidos por la ley federal de las demandas de los clientes que reclaman los efectos adversos de las vacunas, y que los reclamos por lesiones son manejados por un tribunal estadounidense en particular conocido como el 'Tribunal de Vacunas', un término que no inspira confianza exactamente. La mayor parte del poder del filme es emocional en lugar de informativo.

La película avanza pesadamente con fragmentos largos dedicados a cuestionar la imparcialidad (y confiabilidad) de los CDCs, con sugerencias de una oscura conspiración entre Big Pharma y el CDC reforzada por conversaciones secretas grabadas con el Dr. William Thompson, el supuesto "denunciante" de los CDC. Debe aclararse que Thompson no aparece realmente en la película. Por el contrario, su voz se incluye a través de extractos de llamadas telefónicas (grabadas sin su conocimiento), entre él y el Dr. Brian Hooker, un biólogo ambientalista y activista contra la vacunación cuyo hijo sufre de autismo.[2]

Escuchamos así a Thompson alegando que los estudios de los CDC fueron falsificados y pidiendo disculpas por no hacer más para exponer el fraude. Éste afirma que la investigación realizada por el CDC trajo datos problemáticos que no se ajustaban a la narrativa de que las vacunas son seguras, y luego la desecharon. Todo conduce al lugar obvio: hay miles de millones de dólares en mantener la tasa de vacunación actual, y lo mejor de todo es que la directora anterior de los CDC, la Dra. Julie Gerberding, ahora tiene una posición de liderazgo en Merck.

Thompson ha permanecido mudo al respecto, pero Hooker no. Hooker ha publicado una declaración que dice que Thompson estaría publicando pronto un documento que muestra que no hay ningún vínculo entre la vacuna MMR y el autismo en los hombres afroamericanos, después de todo.

Hooker dijo que "sospecha de cualquier análisis proveniente de los CDC debido a la naturaleza histórica de su mala conducta científica como agencia y sus conflictos de intereses, específicamente en torno a cualquier vínculo entre las vacunas y el autismo".

Una vez más, hay algo intrínsecamente sospechoso en una película que afirma que los datos científicos provienen de un conjunto de datos ineficaces para luego dar la vuelta en U y utilizar la misma metodología.

No mencionó el hecho de que perdió su licencia en Gran Bretaña, no mencionó el hecho de que 11 los coautores retiraron sus nombres de su artículo fraudulento. Tampoco mencionó el hecho de que había una serie de artículos de investigación del periodista del Sunday Times Brian Deer. Nada de eso apareció en esta película y que mucha de la gente que apoya el movimiento antivacunacionista no conoce.

La credibilidad de Wakefield no es un pequeño punto de fricción. Si Vaxxed tiene alguna tesis central, es que no deberíamos molestarnos cuando nuestros pediatras y gente como el Dr. Sanjay Gupta de CNN nos dicen que no nos preocupemos, y que vacunar a nuestros hijos es seguro. El problema, según el filme, es que les han mentido a las personas porque las investigaciones de los Centros para el Control de Enfermedades han sido falsas consciente o intencionalmente, o ambas.

Vale la pena señalar que Vaxxed probablemente se hubiera ido directamente al bote de basura junto con todas las otras películas propagandistas de conspiraciones, pero terminó siendo programada para el Festival de Cine de Tribeca, y luego sacada del festival. (Aunque Robert De Niro, el cofundador del festival y padre de un niño autista, solicitó que se mostrara).[3]

Si se le hubiera dado una o dos presentaciones en el festival, la película podría haber recibido un pequeño lanzamiento en cines y luego haber sido relegada a la oscuridad. Pero cuando Robert De Niro primero defendió su inclusión en el festival, y luego se retractó al día siguiente después de una tormenta de controversia, la película recibió mucha más atención de la que hubiera recibido de otra manera. No es exactamente una coincidencia que una apertura teatral fuera programada apresuradamente apenas cuatro días más tarde.[4]

Lo que los científicos opinan

El profesor Adam Finn, profesor de pediatría de la Universidad de Bristol, dijo: "Desenterrar el cadáver del miedo a la vacuna MMR no será de ayuda para los niños afectados por el autismo y sus familias que necesitan una investigación real y respuestas reales. Se usaron muchos recursos científicos valiosos para refutar esta [falsa] teoría y ahora la atención de todos debe pasar a nuevas teorías y nuevas formas de abordar el problema del autismo. Apenas ayer se publicó un importante estudio nuevo que muestra que, en los escáneres cerebrales, los niños con autismo pueden tener anormalidades mucho antes de que desarrollen signos externos de la enfermedad y mucho antes de que reciban la vacuna triple vírica.

El Dr. David Elliman, Consultor en Salud Infantil Comunitaria, Whittington Health, dijo: "Hay varios estudios, de muchos países que utilizan diferentes métodos, que no han podido mostrar un vínculo entre la vacuna triple vírica y el autismo. La película Vaxxed no agrega nueva evidencia para contrarrestar esto. Incluso si uno o más estudios de EE. UU. resulta ser incorrecto, lo cual es poco probable, esto no cambia la conclusión general.

"La vacuna MMR ha demostrado ser muy efectiva para prevenir enfermedades que pueden causar afecciones importantes y, en el caso del sarampión, la muerte. Al igual que todas las intervenciones, puede dar lugar a efectos secundarios, la mayoría de los cuales son menores. Los beneficios superan con creces los riesgos, y se recomienda encarecidamente a los padres que garanticen que sus hijos reciban dos dosis de la vacuna".

El Prof. Tony Charman, presidente de Psicología de Clínica Infantil, Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia, King's College London, dijo: "En los últimos 10 años se ha logrado un progreso considerable en identificar algunas de las causas y también tratamientos prometedores para niños con trastorno del espectro autista y ninguno de estos respalda la idea de que las vacunas sean relevantes para la causa u ofrezcan oportunidades de intervención preventiva. Volver a una aseveración falsa de hace 20 años hace un mal servicio a los padres y a los niños con autismo".[5]

Cosas que ocultó Wakefield en el filme

  1. Lo más importante que debe saber es que el vínculo entre las vacunas y el autismo ha sido desacreditado, de manera amplia y repetida. Padres aterrorizados tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos hicieron bajar las tasas de vacunación, y como efecto, los brotes de sarampión, paperas y rubéola en ambos lados del Atlántico pronto le siguieron a esta acción. Han muerto muchos niños por no haber sido vacunados y muchos más están en peligro.
  2. El director de 'Vaxxed' - y el principal "experto" que aparece en cámara - es el mismo Andrew Wakefield.
  3. Si bien el tema de las vacunas y el autismo aún aparece regularmente, como sucedió cuando el ahora presidente Donald Trump mencionó su creencia en esta pseudoteoría en un debate durante su campaña, la mayoría de los científicos consideran que la conexión entre las vacunas y el autismo está desacreditada. Docenas de revistas de alto nivel, incluyendo el New England Journal of Medicine, el Journal of Pediatric Infectious Diseases y el Journal of Autism and Developmental Disorders, han publicado artículos que investigaron un posible vínculo y no encontraron ninguno. Un estudio en JAMA en abril de 2015 fue uno de los más grandes e implicó un análisis de 96,000 niños. Los autores escribieron que sus hallazgos no indican ninguna asociación perjudicial entre la vacuna SPR y el [trastorno del espectro autista] incluso entre niños que ya están en mayor riesgo.[6]
  4. Aunque los expertos aún no saben qué causa el autismo, se cree que es una combinación de factores genéticos y ambientales, como infecciones o exposición a ciertos químicos que pueden llevar a diferencias en la forma y estructura del cerebro de un niño. Según un cálculo del CDC, 1 de cada 45 (o 2.24 por ciento) de los niños de 3 a 17 años puede tener autismo, un aumento pronunciado en las últimas décadas. Los investigadores han teorizado que parte del aumento podría atribuirse a una mayor conciencia de la condición. El CDC dijo que el salto más reciente entre 2011 y 2014 puede tener una razón muy mundana: un cambio en el cuestionario que la agencia usa para rastrear casos.[7]

Conclusión

Sarah Gill de The Age advirtió: "No se dejen engañar: la historia de Wakefield no es la historia de un hombre perjudicado por poderosas corporaciones o la corriente principal médica. Es la historia de un médico que se propuso arrojar dudas sobre la seguridad de las vacunas incluso antes de reunir evidencia convincente, y lo hizo no para el bien público, sino para beneficio propio y de sus allegados".

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

P Propaganda Nociva
Propaganda religiosa anticiencia   Ark EncounterDarwin's Black Box¡Despertad!La AtalayaLa vida: ¿cómo se presentó aquí? ¿Por evolución, o por creación?Museo de la CreaciónDe pandas y personasThe Probability of God (Libro)The Wedge
Propaganda escrita pseudocientífica   66 Preguntas y Respuestas Sobre el HolocaustoDiscovery DsaludEl Secreto (libro)La interpretación de los sueñosLiving Proof: A Medical MutinyMadre naturaleza y SidaMelanie's Marvelous MeaslesWorlds in Collision
Propaganda en Internet y TV   Cuarto Milenio (TV)Extranormal (TV)Mermaids: The Body FoundPlandemic (pseudodocumental)Planeta Encantado (Serie)Tercer Milenio (TV)The ThawZeitgeist (filme)
Largometrajes y Cortos   A Matter of FaithAlbert Einstein (Corto)American Sniper (Filme)God's Not DeadEl BarberoEvolution vs. GodExpelled: No Intelligence AllowedKingdom of Heaven (Filme)Kirk Cameron’s Saving ChristmasUn hombre y una mujer (corto animado)Vaxxed: From Cover-Up to CatastropheWhat the Bleep Do We (K)now!?