Pensamiento positivo y cáncer

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos sobre
01-Anticiencia.jpg
pseudociencias

¿Es el cáncer “una cuestión de actitud”? Quizá el pensamiento negativo, el pesimismo y el estrés crean las condiciones para que las células de nuestro cuerpo se vuelvan locas y se desarrollen diferentes tipos de carcinomas. Si es así, los libros de autoayuda, las afirmaciones personales, la visualización del cuerpo libre de cáncer y los grupos de autoayuda podrían galvanizar el poder del pensamiento positivo y ayudar al sistema inmunitario a prevalecer sobre el cáncer.

Antecedentes

Decenas de relatos populares muestran el papel de las actitudes y emociones positivas para detener la progresión del cáncer. Pero este mensaje tiene un giro sutil y más negativo: si las actitudes positivas cuentan tanto, entonces quizás las personas estresadas con una visión menos alegre de sí mismas y del mundo se infligen cánceres[1][2][3]. El hecho o la ficción del vínculo entre el cáncer y las actitudes y emociones de los pacientes, por un lado, y el cáncer por el otro, tienen consecuencias importantes para los 12 millones de personas en todo el mundo diagnosticadas con cáncer cada año, y para aquellos que participan en una batalla prolongada contra la enfermedad.

Antes de examinar la evidencia científica, examinemos algunas fuentes populares de información sobre si los factores psicológicos causan o curan el cáncer.

  • La Dra. Shivani Goodman, autora del libro, 9 Pasos para revertir o prevenir el cáncer y otras enfermedades, escribió que un día fue capaz de 'darle un sentido repentino' a su cáncer de seno. Cuando era niña, cada mañana escuchaba a su padre decir la oración judía: 'Gracias, Dios, por no hacerme una mujer'. Su epifanía fue que sus senos eran su 'símbolo de feminidad', y que inconscientemente estaba 'rechazando ser mujer, junto con la idea de que merecía vivir'. Una vez que identificó sus actitudes tóxicas, decidió 'cambiarlas en actitudes curativas que crearon una salud radiante'.[4]
  • De manera similar, en su libro, Usted puede sanar su vida, Louise Hay se jactó de curar su cáncer vaginal con pensamientos positivos.[5] Hayes sostuvo que el cáncer se desarrolló en su vagina porque sufrió abuso sexual cuando era niña. Su recomendación de cantar autoafirmaciones como 'merezco lo mejor, lo acepto ahora' para curar el cáncer surgió de su creencia de que los pensamientos crean la realidad.
  • Rhonda Byrne, autora australiana del gran éxito de ventas, The Secret (que ha vendido más de 7 millones de copias), emitió un mensaje similar. Relató la historia de una mujer que, después de rechazar el tratamiento médico, curó su cáncer imaginándose libre de cáncer.[6] Según Byrne, si enviamos pensamientos negativos, atraemos experiencias negativas a nuestras vidas. Pero al transmitir pensamientos positivos, podemos deshacernos de dolencias mentales y físicas. Después de que Oprah Winfrey habló de El Secreto en 2007 en su popular programa de televisión, Kim Tinkham, una espectadora con cáncer de seno, decidió suspender sus tratamientos médicos recomendados y usar pensamientos positivos para tratar su enfermedad (en un programa posterior, Oprah advirtió a los espectadores que no siguieran los pasos de Tinkham, sin embargo, dado que había mucho dinero de por medio, Winfrey no habló nada malo de Rhonda Byrne y los perniciosos consejos de su libro).
  • En Quantum Healing, el charlatán y gurú de la autoayuda Deepak Chopra afirmó que los pacientes pueden lograr la remisión del cáncer cuando su conciencia cambia para aceptar la posibilidad de que puedan curarse; con este cambio, las células de sus cuerpos aprovechan su 'inteligencia' para vencer al cáncer.[7]

Internet rebosa de sugerencias para desarrollar actitudes positivas a través de visualizaciones curativas, eso sin mencionar informes de curas aparentemente milagrosas de cánceres de personas que encontraron sentido en sus vidas, callaron sus emociones turbulentas o practicaron ejercicios de visualización para aprovechar el poder del pensamiento positivo y reducir el estrés. Por ejemplo, existió un sitio web llamado Healing Cancer & Your Mind que sugería que los pacientes imaginaran

  1. ejércitos de glóbulos blancos atacando y superando el cáncer,
  2. glóbulos blancos como caballeros en caballos blancos que cabalgan por el cuerpo destruyendo células cancerígenas, y
  3. El cáncer como un color oscuro que lentamente se vuelve más pálido hasta que tenga el mismo color que el tejido circundante.

Los 'curanderos' en Internet ofrecen manuales y consejos sobre cómo vencer el cáncer. Brent Atwater, quien dice ser un 'sanador de energía médico intuitivo y distante', escribió un manual para 'ayudar a sobrevivir su experiencia con el cáncer' que contiene los siguientes consejos:

  1. Separe su identidad de la identidad del cáncer.
  2. Usted es una persona que está teniendo una 'experiencia' de cáncer. ¡Reconozca que una 'experiencia' va y viene!
  3. ¡Su 'experiencia' de cáncer es el botón de reinicio de su vida! Aprenda de ello.

Pocos discutirían con la idea de que mantener una actitud positiva frente a las circunstancias de vida y muerte más exigentes imaginables es un objetivo digno. Sin embargo, muchas fuentes de medios populares implican que las actitudes positivas y la reducción del estrés ayudan a vencer o frenar el cáncer. ¿Hay evidencia que respalde esta afirmación? Muchas personas que han tenido cáncer ciertamente piensan que sí.

En encuestas de mujeres que han sobrevivido al cáncer de mama,[8] el cáncer de ovario[9] y el cáncer de endometrio y de cuello uterino[10] durante al menos 2 años, entre 42% y 63% informaron que creían que sus cánceres eran causados ​​por el estrés, y entre 60% y 94% creían que se liberaron del cáncer debido a sus actitudes positivas. En estos estudios, más mujeres creían que sus cánceres eran causados ​​por el estrés que por una variedad de influencias, incluidas la dotación genética y los factores ambientales, como la dieta.

Refutación

Todo se veía bien, pero hubo un problema cuando se revisaron los metaanálisis de los estudios de investigación, ya que estos cuentan una historia diferente. Contradicen la creencia popular de que existe un vínculo entre los eventos estresantes de la vida y el cáncer, y la mayoría de los estudios no revelan ninguna conexión entre el estrés o las emociones y el cáncer[11][12] Curiosamente, en un estudio reciente sobre el estrés laboral entre 37,562 enfermeras registradas en EE. UU. que fueron seguidas por hasta 8 años (1992-2000), los investigadores observaron un riesgo 17% menor de cáncer de seno entre las mujeres que experimentaron un estrés relativamente alto en sus trabajos en comparación con las mujeres que experimentaron un estrés laboral relativamente bajo.[13]

Los investigadores que siguieron a 6,689 mujeres en Copenhague durante más de 16 años descubrieron que las mujeres que informaron que estaban muy estresadas tenían un 40% menos de probabilidades de desarrollar cáncer de mama que aquellas que informaron niveles más bajos de estrés.[14] La alguna vez popular idea de una 'personalidad propensa al cáncer', una constelación de rasgos de personalidad tales como la inseguridad, la timidez y la evitación de conflictos que supuestamente predisponen al cáncer, también ha sido desacreditada por una investigación controlada.[15]

Los científicos tampoco han logrado descubrir ninguna asociación entre las actitudes positivas o los estados emocionales y la supervivencia al cáncer. Durante un período de 9 años, James Coyne y sus colegas rastrearon a 1,093 pacientes con cáncer avanzado de cabeza y cuello que padecían tumores no diseminantes. Los pacientes que respaldaron declaraciones como "estoy perdiendo la esperanza en mi lucha contra mi enfermedad", no fueron menos propensos a vivir más que los pacientes que expresaron actitudes positivas. De hecho, incluso los pacientes más optimistas vivieron no más que los más fatalistas.

Kelly-Anne Phillips y sus asociados siguieron a 708 mujeres australianas con cáncer de mama localizado, recientemente diagnosticado, durante 8 años y descubrieron que las emociones negativas de las personas (depresión, ansiedad e ira) y las actitudes pesimistas no guardaban absolutamente ninguna relación con la esperanza de vida. Estos y otros hallazgos similares implican que la psicoterapia y los grupos de apoyo orientados a la actitud y el ajuste emocional no es probable que detengan el cáncer en su camino o retrasen su progresión. Pero el psiquiatra David Spiegel y sus colegas difundieron ampliamente un estudio de supervivencia en pacientes con cáncer de mama en el que sugirieron lo contrario.[16] Estos investigadores descubrieron que las mujeres con cáncer de seno metastásico (diseminado) que participaron en grupos de apoyo vivieron casi el doble que las mujeres que no asistieron a grupos de apoyo: 36.6 meses versus 18.9 meses. Sin embargo, en las siguientes dos décadas, otros investigadores fallaron en replicar los hallazgos de Spiegel (Ibid. Beyerstein, 2007). Los datos acumulados de los grupos de psicoterapia y autoayuda muestran que las intervenciones psicológicas, incluidos los grupos de apoyo, pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer, pero no pueden extender sus vidas[17].

Entonces, ¿por qué es tan popular la creencia de que las actitudes positivas pueden ayudar a combatir el cáncer? En parte, es casi seguro, porque esta creencia atrae el sentido de esperanza de las personas, especialmente entre aquellos que la buscan desesperadamente. Además, los sobrevivientes de cáncer que atribuyen sus buenos resultados a una actitud positiva podrían ser víctimas del razonamiento Post hoc ergo propter hoc (después de esto, por lo tanto debido a esto). El hecho de que alguien haya mantenido una actitud positiva antes de que su cáncer remitiera no significa que esta actitud haya causado que la causa desapareciera; el vínculo podría ser una coincidencia.

Finalmente, es más probable que escuchemos y recordemos casos de personas que han luchado contra el cáncer con una perspectiva positiva que aquellos de quienes no sobrevivieron al cáncer, incluso con una perspectiva positiva. Los casos anteriores crean mejores historias de interés humano, sin mencionar que son mejores temas de programas de televisión.

Aunque las visualizaciones, las afirmaciones y los consejos sin fundamento en Internet probablemente no curarán o evitarán el cáncer, eso no quiere decir que una actitud positiva no pueda ayudar a enfrentar el cáncer. Las personas con cáncer aún pueden hacer mucho para aliviar sus cargas físicas y emocionales al buscar atención médica y psicológica de calidad, conectarse con amigos y familiares, y encontrar significado y propósito en cada momento de sus vidas; todo esto, sin recurrir a charlatanes que prometen eliminar la causa de su sufrimiento pero que no cumplen con lo prometido.

Contrariamente a la creencia generalizada, las personas con cáncer pueden sentir un poco de consuelo al descubrir ahora está bien establecido que sus actitudes no son las culpables de su enfermedad.

Fuente

Este artículo Pensamiento positivo y cáncer posee contenido traducido, adaptado o reeditado de la obra con el ISBN número 9781405131117.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Beyerstein, B. L. (1999) «Social and judgmental biases that make inert treatments seem to work». Vía: The Scientific Review of Alternative Medicine. 3(2), 16–29.
  2. Gilovich, T. (1991) «How we know what isn’t so: The fallibility of human reason in everyday life». Vía: New York: Free Press..
  3. Rittenberg, C. N. (1995) «Positive thinking: An unfair burden for cancer patients?». Vía: Supportive Care in Cancer. 3(1), 37–39.
  4. Shivani Goodman (2004) «9 Steps to Reversing or Preventing Cancer and Other Diseases: Learn to Heal Within». ISBN:9781564147493..
  5. Louise Hay (Ene, 1984) «You Can Heal Your Life». Ed, Hay House, Inc. ISBN:9780937611012..
  6. Rhonda Byrne (Nov, 2006) «The Secret». Ed. Atria Books; ISBN:9781582701707.
  7. Deepak Chopra (Nov, 2015) «Quantum Healing». Ed. Bantam; ISBN:9781101884973.
  8. Stewart, D. E., Cheung, A. M., Duff, S., Wong, F., McQuestion, M., Cheng, T., et al. (2007) «Attributions of cause and recurrence in long-term breast cancer survivors». Ed. Psychooncology, 10, 179–183
  9. Stewart, D. E., Duff, S., Wong, F., Melancon, C., & Cheung, A. M. (2001). «The views of ovarian cancer survivors on its cause, prevention, and recurrence». Ed. MedGenMed, 3(4)
  10. Costanzo, C., Lutgendorf, S. K., Bradley, S. L., Rose, S. L., & Anderson, B. (2005) «Cancer attributions, distress, and health practices among gynecologic cancer survivors». Psychosomatic Medicine, 67, 972–980.
  11. Butow, P. N., Hiller, J. E., Price, M. A., Thackway, S. V., Kricker, A., & Tennant, C. C. (2000) «Epidemiological evidence for a relationship between life events, coping style, and personality factors in the development of breast cancer». Journal of Psychosomatic Research, 49, 169–181.
  12. Duijts, S. F. A., Zeegers, M. P. A., & Borne, B. V. (2003) «The association between stressful life events and breast cancer risk: A meta-analysis». International Journal of Cancer, 107, 1023–1029.
  13. Schernhammer, E. S., Hankinson, B., Rosner, B., Kroenke, C. H., Willett, W. C., Colditz, G. A., & Kawachi, I. (2004) «Job stress and breast cancer risk: The Nurse’s Health Study». American Journal of Epidemiology, 160, 1079–1086.
  14. Nielsen, N. R., Zhang, Z-F., Kristensen, T. S., Netterstrom, B., Schnor, P., & Gronbaek, M. (2005) «Self-reported stress and risk of breast cancer: Prospective cohort study». British Medical Journal, 331, 548.
  15. Beyerstein, B. L., Sampson, W. I., Stojanovic, Z., & Handel, J. (2007) «Can mind conquer cancer?». Ed. Oxford University Press: pp. 440–460
  16. Spiegel, D., Bloom, J. R., & Gottheil, E. (1989) «Effects of psychosocial treatment on survival of patients with metastatic breast cancer». Lancet, 2, 888–891.
  17. Coyne, J. C., Stefanek, M., & Palmer, S. C. (2007) «Psychotherapy and survival in cancer: The conflict between hope and evidence». Psychological Bulletin, 133, pp. 367–394.
P Pseudociencias
Pseudociencias   AcupunturaAcupuntura líquidaAgricultura biodinámicaAgrohomeopatíaAlquimiaAstrologíaBaraminologíaBioenergíaBiorritmoBucailleísmoChakraCiencia de los seres humanos unitariosCienciologíaComunicación facilitadaCriptozoologíaDetección de mentiras por polígrafoDianéticaDieta macrobióticaEfecto MaharishiEnergía pseudocientíficaEspiritismoEterometríaFeng ShuiFosfenismoFrenologíaGeopatíaGrafologíaHomeografíaHomeopatíaHomeopatía unicistaHomeopatía veterinariaHomeoprofilaxisHomeosiniatríaHomeospagyriaHomeotoxicologíaKarmaKinesiología aplicadaKoreshanityLey de HeringMedicina antroposóficaMedicina ayurvédicaMedicina holísticaMedicina integrativaMeditación trascendentalMemoria del aguaMesmerismoMorfopsicologíaNumerologíaOsteopatíaParapsicologíaPrecogniciónProgramación neurolingüísticaPseudoarqueologíaPsicoanálisisPsicoquinesisQuirologíaQuiromanciaQuiropraxiaRadiestesiaReencarnaciónRespiracionismoSensibilidad química múltipleSincronicidadSíndrome de Dirk HamerSíndrome post abortoTarotTelepatíaTelequinesiaTeologíaTerapia del espacioTest de RorschachUfología
Véase también   Agua polimerizadaArgumento cosmológico del KalāmAuraBaraja ZenerCámara KirlianComplejidad irreducibleCreacionismoCharlataneríaCreacionismo de la Tierra JovenDoshaExperiencia cercana a la muerteFrecuencia 432 HzFrecuencia 440 HzInfluencia lunarInteligencia innataLenguaje corporal (mito)Ley de la atracciónNegacionismo científicoPensamiento positivo y cáncerRayos ERayos NSudario de TurínSelección sobrenaturalSentido azulTerapia del campo del pensamientoTierra huecaTierra plana