LSD (Conspiración)

De Wiki Pseudociencias
Artículos
00-Conspiracy Logo.png
Conspiranóicos

La droga alucinógena dietilamida del ácido d-lisérgico, o LSD (Lisergida, LSD-25), fue descubierta en 1938, y a los pocos años el ejército de los EEUU y la CIA recientemente formada estarían investigando el posible valor estratégico de esta extraordinariamente potente nueva sustancia.

Antecedentes

El LSD se sintetizó por primera vez en 1938, cuando Albert Hoffman (1906-2008), de la corporación química Sandoz, estaba tratando de sintetizar un estimulante circulatorio y respiratorio derivado del ergot.[1] Hoffman sintetizó el compuesto número veinticinco en una serie de derivados de ácido lisérgico, se denominó "lysergsäure-dietilamid-25" (en alemán). Por esto se le conoce también como "LSD-25". Se descubrió que este producto químico poseía efectos fuertes en el útero. Sin embargo, también causó inquietud en animales experimentales, lo que dio lugar a la suspensión de pruebas adicionales con este compuesto.

En 1943, Hoffman sintetizó el LSD por segunda vez. Después de absorber inadvertidamente una pequeña cantidad a través de su piel, Hoffman se autoadministró deliberadamente una dosis extremadamente pequeña de este fármaco para explorar aún más sus efectos. Después de ingerir 250 microgramos, que era la dosis más baja que él esperaba produciría un efecto, Hoffman experimentó una mezcla de confusión, mareos, distorsión de la percepción y un miedo a volverse loco. Sin embargo, también experimentó períodos de pensamiento claro y una percepción de que su conciencia existía fuera de su cuerpo.

LSD.png

Posteriormente, se realizaron estudios en una variedad de animales incluyendo ratones, gatos, perros, chimpancés, peces y arañas. En las arañas, se observó que dosis bajas de LSD dieron como resultado la producción de redes de telaraña que estaban mejor proporcionadas que las normales. Sin embargo, a dosis más altas, las redes estaban mal construidas.[2]

El LSD altera la expresión de los genes dentro de las células. Incluso una dosis única de LSD ha demostrado alterar los patrones de expresión génica. La expresión aumentada de los genes, que están involucrados en una amplia variedad de funciones celulares, altera la plasticidad sináptica, la señalización glutamatérgica, la arquitectura citoesquelética, así como la comunicación entre la sinapsis y el núcleo.[3]

El mecanismo de acción del LSD es pleiotrópico (es decir, que tiene más de un efecto; que afecta a múltiples características), mediado principalmente por el sistema serotoninérgico en el rafe dorsal, uniendo el receptor 5-HT2A como agonista parcial y el 5-HT1A como un agonista.[4]

Dado que una dosis única era de sólo 100 microgramos, aproximadamente, 10 kilogramos -cantidad que podría caber en el equipaje de mano de un agente, por ejemplo- equivalía a 100 millones de dosis, o lo suficiente como para incapacitar a toda la población de los Estados Unidos o la Unión Soviética. Su importancia estratégica como arma era, por lo tanto, demasiado evidente, pero la CIA estaba más interesada en su potencial como ayuda en interrogatorios o incluso como una posible herramienta de "control mental". Dejando la investigación a gran escala a la división de guerra química y biológica de los militares (CBW, por sus siglas en inglés), la CIA comenzó un programa extenso para probar la droga en individuos.

Las organizaciones de inteligencia de los Estados Unidos se han interesado durante mucho tiempo en la posibilidad de controlar la mente. La predecesora de la CIA, en la Segunda Guerra Mundial, la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, por sus siglas en inglés), había experimentado con la marihuana como un posible agente de control mental. Y Stanley Lovell, jefe de investigación y desarrollo de la OSS, estudió la posibilidad de hipnotizar a prisioneros alemanes y enviarlos de regreso a Alemania con órdenes de asesinar a Hitler. Aunque los esfuerzos comunistas de finales de la década de 1940, en los que los funcionarios políticos y militares confesaban actos de traición que claramente no cometían, convencieron a la CIA de que existían técnicas de modificación radical del comportamiento y, peor aún, de que los soviéticos las habían desarrollado primero. Con la amenaza percibida del control mental soviético que se asomaba en el horizonte, en 1953 la CIA estableció MK-ULTRA, un nuevo proyecto encabezado por Sidney Gottlieb que se dedicó a estudiar el potencial operativo de materiales biológicos y químicos (incluyendo al LSD ).[5]

Las pruebas de la CIA sobre el LSD se desarrollaron en dos frentes. Por un lado, decidieron hacer uso del mayor número de organizaciones oficiales de investigación médica que pudieron y comenzaron a financiar (a menudo de forma encubierta) la investigación sobre el LSD en universidades, hospitales y centros de tratamiento de drogas. Por otro lado, también decidieron que necesitaban sujetos inconscientes a quienes podían drogar y luego observar e incluso interrogar. La necesidad de la CIA de sujetos involuntarios era tan intensa que agentes dentro del proyecto MK-ULTRA acordaron que podían deslizarse mutuamente la droga en cualquier momento. Esta política de pruebas involuntarias produjo lo que se ha convertido en uno de los acontecimientos más publicitados en la historia del proyecto: el suicidio relacionado con el LSD del Dr. Frank Olson de la División de Operaciones Especiales del Cuerpo Químico del Ejército (SOD). El fallecimiento de Olson ocurrió el 28 de noviembre de 1953 mientras realizaba una investigación de guerra biológica. Posteriormente el Gobierno de los Estados Unidos admitió la administración de grandes dosis de LSD sin su conocimiento. Su familia fue indemnizada. La muerte de Olson fue calificada inicialmente como suicidio, pero el veredicto fue controvertido y el gobierno reconoció la administración de LSD en grandes dosis. Olson tenía una reacción profundamente negativa hacia la droga, y Gottlieb, en lugar de ofrecer a Olson la ayuda psiquiátrica adecuada, envió al hombre a uno de los científicos de MK-ULTRA, un inmunólogo y alergista que no tenía experiencia psiquiátrica. El científico de MK-ULTRA no pudo salvar la situación, y Gottlieb se vio obligado a ocultar todo el incidente después de que Olson saltó a través de la ventana de su habitación, en la décima planta del Hotel Pennsylvania. Sin embargo, en lugar de ralentizar los experimentos de la CIA con el LSD, el caso de Olson simplemente les hizo darse cuenta de que necesitaban comenzar a usar diferentes sujetos. Gottlieb dispuso que se establecieran "casas de seguridad" en Nueva York y San Francisco, donde se administraba el LSD a prostitutas, adictos a las drogas y criminales de poca monta (es decir, aquellos que tendrían menos probabilidades de denunciar a los agentes de la CIA a la policía ). Como los agentes desarrollaron estrechas relaciones con las prostitutas, se dieron cuenta de que era tan fácil pagar a las mujeres para atraer a clientes desprevenidos a la casa de seguridad para las pruebas. También se deseaba poner a prueba a las prostitutas mismas. Además, los agentes de la CIA decidieron utilizar a las prostitutas para una variedad de exploraciones sobre prácticas sexuales desviadas que podrían tener un valor operativo futuro. Las prostitutas que participaron en lo que la CIA bautizó con el nombre de "Operación Midnight Climax" recibieron $ 100 por noche por su trabajo. En 2009 se filmó un cortometraje acerca de esta operación dirigida por Zach Jordan y escrita por Ramesh Thadani.

A mediados de la década de 1970 surgieron relatos de estas operaciones domésticas encubiertas como resultado de reportes de investigación y de investigaciones gubernamentales como la Comisión Rockefeller en 1975 y el Comité del Senado electo de Inteligencia en 1977.[6] El enfoque de los agentes de la CIA a las pruebas con drogas horrorizó al público, pero los programas institucionales que las financiaron encubiertamente a menudo eran igualmente impactantes. En Lexington, Kentucky, el director del Centro de Investigación sobre Adicciones ofreció a los adictos dosis de heroína si se "ofrecían" para el proyecto de pruebas del LSD. Algunos pacientes fueron mantenidos en LSD durante setenta y siete días consecutivos. En la Universidad McGill, en Montreal, los pacientes fueron sometidos a una extensa "eliminación de patrones" -una técnica que la CIA vio como un posible preludio del control de la mente- que implicaba el uso extensivo de LSD, terapia con electrochoque y privación sensorial. Los trastornos inducidos por el LSD de los pacientes se registrarían en cinta, luego, más tarde se inyectaría a los pacientes más LSD combinado con depresores o estimulantes y se dejarían solos en una habitación para escuchar la cinta.

Al final, la CIA se convenció de que el LSD no resultaría ser el agente eficaz de control mental que esperaban que fuera. Y mientras todavía soñaban con administrarla a los líderes extranjeros para producir un comportamiento errático para que fueran desacreditados (uno de los puros de Fidel Castro iba cubrirse con la droga), interrumpieron la investigación iniciada en la década de 1950 cuando las investigaciones de los años setenta habían comenzado (o eso decían). Mientras tanto, el LSD se había convertido en una parte importante de la contracultura de los años 60 y, sin duda, esta nueva significación social es la razón por la cual los cuentos de la relación de la CIA con la droga eran tan interminablemente fascinantes para el público. (Nadie parecía hablar tanto de los experimentos de la CIA con Seconal y Dexedrina, por ejemplo).[7]

Véase también

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Hoffman A. LSD my problem child. Santa Cruz: Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies; 2009.
  2. Mitchell B. Liester (2014). A Review of Lysergic Acid Diethylamide (LSD) in the Treatment of Addictions: Historical Perspectives and Future Prospects. Current Drug Abuse, Vol 7, Issue 3. DOI: 10.2174/1874473708666150107120522
  3. Nichols CD, Sanders-Bush E. (2002). A single dose of lysergic acid diethylamide influences gene expression patterns within the mammalian brain. Neuropsychopharmacol. 26(5): 634-42
  4. De Gregorio D., Comai S., Posa L., Gobbi G. (2016) d-Lysergic Acid Diethylamide (LSD) as a Model of Psychosis: Mechanism of Action and Pharmacology. Int J Mol Sci. Nov 23;17(11). pii: E1953. DOI: 10.3390/ijms17111953
  5. John Marks (1979). The Search for the Manchurian Candidate: The CIA and Mind Control. London: Penguin.
  6. U.S. Senate (1977). Select Committee on Intelligence. Project MK-ULTRA, the CIA’s Program of Research in Behavioral Modification: Joint Hearing before the Select Committee on Intelligence and the Subcommittee on Health and Scientific Research of the Committee on Human Resources. 95th Cong., 1st sess. 3 August. Washington, DC: U.S. Government Printing Office.
  7. Peter Knight. Conspiracy Theories in American History: An Encyclopedia. ABC-CLIO. 2003. ISBN 9781576078129