Homeopatía y chochos imponderables

De Wiki Pseudociencias
Sandeces
Homeosectarias

Los chochos imponderables son aquellos pseudomedicamentos que no tienen como origen un compuesto determinado, sino que provienen de la “captura de energía eléctrica o electromagnética” o por el uso de un telescopio (Polaris).

Antecedentes

Se han desarrollado chochos homeopáticos basados en prácticamente todas las sustancias conocidas: elementos y compuestos químicos (minerales incluidos), extractos de plantas, hongos, microorganismos o de cualquier ser vivo o cosa, incluso de excrecions y secreciones humanas.

Como la homeopatía se centra en el poder medicinal espiritual inherente a las sustancias y no en las interacciones materiales, no es de extrañar que los homeosectarios en la época moderna incluso ampliaran este espectro. Añadieron cosas como la radiación electromagnética (por ejemplo, varios tipos de luz) y similares a las posibles sustancias de partida, sobre todo partiendo de la suposición errónea de que no se trataba de materia de partida, sino de información o energía (indefinida). Estas sustancias iniciales suelen denominarse imponderables.[1]

También suelen denominarse imponderables las sustancias, a menudo producidas artificialmente y/o mezclas, para las que se establece una asociación entre su uso cotidiano y su supuesta idoneidad para curar determinados síntomas. Ejemplos de ello son chochos preparados a base de Muro de Berlín para sentimientos de abandono, separación y represión o la pólvora en casos de inflamación de heridas cutáneas y tisulares, incluso sepsis. Existe también Tempesta (tormenta eléctrica).

Estos síntomas puramente asociativos, que no se encuentran en una prueba de homeochochos, no son compatibles con la enseñanza original de Hahnemann. Otro chocho imponderable se denomina «Agujero Negro Cignus X1» y aunque parece increíble, su obtención consistió en orientar un telescopio de 8 pulgadas (que se puede comprar por unos pocos cientos de dólares) hacia el sistema binario de Cignus X1 formado por una estrella y un agujero negro, conjunto estelar que es la fuente más brillante de rayos X del cielo y colocar en el ocular del telescopio un frasquito de vidrio que contenga un poco de alcohol y, de ese mofo, «capturar» algunos de esos rayos X que han tardado 8000 años en llegar a la Tierra desde la constelación del Cisne. Por supuesto, nadie sabe cómo se transfieren los rayos X a interior del frasco y cómo quedan atrapados dentro de la solución alcohólica, para finalmente poder proceder a una dilución infinita y así obtener un poderoso chocho homeopático para curar las más variadas enfermedades.[2]

En este sentido, el espectro de materias primas homeopáticas es potencialmente ilimitado. Como resultado, existen varios miles de monopreparados (que siguen la directriz de Hahnemann de utilizar siempre un solo chocho). Abajo se mencionan algunos ingredientes de homeochochos conocidos. Queda claro que la homeopatía moderna tiene muchos más ingredientes que las simples plantas medicinales.

Algunos homeosectarios reconocen que solo 300 entre los más de 3000 remedios actuales, tienen un basamento en Materia Medica. Muchos homeópatas “puros” consideran que los enfoques utilizados en el desarrollo de muchos de estos chochos modernos, son especulativos pues no se realiza una experimentación homeopática (“provings”) adecuados.[3]

Ejemplos de chochos imponderables

  • Berlinum moratium → Muro de Berlín
  • Electricitas globules → Electriciad
  • Glyphosathe globules → Glifosato (herbicida)
  • Luna globules → Luz de luna (de diferentes fases lunares)
  • Magnetic poli ambo globules → Polos Norte y Sur magnéticos (ya descritos por el mismo Hahnemann)
  • Positronium globules → Electrones cargados positivamente
  • Sol globules → Luz solar
  • X‑Ray globules → Rayos X

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Yannick Borkens, Udo Endruscheit & Christian W. Lübbers (Mar, 2023) «Homeopathy—A lively relic of the prescientific era». Vía Springerlink-Wien Klin Wochenschr. doi:10.1007/s00508-023-02164-w.
  2. Ateo666666 (Nov, 2015) «Remedios imponderables: el culmen del despropósito homeopático». Vía cnho.wordpress.com.
  3. J.L. Álvarez González (2008) «Homeopatía: una ilusión más allá del número de Avogadro». Vía Revista Cubana de Física. Vol. 25, No. 1

Para mayor información véase también