Transexualidad (Ciencia y Mitos)

De Wiki Pseudociencias

Artículos sobre
00-Debunk.gif
Creencias falaces

La transexualidad es una condición que causa que la identidad de género del individuo no coincida con la identidad sexual que se le atribuye a partir de criterios biológicos. Transexualidad y transexualismo son términos que se usan indistintamente.

Se ha visto que entre la población heterosexual -incluso homosexual- hay mucha desinformación y creencias equivocadas sobre las personas transgénero. Incluso, entre 20 personas heterosexuales a los que se les preguntó, creen que los transexuales son una especie de homosexual decididos a cambiarse de sexo. Existen muchos pensamientos y razonamientos pseudocientíficos alrededor de esta situación, sin dejar de lado que se sabe de los problemas a que se enfrentan las personas trans y la percepción que de ellos tienen las personas heterosexuales.

Mito

Los transexuales tienen una enfermedad mental y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha afirmado.

Refutación

Debido a que la terminología a menudo varía mucho entre los investigadores y el público en general, es importante definir algunos términos importantes para mantener la coherencia científica. Transexualismo y transgénero (TSTG), se define como un fenómeno en el que el comportamiento de género o la declaración verbal de la identidad de género de un individuo es incongruente con su categoría de comportamiento de género natal asignada, y congruente con alguna otra categoría de comportamiento de género. Para comprender completamente esta definición, es necesario proporcionar definiciones y explicaciones adicionales. Una barrera común para entender esta definición es que existe confusión y mezcla entre los términos sexo y género. Esta fusión conduce a la ambigüedad científica.

Terminología

La categoría de comportamiento de género generalmente está determinada por el sexo natal, pero algunas culturas también usan la identidad de género. Para comprender esta definición, es necesario definir y discutir varios términos de apoyo (estos términos de apoyo se definen en secciones posteriores):

  • Género y sexo

El género se refiere al comportamiento, no a los órganos sexuales. Para diferenciar el comportamiento del sexo, el término género se tomó prestado de las gramáticas del lenguaje en las que cada sustantivo se asigna típicamente a declinaciones de categoría masculina, femenina o neutra. El comportamiento de género se refiere a comportamientos que están asociados con categorías de comportamiento de género definidas culturalmente. En los sistemas binarios de género contemporáneos, la categoría de comportamiento de género femenino se refiere a niña/mujer/ella y el género masculino se refiere a niño/hombre/él. Por ejemplo, el comportamiento de género de los hombres generalmente incluye tener el pelo corto, mientras que las mujeres y las niñas tienen peinados más largos. Las mujeres a menudo usan lápiz labial y esmalte de uñas, y los hombres no.

Las reglas y comportamientos en las categorías de comportamiento de género son algo arbitrarias y varían de una cultura a otra y de vez en cuando. También existen sistemas de género no binarios con múltiples categorías de comportamiento de género. El género y el sexo no son equivalentes. De hecho, el término género se tomó prestado específicamente para diferenciar el comportamiento de género del sexo.

El uso científico del término sexo tiene su origen en la biología, y su significado y usos se comprenden bien en esa disciplina. En el contexto de la biopsicología del TSTG, el sexo se refiere a los órganos sexuales, incluidos los órganos sexuales primarios como los genitales, y los órganos sexuales secundarios como el cerebro y el sistema nervioso. Estos son los órganos involucrados en la excitación sexual, el comportamiento sexual y las relaciones sexuales que pueden resultar en la reproducción humana, aunque los humanos tienen relaciones sexuales por razones distintas a la reproducción.

La asignación a una categoría de un solo sexo basada en la inspección de los órganos sexuales primarios suele ser requerida por la cultura y las sociedades, pero la asignación al nacer a estas categorías no siempre es sencilla. Las categorías biológicas de sexo son masculinas y femeninas. En biología, el macho y la hembra se definen por el tamaño de sus gametos, que son las células que se fusionan en la concepción. Los machos suelen tener gametos más pequeños que las hembras. Los órganos sexuales secundarios tienen funciones distintas a las relaciones sexuales, pero son importantes para comprender el TSTG. Incluyen el cerebro y el sistema nervioso, así como los cinco sentidos.

La conducta sexual incluye el comportamiento que potencialmente puede conducir al coito, así como al coito en sí. Algunas conductas de género pueden servir para desencadenar comportamientos y excitación sexual.

  • Género versus sexo

Reutilizar la palabra género para diferenciarla del sexo ha tenido varios efectos positivos. Para el TSTG, significó que los viejos estereotipos culturales, como el yugo requerido de la asignación de sexo a las categorías de comportamiento de género, el llamado cisgenderismo o cisgénero, podrían violarse. Los transexuales y las personas transgénero pueden tener cuerpos masculinos pero practicar el comportamiento femenino o cuerpos femeninos y practicar el comportamiento masculino. Para la ciencia, significaba que el comportamiento de género podía estudiarse por separado del sexo y el comportamiento sexual, proporcionando una mayor precisión. Para las feministas, les permitió afirmar que el comportamiento de género estaba separado del sexo y que estaba construido culturalmente. El término género es una herramienta valiosa y no debe confundirse con sexo.

Una de las barreras para entender el TSTG es la confusión entre los términos sexo y género porque la definición de TSTG involucra ambos conceptos. El sexo y el género no son lo mismo. Las definiciones de sexo y género se han fusionado cada vez más en las últimas dos décadas, robándoles la precisión científica necesaria para ayudar a comprender el TSTG, la psicobiología del transexualismo y el transgénero, y otros fenómenos.

Los TSTG a menudo se refieren a la frase 'el sexo está entre las piernas y el género entre las orejas'. Aunque esto no es lo suficientemente preciso para su uso en ciencia, al menos las ideas de la frase van en la dirección correcta. Para reiterar, el término sexo se refiere a los órganos sexuales y el término género se refiere al comportamiento.

  • Identidad de género

El término identidad de género fue acuñado en 1964 por Robert Jesse Stoller (1924-1991), profesor estadounidense de psiquiatría e investigador de la Clínica de Identidad de Género de la UCLA,[1] e involucra declaraciones verbales de sentimientos de congruencia con una categoría particular de comportamiento de género.[2] La identidad de género es una expresión de a qué categoría de comportamiento de género una persona cree que debería pertenecer. Las culturas occidentales actuales asignan categorías de comportamiento de género al nacer en función de la asignación de sexo al nacer, pero otras culturas hacen esta asignación durante la infancia basándose en el comportamiento y la identidad de género verbalizada.

  • Categorías de comportamiento de género

Las categorías de comportamiento de género son conjuntos de conductas de género que están explícita o implícitamente determinados por la cultura para organizar, categorizar y estereotipar a las personas. Las categorías de comportamiento de género incluyen tareas, roles, reglas y normas de comportamiento. Se espera que las personas se adhieran a su categoría culturalmente asignada por cultura, y algunos gobiernos suelen codificar algunas reglas.

La mayoría de las culturas occidentales tienen dos categorías de comportamiento de género, pero algunas culturas históricas tenían tres o cuatro, y una cultura actual tiene cinco. Algunas culturas históricas de nativos americanos de América del Norte permitieron que algunos de sus miembros se movieran de un lado a otro entre las categorías de comportamiento de género y generalmente se las denomina 'dos espíritus'. Estas personas fueron veneradas por su sabiduría y con frecuencia tenían habilidades en las tareas involucradas en más de una categoría de comportamiento de género.

Un ejemplo clásico de la naturaleza arbitraria de las reglas de las categorías de comportamiento de género es el uso de ropa rosa para niñas y azul para niños. Antes de la Primera Guerra Mundial, la mayoría de los niños vestían de blanco porque era intercambiable entre niños.

  • Transexualidad y transgénero

Los términos transexual y transgénero solo se empezaron a usar de forma común en la década de 1960. Antes de ese momento, se usaron varios otros términos para definir, a veces incorrectamente, el fenómeno TSTG. Algunos todavía están en uso hoy en día, por lo que es necesario distinguirlos de los términos transexualismo y transgénero.

Magnus Hershfeld, un sexólogo alemán de principios del siglo XX, acuñó el término travesti basado en el latín trans, la preposición de 'cruzar, atravesar' y vestita, 'vestido'. En alemán, este término acuñado no tendría una connotación sexual, pero Hershfeld inmediatamente creó una connotación para esta palabra al definirla como "vestirse para la excitación y el placer sexuales". Tanto Hershfeld como los médicos que lo siguieron en su escuela creían que la excitación sexual era la causa del TSTG. Naturalmente, se incluyó en la lista de fetiches sexuales cuando el concepto de fetiche se puso de moda en la década de 1940. Un fetiche sexual implica la excitación sexual por la exposición a objetos inanimados. Ahora sabemos que la excitación sexual a veces acompaña al TSTG cuando se usa ropa del sexo opuesto, pero no es un fetiche ni un factor causal en el TSTG. Hoy en día, travesti se considera una palabra peyorativa y es utilizada principalmente en la degradación de transexuales y personas transgénero.

Las llamados drag queens y los drag kings generalmente se visten de manera cruzada con fines de entretenimiento, pero si una persona mantiene un comportamiento de travestismo en situaciones fuera de escena o expresa una identidad de género transexual o transgénero, debe ser considerada transexual o transgénero.

El término transexual fue introducido por David Cauldwell en 1949, y popularizado por Harry Benjamin en 1966, quien fue el primero en esbozar los estándares profesionales para la transición transexual.

El término transgénero fue acuñado por John Oliven en 1965, y fue popularizado por varias personas transgénero que fueron pioneras en el concepto y la práctica del transgénero. A veces se dice que Virginia Prince (1976) popularizó el término, pero la historia muestra que muchas personas transgénero abogaron por el uso de este término mucho más que Prince. Transgénero como adjetivo no debe usarse porque los transexuales y las personas transgénero lo consideran un indicio de victimización.

Los transexuales constituyen un subconjunto de personas transgénero. Hasta la fecha, no hay ciencia suficiente para diferenciar entre transexualismo y transgénero. El comportamiento es el mismo, pero la frecuencia, la duración y el grado de cambio corporal voluntario son diferentes.

Algunas personas transgénero solo ocasionalmente se involucran en un comportamiento que es incongruente con su categoría de comportamiento de género asignada al nacer, mientras que los transexuales generalmente lo hacen de manera casi continua. El uso de la definición conductual de comportamiento manifiesto es científicamente conservador porque no se basa en variables intermedias que no se pueden medir.

El término tranny es un término peyorativo que se originó por contracción en la década de 1970. Está comenzando a ser reclamado por personas transexuales y transgénero del mismo modo que la palabra maricón (queer) ha sido reclamada por personas que son homosexuales. Es aceptable usar la palabra tranny solo si eres transexual o transgénero (como los negros de EEUU que solo entre ellos es aceptable llamarse unos a otros nigger o nigga), e incluso todavía algunos pueden ofenderse.

Los transexuales y los hombres transgénero se conocen como transexuales hombre a mujer (MTF, por sus siglas en inglés) o mujeres trans, y las mujeres transexuales y transgénero se conocen como mujer a hombre (FTM, por sus siglas en inglés) u hombres trans. Los transexuales y las personas transgénero prefieren que se les dirija con pronombres que sean coherentes con su categoría de comportamiento de género preferida. Por ejemplo, los hombres trans prefieren fuertemente los pronombres masculinos, y las mujeres trans prefieren los pronombres femeninos.[3]

Disforia de género

El "trastorno de identidad de género" era un término clínico patológico que indicaba que el comportamiento del TSTG en sí mismo era un trastorno. Hoy ha sido reemplazado por disforia de género en la lista actual de términos clínicos utilizados para el diagnóstico conocida como Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales. La disforia de género simplemente significa que una persona no está contenta con su categoría de comportamiento de género asignada (la disforia es lo opuesto a la euforia en griego). Se considera menos patológico, pero el TSTG permanece en la lista en otras formas, a diferencia de la homosexualidad, por ejemplo, que fue eliminada en 1974.[4]

Desclasificación como enfermedad

Aunque es verdad que la edición 10 de Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-10, por sus siglas en inglés), fue aprobada en 1990, mucha información se ha recabado acerca de la transexualidad. Es por esta razón, y a la luz de los nuevos conocimientos que en la edición 11 de la ICD (mayo, 2018) ya no mostrará esa clasificación.

La conceptualización de la identidad transgénero como un trastorno mental ha contribuido al estado legal precario, violaciones de los derechos humanos y las barreras para la atención médica adecuada entre las personas transgénero.

La reconceptualización propuesta de categorías relacionadas con la identidad transgénero en la edición ICD-11 de la OMS elimina de una vez por todas las categorías relacionadas con la identidad transgénero de la clasificación de trastornos mentales, en parte basándose en la idea de que estas condiciones no satisfacen los requisitos de definición de desordenes mentales.

Entre abril y agosto de 2014 se llevó a cabo un estudio en México que proporcionó apoyo adicional para clasificar las categorías relacionadas con la salud y con la identidad transgénero fuera de la clasificación de los trastornos mentales en la ICD-11.

Este estudio apoya la eliminación de categorías relacionadas con la identidad de género de la clasificación ICD de trastornos mentales dado que la angustia y la disfunción, que se consideran características definitorias de los trastornos mentales, no son universales y se relacionan más estrechamente con experiencias de estigmatización y violencia que a la incongruencia de género.

Las tasas muy altas observadas de rechazo social y violencia experimentadas por las personas transgénero que participaron en este estudio sugieren una necesidad continua de protecciones legales, políticas sociales e intervenciones familiares para reducir estas experiencias.[5]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. WikipediaIcon.png Este segmento del artículo Transexualidad (Ciencia y Mitos) posee contenido traducido, adaptado o reeditado de Wikipedia (Inglés), que porta una licencia Creative Commons.
  2. Robert J. Stoller (1964) «A contribution to the study of gender identity». Vía:The International Journal of Psychoanalysis, 45(2-3), 220–226..
  3. Thomas E. Bevan (2015) «The Psychobiology of Transsexualism and Transgenderism»]. ISBN:978-1-4408-3126-3..
  4. Esta sección del artículo Transexualidad (Ciencia y Mitos) posee contenido traducido, adaptado o reeditado de la obra con el ISBN número 978-1-4408-3126-3.
  5. Rebeca Robles, Ana Fresán, Hamid Vega-Ramírez, Jeremy Cruz-Islas, Victor Rodríguez-Pérez, Tecelli Domínguez-Martínez, Geoffrey M Reed (2016) «Removing transgender identity from the classification of mental disorders: a Mexican field study for ICD-11». Lancet Psychiatry; Volume 3, No. 9, DOI: 10.1016/S2215-0366(16)30165-1.
P Creencias erróneas
Área médica y Ciencia   Acné y dietaAlmidones y obesidadBenzoato de sodio (mito)La irradiación de alimentos es mortalAntioxidantesEl mito del asbesto y el cáncerEl café y la "cruda" (resaca)Café y saludLos antitranspirantes causan cáncerCrecimiento ungueal post mortemCuerpo humano y el vacío espacialEfecto McClintockEl alcohol mata las neuronasEl chocolate ¿engorda?Efecto MozartEl agua de cloruro de magnesio es “La Fuente De La Juventud”El zinc corta la gripa¿Existe relación entre nalgas grandes y la inteligencia?Grandes mitos sobre los transgénicosÍndice de masa corporal y riesgos de saludIngerir zanahorias ayuda a la visión nocturnaLa AZT causa más daños que beneficios en personas con SIDALas nuevas zapatillas deportivas evitan lesiones del pieLengua y zonas de saborEl transexualismo es una enfermedad mentalLunatismoMito del cerebroMito del cerebro derecho e izquierdoComer carne incrementa la masa muscularLos laxantes son beneficiososPsicodélicos y salud mentalReforzamiento del sistema inmunitarioRegeneración de neuronasEs peligroso despertar a un sonámbuloTeléfonos celulares y cáncerTronarse los dedos es dañinoVitaminas y estrés

Revisión de la página Transexualidad (Ciencia y Mitos) fue hecha el 11/10/2021, por あっけらかん