Homeosectario

De Wiki Pseudociencias
Artículos sobre
Idiota-Logo.png
Idiotas

Los homeosectarios son un tipo de fauna especial con más de 200 años de existencia. Si entre seguidores de religiones se pueden encontrar miembros radicales, entre la comunidad pseudocientífica se pueden hallar defensores ultra radicales que parece que su misión de vida depende de cuidar las espaldas de productos milagro, pseudoterapias y pseudociencias.

Características

Entre los defensores de la homeopatía existen personas que son incapaces de rendirse ante la inmensa cantidad de evidencia de que esta falsa terapia no funciona. Son conocidos como homeosectarios.

Se les ha otorgado ese nombre debido a que su forma de actuar frente a los escépticos parece más de una secta nociva que de alguien que tiene un interés genuino de aportar su granito de arena al sano debate. Muchos pseudoescépticos honestos han cambiado su visión sobre la homeopatía que hoy por hoy han dejado de inventarse conspiraciones sobre la Big Pharma. Desafortunadamente son los menos.

noframe

El tipo de fauna urbana homeosectaria defiende a capa y espada cualquier tontería que otros seguidores de la homeopatía saquen a la luz, sea esta la refutada memoria del agua o la noción de que la homeopatía actúa en el reino de las nanopartículas, como quisieron ingenuamente demostrar personas con cierto bagaje científico como los son los indios Jayesh Bellare y M. A. Rajalakshmi, etc.

Muchos homeosectarios creen que pueden refutar artículos científicos y metaanálisis con datos de autores desconocidos que publican sus "hallazgos" en publicaciones depredadoras, páginas de publicaciones de acceso abierto (open access) como la OMICS International, donde dicho sea de paso, publican Bellare y Rajalakshmi cuando no quieren que sus artículos sean revisados por pares, lo cual es sumamente sospechoso.

Si alguien escribe algo crítico sobre la homeopatía, los homeosectarios comienzan a afirmar que es parcialista. Y tan pronto como la institución más respetada publica un informe sobre el tema, los homeosectarios insisten en que es defectuoso.

Los homeosectarios se montan en la carreta de las revisiones sistemáticas y gritan a los cuatro vientos que no se puede negar la evidencia de sus hallazgos. Por supuesto que se puede, sobre todo cuando se investiga y se encuentra que quienes fueron los que escribieron esos artículos. Los autores resultan ser siempre homeópatas o fueron encargados por el lobby homeopático: ¿cómo podemos confiar en tal evidencia con ese gran conflicto de intereses? Sin embargo, las revisiones sistemáticas que no tienen estos defectos obvios todos llegan a conclusiones negativas.

Otras características homeosectarias

  1. La gran mayoría de los homeosectarios se apresura a acusar a los críticos de la homeopatía de deshonestidad y se sacan de la manga teorías de conspiración de varios tipos.
  2. Parecen incapaces de pensar críticamente.
  3. Nunca se critican entre ellos, ni siquiera por comentarios o acciones demostrablemente erróneos.
  4. No dejan de lanzar argumentos falaces con regularidad.
  5. La mayoría confía en elegir selectivamente sus pruebas.
  6. Todos muestran tendencias anti-científicas, pero confían en la 'ciencia de vanguardia' tan pronto como pueden interpretarla en favor de la homeopatía.
  7. Se nota que son incapaces de aprender a la luz de nuevas evidencias.
  8. Nunca cambian de opinión sobre las cosas relacionadas con la homeopatía. Esto les da un toque distintivo de fanatismo sectario y arrogancia.
  9. La mayoría parece tener una actitud extraña hacia la ética médica.
  10. Todos tratan de engañar al público alegando cosas que evidentemente no son ciertas.

Tipos de homeosectarios

Por lo general, los homeosectarios pueden dividirse en tres grupos mayoritarios:

  • Los medios.

Muchos medios, escritos o audiovisuales, algunos, quizá la mayoría (no hay datos de esto, tienen intereses creados y se ponen a publicitar las bondades de la homeopatía. Se piensa que muchos representantes de estos medios ni siquiera creen que esta pseudoterapia tenga algún valor terapéutico, pero como son pagados por la nota entonces se presentan ellos mismos como defensores. Entre estos se encuentra, por ejemplo, el pasquín anticientífico Discovery Dsalud.

  • Los ignorantes.

Varios de estos homeosectarios no poseen la mínima formación científica. Lo que hacen es hacer "investigación en línea", recabar algunos datos sin contrastarlos con otras evidencias, elegir lo que les conviene y ya está. Es en ese momento que aparece el efecto Jenny McCarthy, efecto que describe el hecho de que muchas personas creen que tienen experiencia sobre algún tema (sobre todo científico) sólo porque han sido capaces de usar Google.

noframe
  • Los colegiados.

Otros homeosectarios sí son científicos, o tienen preparación científica; sin embargo, la arena de las pseudociencias basadas en la biomedicina no es su área de experiencia, por lo que terminan creyendo en tonterías y defendiendo lo indefendible. De estos se puede citar al deshonesto Eduardo Yahbes.

  • Los paisanos.

Por último, están los homeosectarios de la gente de pie. Sólo porque unos chochos de agua con azúcar les funcionaron, creen que es lo único que se necesita para defender una terapia fundamentada en falsedades. Obviamente este tipo de personas no está familiarizada con la regresión a la media, fenómeno por el cual, cuando las cosas se hallan en sus puntos extremos, lo más probable es que estén a punto de iniciar el camino de vuelta hacia un punto medio (o, lo que es lo mismo, de «regresar a la media»).

Lo interesante es ver que cuando a un homeosectario se le piden evidencias sobre la efectividad de la homeopatía, no puede mostrar ni siquiera una que no provenga de pseudoestudios publicados en revistas no reputadas. Afirman que tales estudios los publica, por ejemplo Elsevier (editorial a la que pertenece la revista Homeopathy o Springer. Sin embargo, el problema es que las editoriales científicas, incluso las corporaciones globales legítimas como Elsevier, aceptarán algo evidentemente no científico si les puede dar dinero. Incluso han empleado la llamada contextomía, al querer sacar de contexto la información presentada en artículos en contra de la homeopatía.

Los homeosectarios, irónicamente, tratan de pseudoescépticos a los verdaderos escépticos que han señalado y desentrañado las fraudulencias en los supuestos estudios a favor de esta falsa terapia. La mayoría de estos homeosectarios ni siquiera tienen conocimiento de farmacología, física y ya no digamos de química básica.

Cuando los nuevos miembros de la homeosecta comienzan a publicar en foros de opinión, chats o en otras redes sociales como facebook o Twitter, emplean argumentos ya refutados con anterioridad y solo dan pena ajena quedando en ridículo.

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados