Terapia de autoayuda subliminal

De Wiki Pseudociencias

Pseudoterapias
Bad Pharma Logo.png
en medicina

A pesar del fracaso de los psicólogos para proporcionar una base empírica sobre la cual avanzar la mayor parte de los materiales de autoayuda, ha habido varios desarrollos positivos por los cuales los psicólogos deben ser acreditados.

Un área en la que los psicólogos han aclarado cuestiones importantes a través de la realización de investigaciones sistemáticas se refiere a los programas subliminales de autoayuda. Estos programas comenzaron a aparecer en las librerías en forma de cintas de audio de autoayuda a principios de los años ochenta. Compartieron un formato común en el que los únicos sonidos percibidos conscientemente en las cintas consistían en música, olas oceánicas y ocasionalmente el sonido de un pájaro.

Los efectos terapéuticos previstos fueron supuestamente provocados por la percepción inconsciente (es decir, subliminal) de afirmaciones específicas contenidas en las cintas. Las cintas funcionan, según un fabricante, porque 'los mensajes subliminales van más allá de la mente consciente y se imprimen directamente en la mente subconsciente, donde crean la base para el tipo de vida que deseas'.

El rango de problemas que las cintas subliminales afirmaban aliviar era extenso e incluía la pérdida de peso, mejora de la memoria, aumento de senos, mejora de la función sexual y alivio del estreñimiento. Incluso hay videos en Youtube que emplean esta técnica.

Refutación

La percepción subliminal no debe confundirse con la persuasión o influencia subliminal (comportamiento motivador o cambiante) para lo cual hay poca evidencia que pueda considerarse buena. Sí existe evidencia considerable de la percepción subliminal o la detección de información fuera de los autoinformes de conciencia.

La fascinación por la persuasión subliminal es otro ejemplo más de lo que Richard Feynman llamó 'ciencia del culto de cargo'. Para Feynman, una ciencia del culto de cargo es aquella que tiene todas las características de la ciencia: la ilusión de objetividad, la apariencia de un estudio cuidadoso y los movimientos de un experimento, pero carece de un ingrediente importante: el escepticismo u ojear atrás para ver si uno puede estar equivocado.[1]

La noción de un control mental tecnológico siempre ha sido un tema popular entre los periodistas y el público en general. Sin apoyo empírico, las afirmaciones hechas en nombre de programas subliminales de autoayuda no son mejores ni diferentes a las declaraciones similares hechas en nombre de productos milagro de hace más de 100 años.

Además, los audios subliminales de autoayuda a menudo se fabrican en supuestos 'Institutos de investigación' propiedad (o tienen personal de autoproclamados expertos) de 'médicos' o hipnotistas con poca o ninguna experiencia en psicología. Las estrategias de mercadeo de la industria de los audios subliminales no solo son similares a las de los merolicos de antaño, sino que la naturaleza de la supuesta 'cura' es similar, ya que independientemente del problema, aparentemente existe una única solución común. Los audios subliminales supuestamente envían un mensaje terapéutico directamente al subconsciente, donde transforma rápidamente la psique del oyente. Del mismo modo, los productos milagro supuestamente pueden curar cualquier cosa, desde el autismo hasta el cáncer.

El criterio final para resolver una controversia científica debe ser la información en un experimento bien ejecutado. Para crédito de los psicólogos, los investigadores no tardaron mucho en demostrar que las afirmaciones de influencia terapéutica subliminal carecían de fundamento.

Se han utilizado dos métodos para probar la eficacia de los audios subliminales. Como los audios están diseñadas para lograr mejoras de varios tipos, el medio más obvio de evaluar la efectividad sería buscar evidencia de un mejor funcionamiento o un mejor rendimiento.

En un estudio innovador realizado por Anthony R. Pratkanis, Jay Eskenazi (Universidad de California, Santa Cruz) y Anthony G. Greenwald (Universidad de Washington) en 1994, los participantes escucharon diariamente durante 5 semanas cintas diseñadas para mejorar la autoestima o la memoria. Sin el conocimiento de los sujetos, la mitad de ellos recibió cintas que estaban mal etiquetadas. Es decir, la mitad de los sujetos con cintas de autoestima realmente escucharon cintas diseñadas para mejorar la memoria. Del mismo modo, la mitad de los sujetos que pensaban que escuchaban cintas de memoria realmente escuchaban cintas de autoestima.[2]

Las medidas previas y posteriores a la autoestima y la memoria revelaron que el uso de las cintas no produjo mejoras en ninguno de los dominios de funcionamiento. Curiosamente, los participantes creyeron que se habían beneficiado de las cintas de una manera consistente con las etiquetas de las cintas (y con las afirmaciones de los fabricantes), a pesar de que las medidas objetivas no mostraron tales mejoras. Los investigadores obtuvieron así lo que llamaron un efecto placebo ilusorio. Las expectativas de mejora de los participantes parecen haber creado la ilusión de mejora, a pesar de que en realidad no se produjo ninguna.

En otro estudio, Philip M. Merikle y Helle Skånes (1992) evaluaron cintas para perder peso de manera subliminal reclutando sujetos con sobrepeso que deseaban perder algunos kilos y que también creían que tales cintas podrían ayudar. Algunos participantes fueron asignados a una condición de placebo en la que se usaron cintas idénticas a las comercializadas, con la excepción de que las afirmaciones subliminales pertenecían a la ansiedad dental en lugar de la pérdida de peso. La apariencia, el empaquetado y los materiales supraliminales en las cintas de placebo no se distinguían de las cintas de pérdida de peso. Otro grupo de sujetos fue asignado a una condición de 'control de lista de espera'.[3]

Todos los sujetos se pesaron una vez por semana durante 5 semanas. Los sujetos en los tres grupos perdieron cerca de medio kilo durante las 5 semanas, sin evidencia de influencias subliminales o de efectos placebo. Parece probable que simplemente participar en el estudio haya hecho que los sujetos sean más conscientes de los problemas relacionados con el peso. Ningún otro investigador ha encontrado tampoco evidencia de que las cintas subliminales puedan mejorar las habilidades de estudio para examen escolar.

Otro enfoque de evaluación ha sido examinar la naturaleza de la señal auditiva subliminal contenida en las cintas. Aunque la percepción subliminal es un fenómeno válido, investigaciones anteriores han demostrado que ocurre solo bajo ciertas condiciones cuidadosamente controladas. La percepción subliminal se define más apropiadamente como una situación en la que existe una discrepancia entre la experiencia fenomenológica del espectador y su capacidad de discriminar entre diferentes estados de estímulo.

Con respecto de las cintas subliminales, se ha demostrado que los oyentes no podían distinguir una cinta subliminal de un control de placebo en una tarea de elección forzada.

Está claro que los resultados de las investigaciones no han llevado a la desaparición de los audios subliminales, y muchos se pueden comprar junto con libros de autoayuda en amazon. Sin embargo, la comunidad científica puede tomar algo de crédito por presentar afirmaciones infundadas sobre estos audios en la perspectiva adecuada.

Esta sección del artículo Terapia de autoayuda subliminal posee contenido traducido, adaptado o reeditado de la obra con el ISBN número 1-57230-828-1.

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados

Otras falsas terapias


Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Anthony Pratkanis (1992) «The cargo cult science of subliminal persuasion». Vía: skepticalinquirer.org.
  2. Pratkanis, A. R., Eskanazi, J., & Greenwald, A. G. (1994) «What you expect is what you believe (but not necessarily what you get): A test of the effectiveness of subliminal self-help audiotapes». Vía: Basic and Applied Social Psychology. doi:10.1207/s15324834basp1503_3.
  3. Merikle, P. M., & Skanes, H. (1992) «Subliminal self-help audiotapes: A search for placebo effects». Vía: Journal of Applied Psychology. doi:10.1037/0021-9010.77.5.772.