Homeopatía y cáncer

De Wiki Pseudociencias
Artículos sobre
Homeopatia Logo.png
Homeosectarismo

Estudios realizados en Francia han mostrado que del 30% al 60% de los pacientes con cáncer han informado que consultan a un proponente de terapias alternativas además de su especialista en cáncer. Una revisión más reciente de la literatura inglesa publicó que el uso de estas pseudoterapias puede ser tan alto como el 94.7% en algunos grupos de pacientes con cáncer.

Antecedentes

En Francia, el plan contra el cáncer de 2009-2013 tenía como objetivo garantizar a cada paciente con cáncer un programa de atención personalizado, equivalente y efectivo, y reforzar la coordinación de la atención entre los profesionales de la salud para permitir una mejor calidad de vida durante y después de la enfermedad. Las consultas con un oncólogo se programan con anticipación y los informes de los oncólogos se envían al médico general del paciente. El paciente tiene la libertad de consultar a su médico de cabecera para recibir atención adicional si surge algún problema entre las consultas de oncología.[1]

No existe evidencia de curación del cáncer con las terapias alternativas, aunque sus defensores y practicantes creen que puede jugar un papel importante en los cuidados paliativos y de apoyo en oncología. Una de estas terapias alternativas es la homeopatía que en estas últimas décadas se practica como ayuda complementaria a los tratamientos contra el cáncer y ayuda en el apoyo al paciente, o incluso como de primera línea entre algunos charlatanes.

El uso de la homeopatía se ha vuelto muy generalizada entre los consumidores de terapias alternativas. A pesar de esto, sigue existiendo una considerable incertidumbre sobre el valor de la homeopatía, si, de hecho, hay algo en absoluto. ¿Por qué la gente sigue recurriendo a esta falsa terapia? Las razones son probablemente complejas. Un factor contribuyente parece ser que los estudios observacionales muestran regularmente que los pacientes que reciben tratamientos homeopáticos experimentan un beneficio. Otros insisten en que cualquier terapia que haya durado 200 años ha 'superado la prueba del tiempo'.

La experiencia, la 'prueba del tiempo' y los estudios observacionales tienen una cosa en común: la falta de un control. Para poder sacar conclusiones sobre la causa y el efecto, se necesita un control positivo o negativo. Los datos de observación son, por definición, incontrolados y no confiables. Por lo tanto, las inferencias causales no son apropiadas.

Efecto terapéutico percibido

Por supuesto, la medicina tiene una larga tradición de hacer caso omiso de este hecho bastante obvio. Cuando los médicos administran un tratamiento a un paciente fuera de un ensayo clínico (es decir, de forma no controlada), es probable que atribuyan el resultado resultante a los efectos específicos de su intervención. En otras palabras, los practicantes regularmente hacen inferencias causales sobre bases poco sólidas.

Por ejemplo. Un paciente es tratado por un charlatán que le receta un remedio homeopático, digamos, el Oscillococcinum para la gripe. Con el tiempo, los síntomas de su padecimiento mejoran y, por lo tanto, se percibe un efecto terapéutico. Lo que los homeópatas asumen erróneamente es que este 'efecto terapéutico percibido' es atribuible a los efectos específicos de su intervención (y del Oscilococcinum).

En realidad, el 'efecto terapéutico percibido' puede ser causado por una multitud de efectos. Hay un rango de factores que podrían estar involucrados. Es fácil ver que, incluso si el efecto terapéutico específico fuera negativo (es decir, que un tratamiento homeopático no funciona), el efecto terapéutico percibido total podría ser positivo. De ello se deduce que las intervenciones ineficaces (e incluso perjudiciales) pueden asociarse falsamente con la mejora general.

Factores involucrados en el efecto terapéutico percibido
  1. Curso natural de la enfermedad
  2. Tratamientos concomitantes, por ejemplo, medicamentos de venta sin receta médica que los pacientes se olvidan de informar a sus médicos
  3. Regresión a la media
  4. Efecto Hawthorn
  5. Interacción terapeuta-paciente
  6. Deseabilidad social, es decir, pacientes que dicen que han mejorado para complacer a su médico.

El efecto terapéutico específico (ETE) es, por ejemplo, la acción farmacológica de un fármaco. Un ETE negativo reduce el tamaño del efecto terapéutico percibido, pero no necesariamente lo elimina por completo.

Para minimizar los efectos de confusión y sesgo, solo hay una opción disponible: llevar a cabo ensayos controlados aleatorios (ECA) rigurosamente diseñados. Algunos homeópatas insisten en que tales estudios no pueden realizarse, o no tienen sentido, en la homeopatía, sin embargo, son esos mismos homeosectarios quienes suelen aplaudir cada vez que surge un ECA que sugiere que la homeopatía es eficaz. El hecho de que tales ensayos existan demuestra claramente que los ECA en la homeopatía son posibles, aunque siempre salen perdiendo en los resultados.

En el área de la oncología, se han publicado muy pocos ECA de homeopatía. Amruta Kulkarni realizó un ECA para evaluar la efectividad de la homeopatía en la gravedad de los efectos secundarios relacionados con la radioterapia. Los pacientes con diferentes tipos de cáncer (n = 82) fueron asignados al azar en tres brazos paralelos que recibieron placebo, cobalto C30 o causticum C30 (la 'C' significa potencia centesimal). Los pacientes fueron evaluados semanalmente utilizando un perfil de reacción de radiación de 18 puntos, y la calificación promedio se calculó al final del estudio. Comparado con placebo, el perfil de reacción fue menor en ambos grupos experimentales[2]

Los datos observacionales que sugieren efectividad deben interpretarse con gran cautela. Los ensayos controlados aleatorios en homeopatía son escasos, y los que están disponibles actualmente tienen una carga importante de limitaciones metodológicas.[3]

Los homeosectarios gustan de citar un metaanálisis de 2014 de Robert T. Mathie[4] en el que ellos afirmaban se demostraba que la homeopatía no solo es efectiva, sino que el tamaño del efecto aumenta con estudios mejor diseñados, lo cual es exactamente lo contrario de lo que esperaríamos para cualquier tratamiento convencional o alternativo. Los ensayos iniciales, menos rigurosos, a menudo producen resultados más impresionantes, que a menudo 'declinan' en ensayos posteriores más rigurosos. Afortunadamente, quienes han leído celosamente este informe, básicamente, han notado que este metanálisis de alguna manera logró omitir 'los dos estudios más rigurosos que resultan ser negativos para la homeopatía'. Digamos que engañar con los datos de los metaanálisis es una táctica común entre los homeosectarios.[5]

En la homeopatía, la evaluación del paciente consta de 4 componentes: efectuar la anamnesis, realizar un análisis del paciente para determinar el tema, asociar los síntomas del paciente con los temas y seleccionar el remedio apropiado en función del tema. En la homeopatía, el paciente se evalúa de manera integral, considerando sus condiciones físicas, emocionales, ambientales y de salud. A diferencia de la medicina tradicional, se realiza principalmente con síntomas en lugar de patologías y lesiones. Y ese es precisamente el problema: Un dolor de cabeza o un dolor de estómago, pueden ser originados por diversos factores y por esa razón no existe evidencia de una verdadera cura de parte de la homeopatía.

En la literatura científica, hay muchos estudios sobre los efectos de la homeopatía en cáncer y en muchas enfermedades no cancerosas. Aunque muchos de estos resultados fueron desfavorables, también hay estudios que dieron resultados favorables. Sin embargo, tales estudios son metodológicamente bastante incompletos y mediocres.

En febrero de 2010, el Comité de Ciencia y Tecnología del Reino Unido elaboró ​​un informe en línea con los análisis de los registros clínicos existentes y las opiniones de expertos, que afirmaron que no había pruebas de que la homeopatía tuviera un efecto significativo más allá del efecto placebo.[6][7]

Homeopatía como paliativo o apoyo en terapias contra el cáncer

Los remedios homeopáticos son utilizados por muchos pacientes con cáncer, generalmente junto con el tratamiento convencional. Los tratamientos para el cáncer pueden causar efectos adversos, y una de las razones por las que los pacientes usan medicamentos homeopáticos es para ayudar con estos síntomas.

Muchos pacientes con cáncer utilizan los remedios homeopáticos para aumentar la capacidad de su cuerpo para combatir el cáncer, mejorar su bienestar físico y emocional y aliviar el dolor causado por la enfermedad o los tratamientos convencionales.[8]

Un estudio realizado por Menachem Oberbaum probó los efectos del producto Traumeel S en la estomatitis inducida por quimioterapia (llagas en la boca) en un ensayo clínico controlado no aleatorizado.[9] Este tratamiento para 20 niños y adolescentes se comparó con siete controles elegidos al azar del mismo grupo de edad con etapas similares de cáncer, que no recibieron tratamiento para la estomatitis.

Se administró Traumeel S por vía oral utilizando dosis líquidas proporcionadas en viales. La medida de resultado primaria fue el nivel de dolor medido según los requerimientos de opiáceos. En todos los pacientes tratados, el tratamiento fue seguido por una disminución inmediata del dolor. Hubo una tendencia no significativa que sugiere que menos pacientes en el grupo de intervención requirieron opiáceos en comparación con el grupo control y algunos pacientes en este grupo también informaron una mejoría del estado de ánimo.

Posteriormente, Oberbaum realizó un ensayo controlado aleatorio (ECA) más extenso para evaluar la efectividad de Traumeel S para la estomatitis inducida por quimioterapia en pacientes con cáncer después de un trasplante alogénico o autólogo de células madre.[10] Hubo una diferencia estadísticamente significativa entre los dos grupos en prueba en el tiempo medio para el empeoramiento de los síntomas con un promedio de 6.9 ​​días en el grupo de intervención en comparación con 4.3 días en el grupo de placebo. Sin embargo, los tiempos medios fueron similares (4.7 comparado con 4.0, respectivamente).

Se produjeron complicaciones graves en ambos grupos de tratamiento sin diferencias significativas entre los dos grupos. La enfermedad de injerto contra huésped, la sepsis y las complicaciones gastrointestinales ocurrieron principalmente en el grupo de placebo. Por otro lado, más pacientes en el grupo de intervención experimentaron enfermedad oclusiva venosa y neumonitis.

Oberbaum discutió diferencias altamente significativas entre los grupos con respecto a la duración de los síntomas, pero el problema es que no se proporcionaron características estadísticas para esas diferencias.

El estudio de Ajit Kulkarni, que investigó la efectividad de algunos remedios homeopáticos para la protección radiológica,[11] concluyó que los remedios redujeron significativamente el grado de reacción a la radiación, pero no se mostraron los resultados de su análisis estadístico. Este estudio también carecía de información completa sobre los pacientes y los recursos, así como detalles metodológicos esenciales, como el método de asignación al azar.

La evidencia a favor de los remedios homeopáticos en el tratamiento del cáncer puede no ser completamente concluyente, pero aparentemente justifica un estudio adicional. Los ensayos clínicos en homeopatía deben diseñarse rigurosamente para minimizar el sesgo. Los ensayos existentes tienen una serie de limitaciones, por ejemplo, tamaño de la muestra, que debe ser abordado en futuras investigaciones. Dicha investigación puede ser costosa y, por lo tanto, es una condición previa que se disponga de fondos de investigación adecuados para la homeopatía. Un análisis de la literatura publicada sobre homeopatía no encontró pruebas suficientes para respaldar la eficacia clínica de la terapia homeopática en el tratamiento del cáncer.[12]

Un metaanálisis llevado a cabo por Cochrane muestra que "no hay pruebas convincentes de la eficacia de los medicamentos homeopáticos para otros efectos adversos de los tratamientos contra el cáncer".[13]

Veredicto final

¿Es la homeopatía un tratamiento alternativo para los cánceres potencialmente curables? La respuesta a esta pregunta es un enfático 'No'. No existe evidencia publicada para el uso de la homeopatía como una alternativa a las terapias convencionales para los cánceres potencialmente curables.[14]

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Karine Danno, Et al (2016) «Motivations of patients seeking supportive care for cancer from physicians prescribing homeopathic or conventional medicines: results of an observational cross-sectional study». Vía: Homeopathy. 105, 289-298. doi:10.1016/j.homp.2016.09.001.
  2. Kulkarni A, Nagarkar BM, Burde GS (1988) «Radiation protection by use of homeopathic medicines». Vía: Hahnemann Homeopath Sand; 12:20–23
  3. Edzard Ernst (Ago, 2007) «Homeopathy for cancer?». Vía: nlm.nih.gov.
  4. Robert Mathie, Et al (2014) «Randomised placebo-controlled trials of individualised homeopathic treatment: systematic review and meta-analysis»]. Vía: Syst Rev.. Dec 6; 3:142. doi: 10.1186/2046-4053-3-142
  5. David Gorski on (Ago, 2018) «Confronting homeopathy, naturopathy, homeopathy, and other quackademic medicine at my alma mater». Vía: sciencebasedmedicine.org.
  6. House of Commons Science and Technology Committee (2010) «Evidence Check 2: Homeopathy UK House of Commons Fourth Report of Session 2009-10»]. London: The Stationery Office Limited.
  7. Ahmet Unlu, Onder Kirca, Mustafa Ozdogan (Jun, 2017) «Homeopathy and cancer». Vía: Journal of Oncological Sciences 3. 77-80 doi:10.1016/j.jons.2017.05.006
  8. Montfort H. (2000) «A new homeopathic approach to neoplastic diseases: from cell destruction to carcinogen-induced apoptosis». Brit Homeopath J; 89(2):78–83
  9. Oberbaum M. (Jun, 1998) «Experimental treatment of chemotherapy-induced stomatitis using a homeopathic complex preparation: a preliminary study». Vía: biopathica.co.uk. Biologische Medizin, 3(6):104–108
  10. Oberbaum M, et al (2001) «A randomized, controlled clinical trial of the homeopathic medication TRAUMEEL S in the treatment of chemotherapy-induced stomatitis in children undergoing stem cell transplantation». Vía: ncbi.nlm.nih.gov. Cancer; 92(3):684–690
  11. Kulkarni A, Et al, (1988) «Radiation protection by use of homoeopathic medicines». Vía: Hahnemann Homoeopath Sand. 12:20–23
  12. Stefania Milazzo (2006) «Efficacy of homeopathic therapy in cancer treatment»]. Vía: European Journal Of Cancer. 42 (2006) 282–289
  13. Sosie Kassab, Mike Cummings, Saul Berkovitz, Robbert van Haselen, Peter Fisher (Abr, 2009) «Homeopathic medicines for adverse effects of cancer treatments». Vía: cochranelibrary.com.
  14. I. C. M. Paterson (Feb, 2002) «Homeopathy: What Is It and Is It of Value in the Care of Patients with Cancer?». Vía: Clinical Oncology. 14: 250–253 doi:10.1053/clon.2002.0086.