Hierba de San Juan

De Wiki Pseudociencias
Revisión del 06:13 9 feb 2020 de あっけらかん (discusión | contribs.)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)
Artículos para
saber más

En las últimas décadas, ha habido una gran cantidad de artículos en los periódicos que defienden los beneficios del remedio herbal llamado hierba de San Juan (St. John's wort, Hypericum perforatum), una planta que se supone puede actuar como antidepresivo. De hecho, las ventas de la hierba de San Juan se dispararon en la década de 1990, tanto es así que su consumo aumentó más rápidamente que cualquier otra medicina herbal popular. La hierba de San Juan (Hypericum perforatum), originaria de Europa, habría sido reconocida por los primeros agricultores como una planta venenosa, ya que podía dañar el ganado en pastoreo, lo que llevaría a problemas como el aborto espontáneo e incluso la muerte. Tal vez su toxicidad llevó a la práctica de colgar la hierba de San Juan en las casas para alejar a los espíritus malignos. Con el tiempo, la tradición evolucionó y la gente empezó a colgar la planta el día de San Juan, el 24 de junio, poco después de que aparecieran sus flores amarillas. La asociación con el día del santo es cómo la planta llegó a llamarse hierba de San Juan. En inglés, "wort" es simplemente una palabra del inglés antiguo para "planta".

La idea de que la hierba de San Juan podría envenenar a los espíritus malignos en el mundo exterior probablemente alentó a los antiguos curanderos a creer que la planta también podría envenenar a los espíritus malignos que creían que eran responsables de la enfermedad. Se sabe que los curanderos usaban la hierba de San Juan para tratar la ciática, la artritis, los cólicos menstruales, la diarrea y muchas otras afecciones hace más de 2000 años, pero no fue hasta el siglo XVI que el médico Paracelso proporcionó la primera evidencia documentada que indicaba que la planta estaba siendo utilizada para tratar condiciones mentales, también conocidas como phantasmata, esto es, "alucinaciones creadas por el pensamiento". En el siglo siguiente, un médico italiano llamado Angelo Sala también describió cómo esta planta podría usarse para tratar la depresión, la ansiedad y la locura, y además señaló: "La hierba de San Juan cura estos desórdenes tan rápido como un rayo".

La hierba de San Juan continuó usándose para tratar la depresión hasta comienzos del siglo XX, pero ésta y otros remedios a base de hierbas gradualmente cayeron en desuso a medida que los médicos europeos y estadounidenses preferían depender de los nuevos medicamentos que se estaban desarrollando. La medicina estaba entrando en la era científica, por lo que había una tendencia inevitable a rechazar antiguos remedios naturales en favor de nuevos productos farmacéuticos. Sin embargo, la tradición de la medicina herbal sobrevivió en Europa y América, y siempre hubo un flujo constante de evidencia anecdótica que sugiere que la hierba de San Juan era efectiva para el tratamiento de la depresión. ¿Pero estas historias de recuperación indican que la hierba de San Juan fue genuinamente efectiva, o podrían explicarse como el resultado de un poderoso efecto placebo?

La mejor manera de determinar la eficacia de la hierba de San Juan fue someterla a pruebas científicas, y desde 1979 en adelante hubo una serie completa de ensayos. La mayoría de ellos se originó en Alemania, donde la medicina herbal había retenido un núcleo de apoyo simpático entre algunos médicos y pacientes. Como a menudo parece ser el caso en la medicina alternativa, cada ensayo individual no fue capaz de dar una conclusión definitiva sobre la eficacia de la hierba, pero una y otra vez había indicaciones tentadores de que la planta era más que un mero placebo. El siguiente paso fue realizar un metaanálisis, en el que todos los datos de todos los ensayos se combinarían cuidadosamente para obtener una comprensión más firme del verdadero valor de la planta.

La conclusión general para la hierba de San Juan sigue siendo positiva, ya que ofrece beneficios similares a los medicamentos modernos en el tratamiento de la depresión leve a moderada. Por lo tanto, es otra herramienta que se puede utilizar para ayudar a los pacientes que pueden no responder a las drogas convencionales existentes. Ha habido intentos de aislar el ingrediente activo clave en la hierba de San Juan, que se cree que es la hiperforina o la hipericina, pero cuando se han probado, sin embargo, parece que no son tan efectivos como la planta en sí. En este caso particular, la vista del herbolario parece correcta. En otras palabras, parece que los beneficios de la hierba de San Juan se deben a una combinación de productos químicos, cada uno de los cuales trabaja sinérgicamente para mejorar el efecto de los demás.

Debido a que está respaldado por investigación seria, la hierba de San Juan se ha convertido en uno de los productos más vendidos en un mercado anual mundial de remedios a base de hierbas que ahora vale aproximadamente 10 mil millones de dólares por año. Las farmacias y las tiendas de salud actuales ofrecen cientos de hierbas medicinales, cada una generalmente promovida como un tratamiento para varias afecciones.

Es importante recordar que la mayoría de los poderosos químicos encontrados en las plantas, aquellos que pueden ayudar a lidiar con enfermedades humanas, han evolucionado para cumplir un propósito muy diferente. Por ejemplo, algunos de estos productos químicos habrán evolucionado para proteger a la planta de los insectos, y si estos insecticidas naturales pueden envenenar a los insectos, es muy probable que, en dosis suficientemente altas, también dañen a los humanos.

Es importante discutir los inconvenientes de la hierba de San Juan, porque, como se ha visto, es uno de los remedios herbales más populares actualmente en el mercado. La principal preocupación con la hierba de San Juan es que contiene sustancias químicas que pueden interferir con otras drogas que un paciente podría estar tomando. Esto es importante ya que regularmente los médicos ignoran qué otra cosa se está metiendo el paciente, ya sea que el enfermo no lo mencione o que este comience la ingesta después de la visita al facultativo. De hecho, la hierba de San Juan puede inhibir el impacto de más de la mitad de los medicamentos recetados, incluidos algunos medicamentos contra el VIH y contra el cáncer. Esto se debe a que la hierba de San Juan estimula enzimas en el hígado que destruyen otras drogas antes de que puedan hacer su trabajo. Además, la hierba de San Juan reduce la actividad de un mecanismo de transporte que de otro modo llevaría las drogas desde el intestino al torrente sanguíneo. Esencialmente, este remedio herbal propina un doble golpe a otras drogas, ya sea destruyéndolas o bloqueando su entrega.

Las autoridades tanto en Suecia como en el Reino Unido han aconsejado a las mujeres que usan anticonceptivos orales que no tomen la hierba de San Juan, ya que hay varios casos que indican que la hierba inhibe la acción normal de los anticonceptivos y por lo tanto podría llevar al embarazo. Del mismo modo, se han expresado inquietudes sobre los pacientes con trasplante de riñón, porque los principios activos de la planta interfieren con la acción de la ciclosporina, un medicamento inmunosupresor que ayuda a prevenir el rechazo de órganos. En un caso, una mujer de veintinueve años de Arkansas comenzó a tomar la hierba de San Juan para la depresión mientras tomaba ciclosporina tras un trasplante de riñón y páncreas. Su trasplante había sido exitoso, pero los niveles de ciclosporina en su sangre disminuyeron y tanto la función de su riñón como su páncreas comenzaron a disminuir. Sus médicos permanecieron perplejos durante varias semanas, porque la paciente no se molestó en mencionarles que estaba tomando hierba de San Juan. Cuando salió a la luz este problema, se le pidió que detuviera su ingesta de la planta y los médicos trataron de aumentar sus niveles de ciclosporina. Lamentablemente, ya era demasiado tarde: el riñón fue rechazado y el paciente tuvo que regresar a un programa de diálisis.

Los problemas causados por los remedios a base de hierbas que interfieren con los medicamentos convencionales se deben en parte a la falta de conciencia entre el público en general de que las hierbas medicinales conllevan riesgos.

Una gran proporción del público asume que los remedios herbales son intrínsecamente seguros porque son naturales. Sin embargo, los principios activos de la planta tienen actividad farmacológica, por lo que, como con cualquier otra droga, pueden mostrar efectos secundarios. Una encuesta israelí, por ejemplo, reveló que el 56 por ciento de las personas que usaban remedios herbales creían que "no causaban efectos secundarios". Esto ayuda a explicar los resultados de una encuesta de 318 pacientes ambulatorios tratados por cáncer en el Royal Marsden Hospital de Londres: el 52 por ciento de ellos usaban suplementos alternativos, pero menos de la mitad de estos pacientes se había molestado en informar a los médicos y enfermeras que los estaban tratando.

Incluso si un paciente no toma ningún otro medicamento, la hierba de San Juan todavía puede causar problemas. Una revisión de 1998 relacionó el remedio con varios tipos de reacciones adversas, como síntomas gastrointestinales, mareos, confusión, cansancio, sedación y sequedad de boca. Sin embargo, es importante destacar que este tipo de reacciones adversas son solo posibilidades, y el riesgo puede considerarse aceptable si un paciente recibe suficiente beneficio del uso de la hierba de San Juan. De hecho, se acepta generalmente que este remedio particular tiene pocos efectos adversos graves que algunos fármacos antidepresivos convencionales. Por lo tanto, la hierba de San Juan puede ser un remedio herbal útil, siempre y cuando el paciente conozca sus problemas inherentes, y que no haya interferencia con ninguna droga convencional que se tome, y siempre que se mantenga informado al médico de cabecera.