Oannes

De Wiki Pseudociencias
(Redirigido desde «Uanna»)

Seres mitológicosMitologia.png

Oannes
Oannes.jpg
Otros nombres
Uanna
Origen
Mitológico
Cultura

Sumeria, caldea y babilónica

Oannes, también conocido como , es un ser mitológico mitad pez y mitad humano, que hizo su aparición en el golfo Pérsico.

Antecedentes

Se han hecho interminables especulaciones sin fundamento acerca de la posibilidad de que, en tiempos muy atrás, algunos seres superiores del espacio exterior hubieran hecho contacto con los humanos primitivos e instruido en algunas de las artes de la civilización. La idea detrás de esto es que ayudaría a explicar cómo fue que la raza humana progresó de tal manera durante los últimos siete u ocho mil años, después de permanecer estancada durante decenas de miles de años.

La mayor parte de tales especulaciones no tiene ninguna sustancia y casi todos los defensores de estas pseudoteorías no son sino charlatanes o bromistas.

La historia de Oannes, que entra perfectamente en estas creencias del contacto antiguo, nos fue transmitida por los babilonios del siglo III ó IV AEC.; pero es mucho más antigua, remitiéndose tal vez hasta los sumerios, pueblo considerado como la primera civilización conocida. Hace unos seis mil años, los sumerios, quienes vivían en el valle entre los ríos Tigris y Eufrates, realizaron el salto de la simple vida de aldea, observada por la humanidad durante miles de años, a una civilización casi completamente urbana.

Los proponentes del contacto antiguo creen que el inicio explosivo de la civilización sumeria ocurrió cuando la gente primitiva de ese pueblo tuvo contacto con seres superiores. Aquí es donde entra en escena Oannes, pues de acuerdo con los mitos, eso fue lo que ocurrió.

Oannes apareció de súbito desde el Golfo Pérsico. La versión babilónica del mito relata:

"Este ser conversaba con los hombres en aquellos días, pero no aceptaba alimento en esa temporada, y los instruyó en las letras y las ciencias y toda clase de arte. Les enseñó a construir casas, a fundar templos, a compilar las leyes y les explicó los principios del conocimiento geométrico. Les mostró cómo distinguir las semillas de la Tierra y les enseñó a recoger los frutos. En breve, les enseñó todo lo que tendiera a suavizar sus modales y hacer más humana la existencia. Desde aquellas épocas, sus instrucciones fueron tan universales que no se ha agregado nada material que las mejore. Al ponerse el sol, ese ser, como era su costumbre, se sumergía nuevamente en el mar y pasar la noche en las profundidades, pues era anfibio".

Refutación

La aparición repentina de una civilización parece extrañamente brusca, pero quizá no lo sea. Es muy probable que los arqueólogos aún no hayan encontrado los sitios adecuados para sus excavaciones y en algún lugar espere todavía la evidencia del lento desarrollo de la civilización sumeria.

Aún y si hubiera habido una verdadera explosión de conocimiento en muy poco tiempo, eso no quiere decir que haya habido contacto con un ser anfibio que les haya ayudado.


P Leyendas y mitos
Leyendas comunes   BrujeríaIsla de San BorondónLa AtlántidaLa colonia perdida de RoanokeLa maldición de TutankamónLas tribus perdidas de IsraelLemuria y MuLeyendas sobre eclipses solaresMilagro del SolOannesObeahProdigio de OcotlánShambhala