Niño índigo

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Mitos
00-MitoCiencia.jpg
Contemporáneos

De acuerdo a la corriente New Age, un niño índigo (también conocidos en otros países de habla hispana como "Niños de Luz" o "Niños de Gracia") representa un estado superior de la evolución humana. Los proponentes de esta pseudoteoría afirman que dicha evolución es un avance espiritual y mental, y nada tiene que ver con la definición de Charles Darwin.

Según algunos escépticos, el caso de los "niños índigo" es una manera de hacer racismo encubierto bajo un disfraz de milagro biológico evolutivo.

Origen del mito

El término compuesto «niño índigo», se origina en el libro del año 1982 Understanding Your Life Through Color («Comprendiendo tu vida a través del color») de Nancy Ann Tappe, una autoproclamada psíquica y ocultista que afirma poseer la habilidad de percibir el aura de las personas.

Tappe difundió toda una taxonomía de perfiles a los fines de clasificar la personalidad de los seres humanos según el color de su “aura”.

Nancy Ann Tappe

Según sus escritos, comenzó a notar que muchos niños estaban naciendo con auras de color índigo hacia fines de la década de 1970. A principios del siglo XX, Tappe afirma que el 20% de los niños menores de diez años y el 17% de los que tienen entre 13 y 17 son «índigo». Sin embargo, no existe ni un solo estudio científico que apoye esa afirmación.

Tappe insinúa que las auras han estado yendo y viniendo al planeta Tierra a través de la existencia del Homo sapiens superior, si bien aquellas de color índigo comenzaron a aparecer merced a una dispensación cósmica ultraterrena en los años ochenta. Según tal parapsicóloga, el guarismo de los nacimientos de niños dentro de esta tipología crece velozmente.

Lee Carroll y Jean Tober

En una contradictoria inercia, alrededor de 1999, apareció el libro Los Niños índigo, escrito conjuntamente por Lee Carroll y Jean Tober. Dichos autores hicieron referencia a la consabida nueva generación espiritual de características especiales cuyo fin es mejorar el mundo. En efecto, tal texto se pergeñó sobre la base de relatos relacionados con singulares hábitos por parte de párvulos, algo así como hipotéticos eventos tenidos por niños supernormales, los cuales fueron testimoniados o reportados por supuestos educadores y parapsicólogos inanes (ya que por otro lado, además, se afirma que algunos eran psicólogos oportunistas) que concurrieron a las conferencias de los precitados autores.

Otra cuestión es el hecho de que a estos niños no reconocidos por la “gente como uno” se les atribuye la capacidad “maravillosa” de salvar al mundo, de poseer dotes telequinésicas y de ser resistentes a los agentes patógenos que más asustan a los mortales. Y, así, en este marco se desahoga disparatadamente todo un submundo de chapucerías y aspiraciones cripto-segregacionistas. Empero, el engreimiento o la más simple rebeldía, por parte de estos inéditos niños, son tomados como una señal inequívoca de un alma sabia y superior que fluye en potencia sin ser comprendida por el infradotado remanente humano.

Cabe preguntarse: ¿Acaso ya se tienen pruebas irrefutables sobre tales hazañas o prodigios? Si esta estirpe de niños superprecoces alguno de ellos (hoy adultos) ya podría ─a estas alturas─ haber dado muestras de algo inobjetable para evitar las pandemias y masacres que, al presente, azotan por doquier al género humano. Una pregunta que sale de una buena revisión de la teoría de Tappe: ¿No existían niños índigo antes de la década de los 70's?

Síndrome de Déficit de Atención e Hiperactividad

El SDAH, por sus siglas en inglés, es parte de una embarazosa controversia entre padres, psicólogos y médicos debido a que ningún progenitor acepta fácilmente que su propio hijo padece de una patología de carácter neurológico o sicológico. En compensación, uno de los artilugios utilizados por inescrupulosos terapeutas es el de captar a aquellos padres que gozan de una movilidad social financieramente solvente y la solución más rápida de estos embaucadores es la de hacerles creer que sus hijos han sido privilegiados por la naturaleza (o el supracosmos) y que ante esta “portentosa evidencia” la tesonera medicina tradicional confunde tal dispensación sobrenatural con el “término médico equivocado” de SDAH. Según la capciosa ponderación de estos fraudulentos terapeutas, sendos niños no padecen ninguna patología concreta, al contrario están muy por encima de esta clase de “pamplinas médicas”. Y como siempre sucede con todo fraude milagrero: el lucro es el móvil más preciado.

Pseudo evidencias

Incluso hay algo más: toda vez que se investiga imparcial y seriamente el asunto de los “Niños índigo” se tiene la cada día más cabal certeza de que las supuestas “evidencias”, dadas por los defensores del tema, son sólo presuntas pruebas realizadas, en una data que nunca se precisa, en la Universidad Californiana de Los Angeles (UCLA) y que es allí donde en efecto se trataron células de “Niños Índigo” (sin decir qué tipo de células: piel, sangre, etc.) exponiéndolas al virus del SIDA y a células cancerígenas (igualmente, jamás han dado ha conocer el tipo de las mismas) “las cuales no afectaron en modo alguno las células de los infantes”. Ergo: ¿No resulta ya, todo lo expuesto por ellos, como demasiado ficticio?

Eso sí, los padres ávidos de dar a luz una progenie superior forman parte de un perfil tan patético como el de los falsos profetas. Por tal motivo, al antropólogo le interesa esta clase de conducta social con fin de comprender aquellos fenómenos pseudoculturales donde humanidad, obra y circunstancia son la constante primordial del devenir ontológico.

Ahora bien, los impostores profesionales que manipulan el pensamiento mágico de estos padres tan ingenuos (desesperados o perturbados) mezclan todo lo de su conveniencia con el fenómeno conforme el argumento sectario de lo que ellos entienden equívocamente como Funciones Humanas Excepcionales (FHE).[1]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Allegritti, Pablo (2007). El Fraude Sobre Los “Niños Índigo”


P Estafas y Bulos
Estafas graciosas   Ameranthropoides loysiCírculos en los cultivosDía del orgullo pedófiloEclipse galácticoEl Ser de MetepecEl niño del diente de oroEl Discípulo Mexicano de Stephen HawkingEsfera VictoriaFoto del cirujanoHEK 293Helen WilsonJenny HaniverHomo pongoidesHopsorrhinus aureusHydrargos harlaniLa NASA y el Sudario de TurínMensaje de ChilboltonNicolas BourbakiOscillococosPapilio ecclipsisQ33NYRhinogradentiaSemi-radio primitivo de taquionesSimio de Deloys
Estafas religiosas   Libro de AbrahamNiño índigo
Estafas comerciales   Empower NetworkEsquema piramidalEsquema PonziFraude multinivel