Joel Brind

De Wiki Pseudociencias
Joel Brind.jpg
Joel Brind
Información Biográfica
Nombre Real
Joel Lewis Brind
País noframe
Estados Unidos
Lugar Nueva York
Información Personal
Ocupación Endocrinólogo
Afiliación
Acusación
Promotor de productos milagro y de la hipótesis aborto-cáncer de mama.

Joel Brind es un profesor charlatán que atiende en el Baruch College, en Nueva York. Es conferencista, escritor y cristiano renacido ultra militante de Pro Vida, un grupo de antiabortistas.[1] Brind es mejor conocido por impulsar el desacreditado vínculo entre el aborto y el cáncer de mama.[2] Brind también es un bioquímico que se ha especializado en hormonas esteroides reproductivas y sus vínculos con enfermedades humanas desde 1972.

Antecedentes

Como si el aborto no fuera ya un tema lo suficientemente emotivo, los elementos del movimiento antiaborto han postulado durante mucho tiempo que las mujeres que eligen abortar tienen un riesgo mucho mayor de cáncer, particularmente el de mama. Esta es una tontería absoluta y desenfrenada del más alto orden: la conjetura del aborto-cáncer de mama (ACM) fue defendida por el prominente activista cristiano y antiabortista Dr. Joel Brind a principios de la década de 1990. Este supuesto vínculo no está respaldado por la literatura científica, y la comunidad médica rechaza explícitamente el vínculo aparente entre el cáncer de mama y el aborto inducido.

Metaanálisis fallido

Para su artículo Brind contactó a dos colegas, Walter Severs y Joan Summy-Long, ambos endocrinólogos del Colegio de Medicina del Estado de Pensilvania y ambos opositores al aborto. Como ninguno de ellos era epidemiólogo, el trío carecía de la capacitación para hacer un análisis serio de la investigación existente. Se acercaron a Vernon Chinchilli, un bioestadístico de la universidad y, aunque a favor de la elección, Chinchilli aceptó escuchar el trío, y después de varias reuniones, decidió inscribirse en su equipo.

Brind y col. realizaron el metaanálisis El aborto inducido como factor de riesgo independiente para el cáncer de mama: una revisión integral y metaanálisis, en 1996,[3] a partir de 23 estudios epidemiológicos independientes. Se calculó que, en promedio, había un riesgo relativo de 1.3 (1.2 - 1.4) de mayor riesgo de cáncer de mama.

Después de que Brind publicara su metaanálisis, este fue criticado en el Journal of the National Cancer Institute por ignorar el papel del sesgo de respuesta y por un 'desenfoque de la asociación con la causalidad'. También fue criticado por el sesgo de selección mediante el uso de estudios con resultados muy variados, usando diferentes tipos de estudios y no trabajando con los datos en bruto de varios estudios, e incluyendo estudios que tienen debilidades metodológicas. otros científicos también criticaron los resultados sesgados del texto.[4][5] Incluso el editor de la revista donde fue publicado el texto dio su opinión.[6] Por eso, Brind ha preferido impulsar su falso vínculo a través de su organización, 'The Breast Cancer Prevention Institute'.


Vernon Chinchilli intentó controlar el entusiasmo de los tres científicos Pro Vida antes de la publicación del artículo. Siendo estadístico, tuvo algunas dudas sobre los resultados. 'No creo que el problema haya sido resuelto', comentó. Pero Brind se mantuvo firme en su conclusión de que se había demostrado el vínculo entre el aborto y el cáncer de mama. En epidemiología, si hay una relación verdadera, entonces es de esperar que la mayoría de los estudios muestren cierta coherencia. Hubo algunos estudios que mostraron un pequeño aumento en el riesgo, algunos que mostraron una pequeña disminución y otros que no mostraron ninguno. Esa falta de consistencia no fue persuasiva. Además, un riesgo relativo de 1.3, en comparación con el riesgo relativo de 20 asociado con el tabaquismo y el cáncer de pulmón, generalmente se considera demasiado débil para sacar conclusiones definitivas.

La gran mayoría de los epidemiólogos afirman que las conclusiones de Brind son totalmente erróneas. Tienen la certeza de que realizó un análisis poco sólido basado en datos incompletos y sacó conclusiones que encajaban con sus propios puntos de vista Pro Vida. Dicen que la epidemiología, el estudio de enfermedades en las poblaciones, es una ciencia inexacta que requiere que los profesionales miren críticamente su propio trabajo, busquen factores que puedan corromper los resultados y saquen conclusiones solo cuando vean evidencia sólida y consistente.

En enero de 1997, tres meses después de que apareciera el metaanálisis de Brind en Epidemiology and Community Health, un epidemiólogo danés publicó un artículo en The New England Journal of Medicine que, según muchos de sus colegas, realizó muchas investigaciones previas sobre el tema discutible.[7] Mads Melbye, del Statens Serum Institute en Copenhague, Dinamarca, examinó los registros de 1.5 millones de mujeres nacidas en su país entre 1935 y 1978. Al igual que la vecina Suecia, Dinamarca registra todos los abortos; También tiene un registro nacional de cáncer. Melbye vinculó estas dos bases de datos y encontró un riesgo relativo de 1.00. En otras palabras, las mujeres que se sometieron a abortos desarrollaron cáncer de mama exactamente al mismo ritmo que las mujeres que no lo hicieron. Este estudio se considera la mejor refutación al de Brind.


Desde 1992, Brind ha escrito y dado numerosas conferencias sobre su aseveración pseudocientífica. Ha sido invitado a discutir sus tonterías en programas de noticias de las principales redes de televisión y radio.

La noción de que hay relación alguna entre aborto y cáncer de mama es rechazada por las organizaciones profesionales de medicina convencionales y hay evidencia abrumadora en la literatura médica revisada por pares que la desacredita. Es por esta razón que Brind desprecia abiertamente a las principales organizaciones y publicaciones profesionales médicas y las acusa de realizar un encubrimiento deliberado con el objetivo de 'proteger la industria del aborto'.

Aunque hay poca evidencia científica que apoye la conjetura del ACM, esto no impidió que la administración de George W. Bush alterara el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) para sugerir que el aborto electivo puede conducir al cáncer de mama a principios de la década de 2000. La comunidad médica reaccionó con disgusto, y el New York Times criticó la duplicidad retórica de la administración Bush como una 'distorsión atroz'. El NCI convocó un taller para analizar la evidencia en febrero de 2003 y concluyó que la hipótesis carecía de evidencia de respaldo y era de naturaleza política más que médica. Después de esta reprimenda punzante, Brind recurrió a la teoría de la conspiración trillada, alegando que era una 'agencia federal corrupta' y dedicada a 'proteger la industria del aborto', además de dirigir su ira hacia la comunidad médica convencional.

Despues de escuchar y leer que la mayoría de los científicos apoyaba el estudio de Melbye, Brind recurrió a los berrinches del tipo Jacques Benveniste: dijo que el estudio de Melbye era 'horrible', diciendo que el epidemiólogo danés 'rompió casi todas las reglas del libro' al manipular los datos. (Brind ha criticado cómo Melbye se ajustó a la edad de los participantes en su estudio.) Otros epidemiólogos dicen que Melbye simplemente estaba usando métodos estadísticos apropiados. Julie Palmer, epidemióloga del Centro de Epidemiología de Slone, ha testificado que en el estudio de Melbye 'las mujeres fueron comparadas con otras mujeres de edades similares. Es un hecho que en los estudios epidemiológicos, especialmente sobre el cáncer, debes controlar la edad '. Brind se reserva sus palabras más duras para grupos como el Instituto Nacional del Cáncer, que hasta su gazapo con Bush, pasó casi una década tranquilizando al público de que el aborto no desencadena el cáncer de mama. Brind ha acusado a los científicos y al personal de participar en 'un aborto involuntario de la justicia científica' y un 'encubrimiento' de la verdad. Ha viajado por el mundo difundiendo ese mensaje. En un discurso en Australia, acusó al Instituto Nacional del Cáncer de 'proteger la industria del aborto al invocar análisis defectuosos en Suecia, los Países Bajos y Dinamarca'.[8]

Las afirmaciones de que el aborto aumenta el riesgo de cáncer no son creíbles, y es una posición no respaldada por organismos de todo el mundo, incluidos la OMS, el Instituto Nacional del Cáncer, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y el Royal College of Obstetricians and Gynecologists. Sin embargo, el mito ACM sigue siendo un arma potente en el arsenal de activistas contra el aborto. En 2005, los manifestantes canadienses contra el aborto colocaron carteles que alegaban un encubrimiento por parte de organismos nacionales de cáncer. Incluso hoy, algunas leyes estatales de los Estados Unidos exigen que los médicos adviertan a las mujeres sobre el riesgo de cáncer de mama a pesar de la ausencia total de una razón para sospechar que existe.[9] Como explica la doctora Patricia Jasen en 2005, en un artículo en el Medical History, este enfoque continuo en la inexistencia de un vínculo es la culminación de los '...esfuerzos del movimiento antiabortista, después de la violencia de principios de la década de 1990 para recuperar la respetabilidad cambiando sus tácticas y retórica, que incluyó la adopción del vínculo ACM como parte de su nueva estrategia 'centrada en las mujeres'.[10]

Otras membresías

noframe

Además, parece ser también miembro de los creacionistas, como lo demuestra la presencia de su nombre en la lista de disidencia científica contra el darwinismo[11] del Discovery Institute,[12] agrupación que también defiende la tontería del ACM mintiendo sobre que los científicos ocultan la "verdad" debido a oscuros intereses.[13]

Brind y la glicina

Brind ahora está investigando los efectos de la inflamación. Él ve la inflamación como la fuente de la mayoría de los problemas de salud ('todo lo que hace es dañar') y afirma que los aminoácidos antiinflamatorios son una cura para todo.

Brind no es un gran admirador del proceso de revisión por pares porque dice que está politizado. Razón de más para publicar sus muchos artículos sobre inflamación en línea, en publicaciones depredadoras. Todos los días, dice Brind, toma una dosis de su propio suplemento antiinflamatorio, Sweetamine, en su café. Su empresa de ventas, Natural Food Science, el suplemento para el aminoácido glicina en línea[14] y ha afirmado que éste o cualquier otro suplemento de glicina, puede prevenir el cáncer.[15]

En una página, desaparecida pero recuperada con Webarchive, Brind escribe un artículo fraudulento en favor de su productos milagro Sweetamine, alabándose él mismo y anteponiendo sus credenciales con la meta de dar legitimidad a sus tonterías. No solo es deshonesto crear un artículo hablando de uno mismo en tercera persona, si no que da a su producto unas características que no posee, la de prevenir artritis, diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer (esto lo implica en el falso artículo).[16]

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. People for Life Staff (2011) «33rd Annual Pro-Life Prayer Breakfast». Vía: peopleforlife.org. (Publicidad)
  2. WikipediaIcon.png Este segmento del artículo Joel Brind posee contenido traducido, adaptado o reeditado de Wikipedia (Inglés), que porta una licencia Creative Commons.
  3. J. Brind, V. M. Chinchilli, W. B. Severs & J. Summy-Long (Oct, 1996) «Induced abortion as an independent risk factor for breast cancer: a comprehensive review and meta-analysis». Vía: ncbi.nlm.nih.gov. doi:10.1136/jech.50.5.481.
  4. Maria Blettner, Jenny Chang-Claude & Thomas Scheuchenpflug (Ago, 1997) «Induced abortion as an independent risk factor for breast cancer». Vía: ncbi.nlm.nih.go. doi:10.1136/jech.51.4.465.
  5. Olav Meirik, Hans-Olov Adami & Gunnar Eklund (Mar, 1998) «Relation between induced abortion and breast cancer». Vía: ncbi.nlm.nih.gov. doi:10.1136/jech.52.3.209.
  6. Stuart Donnan (Dic, 1996) «Abortion, breast cancer, and impact factors--in this number and the last». Vía: ncbi.nlm.nih.gov. doi:10.1136/jech.50.6.605.
  7. Mads Melbye, Jan Wohlfahrt, Jørgen H. Olsen, Morten Frisch, Tine Westergaard, Karin Helweg-Larsen & Per Kragh Andersen (Ene, 1997) «Induced Abortion and the Risk of Breast Cancer». Vía: The New England Journal of Medicine. doi:10.1056/NEJM199701093360201.
  8. Barry Yeoman (Feb, 2003) «The scientist who hated abortion». Vía: discovermagazine.com.
  9. David R. Grimes (Ago, 2015) «A scientist weighs up the five main anti-abortion arguments». Vía: theguardian.com.
  10. Patricia Jasen (Oct, 2005) «Breast Cancer and the Politics of Abortion in the United States». Vía: .ncbi.nlm.nih.gov. Documento en PDF (inglés).
  11. (Feb, 2019) «Scientific Dissent From Darwinism». Vía: discovery.org. pp 19. Descarga del listado en PDF (inglés)
  12. noframeEste segmento del artículo Joel Brind posee contenido traducido, adaptado o reeditado de RationalWiki en inglés, que porta una Licencia Creative Commons.
  13. Robert Cihak & Michael Glueck (July, 2005) «The Link Between Breast Cancer and Abortion». Vía: discovery.org.
  14. (2015) «The Breakthrough Science of Sweetamine». Vía: sweetamine.com.
  15. Emily Belz (Ene, 2016) «The ABC scientist». Vía: world.wng.org.
  16. Joel Brind (2019) «New York Company Develops “Sweetener” to Combat Chronic Inflammation». Vía: web.archive.org.