Hipnosis y memoria

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Artículos sobre
00-Debunk.gif
Creencias falaces

Mito

Las memorias reprimidas pueden ser recuperadas por la hipnosis.

Antecedentes

El uso de la hipnosis para mejorar la memoria o recuperar recuerdos olvidados se remonta a cerca del año 1895, cuando el psicoanalista vienés Sigmund Freud informó de su uso en el caso de una paciente histérica. Freud afirmó haber trazado la causa de su problema al abuso sexual ocurrido en la infancia, perpetrado por su padre, y sugirió esto como la causa general de la histeria. El recuerdo de la mujer sobre el abuso se suponía que había sido reprimido (eliminado de la conciencia y escondido en la mente inconsciente). Freud fue ridiculizado, ya que la histeria es una condición común y su teoría implicaba la existencia de un gran número de padres abusivos de clase media en Viena. Freud, al final, aceptó que lo que había descubierto era una fantasía en lugar de una memoria reprimida, y posteriormente dejó el uso de la hipnosis para recuperar los recuerdos perdidos. A pesar de la experiencia de Freud, algunos terapeutas continúan utilizando la hipnosis -o elementos de ella- para hacer retroceder a los pacientes a una edad más temprana en un intento por recuperar recuerdos perdidos. En la regresión, los pacientes son hipnotizados y se les anima a imaginar que siguen siendo niños, y se les hacen preguntas sobre lo que experimentan a esa edad. Algunos terapeutas incluso afirman ser capaces de regresar personas más allá del nacimiento a vidas anteriores. No hay evidencia científica de que este proceso tenga alguna validez, ni evidencia de su efectividad en la terapia.

Refutación

La hipnosis también se ha utilizado en intentos de mejorar la memoria de los testigos en las investigaciones policiales, tal vez para mejorar las descripciones de los sospechosos o para confirmar los números de licencia de coche que sólo se vieron brevemente y que se recuerdan imperfectamente. Supuestamente, al ser hipnotizado, se puede animar a la gente a regresar mentalmente a la escena del crimen que presenció y observarla con más cuidado que cuando ocurrió. Desafortunadamente, el único material con el que pueden trabajar es lo que observaron en ese momento, y este procedimiento ha sucumbido frecuentemente a los mismos problemas que Freud encontró. Una fuerza policial británica contrató a un psicólogo forense para que hipnotizara a un testigo que había visto un coche sospechoso pero que no recordaba el número de la licencia. Bajo la hipnosis, el testigo informó de un número completo, y el propietario fue debidamente rastreado y allanado. Por desgracia, la propietaria resultó ser la ex novia del testigo. Habían roto recientemente su relación, y su número de coche tenía significación emocional considerable para él en ese entonces.

Ejemplos como este destacan el principal problema con la regresión y la memoria recuperada hipnóticamente - los recuerdos "recuperados" son a menudo muy inexactos. En los últimos años, el problema ha llegado a destacarse en los casos del síndrome de la falsa memoria, aunque el término síndrome es inadecuado en este contexto, ya que sugiere un patrón de enfermedad. De hecho, es completamente normal que los recuerdos hipnóticamente inducidos sean sostenidos con gran confianza por los sujetos, por muy inexactos que sean. Esta puede ser la razón por la cual los recuerdos supuestamente recuperados pueden conducir a prolongados juicios interpuestos por las supuestas víctimas de abuso infantil y reforzar ideas fijas en otros que creen que han sido secuestrados por extraterrestres.

Los estudios han demostrado que, aunque la gente recuerde más bajo la hipnosis, la información suele ser más inexacta, ya que se asume erróneamente que el observador capta cosas de manera inconsciente que posteriormente pueden "recuperarse" con hipnosis, así mismo se presupone que lo captado se almacena y se oculta de la memoria principal. Bajo condiciones menos controladas que las de un experimento científico, a menudo es imposible distinguir entre una memoria falsa y una verdadera. La situación se complica aún más por la "amnesia fuente", en la que el sujeto recuerda la información (precisa o no), pero olvida que fue recordado bajo la hipnosis. Finalmente, aún no se ha demostrado que los recuerdos puedan ser reprimidos mientras permanezcan accesibles a través de la hipnosis; la existencia de recuerdos falsos, sin embargo, no está en duda.[1] Por lo tanto, tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, las autoridades han establecido pautas para el uso forense de la hipnosis y, específicamente en Gran Bretaña, se desaconseja activamente, especialmente con los testigos que más tarde pueden dar testimonio ante los tribunales. El uso de la regresión hipnótica en terapia está mucho menos bien regulado.

Memorias recuperadas bajo hipnosis

Desde su creación, la hipnosis ha causado controversia considerable y ha generado innumerables mitos. Una cosa en la que los expertos están de acuerdo, sin embargo, es que los recuerdos recuperados bajo hipnosis son a menudo mezclas contaminadas de fantasía y verdad. En muchos casos, se producen "confabulaciones" -el término de los psicólogos para memorias ilusorias.

La razón por la que los recuerdos recuperados bajo hipnosis son sospechosos se debe a la misma definición del proceso, que invariablemente incluye el concepto de sugestión. Clark Hull y AM Weilzenhoffer definieron la hipnosis simplemente como "un estado de sugestibilidad mejorada". Cuando un sujeto acepta ser hipnotizado, él o ella tácitamente acepta acatar las sugestiones del hipnotista. Este estado de mayor susceptibilidad puede funcionar bastante bien si el objetivo es dejar de fumar, perder peso, mejorar la autoestima, reducir el dolor percibido o mejorar la vida sexual, por mencionar unos ejemplos. Pero no es un método apropiado para recuperar recuerdos supuestamente reprimidos, como el psiquiatra Martin Orne y la psicóloga Elizabeth Loftus han insistido repetidamente en los entornos de las salas de audiencias.

El sujeto hipnotizado no es el único que es engañado. El hipnotista que cree que está investigando los recuerdos ocultos toma parte activa en un sistema de creencias compartido. Tanto el hipnotizador como el sujeto están involucrados en un mini-drama tácitamente aceptado en el cual actúan los papeles prescritos.

No se está tratando de implicar que la "hipnosis", real o no, no tenga un efecto profundo. La imaginación humana es capaz de hazañas increíbles, y aquí reside el problema potencial. Del mismo modo, los ejercicios de "imágenes guiadas" que los terapeutas de traumas emplean para acceder a los recuerdos enterrados pueden ser enormemente convincentes, ya sea que elijamos llamar al proceso hipnosis o no. Cuando alguien está relajado, dispuesto a suspender el juicio crítico, participar en la fantasía, y poner la fe definitiva en una figura de autoridad utilizando métodos rituales fácilmente pueden ser inducidas escenas engañosas del pasado.

El hipnotismo implica una poderosa mitología social. Así como los "poseídos" por los demonios creían en el proceso del exorcismo, la mayoría de los creyentes modernos creen que en un estado hipnótico, se les concede acceso mágico al subconsciente, donde los recuerdos reprimidos están dispuestos a saltar frente a uno con la orden apropiada. Las películas de Hollywood han reforzado esta mitología, comenzando con una serie de dramas de recuperación de la amnesia, como Spellbound de (Hitchcock, 1945[2]), en los años cuarenta. Un buen sujeto hipnótico, por lo tanto, responde a lo que los psicólogos llaman "características de la demanda social". Como dice el psicólogo Robert Baker, hay un "fuerte deseo del sujeto de suministrar la información que le exige el hipnotizador". El psiquiatra Herbert Spiegel lo dice más gráficamente: "un buen sujeto hipnótico vomitará lo que el terapeuta quiere oír".

El hipnotizador es a menudo completamente inconsciente de que está influyendo en el inducido, pero lo que los psicólogos llaman "dar pie accidental" puede ocurrir fácilmente, a menudo a través del tono de la voz. "Es increíble", escribió el psicólogo francés Hippolyte Bernheim en 1888, "con qué perspicacia ciertos sujetos hipnotizados detectan, por decirlo así, la idea que deben llevar a cabo. Una palabra, un gesto, una entonación los pone en la pista 'correcta'". Simplemente instando al sujeto a "continuar" en un punto crucial, o preguntando: "¿Cómo te sientes acerca de eso?" puede indicar la respuesta deseada. Una persona que acepta desempeñar el papel del sujeto hipnotizado está obviamente motivada para creer en ese papel y actuar correctamente. Esto va doble para los clientes de la psicoterapia que están desesperadamente buscando localizar la fuente de su infelicidad. Si el terapeuta les ha hecho saber, sutil o directamente, que pueden esperar encontrar escenas de abuso sexual mientras están bajo hipnosis o a través de imágenes guiadas, es probable que lo hagan.

Una de las características de las confabulaciones hipnóticas bien ensayadas es la confianza excesiva con la que finalmente son informadas. Tales recuerdos tienden a ser extraordinariamente detallados y creíbles con la repetición. "Cuanto más frecuentemente el sujeto reporte el acontecimiento", escribió Martin Orne, "más firme se establecerá la pseudomemoria". Como advertencia final, advierte que "los psicólogos y los psiquiatras no son particularmente expertos en reconocer el engaño", agregando que, como regla general, el gerente de créditos hoteleros promedio es un detective mucho mejor.[3]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Martin A. Conway (1997). Recovered Memories and False Memories. Oxford: Oxford University Press. ISBN: 9780198523864
  2. Spellbound. Ficha en IMDB. www.imdb.com.
  3. Michael Shermer. (2002). The Skeptic Encyclopedia Of Pseudoscience. ABC-CLIO, Inc. ISBN 1576076539
P Creencias erróneas
Otras falacias arraigadas   Caín y la quijada de burroCucarachas y radiaciónEfecto CoriolisEl lado oscuro de la LunaEl hombre, el sexo y los siete segundosElefantes y memoriaEl misterioso Bloop es emitido por un monstruo marinoEl campo magnético de la Tierra es inmutableEl Universo y la Tierra están perfectamente afinados para la vidaGalleta de la fortuna (mito)Los días se hacen más cortosLa canción Love Roller Coaster y la mujer siendo asesinadaLa Gran Muralla China y la LunaLos ojos y las cámarasUna manzana fue el fruto prohibidoTeoría y leyTimmy se cayó al pozoVitalismoTodo musulmán es un terrorista