Súcubo

De Wiki Pseudociencias

Seres mitológicosMitologia.png

Súcubo[1]
Sucubos.png
Origen
Folclor
Religión
Cultura

Hebrea

Según ciertas tradiciones místicas, los abusadores sexuales demoníacos conocidos como los íncubos y los súcubos, eran los hijos que Adán tuvo al aparearse con una hermosa ángel caída de nombre Lilith, quien a juicio de ciertos místicos judíos, fue la primera esposa de Adán antes de la creación de Eva.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.[2]

De hecho, Lilith es mencionada en el Libro del Génesis de la Biblia (Antiguo Testamento), creada en el día sexto; mientras que Eva es creada posteriormente y mencionada en el capítulo dos del Génesis.[3]

Descripción y representación

Los súcubos aparecen ante los hombres como mujeres hermosas y sensuales, tentadoras y prometedoras, pero también pueden ser vampiras sedientas de sangre humana. Mientras que los hombres que se asocian con un súcubo a menudo encuentran un final inoportuno, en ocasiones, según las leyendas su interacción con la entidad provoca una horda de niños demoníacos, que un día se reunirán en su lecho de muerte y lo llamarán su padre. En muchos dibujos modernos pintan a las súcubos con larga cabellera roja, con y sin cuernos. Algunas llevan alas, otras no. Las alas por lo general son representadas como de murciélago, las más exactas, dado que las alas con plumas son más representativas de los ángeles.

Las súcubos no pertenecen al Infierno como se quiere hacer creer. Son descendientes de Lilith, quien fue expulsada del Paraíso. Muchos demonios salieron libremente de ese lugar, o fueron expulsados. Según leyendas urbanas, los demonios habitan entre los humanos, llevando vidas ordinarias, pagando impuestos e incluso votando. Las súcubos, según se supone, envidian la vida sexual de las hembras humanas y desean tener los mismos placeres que ellas. Incluso sienten el deseo de ser madres. El problema es que no siguen las reglas humanas para conseguirlo. A veces son muy brutas y rudas.

Lilith, según el Midrash, se alimenta no solo de los hombres mientras duermen, sino también de las madres que acaban de dar a luz, así como de sus bebés recién nacidos. Se pueden encontrar amuletos de protección contra el acercamiento de Lilith en muchas librerías judías tradicionales.

La forma plural de 'Lilith' en hebreo es 'lilim', que se encuentra en la literatura talmúdica y cabalística como un término para los espíritus de la noche. A veces, la palabra lilith se traduce como 'noctámbulo', que parece referirse a Lilith, la súcubo, que posee alas y es capaz de volar. A veces, según los eruditos hebreos, el término 'lilith' representa al 'espíritu del viento', y en hebreo la palabra para 'espíritu' (ruach) también significa viento. Lilith a menudo se representa como una mujer hermosa con el pelo largo y despeinado y grandes alas de murciélago.[4]

Rara vez se les representa de raza negra.

Relación con las emisiones nocturnas

Una emisión nocturna, también llamada "sueño húmedo", es una eyaculación involuntaria de semen que tiene lugar durante el sueño. Las emisiones nocturnas son más comunes durante los últimos años de la adolescencia, aunque se presentan también en el adulto.[5] Las súcubos, junto con su homólogo masculino, el íncubo, aparece en las mitologías antiguas. Las súcubos se aparecen en carne y hueso como mujeres hermosas y voluptuosas. Visitan a hombres mientras duermen, especialmente hombres que duermen solos, y causan los sueños eróticos, pesadillas y emisiones nocturnas. Durante las cacerías de brujas europeas, las súcubos eran agentes de Satanás, que continuamente tentaban a los hombres a cometer pecados sexuales, a veces prometiéndoles la inmortalidad a cambio.

Los súcubos no eran tan frecuentes como los íncubos en los casos de cacería de brujas. La creencia predominante de la época era que las mujeres eran más licenciosas que los hombres y, si una súcubo atacaba a un hombre, probablemente no era su culpa, según los demonólogos de la época.

Encuentros legendarios

Maléfica

Nicholas Remy escribió en "Demonolatría" (1581) sobre el caso de una súcubo de nombre Abrahel, y que supuestamente ocurrió en 1581. Un campesino llamado Petrone Armenterious de Dalheim fue persuadido por Abrahel, de asesinar a su hijo. Ella le dio al chico una manzana envenenada. Petrone estaba tan abrumado por el dolor y la culpa que contempló el suicidio. Abrahel le dijo que si la adoraba, devolvería la vida al niño. Él obedeció y ella cumplió, su hijo regresó a la vida. Desafortunadamente, todo fue una ilusión, porque el niño murió repentinamente y de inmediato comenzó a apestar horriblemente. De esta leyenda, no se sabe si Abrahel terminó por abandonar a Petrone por ser mal amante o por haber dejado de adorarla.

Francesco Maria Guazzo, un sacerdote italiano, escribió sobre un supuesto incidente sobre una súcubo en su Compendium Maleficarum (1608), en el que una de estas féminas demoníacas estaba particularmente interesada en un joven que vivía cerca de Aberdeen, Escocia. La súcubo lo visitaba en la cama todas las noches y se quedaba hasta el amanecer. El joven afirmó que trató en vano de deshacerse de la súcubo. Finalmente, el obispo local le ordenó irse a otro lugar y dedicarse a la oración y al ayuno. Después de varios días, el joven dijo que la súcubo lo abandonó. Es de notar que la súcubo lo visitaba frecuentemente y puede asegurarse que el joven también gustaba de satisfacerse con ella, de otra manera, la hembra demonio lo hubiera desechado mucho antes.[6]

Algunos creían que el sexo con súcubos podría producir hijos demonios, híbridos de humano y demonio. Lilith, dio a luz un número infinito de hijos demonios de esta manera. Los hombres acusados ​​de brujería fueron torturados hasta que confesaban haber tenido relaciones sexuales con demonios, entre otros crímenes demoníacos. A finales del siglo XVII, según una leyenda, hubo un juicio extraño en un tribunal en Posen, Alemania. Un joven entró a la fuerza en el sótano de una casa cerrada y luego fue encontrado muerto en el umbral. Luego, los demonios hicieron la limpieza del interior y crearon grandes disturbios. Los dueños de la casa tenían miedo de enfrentarlos. Los exorcistas locales no lograron expulsar a los demonios, por lo que se convocó a un experto, el rabino Yoel Baal Shem, de Zamość, ciudad del sureste de Polonia. Baal Shem pudo inducir a los demonios a revelar su identidad. Afirmaron que la casa les pertenecía y exigieron la oportunidad de demostrarlo en un tribunal de justicia. El caso fue juzgado con Baal Shem y un infernal abogado invisible defendiendo a los demonios que únicamente podía ser escuchado. Según los demonios, el dueño anterior de la casa había tenido relaciones sexuales con una súcubo y que había tenido hijos híbridos con ella. Un rabino persuadió al hombre de interrumpir su aventura so pena de irse al Infierno. El hombre terminó por aceptar dejar a la súcubo, pero la demonio, nada tonta, exigió como retribución que solo se le diera el sótano y la custodia de los pequeños demonios/humanos. El hombre que, para finiquitar el asunto, había aceptado como si de un divorcio formal se tratara, falleció tiempo después. Ya no quedaba ningún heredero vivo tampoco por lo que los herederos legales eran los hijos que tuvo con la súcubo, por lo que la posesión de la casa debía pasar a ellos.

noframe

Los nuevos propietarios dijeron que habían comprado legalmente la casa. Los niños demonio no eran legítimas 'semillas de hombres' y, por lo tanto, no tenían derechos legales. Vivir en concubinato tampoco servía para hacer valer los derechos de la súcubo y su progenie. Además, supuestamente, ella había forzado al dueño anterior a tener relaciones sexuales, lo cual no era cierto, dado que al hombre se le obligó a romper su aventura. Al final, y de modo arbitrario, la corte decidió en contra de los demonios, diciendo que sus moradas eran desiertos y tierras baldías, no hogares de hombres. El abogado demoníaco declaró que eso era un mito y que un demonio puede habitar donde crea que se le acomode. En cuanto a que no eran "semillas de hombres", el argumento era risible ya que el semen del sujeto fecundó el óvulo de la fémina demoníaca. Si él no hubiera deseado nada con ella, no hubiera depositado tantas "semillas" en su vagina. Y no solo eso, el hombre ya había aceptado a heredar el lugar a su concubina. El rabino Yoel realizó exorcismos para desalojar a los demonios, quienes para no acarrearse más problemas decidieron irse.

Se decía que el acto sexual en sí mismo con una súcubo era una experiencia horrible, como penetrar en una caverna de hielo. Se llegó a afirmar que, en ocasiones, una súcubo era realmente un íncubo disfrazado, que recolectaba el semen de un hombre y lo usaba para impregnar a una mujer, cosa que no tiene ningún sentido.

Al parecer a algunas súcubos no les interesaba otra cosa que satisfacer sus instintos sexuales y disfrutar del sexo. En 1468, en Bolonia, Italia, un hombre fue ejecutado por presuntamente dirigir un burdel de alegres súcubos.

Se pudiera inferir de las descripciones modernas y antiguas, y de la forma de actuar, que el personaje de Maléfica, según el diseño de Disney, es en realidad una súcubo.

Remedios

En tiempos modernos, cuando una persona padece de parálisis de sueño (coloquialmente en México se dice que a uno "se le subió el muerto") se afirma entre las personas supersticiosas que una śucubo, si es hombre; o un íncubo, si es mujer, se le montó encima. El Malleus maleficarum (1487), el manual de los inquisidores, establece cinco formas de deshacerse de un súcubo:

  1. por confesión sacramental
  2. haciendo la señal de la cruz
  3. recitando el Ave María
  4. al mudarse a otra casa o pueblo
  5. por excomunión del demonio por algún santo

También se dijo que el Padre nuestro y el agua bendita funcionan como cura.

Bibliografía

  1. Fodor, Nandor (1967) Between Two Worlds. New York: Paperback Library, .
  2. Fodor, Nandor (1968) The Haunted Mind: A Psychoanalyst Looks at the Supernatural. New York: New American Library, 1968.
  3. Mack, Carol K. & Dinah Mack (1998) A Field Guide to Demons, Fairies, Fallen Angels, and Other Subversive Spirits. New York: Henry Holt.
  4. Unterman, Alan (1991) Dictionary of Jewish Lore and Legend. London and New York: Thames and Hudson.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Pheli Mint «2016 Temptation of the Succubus - BU Finish by Pheli Mint, 2oz .999 Fine Silver Round». Vía: phelimint.com. Imagen: detalle de moneda tallada para su venta en línea
  2. «Genesis 1:27». Vía: biblegateway.com.
  3. «Génesis 2:21-23». Vía: biblegateway.com.
  4. Brad Steiger & Sherry Hansen Steiger. «Gale Encyclopedia of the Unusual and Unexplained». Gale publishing. 2003. ISBN:978-0787653828.
  5. WikipediaIcon.png Este segmento del artículo Súcubo posee contenido adaptado o reeditado de Wikipedia en español, que porta una licencia Creative Commons.
  6. Rosemary Ellen Guiley. «The Encyclopedia of Demons and Demonology». Visionary Living, Inc. 2009. ISBN 978-0-8160-7314-6.
P
Mitos cristianos
AbrahamAlma (entidad)ÁngelesEl AnticristoArmagedónBatalla de CumorahBehemotCristianismo anónimoDemonioDía del JuicioDiluvio universalArca de NoéEl arcoíris y la BibliaEl día perdidoEl fruto prohibidoEl InfiernoEspíritu SantoIsmaelJehováKólobLa Doctrina de la Maldición de CaínLa Matanza de los InocentesLamanitasLas profecías de FátimaLeviatánMesíasMoroniNefilimNefitasRahmeeSantísima TrinidadSatanásSudario de TurínUrim y Tumim
Mitos Islámicos
72 vírgenesAláIblísJahannamJannahJinnLas alas de la mosca común portan enfermedad y curaPiedra Negra de la Kaaba
Mitos del Judaísmo
ÍncuboKabbalahSúcubo
Mitos de Asia
GarudáKrishnaPanguVisnú
De otras religiones raras
NsambiTeegeeackThetansXenu
Véase también
DiosMilagrosMormonesIslamPlegaria (mito)Santo prepucioVirgen de GuadalupeVirgen MaríaLa Virgen Negra