Homeopatía y nanopartículas

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos sobre
Homeopatia Logo.png
Homeosectarismo

Richard Dawkins lo puso fácil y sin inmutarse, los defensores de la homeopatía reman valientemente el río de la pseudociencia y se inventan argumentos para tratar de 'explicar' cómo podría funcionar la homeopatía, el más famoso de los cuales es la supuesta 'memoria del agua'.

Sin embargo, últimamente, homeosectarios como el charlatán no médico Dana Ullman se han propuesto a defender esta pseudoterapia con estudios que supuestamente demuestran que la efectividad de la homeopatía se debe a nanopartículas detectables en el agua que alguna vez tuvo la sustancia origen. No es sorprendente que no demostraran nada, aparte de ser artículos mediocres y publicados principalmente en revistas de medicina alternativa de fondo. La investigadora principal de las subvenciones en cuestión, resulta que es una mujer llamada Iris Bell, quien, además, resulta ser docente en la Universidad de Arizona, hogar de Andrew Weil, el charlatán que apadrina la idea de 'integrar' la charlatanería en la medicina real (es decir, 'medicina integrativa').

Bell escribió un artículo de 'revisión' sobre la homeopatía que fue publicado en BMC Complementary and Alternative Medicine en octubre de 2012 y que se llama "Un modelo para los efectos de los remedios homeopáticos: nanopartículas de dosis bajas, adaptación cruzada alostática y sensibilización dependiente del tiempo en un complejo sistema adaptativo".[1]

En verdad, esta es una apología a la homeopatía y aparece en lo que se está convirtiendo en una de las revistas más importantes de la medicina pseudocientífica y pseudoterapéutica.

La tesis central del artículo es el concepto de que la homeopatía funciona a través de las 'nanopartículas'. Por supuesto, como tantas otras cosas que curan apropiadamente, como la teoría cuántica y la epigenética, las nanopartículas son un fenómeno real con muchas promesas terapéuticas. Desafortunadamente, las versiones de nanopartículas descritas por Bell están relacionadas solo por coincidencia con las nanopartículas reales tal y como las científicos actualmente las entienden. Entonces, como se verá pronto, lo que tenemos aquí es una investigadora financiada por el Instituto Nacional de Salud (NIH) que se une a Mary Koithan para escribir una masa de pseudociencia que defiende la homeopatía y propone un mecanismo mediante el cual creen podría funcionar.

Bell afirma que la investigación indica que los remedios homeopáticos contienen una fuente medible de nanopartículas de sílice heterogéneamente dispersas en solución coloidal. En 2011, otro estudio demostró que los remedios homeopáticos exhibieron nanopartículas y conglomerados que tenían una naturaleza cristalina y eran ricas en sílice.[2] Cualquiera puede preguntarse de dónde podrían provenir tales nanopartículas de sílice cuando en realidad se han detectado en otros remedios homeopáticos. ¿No podría tener nada que ver con el hecho de que la mayoría de las diluciones homeopáticas se hacen en viales de vidrio? Vidrio cuyo componente principal es óxido de silicio (SiO2)?[3] En cualquier caso, si se profundiza en la introducción uno encuentra que una de las referencias que pretende afirmar que hay 'nanopartículas' en remedios homeopáticos es el mismo artículo que ya había sido refutado meses atrás.[4] El artículo "Las diluciones homeopáticas extremas conservan los materiales de partida: la perspectiva de las nanopartículas",[5] que apareció en la desacreditada Journal Homeopathy, tiene autoría de Prashant Satish Chikramane y colegas del Departamento de Ingeniería Química del Instituto Indio de Tecnología de Bombay. Básicamente, los investigadores crearon un absurdo pseudocientífico enmascarado como un estudio científico y que fue apoyado por Jayesh Bellare. Es difícil creer que los homeópatas no controlen adecuadamente los contaminantes y en esencia los etiqueten como 'evidencia' de que la homeopatía funciona.

Lo que se necesita saber para entender por qué los homeópatas se han adherido a las nanopartículas es que

  1. incluso los homeópatas saben que la física y la química, tal como los entendemos, hacen que la homeopatía sea físicamente imposible y
  2. necesitan cambiar las reglas de su juego si quieren hacer un agujero en la ciencia.

En otras palabras, habiendo admitido que esos desagradables científicos reduccionistas tienen razón cuando señalan que la homeopatía es agua y no pueden trabajar como lo hacen los homeópatas, éstos últimos necesitan reclamar la plausibilidad sin importar cuánto tengan que abusar de otras ciencias para hacerlo.

De acuerdo con Bell, todo lo que la molienda del material fuente y la sucusión hace es generar nanopartículas, y estas nanopartículas hacen cosas. Todo tipo de cosas. Cosas mágicas. Como las cosas de la homeopatía. Incluso pueden emitir señales eléctricas. El estudio "Señales electromagnéticas son producidas por nanoestructuras acuosas derivadas de secuencias de ADN bacteriano"[6], y que Bell cita para justificar esa afirmación es el tristemente célebre documento del Premio Nobel Luc Montagnier, quien, desafortunadamente, parece haber sido presa de la Enfermedad del Nobel.

De hecho, ese artículo en particular fue criticado rotundamente por su metodología deficiente y por las conclusiones no respaldadas por sus propios datos, y en estos días Montagnier está sometiendo a los niños autistas a un tratamiento antibiótico a largo plazo y participando en conferencias anticientíficas como Autism One junto con las mujeres que piensan que dar a los niños autistas enemas con cloro, llamados MMS, es una buena manera de tratar el autismo. En otras palabras, por más triste que sea, Montagnier ya no es un buen científico y casi nadie confiaría en nada de lo que publica en estos días.

Estas 'nanopartículas' de las que habla Bell casi podría afirmarse que no son más que contaminantes y no muestran evidencia real de ser 'altamente reactivas'. Más importante aún, no muestran evidencia de que realmente estén haciendo algo terapéutico.

Por ejemplo, esas nanopartículas ni siquiera hacen curvas de dosis-respuesta normales; son más poderosas en dosis más bajas, como dijo Samuel Hahnemann, y además oscilan. Las maladaptaciones de las enfermedades preparan el sistema para estas maravillosas partículas, que pueden revertir la maladaptación. Sin embargo, todo esto es un poco extraño, dado que la homeopatía está diseñada explícitamente para tratar los síntomas, no la causa subyacente. Después de todo, el principio mismo de 'los similar cura lo similar' se basa en los síntomas, no en la biología.

Todo este documento suena muy impresionante, pero cuando se analizan pasajes individuales uno se da cuenta rápidamente de que no posee significado. Es mucha especulación descarada. Ahora bien, la especulación descarada en la ciencia no es necesariamente algo malo cuando es al menos algo plausible y, lo que es más importante, cuando sus limitaciones se reconocen claramente. Nada de esto se aplica aquí. Bell afirma que los remedios homeopáticos son un ejemplo de hormesis, lo cual es ridículo. La hormesis no es más que una curva de dosis-respuesta bifásica a la radiación en la que la curva inicialmente disminuye con la dosis creciente (menos riesgo de enfermedad con la exposición a la radiación en aumento) y luego se curva hacia arriba y en algún punto cruza un umbral donde la exposición a la radiación ya no es beneficiosa si no perjudicial con aumentos adicionales de dosis.[7]

Quizá la parte más divertida de todo el artículo sea la tabla 1 en la página 14-15: Paralelos entre la homeopatía y las literaturas de la investigación científica moderna. Los ejemplos incluyen comparaciones de la 'literatura homeopática' y la ciencia real, con la ciencia real siendo torturada para que esté de acuerdo con la literatura homeopática.[8]

En 2015, Bell regresó con otro pseudoestudio tratando de demostrar que los procesos y reactivos de fabricación homeopáticos tradicionales pueden generar una fuente de remedios y nanopartículas de sílice[9]

¿Cómo es que las nanopartículas generan efectos de salud? ¿Cómo unas pocas nanopartículas de árnica hacen que los cortes y los moretones se curen más rápido? ¿Cómo las nanopartículas de nux vomica evitan que un paciente vomite? Si la 'nano-teoría' fuera verdadera, falla totalmente en proporcionar una explicación de cómo funciona la homeopatía. Esta explicación aún debería identificarse para cada uno de los miles de remedios diferentes en investigaciones separadas. Si las nanopartículas son realmente generadas durante el proceso de potenciación, no prueba casi nada. Todo lo que mostraría es que el agua sacudida difiere de agua no sacudida. El agua del fregadero de su cocina también difiere del agua pura; esto, sin embargo, no significa que tenga propiedades curativas.[10]

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Iris R Bell & Mary Koithan (Oct, 2012) «A model for homeopathic remedy effects: low dose nanoparticles, allostatic cross-adaptation, and time-dependent sensitization in a complex adaptive system». Vía: biomedcentral.com. The official journal of the International Society for Complementary Medicine Research (ISCMR) 201212:191, doi: 10.1186/1472-6882-12-191
  2. Rajendra Prakash Upadhyay & Chaturbhuja Nayak (Dic, 2011) «Homeopathy emerging as nanomedicine». Vía: researchgate.net.
  3. Este segmento del artículo Homeopatía y nanopartículas posee contenido adaptado o reeditado de Wikipedia en español, que porta una licencia Creative Commons. noframe
  4. Harriet Hall (May, 2012) «Homeopathy and Nanoparticles». Vía: sciencebasedmedicine.org.
  5. Prashant Satish Chikramane, Jayesh Ramesh Bellare (et al) «Extreme homeopathic dilutions retain starting materials: A nanoparticulate perspective». Vía: sciencedirect.com. Octubre 2010.
  6. Luc Montagnier (Et al, 2009) «Electromagnetic signals are produced by aqueous nanostructures derived from bacterial DNA sequences». Vía: springer.com.
  7. David Gorski (Mar, 2011) «Ann Coulter versus physics: Guess who wins? (Better late than never)». Vía: scienceblogs.com.
  8. David Gorski (Dic, 2012) «Just how stupid do homeopaths think we are?». Vía: scienceblogs.com.
  9. Iris R. Bell & Gary E. Schwartz (2015) «Enhancement of adaptive biological effects by nanotechnology preparation methods in homeopathic medicines.». Vía: thieme-connect.com.
  10. Edzard Ernst (Jun, 2017) «Is homeopathy "nano-medicine"?». Vía: edzardernst.com.