Lady Victoria Waymouth

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lady Victoria Waymouth01.jpg
Lady Victoria Waymouth
Víctima de las pseudociencias
Pseudociencia implicada
Fecha de muerte

1 de septiembre de 2004

Lady Victoria Mary Waymouth fue una mujer británica que murió en Francia a los 57 años debido a que una doctora charlatana le retiró su medicación para tratarla con medicina alternativa, lo que finalmente le llevó a la muerte. Su nombre de pila era Victoria Mary Verenia Braganza Yorke.

Antecedentes

Lady Victoria era una diseñadora de interiores que destacaba por su sensibilidad clásica inglesa. Decoró casas en Londres y Los Ángeles, así como un yate para el fallecido industrial Lord White of Hull; y un apartamento en Nueva York y una casa en Long Island para el cantante Paul Simon, de Simon & Garfunkel.[1] Decoraba casas, departamentos, hoteles, oficinas, clubes, entre otros.[2]

Lady Victoria Waymouth nació en Londres el 22 de febrero de 1947. Su primera infancia la pasó en Rockley, una finca rural cerca de Marlborough en Wiltshire; más tarde la familia se mudó a Berkshire.

En septiembre de 1976 se unió en matrimonio con el artista Nigel Waymouth, quien 10 años antes había iniciado Granny Takes a Trip, una famosa boutique en King's Road. Se divorciaron en 1998.

Fallecimiento

Lady Waymouth estaba enferma del corazón y requería de medicamentos aún y cuando desconfiaba de la Big Pharma. Hasta 1995, Marisa Viegas había sido la doctora de Lady Victoria. Ella le aconsejó sobre terapias alternativas. Viegas sabía que la mujer estaba bajo cuidado médico para su afección cardíaca.

La Dra. Viegas había dejado de ser el médico de cabecera de Lady Victoria cuando se fue a Jamaica para trabajar en curas alternativas, pero siguió dando sus consejos por teléfono y correo electrónico.

Hubsymbol.png
Este artículo es parte del Hub Fallecidos por las pseudociencias
donde se encontrarán más artículos relacionados con el tema.

En agosto de 2004, la Dra. Viegas le dijo que dejara de tomar los remedios homeopáticos y los medicamentos que le había recetado un distinguido profesor de medicina cardíaca de Londres. En el correo, Viegas le dijo a Lady Victoria que dejara de tomar la digoxina (un glucósido cardíaco). Un día o dos más tarde, le dijo que ya no necesitaba tomar sus medicamentos para el corazón. Irresponsablemente, Viegas envió un mensaje adicional aconsejando sobre los remedios homeopáticos y dieta.

Poco después Lady Victoria ingresó en el hospital donde permaneció cuatro semanas. Su diagnóstico en el momento del alta hospitalaria fue cardiomiopatía dilatada idiopática y neumonía. Viegas recibió una carta del consultor de tratamiento de la paciente con detalles sobre su salud actual, su tratamiento en el hospital y su medicación.

Poco tiempo después, Lady Victoria fue trasladada de urgencia a un hospital en el sur de Francia y murió ocho días después con un diagnóstico de 'insuficiencia cardíaca aguda debido a la interrupción del tratamiento'. La digoxina se usa para tratar la insuficiencia cardíaca, generalmente junto con otros medicamentos. También se usa para tratar ciertos tipos de latidos cardíacos irregulares (como la fibrilación auricular crónica). El tratamiento de la insuficiencia cardíaca puede ayudar a los pacientes a mantener su capacidad para caminar y hacer ejercicio y puede mejorar la fuerza de su corazón. El tratamiento de un latido cardíaco irregular puede disminuir el riesgo de coágulos sanguíneos, un efecto que puede reducir su riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.[3] Fue el retiro de la digoxina, que precisamente se emplea en afecciones como las de Lady Victoria, lo que terminó agravando su situación llevándola a la muerte.

El tribunal escuchó que la Dra. Viegas recomendó a Lady Victoria por correo electrónico y por teléfono, sin un examen físico previo ni una evaluación adecuada de la condición del paciente.

En una audiencia de 2007, el Panel del Consejo Médico General fue crítico con el hecho de que Viegas no evaluara adecuadamente la condición de la "Sra. A", como se le conoció a Lady Victoria para ocultar su nombre, y de que no se comunicara con el médico de cabecera sobre el consejo que estaba dando a la paciente.

La clínica de Viegas atrae a pacientes de muchos países a los que se les promete atención médica integrada basada en acupuntura, homeopatía e hipnoterapia, según se informó a la audiencia.[4]

El Panel observó que es el deber de todo médico seguir las pautas establecidas en la 'buena práctica médica' que establece que los médicos deben actuar en el mejor interés de los pacientes. El Panel ordenó que el registro de Viegas se suspendiera durante 12 meses y que se celebrara una audiencia de revisión antes de que finalice ese período.

El Panel llegó a la conclusión de que el comportamiento de Viegas era fundamentalmente incompatible con el hecho de seguir siendo un médico registrado y que su nombre debía borrarse del registro médico.[5]

Un amigo de Lady Victoria escribió:

Es desgarrador pensar que Victoria aún podría estar viva si no hubiera tenido una fe tan incuestionable en el juicio de la Dra. Viegas. [...] Con sus terribles consejos, al menos nos ha demostrado lo loco que es para cualquier persona, incluso para los más entusiastas de la homeopatía, subestimar la medicina convencional.

~Alexander Chancellor[6]

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados

Otras víctimas en que la homeopatía estuvo implicada

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Telegraph Media Group (Sep, 2004) «Lady Victoria Waymouth». Vía: telegraph.co.uk.
  2. «Lady Victoria Mary Waymouth: interior designer». Vía: prabook.com.
  3. WebMD. «Digoxin». Vía: webmd.com.
  4. BBC News (Jun, 2007) «Alternative cure doctor suspended». Vía: bbc.co.uk.
  5. «GP who ‘would do the same again’ erased for lack of insight». Vía: web.archive.org.
  6. Alexander Chancellor (Ago, 2007) «I'm becoming a less confident driver - especially in a country where the Vatican writes the highway code». Vía: theguardian.com.