Sanal Edamaruku

De Wiki Pseudociencias


Sanal Edamaruku
Información Biográfica
País
India
Lugar

Thodupuzha, Kerala

F. de Nacimiento

26 de mayo de 1955

Información Personal
Ocupación

Periodista, presentador de televisión, humanista y escéptico indio

Afiliación
Website

Sanal Edamaruku es uno de los escépticos indios más conocido. Es el presidente y fundador de la organización Rationalist International​ y es también el presidente de la Asociación Racionalista India.

Edamaruku es famoso en su país y el mundo por dedicar su vida a realizar y difundir investigaciones para combatir supersticiones, fraudes y creencias sobrenaturales, aplicando el método científico en su país. En 2012 fue acusado de herir los sentimientos religiosos por su papel en el examen de un pretendido milagro en una iglesia católica de Bombay. La blasfemia es grave delito en India, por lo que se exilió a Finlandia para evitar su detención. Edamaruku es considerado el "James Randi" de la India.

Edamaruku ha participado activamente en la Asociación Racionalista desde la edad de 15 años. Antes de convertirse en el presidente de la Asociación Racionalista India (IRA) en 2005, fue el secretario general de la IRA desde 1983, y ha sido editor de la obra Librepensador moderno. Es autor de numerosos libros y artículos que tratan principalmente sobre pensamientos racionalistas y contra las supersticiones que prevalecen en la India. Ha llevado a cabo investigaciones que han ayudado a exponer muchos fraudes, místicos y 'hombres-dios', así como campañas contra la superstición en los poblados del interior del país. Sus actividades han atraído la atención de la prensa escrita y la televisión.

La película documental "Guru Busters"​ mostraba situaciones características de Edamaruku y su equipo de activistas racionalistas, en el camino de Kerala donde daban demostraciones públicas de cómo realizar trucos supuestamente sobrenaturales. Es comentarista regular de televisión en varios canales de televisión indios en temas de las supersticiones y las creencia absurdas y es una voz importante en la defensa de la razón y del pensamiento científico en la India. También ha dado conferencias en varios países, incluyendo los EE.UU. y muchos países europeos. Colaboró en la creación de Indian Atheist Publishers (Editores Ateos Indios), que en la actualidad es la mayor editorial librepensadora de Asia.

El 3 de marzo de 2008, la cadena India TV, tuvo una discusión sobre el "Poder Tántrico Vs Ciencia" e invitaron a un bien conocido tántrico llamado Pandit Surinder Sharma y a Sanal Edamaruku. En un momento dado, el tántrico afirmó que podía usar sus poderes para matar a la gente, a lo que Edamaruku básicamente respondió, "OK, prúebelo. Máteme aquí y ahora." El tántrico aceptó el reto y empezó a cantar y lanzar conjuros por más de 15 minutos. Edamaruku solo sonreía frente a la cámara.

Lo que siguió fue algo que pocos indios habían visto. El evento se convirtió en un gran evento y excelente negocio, tanto, que la emisión de India TV se traslapó sobre el siguiente programa de televisión y tuvo que anunciar las noticias con una cinta informativa en la parte inferior de la imagen de la pantalla.

Después que todos sus intentos fracasaron, el gurú terminó diciendo que lo que pasaba era que Edamaruku debía de estar bajo la protección de un dios poderoso, a lo cual Edamaruku respondió que él era un ateo. Al final, Sanal no murió, pero la reputación del tántrico recibió un golpe demoledor. La gente en la India sigue hablando de ese suceso televisivo.

En marzo de 2012, Edamaruku investigó el caso de un crucifijo de la Iglesia de Nuestra Señora de Velankanni (Mumbay) que supuestamente goteaba agua por los pies. Aunque la Iglesia católica no calificaba este incidente de milagro,​ sí tenía esta consideración para muchos creyentes. La investigación de Edamaruku mostró que este goteo se debía a la capilaridad del agua de un desagüe obstruido.

En abril de 2012, el Foro Secular Católico​ de Bombay presentó una queja en varias comisarías de la ciudad. Bajo la Sección 295 (A) del Código Penal de la India, la ley, que entró en vigor en 1927, dice a la letra:

Quienquiera que, con la intención deliberada y maliciosa de ofender los sentimientos religiosos de cualquier clase de [ciudadanos de la India], [por palabras, tanto pronunciadas como escritas, o por signos o por representaciones visibles o no], insultos o intentos de insultar la religión o las creencias religiosas de esa clase, será castigado con pena de prisión de cualquier descripción por un término que puede extenderse a [tres años], multa o ambos.

El 10 de abril de 2012, Sanal recibió una llamada telefónica de un funcionario de la comisaría de policía de Juhu, en Mumbai, indicándole que fuera a la citada comisaría para enfrentar los cargos y ser arrestado. También dijo que las FIR también presentaron en Andheri y en otras estaciones de policía la Sección 295 (A) del Código Penal de la India sobre las acusaciones de herir los sentimientos religiosos de una comunidad en particular. La policía de Mumbai había anunciado sus intenciones de arrestarlo.

El arzobispo de Bombay solicitó a Edamaruku pedir perdón a cambio de retirar los cargos. La All India Catholic Union y otras organizaciones declararon que la ley se estaba aplicando de forma incorrecta.​ Colin Gonsalves, fundador del Centro Indio por los Derechos Humanos y la Ley, afirmó que no se había cometido ningún delito.​ Otros reclamaron que la ley se estaba aplicando con el fin de suprimir la libertad de expresión.​ Vishal Dadlani​ y James Randi,​ entre otros, defendieron públicamente a Edamaruku.

El 31 de julio de 2012, Edamaruku se exilió a Finlandia para evitar la posibilidad de ser encarcelado por tiempo indefinido o terminar muerto.​ En 2013, tras el asesinato del también activista racionalista Narendra Dabholkar, Edamaruku sintió que volver pondría en peligro su propia vida. Sin embargo, dijo: «Lo volvería a hacer. Porque cualquier milagro con una enorme influencia en un momento dado, una vez explicado, desaparece sin más. Es como una burbuja. La pinchas y se acabó».

Edamaruku es un crítico de las leyes antiblasfemia de la India, que califica de «reliquias de la legislación colonial» de las que se ha abusado para «acosar y silenciar» a los intelectuales y artistas que cuestionasen las creencias religiosas. Considera peligroso que cualquiera pueda denunciar a otro por blasfemia, lo que daría lugar a la detención y posterior encarcelación del sospechoso o incluso la muerte del blasfemo.