Pachita

De Wiki Pseudociencias
Pachita
Información Biográfica
Nombre Real
Bárbara Guerrero
País
México
Lugar Chihuahua
F. de Nacimiento 1900
Fallecimiento 29 de abril de 1979
Información Personal
Ocupación Curandera
Acusación
Charlatanería

Pachita —cuyo nombre real era Bárbara Guerrero— fue una mujer que practicaba la cirugía psíquica, cuyas charlatanerías fueron apoyadas por personas que, o se tragaron el cuento o realmente estaban convencidos de lo que querían creer. Ninguna de sus hazañas fueron estudiadas y publicadas en revistas médicas científicas. No existe evidencia de una sola curación que no haya sido producto del efecto placebo.

Aún hoy día muchas personas se brincan el muro del escepticismo y declaran que sus “cirugías” eran inexplicables y que nadie ha podido descubrir cómo lo hacía.

Antecedentes

Según la leyenda, Pachita descubrió en la infancia que tenía una muy especial capacidad de curación y la practicó en animales mientras trabajaba como acróbata de cuerda floja para el circo. Llegó a usar plantas curativas para lograr sus objetivos terapéuticos. Posteriormente, según se cuenta, luchó en la Revolución Mexicana junto a Pancho Villa cuando ella cursaba si adolescencia. También llegó a cantar en cabarets y hasta vendió billetes de lotería para ganarse la vida.[1] Tal vez sea esta etapa de más honestidad de la mujer.

El espíritu de Cuauhtémoc

No fue sino hasta que ya era una ama de casa de treinta años cuando de repente se levantó un día y vio "recuperados" sus poderes mágicos. Según ella, era el mismo Cuauhtémoc -último tlatoani mexica e hijo de Ahuízotl y primo de Moctezuma Xocoyotzin- quien le ayudaba.

Cuauhtémoc era apodado por Pachita como “Hermanito”, y era él quien, según contaba la curandera, se apoderaba de su cuerpo físico para realizar los procedimientos quirúrgicos mágicos.

Durante los siguientes cuarenta y siete años evitó estrictamente la publicidad mientras practicaba sus habilidades y, siguiendo con la misma historia, ayudó a muchas personas diferentes con problemas médicos supuestamente incurables.

Solo a fines de 1977 se abrió a la idea de que sus talentos fueran estudiados científicamente y le pidió al Dr. Andrija Puharich que investigara sus poderes curativos psíquicos con un equipo de especialistas de los Estados Unidos.

Se afirma que para sus cirugías Pachita hacía uso de un cuchillo de los que se emplean comúnmente en cocina. El mango del tal cuchillo estaba cubierto con cinta de aislar. Del mismo modo, se sabe que jamás utilizó anestesia cuando trasplantaba órganos del cuerpo inútiles de sus pacientes y les colocaba unos nuevos en su lugar.

Carla Rueckert

Carla L. Rueckert (1943-2014) fue una escritora y charlatana estadounidense que fue conocida principalmente como una médium psíquica y de trance o médium espiritual que canalizaba un complejo de memoria social (raza) llamado Ra. Rueckert se unió al grupo del escritor Don Elkins (1930-1984) que comenzó a principios de 1962 y se convirtió en socia de éste en 1968. Ambos escribieron el guión para el filme The Hidan of Maukbeiangjow, una parodia de las películas estadounidenses New Wave, que presenta a una pareja criminal que huye y se encuentra con un culto OVNI.[2]

En 1970, Rueckert se dedicó a tiempo completo a ayudar a Elkins con su investigación y juntos formaron L/L Research. En 1974, Rueckert comenzó a canalizar y continuó incesantemente en ese esfuerzo hasta que fue detenida en 2011 por una cirugía de fusión espinal.

Rueckert escribió sobre su tratamiento curativo con Pachita en su obra La Ley del Uno, Libro I (The Law of One, Book I).[3]

A fines de 1977 y principios de 1978, acompañamos al Dr. Andrija Puharich y a sus asociados de investigación a la ciudad de México para investigar a una cirujana psíquica mexicana, una mujer de setenta y ocho años apodada Pachita, que había estado practicando su arte durante muchos años... Pachita usó un cuchillo muy desafilado con una hoja de cinco pulgadas. Lo pasó entre todo el grupo de investigación para ver nuestras reacciones, especialmente la mía, ya que yo era la conejilla de indias. Dado que sus 'operaciones' se llevaron a cabo conmigo acostada boca abajo, no puedo dar un relato de primera mano de lo que ocurrió, pero Don me informó que el cuchillo pareció desaparecer cuatro pulgadas en mi espalda y luego se movió rápidamente a lo largo de mi columna. Esto se repitió varias veces. Pachita estaba, dijo, trabajando en mis riñones. Una vez más, no hicimos ningún intento de conservar la 'evidencia', ya que sabíamos que no llegaría a nada. Muchos han intentado investigar la cirugía psíquica mediante el análisis de sus productos y han encontrado resultados no concluyentes o resultados nulos, lo que acusa a la cirugía psíquica de ser un fraude.
~Carla L. Rueckert


El escritor David Wilcock tuvo curiosidad sobre cuáles eran las sensaciones físicas a las que estuvo sujeta Rueckert, así que en una entrevista se lo preguntó. Aparentemente, el procedimiento le causó un dolor muy significativo. También dijo que hubo algo de sangre, aunque las heridas se cerraron milagrosamente en cuanto Pachita retiró el cuchillo. Aunque suena loco, todo fue presenciado por una sala llena de observadores científicos capacitados.

Rueckert estaba convencida de que la 'cirugía instantánea' de Pachita era completamente genuina y que ningún tipo de fraude era posible bajo la observación y documentación científica de él y sus colegas.

El Dr. Puharich también recibió un tratamiento de Pachita para la pérdida auditiva progresiva en ambos oídos debido a la otosclerosis: crecimiento excesivo del hueso esponjoso. Pachita aparentemente clavó la punta de su cuchillo en cada uno de sus tímpanos durante aproximadamente cuarenta segundos cada uno, causándole un dolor extremo, pero las heridas se cerraron de inmediato y hubo un sangrado mínimo y ningún dolor adicional. Aunque este trauma con el cuchillo debería haberle causado una pérdida auditiva permanente, según cualquier entendimiento médico convencional, quedó atónito por los resultados de curación que logró.

Jacobo Grinberg

Pachita y sus falsas curaciones fueron supuestamente investigadas por personalidades globales, como el psicólogo Stanley Krippner, de Norteamérica; el antropólogo médico Alberto Villoldo, de Cuba; el charlatán de lo paranormal Salvador Freixedo, de España; otro charlatán como lo es Alejandro Jodorowsky (quien escribió sobre Pachita muchas páginas); de Chile y, de México, el neurofísico Jacobo Grinberg-Zylberbaum que cambió la ciencia por las supercherías.

Jacobo Grinberg-Zylberbaum es posiblemente el neurocientífico más controvertido de México. En 1977, Grinberg aceptó un trabajo docente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y produjo una gran cantidad de datos científicos sobre la fisiología del aprendizaje y la memoria, la percepción visual y la psicología fisiológica.

En el mismo año de 1977, Grinberg conoció a Pachita, quien transformó por completo todo lo que creía saber sobre biología, psicología y medicina. Sam Quiñones describió el efecto que tuvo Pachita en Grinberg en el artículo Buscando al Doctor Grinberg, publicado en el New Age Journal de julio/agosto de 1997. "Según Grinberg, [Pachita] realizó una cirugía exitosa sin anestesia, usando un cuchillo de montaña. Ella reemplazó los órganos enfermos con otros que aparecieron de la nada... Grinberg pasó varios meses observando las operaciones de Pachita y hablando y viajando con ella. Admitió que las descripciones de sus operaciones sonaban como delirios, pero insistió en que él las había visto".[4]

Según este mismo artículo de Quiñones, Grinberg finalmente escribió siete volúmenes sobre los chamanes de México, y había profundizado en este tipo de investigación a mediados de la década de 1980. Desconcertado por las hazañas que creía haber observado realizar a Pachita, teorizó que debe haber un 'campo neuronal', como él lo llamó, creado dentro del cerebro, que a su vez interactúa con lo que consideró que era la 'estructura preespacial': un campo del que emana todo el espacio, el tiempo, la materia, la energía, la vida biológica y la conciencia, es decir, el Campo Fuente. Desafortunadamente, ningún neurofisiólogo o neurólogo moderno cree que exista tal Campo Fuente fuera de la imaginación de Grinberg.

Grinberg llegó a la conclusión de que la supuesta capacidad de curación de Pachita era el resultado de una combinación de dos realidades diferentes debido a la presencia de un campo neuronal que rodea nuestros cerebros, así como a la presencia de una 'red o entramado espacio-tiempo'. Aunque la capacidad de curación de Pachita no es más que una estafa según ha demostrado la comunidad científica y el sentido común, la investigación de Grinberg sobre el potencial de transferencia del cerebro se publicó en Physics Essays, una revista científica revisada por pares.[5]

Para tratar de explicar el fenómeno Pachita, Grinberg-Zylberbaum propuso la Teoría sintérgica en los siguientes términos: “La mecánica cuántica actual ha desarrollado una concepción acerca de la estructura del espacio que nos va a servir de punto de partida para intentar explicar el trabajo de Pachita”. Siguiendo con Grnberg: “El concepto de la lattice considera que la estructura fundamental del espacio es una red o matriz energética hipercompleja de absoluta coherencia y total simetría. A esta red se le denomina lattice (red, entramado), y se considera que en su estado fundamental contribuye al espacio mismo omniabarcante y penetrado de todo lo conocido. La lattice permanece totalmente invisible hasta que alguna de sus porciones (por cualquier causa) altera su estado de coherencia. Una partícula elemental es precisamente una desorganización elemental de la lattice en cualquiera de sus localizaciones”.[6] Así es como Grinberg lo explicó con sus propias palabras, que son reconocidamente un tecnoparloteo sin sentido científico.

Poco después de la publicación de su artículo de 1994, Grinberg desapareció. Todavía no lo han encontrado ni con vida ni a su cadáver, e incluso hubo una página de Facebook dedicada a rastrearlo después de todos estos años. Su esposa fue vista varias veces después de su desaparición, la última vez a mediados de 1995, y su comportamiento indicó que estaba extremadamente angustiada por lo que había sucedido. Podemos agregar a Grinberg-Zylberbaum a la lista de conspiranoias sobre investigadores del campo Fuente que se dicen que han enfrentado amenazas letales como resultado de su trabajo.[7]

Los problemas con Pachita

Hay muchos problemas con la forma de trabajar de Pachita. Hay demasiadas cosas que hacen sospechar de fraudes. Se puede asumir que Bárbara Guerrero (alias Pachita) no era una traficante de órganos, ya que esto despertaría la sospecha de las autoridades policiales y sanitarias en México, por lo que se debe buscar otra explicación. Se ha mencionado que la curandera solo podía materializar los órganos en una habitación oscura, apenas iluminada con velas, lo cual ya debería levantar banderas de alerta a los escépticos. Pachita se excusaba diciendo que las luces brillantes dañaban los órganos. En realidad, lo que daña los órganos no es la luz, si no tenerlos al aire libre, en un ambiente no esterilizado, donde pueden contaminarse por bacterias y otros patógenos.

Los procedimientos "quirúrgicos" de Pachita no se diferencian de los de otros charlatanes que llevan a cabo la "cirugía psíquica", además que muchos de estos estafadores también contaban con ayuda de supuestos seres místicos inexistentes, como el brasileño José Pedro Freitas (alias «Zé Arigó»), quien tenía detrás a un médico alemán muerto llamado Adolf Fritz. Otros seres inventados por charlatanes son John King, Katie King, Ra Ta, Ramtha, entre otros; aunque el espíritu que ayudaba a Pachita, Cuauhtémoc, en realidad sí existió.

No se sabe de ningún análisis a los órganos extraídos; tampoco de alguna investigación competente de las maniobras mágicas de la curandera. Hay quien defiende que los órganos retirados fueron analizado y que en verdad pertenecían a sus pacientes, y que esto comprobaba que realmente habían sido cambiados por otros. La realidad es que esto no lo fundamentan de ningún modo.

Si asumimos, yendo más allá del ámbito natural, que Pachita en verdad colocaba órganos que se materializaban en sus manos dentro del cuerpo de los pacientes, ¿cómo podía formarlos de la nada con exactamente la misma información genética, y así poder evitar el fenómeno del rechazo? El rechazo de órganos es el temor más grande que sufren tanto pacientes como la comunidad médica, y es la razón de la existencia de fármacos inmunosupresores. La toma de medicación para disminuir la reacción del organismo frente al órgano trasplantado es de caracter obligatorio.[8]

Después vemos el hecho de que se está llevando a cabo la extracción de un órgano y el transplante de otro, en un ambiente no estéril, metido con manos prácticamente sucias a través de una "herida" hecha con un cuchillo. ¿El procedimiento también conlleva algún hechizo para evitar la multiplicación de bacterias, hongos y virus (entidades biológicas que Cuauhtémoc desconocía)?

Debe saberse que muchas de las supuestas enfermedades que Pachita curaba no se decían a sus maniobras mágicas, si no al efecto placebo y a la regresión a la media, fenómenos muy bien explicados por las ciencias médicas. El charlatán y director de cine Alejando Jodorowsky se puso en manos de la curandera y, después comentó: “Yo padecí, aparte del olor a sangre y de la horrorosa visión de la víscera granate, el dolor más grande que había sentido en mi vida. Chillé sin pudor. Dio el último tirón. Me mostró un pedazo de materia que parecía moverse como un sapo, lo hizo envolver en papel negro, me colocó el hígado en su sitio, me pasó las manos por el vientre cerrando la herida y al momento desapareció el dolor. Si fue prestidigitación, la ilusión era perfecta”.[9] La realidad es que sí hubo prestidigitación y la ilusión fue perfecta... ese es el oficio de los estafadores, engañar. Lo demás es efecto placebo y sugestión.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Hermans, H.G.M. (1998) «Memories of a Maverick». Chap. 9. Edit: The Netherlands: Pi Publishing.
  2. ~The Hidan of Maukbeiangjow, ficha en IMDB.
  3. Carla Rueckert, Don Elkins & Jim McCarty (1984) «The Law of One, Book I: The Ra Material». Atglen, Pennsylvania: Whitford Press.
  4. Sam Quiñones (1997) «Looking for Doctor Grinberg». Vía sustainedaction.org.
  5. Grinberg-Zylberbaum J, Delaflor M, Attie L, Goswami L. (1994) «The Einstein-Podolski-Rosen Paradox in the Brain. The Transferred Potential». Vía Physics Essays Volume 7: Pages 422-428 doi:10.4006/1.3029159. PDF para descargar.
  6. Jacobo Grinberg Zylberbaum (1980) «Las manifestaciones del ser. Pachita.». Volumen 1. Editores Asociados Mexicanos. ISBN:9789684090828..
  7. y David Wilcock (2011) «The source field investigations: the hidden science and lost civilizations». ISBN:978-1-101-54350-4..
  8. Unidad de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplante (Redacción) «Medicación que debe tomar el paciente trasplantado». Vía hpblafe.com.
  9. Xiu (Mar, 2019) «Quién fue Pachita, la curandera poseída por el espíritu de Cuauhtémoc». Vía matadornetwork.com.