Paul McCartney está realmente muerto: El último testamento de George Harrison

De Wiki Pseudociencias
Filmes propagandistas
PEM.jpg
Paul McCartney está realmente muerto: El último testamento de George Harrison

Paul McCartney tenía veinte años cuando los Beatles llegaron a la fama, y ​​sólo veinticuatro años cuando, según la leyenda urbana, murió en un accidente de coche en noviembre de 1966 y fue reemplazado por un doble.

Tal vez el legado actual de Paul es lo que ha contribuido a la disminución en la creencia en la clásica teoría conspiratoria conocida como Paul está muerto (PEM). De acuerdo con una encuesta de 2013, sólo el 5 por ciento de los encuestados cree que Paul McCartney murió en 1966, una cifra que apenas supera el 4 por ciento de los encuestados que creen que los reptilianos gobiernan el mundo. Las populares teorías de la conspiración suelen no desaparecer del todo, pero son tan raras que los creyentes en la conspiranoia PEM son una una raza conspiracionista por derecho propio.

Esto hace que la película de 2010 Paul McCartney Really Is Dead: The Last Testament of George Harrison (Paul McCartney está realmente muerto: El último testamento de George Harrison) sea un curioso caso atípico. Este documental de noventa y cinco minutos, que salió directo al formato DVD, fue producido por una empresa que afirmaba era una nueva y explosiva evidencia en apoyo de los rumores sobre la muerte del ex Beatle. Como la parte posterior de la caja del DVD se explica:

En el verano de 2005, un paquete llegó a las oficinas de Highway 61 Entertainment en Hollywood desde Londres, sin remitente. Dentro había dos cintas de audio mini-cassettes fechadas 30 de diciembre de 1999 y etiquetadas con el texto El último testamento de George Harrison. Una voz idéntica a Harrison cuenta una historia impactante...

Hasta ahora, el misterio "Paul esta muerto", que estalló en todo el mundo en 1969, se había considerado un engaño... Highway 61 Entertainment ha corroborado la mayor parte del recuento impresionante de George Harrison, de la conspiración para ocultar la trágica muerte de McCartney. Las cintas de audio completas de Harrison narran esta película que incluye todas las pruebas recién descubiertas. El Último testamento de George Harrison puede llegar a ser el documento más importante de la historia del rock and roll, dejando pocas dudas de que ¡Paul McCartney está realmente muerto!


El mismo texto también apareció en la página web de la película, PaulReallyIsDead.com, junto con imágenes en alta resolución del paquete, la grabadora de mini-cassetes, y las cintas. La película abre con el director, Joel Gilbert, contando la misma historia de cómo había recibido estas cintas, y los años que pasó estudiándolas antes de hacer la película.

Gilbert también dio varias entrevistas sobre la película, sobre todo a sitios web de música. Una y otra vez platicó la historia detrás de las cintas por qué, según él, eran auténticas, y por qué creía que era una convincente historia de conspiración. Le dijo a ClassicBands.com que él había llevado las cintas a tres laboratorios diferentes para su análisis, y que la voz era en verdad la del Beatle George Harrison. Cuando la revista DIY señaló que el narrador no sonaba en absoluto como Harrison, Gilbert insistió en que su entrevistador estaba comparando erróneamente la voz de un George Harrison joven, en lugar del Harrison como sonaba a finales de 1990. Él dijo a InDigest que esperaba que los programas televisivos 20/20 o 60 minutos hicieran una investigación con mayor profundidad del material que se había presentado en la película. Y en una entrevista en 2011, varios meses después del lanzamiento de la película, Gilbert afirmó que estaba protegido legalmente cuando afirmaba que su película con la voz de George Harrison "es a la vez periodismo y documental."

Eso, sin embargo, fue en 2010 y 2011. Un visitante de PaulReallyIsDead.com hoy obtendrá una impresión muy diferente de la película, ya que el sitio ahora afirma: "La leyenda urbana Paul está Muerto, que estalló en todo el mundo en 1969, fue considerada un engaño. En esta parodia de falso documental, "Paul-Está-Muerto", una voz en misteriosas cintas revela una historia secreta de los Beatles, la crónica del accidente mortal de McCartney..."[1]

La página web de Highway 61 Entertainment, ahora suspendida[2], listaba la película en "Parodias/falsos documentales", una categoría que el sitio no tenía hasta el año 2012; antes de eso, la compañía de producción simplemente lo llamaba "documental". La página IMDB, de manera similar, etiquetó la película como "falso documental", en 2010 y "comedia" en 2016[3]. Los críticos en el año 2010 sin duda lo vieron como un documental, incluso cuando no pensaron que fuera muy buena. Un crítico la llamó "una de las peores cosas que jamás se hayan cabo utilizando el nombre de los Beatles", y otro lo resumió como "tan jodidamente estúpido." Es difícil culparlos, porque la película bien podría ser un vídeo de demostración de la ley de Poe y la imposibilidad de distinguir entre las sinceras creencias extremas y las parodias de la misma.

Según la cinta, el verdadero Paul McCartney murió en una colisión de automóvil en noviembre de 1966, y un agente de MI-5 llamado "Maxwell" habría orquestado un esfuerzo para reemplazarlo con un doble, un tal William Campbell, quien se sometió a cirugía plástica para parecerse más al fallecido Paul.

Después de esta historia de fondo inicial, la mayor parte de la película está dedicada a trazar la supuesta "evidencia" de la muerte y la sustitución de McCartney, muchas de las cuales provienen directamente de las declaraciones sobre la muerte de Paul existentes. El argumento de la película es que los Beatles supervivientes se cansaron del engaño impuesto sobre ellos y trataron de revelar el fraude a través de pistas dentro de su obra musical. La película a continuación pasa la mayor parte del tiempo detallando estas supuestas pistas. Pero la atención del espectador es dirigida al doble sentido de las letras y a los mensajes ocultos en las portadas de álbumes, lo que convierte a la película en un catálogo de ideas aburrido de tonterías conspiracionistas dispersas.

En pocas palabras, si un verdadero teórico de la conspiración "Paul está muerto" hiciera una película documental, se vería casi exactamente como esta, menos la afirmación de que la narración es en realidad la voz de George Harrison.

La película se aparta de la realidad, como cualquier verdadero fanático de los Beatles que se pusiera a investigar lo demostraría. La película tiene varios errores garrafales en las fechas, citando, por ejemplo, "pistas" sobre la muerte de Paul en letras y fotografías que se produjeron y publicaron en realidad antes de su supuesto accidente en 1966. Gilbert afirma que la segunda esposa de McCartney, Heather Mills, fue testigo del choque, a pesar de que Mills no nació sino hasta 1968.

Le dijo a la revista DIY que "el programa "American Bandstand" de Dick Clark realizó un concurso buscando a alguien de aspecto similar a Paul McCartney a finales de 1966. Esto es un hecho. Sin embargo, aunque nunca fue anunciado un ganador, sabemos que fue un hecho que William Campbell había entrado". Literalmente ninguno de esos supuestos "hechos" son verdaderos; Campbell fue inventado por un escritor del Michigan Daily en 1969, quien también inventó muchas de las afirmaciones de la teoría conspiracionista PEM.[4] Quizá lo más interesante es que la película ofrece un poco de "evidencia" de que Gilbert falsificó cosas él mismo. En los últimos minutos, durante un montaje, la película muestra imágenes de George Harrison siendo entrevistado en Australia, en el programa The Midday Show, en el que se refiere a "Faul", el término PEM para "Falso-Paul". Sin embargo, la entrevista original no cuenta con este error; en la entrevista de 1988, Harrison dice claramente "Paul" cada vez, nunca Faul. Gilbert utiliza realmente audios alterados de la entrevista a Harrison para engañar a su audiencia, y luego deja caer el material manipulado en el montaje. Sólo mediante una búsqueda y comparación de las imágenes originales se descubre que hubo una descarada manipulación.

La película no era la incursión definitiva de Gilbert en las teorías conspiranóicas de celebridades. En algunas entrevistas de 2011, Gilbert llamó a su película de McCartney "Rock-U-Mystery" y dijo que tenía otra de esas películas en obras. Eventualmente, publicada en enero de 2012, Elvis Found Alive (Elvis encontrado con vida) tenía a Gilbert alegando que él había descubierto documentación que le llevó a un todavía vivo Elvis Presley, que le concedió una entrevista. La película en sí es aún más absurda que la película de McCartney, ya que todo lo relacionado con la "vida" de Presley después de 1977 tuvo que ser completamente fabricado. De vez en cuando la propia voz del autor se asoma, como cuando "Elvis", de forma inesperada, comparte algunas opiniones fuertes sobre Barack Obama y su supuesta agenda socialista.

No obstante, al igual que con la película de Paul, la película de Elvis fue comercializada como un documental. Y así como sucedió con el sitio web de Paul que fue editado, un cambio similar se hizo para ElvisFoundAlive.com. En el sitio ahora dice: "En esta nueva parodia de falso documental sobre de las teorías de Elvis..."

Conclusiones

Los documentales satíricos sobre conspiraciones no son desconocidos, pero no son tan comunes. El falso documental francés de 2002, "El lado oscuro de la Luna" pretendió que el alunizaje del Apolo 11 fue una falsificación dirigida por Stanley Kubrick y orquestada por la CIA. Lado oscuro de la Luna fue dirigida por William Karel con el título Opération Lune (Operación Luna).[5]

El filme contó con fragmentos de entrevistas editadas de forma creativa y testigos falsos interpretados por actores como parte de su finta. Algunos estudiantes de sociología, a los que se les mostró la película como parte de un estudio sobre las teorías conspiratorias, creyeron que era una película seria.

"El incidente en el Lago Ness", un falso documental de 2004 de Werner Herzog y Zak Penn, pretendía mostrar un encuentro con el monstruo del Lago Ness en un "detrás de cámaras" de la filmación de una película de Herzog, pero toda la película es en realidad una película dentro de una película dentro de una película, con todas las estrellas interpretándose ellas mismas. Ambas películas, sin embargo, tuvierpn éxito como entretenimiento en su propio derecho; solo una persona ignorante podría confundir "El Lado oscuro de la Luna" con una película de conspiración real, pero no hay duda de la intención de sus creadores.

Pero, en donde esas películas tuvieron éxito, la de Paul McCartney sigue fallando. No sólo porque es una recitación sosa de supuestos indicios de conspiración, sino porque no parece tener ningún otro propósito que no sea el promover la pseudoteoría de que Paul está muerto. También es difícil ver la película de Gilbert como una sátira de las teorías de conspiración cuando básicamente es una presentación de dichas teorías conspiranoicas. No es lo suficientemente convincente, ni lo suficientemente extravagante como para ser entretenida.

¿Es este el caso de un teórico de la conspiración en conflicto, un ejercicio elaborado en el arte interpretativo, o un ejercicio del tipo más craso de comercialización? ¿Será Gilbert parte del 5 por ciento que todavía se aferra a la conspiración PEM, o simplemente finge adoptar esa creencia solo para vender DVDs? ¿Se reetiquetó la película como una "falso documental" para parecer más honesto?

Cualquiera que sea su motivación, la película tuvo éxito en una cosa: su fracaso demuestró que Paul McCartney pudo sobrevivir a su propia teoría de la conspiración.[6]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. paulreallyisdead.com. Página web de la película.
  2. HIGHWAY 61 ENTERTAINMENT, LLC. Página de datalog.co.uk donde menciona la suspensión de operaciones.
  3. Paul McCartney Really Is Dead: The Last Testament of George Harrison (2010). Ficha técnica en IMDB. Acceso 25 de octubre de 2016.
  4. Andru J. Reeve. Turn Me On, Dead Man. Bloomington, Indiana. 2004. AuthorHouse. ISBN 1-4184-8294-3
  5. Documentaire Dark Side of the Moon. Canal de Youtube.
  6. Loren Collins. Paul McCartney Really Is Not Dead. Skeptical Briefs Volume 24.4, Winter 2014/2015