Plausibilidad científica de la Homeopatía

De Wiki Pseudociencias
Artículos sobre
Homeopatia Logo.png
Homeosectarismo

Las intervenciones médicas generalmente están respaldadas por explicaciones de cómo funcionan y lo mismo debería ocurrir con la homeopatía. Las explicaciones científicas para un mecanismo de acción son importantes porque pueden conducir a refinamientos de los medicamentos: por ejemplo, nuevas vacunas para virus basadas en los mecanismos conocidos de inmunización.

Importancia biomédica

Comprender un mecanismo de acción también puede permitir el desarrollo de medicamentos completamente nuevos: por ejemplo, la amenaza persistente de resistencia significa que continuamente se requieren nuevos medicamentos contra la malaria con nuevos mecanismos de acción.[1]

Nuestra expectativa de una explicación para un mecanismo de acción es que sea científicamente plausible y demostrable. Sin embargo, se debe agregar que, si bien la mayoría de los fármacos conocidos poseen literatura médica que puede ser revisada por cualquier persona, existen muchos fármacos y drogas de las que no se conoce su modo de acción, sin embargo, han demostrado su eficacia más allá del efecto placebo. Hasta el momento, aún se espera que los homeosectarios den explicaciones de cómo funciona la homeopatía

Históricamente, algunas intervenciones médicas fueron demostrablemente efectivas antes de que alguien entendiera sus modos de acción. Por ejemplo, después de 150 años de uso, aún se debate sobre cómo funcionan algunos anestésicos. Es más importante saber si un tratamiento funciona, es decir, si posee eficacia, que cómo funciona.[2]

Ensayos controlados aleatorizados

En la investigación clínica, se acepta ampliamente que los ensayos controlados aleatorizados (ECA) son la mejor manera de evaluar la eficacia de los diferentes tratamientos y distinguirlos de los placebos. Sin embargo, algunos homeosectarios afirman que los ECA no son una forma adecuada de evaluar la homeopatía porque 'son mucho menos adecuados cuando se estudian los efectos generales de una terapia holística en un organismo complejo con múltiples problemas'.

La gran mayoría de los químicos, farmacólogos y médicos están en desacuerdo con este argumento. Si los productos homeopáticos, o cualquier medicamento, son más que placebos, y todos los demás elementos del paquete de atención “integral” son los mismos (controlados), debería ser posible ver resultados diferenciales entre la sustancia de prueba y el placebo. Se considera que las conclusiones sobre la evidencia sobre la eficacia de la homeopatía deben derivarse de ensayos controlados aleatorios bien diseñados y rigurosos.

Metaanálisis y revisiones sistemáticas

Puede haber variación en los resultados producidos por diferentes ECA, particularmente si hay muchos ensayos con bajo poder estadístico, es decir, ensayos pequeños con un bajo número de participantes. Cuando los ensayos producen resultados variables, los defensores de la homeopatía (o cualquier otra pseudoterapia) 'seleccionan' solo los datos que apoyen su argumento. Esta es una situación que sería idóneo evitar, y se puede lograr recurriendo a dos tipos de análisis de ensayos clínicos para ayudarnos a evaluar la evidencia: los metaanálisis y las revisiones sistemáticas.

  • Metaanálisis. Los metaanálisis combinan los resultados de los ensayos, aumentando el tamaño de la muestra y el poder estadístico de los datos. Los metaanálisis pueden revelar tendencias estadísticamente significativas que no fueron evidentes al estudiar los ensayos individualmente. Al agrupar datos, es importante asegurarse de que los datos sean comparables. Es preferible que un metaanálisis solo incluya ensayos bien diseñados, ya que estos producen los datos más rigurosos. Cuando se realizan metaanálisis en ensayos pobremente diseñados, se deben reconocer los defectos de diseño y se debe reconocer el poder disminuido de los datos.
  • Revisiones sistemáticas. Las revisiones sistemáticas se refieren al proceso de recopilación, revisión y presentación de toda la evidencia disponible, por ejemplo, mediante la selección de ensayos enumerados en la base de datos PubMed que cumplen con criterios predefinidos. Las revisiones sistemáticas a menudo incluyen, pero no siempre, un metaanálisis.

Cualquier científico espera que las conclusiones sobre la evidencia de la eficacia de la homeopatía otorguen un peso particular a los metaanálisis y a las revisiones sistemáticas de ECA realizados correctamente. Véanse los artículos metaanálisis de la homeopatía, Homeopatía Vs Cochrane y Homeopatía Vs Cochrane.

Diferencia entre eficacia y efectividad

Se ha sugerido que es útil hacer una distinción entre eficacia y efectividad. Peter Fisher, director del Royal London Homeopathic Hospital, explicó la diferencia: "En términos simples, la distinción es entre condiciones ideales y condiciones del mundo real: la eficacia es la condición ideal y efectividad es la condición del mundo real."

También puede ocurrir lo contrario: un producto puede no funcionar en condiciones 'ideales', pero puede parecer efectivo en 'el mundo real'. En el caso de la homeopatía, los argumentos se han centrado principalmente en si es o no un tratamiento placebo. Si la homeopatía fuera mejor que un tratamiento con placebos, uno esperaría que las pruebas de eficacia demuestren de una vez por todas que es eficaz; y que las pruebas de efectividad en el 'mundo real' demuestren que puede o no ser efectivo. Se puede concluir que si la homeopatía es un tratamiento con placebo, fallaría en las pruebas de eficacia, pero con las pruebas de efectividad parecería ser efectiva para algunas afecciones y algunos pacientes, pero no para otras.

Un aspecto de la "efectividad" de un tratamiento es la satisfacción del paciente. La popularidad de la homeopatía indica que muchos pacientes están satisfechos. Aunque hubo encuestas que mostraron que la homeopatía hace que algunas personas se sientan mejor, no significa, como se ha explicado, que la homeopatía sea eficaz.

La respuesta a por qué un medicamento puede ser efectivo sin ser eficaz radica en el fenómeno conocido como efecto placebo. Los altos niveles de satisfacción del paciente podrían atribuirse al efecto placebo, particularmente mejorado por tres factores:

  1. Los homeópatas tratan los tipos de enfermedades que desaparecen por sí solas (autolimitadas) o que son susceptibles a las respuestas al placebo
  2. Las personas que han sido tratadas por homeópatas generalmente eligen la homeopatía como tratamiento; en otras palabras, han invertido en el proceso de someterse a un tratamiento homeopático, probablemente porque ya saben que les gusta. Eso significa que es un grupo de auto-selección; y
  3. Las consultas homeopáticas son largas y empáticas. En 2001, una revisión sistemática encontró que 'los médicos que adoptan una manera cálida, amigable y tranquilizadora son más efectivos que aquellos que mantienen consultas formales y no ofrecen tranquilidad'.[3] Por lo tanto, las consultas homeopáticas pueden tener un impacto positivo en la percepción de la intervención por parte de los pacientes y dar como resultado un efecto placebo más potente.

Efecto placebo

Vale la pena mencionar que el impacto del efecto placebo puede ser positivo o negativo. En uso común, 'efecto placebo' se refiere a una respuesta positiva. Cuando hay un resultado negativo, a menudo se lo denomina 'efecto nocebo'.

El efecto placebo no debe confundirse con otros fenómenos. Algunas veces los pacientes mejoran y otras veces los síntomas fluctúan en severidad. Si un paciente busca el consejo de un homeópata, naturópata, charlatán, médico de cabecera o cualquier otro especialista en salud, cuando se siente más enfermo con una afección que mejoraría por sí sola, por ejemplo, un resfriado común, es estadísticamente probable que la persona comenzará la recuperación poco después de la consulta de todos modos (el curso natural de una enfermedad). Si un paciente busca consejo cuando sufre un síntoma que fluctúa en gravedad, por ejemplo, el dolor de la osteoartritis, es estadísticamente probable que experimente un alivio de los síntomas poco después de la consulta de todos modos. Los efectos del curso natural de una enfermedad y la regresión a la media deben distinguirse del efecto placebo.

Se ha planteado el tema de la eficacia y la efectividad con cierta extensión para ilustrar que un medicamento no eficaz podría, en algunas situaciones, ser efectivo (los pacientes se sienten mejor) debido al efecto placebo. Es por eso que debe ponerse más peso en la evidencia de eficacia que en de la efectividad. Los partidarios de la homeopatía han cuestionado la plausibilidad científica de cualquier modo de acción fisiológico directo. Por ejemplo, la Real Sociedad Farmacéutica de Gran Bretaña (RSFGB), que está firmemente en el campo 'crítico', argumenta que 'todavía no se ha propuesto ninguna razón científica plausible de por qué debería funcionar'. Incluso la Fundación del Príncipe para la Integración de la Salud, que apoya la homeopatía, también señala: 'cualquier mecanismo de acción específico basado en la dilución extrema es inverosímil y la mayoría de los científicos que trabajan en este campo lo consideran insostenible'.

Lo similar cura lo similar

Existe una preocupación adicional sobre el principio de que lo similar cura lo similar. No es razonable agrupar los 'síntomas' en categorías independientes de la causalidad fisiológica. Por ejemplo, hay muchos tipos diferentes de estimulantes (cafeína, nicotina, anfetaminas), pero las vías metabólicas que usan para provocar la estimulación difieren. El principio de curación por lo similar pasa por alto esta complicación al sostener que cualquier tipo de estimulante podría, a dosis suficientemente bajas, contrarrestar el insomnio. Pero el insomnio es causado por diferentes cosas, como el dolor, los cambios hormonales, los trastornos psicológicos o el desfase horario, así como el uso de estimulantes. Tratar los síntomas e ignorar las causas simplemente no es una buena práctica médica.

La gran mayoría de los científicos del área biomédica concluyen que este principio homeopático es teóricamente débil. No proporciona un modo de acción fisiológico creíble para los productos homeopáticos.

Las revisiones sistemáticas y los metaanálisis demuestran de manera concluyente que los productos homeopáticos no funcionan mejor que los placebos, sin embargo, los homeosectarios se resisten a creerlo, prefieren confiar y promulgar enfoques selectivos para el tratamiento de la base de evidencia, y con esto se corre el riesgo de confundir o engañar al público, y a los medios de comunicación.

¿Más investigación?

Los estudios más o menos honestos terminan sus estudios en homeopatía con frases como "Se requiere más investigación", "los resultados abren la posibilidad de mayor investigación". ¿Pero están en lo correcto? ¿Cuánta más investigación es suficiente para demostrar que algún tratamiento no funciona o que es superior al placebo? ¿Realmente deberíamos pasar varias vidas para llegar a una conclusión más sólida?

La homeopatía y el Tercer reich

Quizás uno debería pedir a los defensores de la homeopatía y a las mejores mentes en investigación médica que se pongan a diseñar un programa de investigación exhaustivo pero finito para determinar la verdad. Mientras ambos campos acuerden desde el principio aceptar los resultados, esta podría ser una forma factible de terminar una disputa que lleva 200 años. Ahora bien, muchos homesectarios se sorprenderán al saber que eso ya ha sucedido. Durante el Tercer Reich, el liderazgo nazi (en su mayoría en favor de la homeopatía) quería resolver la cuestión de la homeopatía de una vez por todas. El programa de investigación fue cuidadosamente planeado y ejecutado rigurosamente. Se escribió un informe que incluso sobrevivió a la guerra. Sin embargo, desapareció, aparentemente en manos de los homeópatas alemanes. ¿Por qué? La razón, según este informe muy detallado de testigos oculares, fueron total y devastadoramente negativos.[4] El original de ese texto, conocido como El informe Donner, del Dr. Fritz Donner (1896-1979), se encuentra en el Archivo de Homeopatía del Instituto de Historia de la Medicina de la Fundación Robert Bosch, Stuttgart, Alemania, pero puede leerse en linea.[5] Ni tardos ni perezosos los homeosectarios Lionel R. Milgrom y Suse Moebius, quisieron contraatacar esa verdad histórica, pero lo hicieron de manera penosa y lamentablemente. Alegaron que:

¿Por qué sacar ahora el interés del Tercer Reich por la homeopatía? No es que la medicina convencional no se haya beneficiado de los resultados de la investigación nazi [...] La homeopatía no es el único armario que hace ruido con el sonido de los esqueletos del Tercer Reich.

~Milgrom & Moebius[6]

Sin embargo, Milgrom y Moebius van mucho más allá queriendo engañar al público al comparar ese programa de investigación homeopática con los experimentos del campo de concentración nazi. El programa fue supervisado por los científicos alemanes más competentes de ese período, incluido el farmacólogo Kuschinski, respetado internacionalmente, y no hay pruebas de que no fuera ético; ¡y ciertamente no se realizó en campos de concentración! Así que no hay esqueletos en este armario, y por lo tanto, no hay mucha lucha con la ética de utilizar la información.[7]

Lo que lograron Milgrom y Moebius fue lo que se conoce como escupir al cenit o el proverbial disparo en el propio pie. La realidad dolorosa para los homeosectarios es que no importa cuántas comparaciones hagan, cuánto aleguen acerca de lo que los científicos del Tercer Reich hayan hecho, de qué experimentos terribles hayan llevado a cabo en los campos de concentración, los resultados de que la homeopatía no funciona más allá de efecto placebo quedaron registrados y, aunque los hayan ocultado los mismos conspiracionistas que se quejan de conspiraciones en su contra, siempre habrá algún testigo que los saque a la luz.

Para mayor información véase también

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Timothy N. C. Wells, Pedro L. Alonso & Winston E. Gutteridge (Oct, 2009) «New medicines to improve control and contribute to the eradication of malaria». Vía: nature.com.
  2. (May, 2006) «Anaesthesia». Vía: news.bbc.co.uk. BBC Medical Notes
  3. Zelda Di Blasi, Elaine Harkness, Edzard Ernst, Amanda Georgiou & Jos Kleijnen (Mar, 2001) «Influence of context effects on health outcomes: a systematic review». Vía: The Lancet. Volume 357, Issue 9258, P757-762. doi:10.1016/S0140-6736(00)04169-6.
  4. Edzard Ernst (Sep, 2007) «The truth about homeopathy». Vía: British Journal of Clinical Pharmacology. 65:2, 163–164 doi:10.1111/j.1365-2125.2007.03007.x.
  5. Fritz Donner (1936- 1939) «Bemerkungen zu der Überprüfung der Homöopathie durch das Reichsgesundheitsamt 1936–39» (Comentarios sobre la revisión de la homeopatía realizada por la Oficina de Salud del Reich de 1936 a 1939). Vía: kwakzalverij.nl. PDF. Descarga directa (Alemán)
  6. Lionel Milgrom & Suse Moebius (Jul, 2008) «Is using Nazi research to condemn homeopathy ethical or scientific?». Vía: British Journal of Clinical Pharmacology. doi:10.1111/j.1365-2125.2007.03087.x.
  7. Edzard Ernst (May, 2008) «Reply to Milgrom and Moebius». Vía: British Journal of Clinical Pharmacology. 66(1): 157–158 doi:10.1111/j.1365-2125.2008.03163.x.

Revisión de la página Plausibilidad científica de la Homeopatía fue hecha el 11/10/2021, por あっけらかん