Usuario discusión:あっけらかん

De Wiki Pseudociencias

Favor de crear artículo

Walter Heyer es un popular activista de derecha con puntos de vista extremos ya desacreditados sobre las personas LGBT. Es un apoyador del mito de que muchas personas transgénero terminan lamentando la transición.

Walt Heyer es un hombre que hizo la transición a mujer y se convirtió en Laura Jensen durante 8 años y luego regresó. En transición, Heyer encontró la religión y se esforzó por demostrar que ser transgénero es un trastorno mental. Heyer afirma que fue engañado haciéndole creer que era transexual por el terapeuta de género Paul Walker. Afirma que la causa de ser transgénero es el trauma de la primera infancia y que más del 20% de las personas que hacen la transición terminan lamentándolo. También relaciona la tasa de suicidio transgénero del 41% con el arrepentimiento de haber transicionado.

Heyer es colaborador de la revista web The Federalist, que está en contra de la comunidad LGBT. Hizo aparición en la edición del 2 de junio (2015) de CNN Newsroom para comentar sobre el artículo de portada de Vanity Fair sobre la decisión de Caitlyn Jenner de identificarse públicamente como una mujer transgénero.

La historia de la vida de Heyer lo ha convertido en una pseudo-celebridad en los círculos anti-LGBT; En sus cuarenta años, decidió hacer la transición a vivir la vida como mujer, solo para volver a vivir como hombre menos de una década después. Desde entonces, ha promovido la afirmación desacreditada de que las personas transgénero a menudo sienten pesar después de la transición, argumentando que lo que lo que estas realmente necesitan es 'ayuda psiquiátrica o psicológica'.

Pero aunque se le otorgó una plataforma para comentar sobre cuestiones transgénero, la experiencia de Heyer no refleja las experiencias de la abrumadora mayoría de las personas transgénero y transexuales. Incluso admite que fue 'diagnosticado erróneamente' y que en realidad sufría 'un trastorno disociativo que requería terapia de conversación, no cirugía'. Sus puntos de vista sobre la transición no se basan en la investigación o la experiencia médica. La idea de que muchas personas transgénero experimentan 'remordimientos de transición' ha sido ampliamente desmentida y contradice las posiciones de las principales organizaciones médicas profesionales, que consideran que la transición es un paso importante y beneficioso para las personas que se identifican con una identidad de género que no se corresponde con su sexo biologico.

Heyer es una fuente de comentarios transfóbicos extremos. Declaró que las cirugías de reasignación de género son una 'lobotomía frontal moderna', dijo que los padres que ayudan a la transición de sus hijos deben ser castigados con 'al menos 20 años de prisión', y ha calificado a Chaz Bono, hija de la cantante y actriz Cher que hoy es hombre, de 'transgénero falso'.

Ese tipo de extremismo ha convertido a Heyer en un favorito de los grupos de odio contra los homosexuales, incluidos MassResistance y Americans for Truth About Homosexuality, que promocionan su historia como prueba de que ser transgénero es un problema mental que puede tratarse o curarse. Pero también hace que Heyer sea una opción extraña para los medios de comunicación tradicionales, que deberían enfatizar el comentario de los expertos en lugar de las voces marginales.

En el caso de Heyer, sus experiencias pueden haber sido debidas a un trauma infantil. En su propio libro, recuerda que alrededor de los diez años, su abuela lo vestía con un vestido de gasa púrpura. No recordaba si era porque él lo pedía o su abuela. Heyer también describió cómo fue abusado por su tío durante años cuando niño. Se ponía ropa femenina a lo largo de su vida para refugiarse de las presiones personales de su pasado.


Más tarde, Heyer se casaría con la esperanza de que su angustia mental desapareciera. Pero no fue así. Después encontraría la manera de obtener hormonas femeninas, aunque admitió que no hicieron nada por él. También se sometió a una cirugía de aumento mamario. Haría todo esto eludiendo de alguna manera los estándares de atención de la Asociación Mundial de Profesionales para la Salud Transgénero (WPATH). En su libro, describe sus personalidades alternativas de 'Christal' y 'Andrea'. Incluso iría tan lejos como para ver cómo sus hábitos alimenticios y su escritura eran diferentes. Citó cómo Andrea quería ser mujer y cómo Walt quería seguir siendo hombre. Heyer también describió cómo mentía sobre su condición para obtener una cirugía. Eventualmente pudo obtener su cirugía a pesar de que no vivía a tiempo completo como mujer. Su plan era vivir una vida dual como Andrea y Walt.


Al completar la cirugía, cambiaría su nombre a otra personalidad más, Laura Jensen. Dos años después de la cirugía, comenzó a darse cuenta de que era 'un hombre envuelto en disfraz de mujer, una falsedad, un fraude, un hombre mutilado', según su libro. Luego, finalmente buscaría psicoterapia para resolver sus problemas. Fue en este momento que a Heyer se le diagnosticaría un trastorno de identidad disociativo (conocido formalmente como trastorno de personalidad múltiple). Volvería a ser Walt seis años después.

Heyer se convertiría en un cristiano 'renacido'. Cree que su misión en la vida es refutar la existencia de disforia de género y atacar la cirugía como forma de tratamiento. Desde entonces, ha escrito muchos libros sobre el tema y su historia ha sido propagada por defensores anti-transgénero.

La verdad sobre Heyer es que nunca fue transgénero. Nunca sufrió de disforia de género. Sufría un trastorno de identidad disociativo y un trauma en la primera infancia debido al abuso por parte de su tío y su abuela. Encontró una manera de eludir los estándares de atención. Todo lo que ha hecho es demostrar la necesidad de dichos estándares.

Heyer afirma que fue engañado para pensar que era transgénero. Pero al analizar su propia historia da a entender que todo fue al revés. Parece que hizo todo lo posible para engañar a otros para que pensaran que era transgénero.

La cifra del 20% de arrepentimiento entre transgéneros de Heyer ha sido literalmente sacada de la manga. Lo único que lamentan estas personas es si vale la pena el odio y la falta de aceptación que reciben de la sociedad. Estos prejuicios sociales son promovidos por personas como Heyer. Se cita a sí mismo, a Marissa Dainton y a Renee Richards como ejemplos de arrepentimiento transgénero. En el caso de Dainton, ella estaba convencida de hacer la transición después de encontrar la religión y, finalmente, hacer la transición de regreso. En el caso de Renee Richards, ella ha declarado en repetidas ocasiones que no lamenta su transición. Esto no impide que Heyer perpetue su agenda.

Con respecto a la tasa de suicidio del 41% que, según Heyer, es el resultado del arrepentimiento de la transición, no puede estar más equivocado. La tasa de suicidio del 41% se debe a las presiones de la sociedad y la falta de aceptación. Debido a personas como Heyer, la información errónea se propaga y tratan a esta comunidad como si tuvieran trastornos mentales. La verdad es que la disforia de género es una condición física. Cualquier problema es el resultado de esa condición física. Los hechos son que Walt Heyer no tiene y nunca tuvo esta condición. Su odioso trabajo contribuye a la estadística del 41%, no al arrepentimiento transgénero.

Walt Heyer es un hombre que cree que su propia experiencia personal es la misma que la de las personas transgénero. Sus afirmaciones han sido desacreditadas muchas veces. No hay hechos en lo que dice aparte de su propia experiencia personal. Durante casi una década, la historia de Heyer ha sido utilizada por grupos anti-transgénero como una forma de difundir información errónea.Tangamandapio (discusión) 18:39 30 jul 2019 (UTC)