Homeopatía vs placebo

De Wiki Pseudociencias
Artículos sobre
Homeopatia Logo.png
Homeosectarismo

Durante años la Medicina basada en la evidencia ha estado en contra de la pseudociencia de la Homeopatía. Una de las quejas principales es que los estudios que pretenden confirmar su eficacia han sido llevados a cabo sin controles y son de baja calidad si se comparan a los estudios científicos que se hacen para los medicamentos convencionales.

Antecedentes

En los estudios hechos para fármacos se debe demostrar que la sustancia activa es efectiva más allá del efecto placebo. Se gastan millones de dólares para ingresar un nuevo medicamento al mercado.[1] Se ha estimado que el costo clínico de desembolso directo y capitalizado por nuevo medicamento aprobado y el gasto antes del empleo del medicamento en humanos en relación al gasto total en investigación y desarrollo por cada nuevo medicamento aprobado es de alrededor de 430 millones de dólares y 1098 millones de dólares, respectivamente.[2] Es responsabilidad de la compañía farmacéutica que busca comercializar un medicamento el probarlo y presentar evidencia de que es seguro y efectivo en humanos o animales. Es por eso que existe el Centro para la Evaluación e Investigación de Medicamentos (CEIM) de la FDA que ayuda a garantizar que los medicamentos comercializados sean seguros y efectivos.[3]

En promedio, pueden requerirse hasta 12 años para sacar un nuevo medicamento al mercado. Una vez que una compañía desarrolla un medicamento, se somete a unos tres años y medio de pruebas de laboratorio, antes de que se presente una solicitud a la FDA para comenzar a probar el medicamento en humanos.

Solo uno de cada 1000 de los compuestos que ingresan a las pruebas de laboratorio llegarán a las pruebas en humanos.[4]

La aprobación de un medicamento por parte de la FDA significa que los datos sobre los efectos del fármaco han sido revisados ​​por el CEIM, y que el medicamento está determinado a proporcionar beneficios que superan sus riesgos conocidos y potenciales para la población prevista. El proceso de aprobación de medicamentos se lleva a cabo dentro de un marco estructurado que incluye:

  1. Análisis de la condición objetivo y los tratamientos disponibles: los revisores de la FDA analizan la condición o enfermedad a la que está destinado el medicamento y evalúan el panorama actual del tratamiento, que proporciona el contexto para evaluar los riesgos y beneficios del medicamento.
  2. Evaluación de los beneficios y riesgos a partir de los datos clínicos: los revisores de la FDA evalúan los beneficios clínicos y la información de riesgo presentada por el fabricante del medicamento, teniendo en cuenta cualquier incertidumbre que pueda resultar de datos imperfectos o incompletos. En general, la agencia espera que el fabricante de medicamentos presente los resultados de dos ensayos clínicos bien diseñados, para asegurarse de que los hallazgos del primer ensayo no sean el resultado de una casualidad o sesgo.
  3. Estrategias para gestionar los riesgos: todos los medicamentos tienen riesgos. Las estrategias de gestión de riesgos incluyen una etiqueta de medicamento aprobada por la FDA, que describe claramente los beneficios y riesgos del medicamento, y cómo se pueden detectar y gestionar los riesgos. A veces, se necesita más esfuerzo para gestionar los riesgos.[5]

En la fase 2 del desarrollo de medicamentos se evalúa la eficacia de la sustancia (en la fase 1 se busca posible toxicidad del fármaco). Esta fase tiene como objetivo obtener datos preliminares sobre si el medicamento funciona en personas que tienen una determinada enfermedad o afección. Para los ensayos controlados, los pacientes que reciben el medicamento se comparan con pacientes similares que reciben un tratamiento diferente, generalmente una sustancia inactiva (placebo) o un medicamento diferente ya establecido para la misma acción que se busca en el fármaco siendo probado.[6]

Son muchas las moléculas que se investigan pero la gran mayoría son desechadas por mostrar toxicidad o no demostrar efectividad frente a placebo.

Homeopatía y placebos

noframe

El asunto aquí es que en todos los ensayos doble ciego llevados a cabo en fármacos convencionales, se emplean placebos y grupos de control para asegurar que el medicamento posee las características de efectividad necesarias para salir al mercado y que los médicos puedan prescribirlo con confianza. En cambio, la cosa es muy diferente en lo que concierne a los remedios homeopáticos.

Las revisiones sistemáticas identificaron estudios que compararon la homeopatía con placebo para 55 afecciones médicas (esto incluyó una afección, diarréica en niños, para la cual se analizaron por separado los estudios de una tableta de homeopatía combinada (homeopatía clínica) y los estudios de homeopatía individualizada).

Para trece condiciones de salud, se informó que la homeopatía no es más efectiva que el placebo en todos los estudios encontrados (independientemente del tamaño y la calidad), o en una gran mayoría de los estudios que fueron confiables (buena calidad, bien diseñados y con suficientes participantes para un resultado significativo).

Para 14 condiciones de salud, algunos estudios informaron que la homeopatía fue más efectiva que el placebo, pero estos estudios no fueron confiables. No eran de buena calidad (mal diseñados y mal hechos), o tenían muy pocos participantes, o ambas cosas.

Para poder estar seguros de que los beneficios de salud reportados no solo se debieron al azar o al efecto placebo, deberían ser confirmados por otros estudios bien diseñados con un número adecuado de participantes.

Para 29 condiciones de salud, solo se encontró un solo estudio que comparó la homeopatía con placebo y ninguno de estos estudios fue confiable. Eran de mala calidad (mal diseñados o mal hechos) o de calidad desconocida, o tenían muy pocos participantes, o ambas cosas. Para estas condiciones, no fue posible llegar a ninguna conclusión acerca de si la homeopatía fue efectiva o no.

Homeopatía en comparación con otros tratamientos

Los estudios que comparan un medicamento con otro tratamiento, ya sea homeopático o de la medicina tradicional, están diseñados para probar si el medicamento es tan efectivo o más efectivo que las opciones de tratamiento existentes. Este tipo de estudio se usa normalmente cuando estudios previos ya han demostrado que el medicamento de prueba es más efectivo que el placebo. Las revisiones sistemáticas identificaron estudios que compararon la homeopatía con al menos otro tratamiento para 15 afecciones (estas incluyeron 10 afecciones de salud para las cuales también hubo estudios que compararon la homeopatía con placebo).

Los estudios comparativos solo pueden proporcionar información útil si ya se sabe de antemano que el tratamiento de comparación es eficaz. Algunos estudios que comparan dos tratamientos también incluyen un grupo de personas que reciben placebo, para asegurarse de que los efectos de salud en los grupos que toman el medicamento de prueba o el tratamiento de comparación no se deban solo al efecto placebo.

En algunos estudios considerados en la evaluación de la NHMRC, la homeopatía se comparó con tratamientos que no eran terapias estándar para la enfermedad. En esos estudios, no fue posible juzgar el efecto real de la homeopatía en esa condición de salud en particular.[7]

Conclusiones

El Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica (NHMRC, por sus siglas en inglés) concluyó que:

  • La homeopatía no es más efectiva que el placebo para el tratamiento de estas condiciones de salud:
  1. Vegetación adenoidea en niños (crecimiento anormal de amígdalas adenoides detrás de la nariz)
  2. Asma
  3. Ansiedad o condiciones relacionadas con el estrés.
  4. Diarrea en niños: tableta de homeopatía combinada (homeopatía clínica)
  5. Dolor de cabeza y migraña
  6. Dolor muscular (inicio tardío)
  7. Trabajo de parto (induciendo o acortando el trabajo)
  8. Dolor debido al trabajo dental.
  9. Dolor debido a la cirugía ortopédica
  10. Íleo posoperatorio (movimiento anormalmente lento del intestino después de la cirugía)
  11. Síndrome premenstrual
  12. Infecciones del tracto respiratorio superior (por ejemplo, resfriados)
  13. Verrugas
  • No hay evidencia confiable de que la homeopatía sea más efectiva que el placebo para el tratamiento de estas afecciones médicas:
  1. Rinitis alérgica
  2. Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en niños
  3. Moretones
  4. Síndrome de fatiga crónica
  5. Diarrea en niños: homeopatía individualizada
  6. Fibromialgia
  7. Sofocos (bochornos) en mujeres que han tenido cáncer de mama
  8. Infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH)
  9. Enfermedad similar a la influenza
  10. Artritis reumatoide
  11. Sinusitis
  12. Trastornos del sueño o alteraciones del ritmo circadiano
  13. Estomatitis (inflamación de la boca) debido a quimioterapia
  14. Úlceras.[8]

Debido a lo anterior, el NHMRC emitió en marzo de 2015 la siguiente declaración:

Fundamentándose en la evaluación de la evidencia de la efectividad de la homeopatía, el NHMRC concluye que no hay condiciones de salud para las cuales existe evidencia confiable de que la homeopatía sea efectiva. La homeopatía no debe usarse para tratar afecciones de salud que sean crónicas, graves o que puedan llegar a ser graves. Las personas que eligen la homeopatía pueden poner en riesgo su salud si rechazan o retrasan los tratamientos para los cuales existe una buena evidencia de seguridad y eficacia. Las personas que están considerando la posibilidad de utilizar la homeopatía deben obtener primero el asesoramiento de un profesional de la salud registrado. Las personas que utilizan la homeopatía deben informar a su profesional de la salud y seguir tomando los tratamientos prescritos. El Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica espera que al público australiano se le ofrezcan tratamientos y terapias basados ​​en la mejor evidencia disponible.[9]

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Matthew Herper (Feb, 2012) «The Truly Staggering Cost Of Inventing New Drugs». Vía: forbes.com.
  2. Joseph A. DiMasi, Et al. (May, 2016) «Innovation in the pharmaceutical industry: New estimates of R&D costs.». Vía: sciencedirect.com.
  3. FDA (Jul, 2019; actualización) «How Drugs are Developed and Approved». Vía: fda.gov.
  4. Staff Drugs.comn (Jul, 2019; actualización) «New Drug Approval Process». Vía: drugs.com.
  5. FDA (Jun, 2018) «Development & Approval Process (Drugs)». Vía: fda.gov.
  6. FDA (Nov, 2017) «The FDA's Drug Review Process: Ensuring Drugs Are Safe and Effective». Vía: fda.gov.
  7. NHMRC (Mar, 2015) «Homeopathy Working Committee». Vía: nhmrc.gov.au.
  8. NHMRC (Mar, 2015) «NHMRC Information Paper: Evidence on the effectiveness of homeopathy for treating health conditions». Vía: nhmrc.gov.au.
  9. NHMRC (Mar, 2015) «NHMRC Statement: Statement on Homeopathy». Vía: nhmrc.gov.au.