Lee Merritt

De Wiki Pseudociencias



Lee Merritt.jpg
Lee Merritt
Información Biográfica
Nombre Real
Lee Merritt
País noframe
Estados Unidos
Información Personal
Ocupación Médico ortopedista
Afiliación
Acusación
Promotora de conspiranoias del Covid-19

La Dra. Lee Merritt, autodenominada la "Doctora Rebelde", podrá ser una excelente cirujana ortopédica, pero cuando se trata de la ciencia de Covid-19, es una neófita torpe y conspiranoica.

Antecedentes

En 1980 Merritt se graduó de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester en Nueva York, donde fue elegida como miembro vitalicio de la Sociedad Médica de Honor Alpha Omega Alpha.

Merritt completó una residencia en cirugía ortopédica en la Marina de los Estados Unidos y se desempeñó durante 9 años como médico y cirujano de la Marina antes de regresar a Rochester, donde fue la única mujer en ser nombrada becaria de cirugía espinal Louis A. Goldstein. Ha estado en la práctica privada de Cirugía Ortopédica y de la Columna Vertebral desde 1995. A los 63 años ganó un campeonato de culturismo femenino.

Merritt llegó a decir que "Incluso sin hacer nada, esta enfermedad (Covid-19) tiene un 99.99 % de posibilidades de supervivencia. Merritt tiene un razonamiento defectuoso: las vacunas y los tratamientos no están destinados a lograr lo mismo. Las vacunas previenen una enfermedad; un tratamiento no puede hacerlo. Las vacunas también desarrollan la inmunidad colectiva (o de rebaño), algo que un tratamiento no puede hacer. Contrariamente a las afirmaciones de Merritt, la evidencia indica que el virus se produjo de forma natural, además, las vacunas contra el Covid-19 están teniendo (año 2021) en prevenir que la enfermedad sea potencialmente mortal.

Conspiranoias

La sospecha de conspiranoica se despierta inmediatamente cuando Merritt es identificado como miembro de la organización America's Frontline Doctors, un puñado de médicos con mentalidad conspirativa que incluyen luminarias como la Dra. Stella Immanuel, quien alega que se está utilizando ADN extraterrestre en tratamientos médicos y que los investigadores están trabajando. en una vacuna para evitar que las personas se vuelvan religiosas. También cree en una conspiración de los "Illuminati" para destruir el mundo con el aborto, el matrimonio homosexual y, sobre todo, con juguetes para niños. En cuanto a las enfermedades ginecológicas, pueden ser causadas por tener relaciones sexuales con brujas y demonios que aparecen en los sueños.

La fundadora de “America's Frontline Doctors” es Simone Melissa Gold, una médica que fue arrestada por participar en el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de Estados Unidos. Tiene un historial sórdido de atacar el sólido consejo científico del Dr. Fauci y afirmar que las vacunas COVID-19 son "agentes biológicos experimentales".

En 2020 Merritt dio un discurso en el Doctors for Disaster Preparedness sobre “Sars-CoV2 y el auge de la tecnocracia médica”. Tiene fuerte apoyo de otro charlatán: Joseph Mercola, que según ella (y esto es dato de su página web oficial)[1] es uno de sus héroes médicos.

noframe

Tanto Merritt como Gold sostienen que no hay necesidad de preocuparse si alguien contrae COVID-19 porque "existen tratamientos simples y efectivos". Es en este punto en que la hidroxicloroquina hace su aparición. Este medicamento no solo lo presentan como tratamiento, sino que también afirman que la hidroxicloroquina previene infecciones si se toma de manera profiláctica.

Aunque inicialmente, hubo algunos resultados seductores con la hidroxicloroquina, los ensayos posteriores, que estaban mejor diseñados, no produjeron ningún resultado positivo y algunos incluso sugirieron complicaciones en términos de la función cardíaca. La Ivermectina, un medicamento antiparasitario utilizado en animales, también es defendida por la America's Frontline Doctors. Si bien existen posibilidades teóricas de obtener algún beneficio, hasta ahora los ensayos clínicos no han sido concluyentes, algunos no mostraron ningún efecto y otros demostraron una disminución de los marcadores inflamatorios, así como un tiempo más corto para el aclaramiento viral. Ciertamente, la ivermectina no es una "fórmula mágica" que se dirija al COVID-19 como se afirma.

Merritt defiende la noción equivocada de que las “grandes farmacéuticas” ocultan los beneficios de la hidroxicloroquina porque este medicamento barato socavaría los beneficios potenciales de las vacunas. Y, por supuesto, como dice la teoría conspiratoria, esas vacunas no han sido probadas adecuadamente y alteran nuestro ADN. Este montón de médicos, que no tienen una formación específica en epidemiología, virología, inmunología, o enfermedades infecciosas, afirman tener un mejor conocimiento del Covid-19 que los miles de investigadores académicos y farmacéuticos que han forjado carreras especializadas en estas áreas. La única experiencia que realmente han demostrado es difundir información errónea y socavar los consejos médicos basados ​​en la evidencia.

Las teorías de la conspiración continúan con algunas tonterías más descaradas sobre dos fábricas que manufacturan ingredientes para píldoras de hidroxicloroquina que misteriosamente explotaron simultáneamente. Por supuesto, la insinuación es que esto fue hecho por los nefastos promotores de la vacuna para proteger sus ganancias. La historia es que estas fábricas producían estearato de magnesio, "el componente clave de la hidroxicloroquina". Para empezar, el estearato de magnesio no es un "componente clave". Es un ingrediente inactivo que se usa en muchas píldoras como lubricante interno que evita que el ingrediente activo se aglutine durante la fabricación. La fábrica mexicana citada ni siquiera produce estearato de magnesio, ni tampoco la otra empresa en Madison, Illinois. Y las plantas no explotaron, sino que experimentaron incendios no relacionados.

Merritt se traga todas estas teorías de la conspiración y los diversos tratamientos pseudocientíficos. Según ella, los cubrebocas son inútiles, y se deben fomentar las reuniones con amigos y familiares. Junto con sus colegas de Frontline Doctor, demuestra un repudio hacia la ciencia y el método científico, y su reproche a las vacunas COVID pone en riesgo a las personas que siguen sus consejos.[2]

En un video Merritt dijo: "A principios de febrero creí que se trataba de un arma biológica manipulada biológicamente". Aún se desconoce el origen del virus que causa el Covid-19, llamado SARS-CoV-2. La presencia de un laboratorio que estudiaba virus en el epicentro inicial de la pandemia en Wuhan, China, llevó a múltiples especulaciones, como la de Merritt, de que el virus era producto de ese laboratorio.

Sin embargo, no hay evidencia que apoye las especulaciones de que el virus fue 'manipulado biológicamente'. Algunas personas afirmaron tener evidencia que mostraba que el virus fue modificado genéticamente, sin embargo, un examen más detenido de la supuesta evidencia en estos casos demostró que estos eran el resultado de una metodología deficiente y afirmaciones sin fundamento, como se documenta en las revisiones de Health Feedback.[3]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

P
Conspiranoicos típicos
Alex JonesAlexander BackmanAndreas Faber-KaiserArt BellBen DavidsonClaudia LizaldiChristopher GreeneDavid IckeDavid MeadeDena ChurchillDonald TrumpEdwin TamaseseEleanor McBeanEric DubayGreg LockeGuillermo WoodGustavo SalleHal LindseyIgnacio Fornés OlmoIru LanducciJacob WohlJaime MaussanJenny McCarthyJose Luis CamachoLarry CookLyndon LaRoucheMumbi SerakiOliver IbáñezPaty NavidadSalfate Conspiranoicos en Medicina
Chinda BrandolinoColleen HuberEnric CostaGraciela VarelaJoseph MercolaJudy MikovitsLee MerrittLua CatalàStella ImmanuelSuzanne Humphries
Conspiranoicos históricos
Eleanor McBeanHugh Auchincloss BrownJames VicaryJoseph McCarthyWalter Siegmeister