Graham Oppy

De Wiki Pseudociencias
Bio


Graham Oppy.jpg
Graham Robert Oppy
Información Biográfica
País Australia.jpg
Australia
F. de Nacimiento

6 de octubre de 1960

Información Personal
Ocupación

Filósofo

Afiliación

El Profesor Graham Robert Oppy es un filósofo y matemático australiano, cuya principal área de investigación es la filosofía de la religión. Oppy trabaja con argumentos sobre la existencia de Dios: argumentos ontológicos, argumentos cosmológicos, argumentos teleológicos, argumentos del mal, la apuesta de Pascal, etc. También trabaja en una variedad de otros temas en epistemología, metafísica, filosofía del lenguaje, filosofía de la ciencia, lógica, razonamiento y estética.[1]

Cuando le preguntaron a William Lane Craig a quién consideraba que como el ateo más formidable de la actualidad, el campeón más formidable, Lane dijo, sin pensarlo mucho: "¿Sabes? Creo que sin duda alguna es Graham Oppy, tu compatriota. Es aterrador, inteligente. Aterradoramente inteligente.

Biografía

Oppy en Benalla, pequeña ciudad ubicada en la entrada de Broken River en la región noreste de High Country de Victoria, Australia. Su familia era metodista, pero dejó de ser un creyente cuando era un adolescente.

En 1965, su familia se mudó a Ballarat y tuvo su educación secundaria en el Wesley College, Melbourne. Estudió en la Universidad de Melbourne de 1979, donde completó dos grados, una licenciatura en filosofía y una en matemáticas. En 1987 comenzó estudios de postgrado en la Universidad de Princeton bajo la supervisión de Gilbert Harman sobre las cuestiones de la filosofía del lenguaje.

Fue profesor en la Universidad de Wollongong entre 1990 y 1992 y después de hacer un post-doctorado en la Universidad Nacional de Australia, llegó a Monash como profesor titular, y fue ascendido a profesor en 2005. Actualmente es Decano Asociado de Investigación (desde 2004) y Decano Asociado de Estudios Graduados de la Facultad de Artes de la Universidad de Monash.[2]

Definición de ateo y agnóstico según Oppy

Graham Oppy define la posición atea. Afirma que los ateos “creen que no hay dioses. Por lo tanto, en circunstancias adecuadas, los ateos afirman que no hay dioses y respaldan la afirmación de que no hay dioses. Uno debe notar que la forma en que Oppy está empleando los términos es la forma en que muchos filósofos de la religión han entendido la palabra durante muchos años, es decir, proporciona una definición positiva o afirmativa de la palabra. Por lo tanto, un ateo no es una persona que no cree que Dios existe (especialmente porque eso podría interpretarse como que una persona no cree en Dios); más bien, un ateo es una persona que afirma explícitamente la inexistencia de Dios (y, en este caso, de los dioses en general).

Sobre los agnósticos, Oppy declara que “suspenden el juicio sobre la afirmación de que no hay dioses. Los agnósticos no creen que haya dioses, ni creen que no haya dioses, a pesar de haber considerado la cuestión de si existen dioses”. Oppy establece una diferencia entre los que han pensado realmente en la cuestión de la existencia de Dios y han decidido suspender el juicio y los que son "inocentes". Estos inocentes no creen en la existencia de Dios ni creen en la inexistencia de Dios ni han considerado el tema con detenimiento. En este sentido, uno no llamaría, por ejemplo, a los bebés ateos, agnósticos o teístas. Cada una de las posiciones esbozadas puede realizarse en diferentes grados y con diferentes actitudes. En este sentido, se asegura de generar algunas definiciones lo suficientemente completas.[3]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Ficha «Gragam Oppy, Monash University». Vía: philpeople.org.
  2. WikipediaIcon.png Este segmento del artículo Graham Oppy posee contenido adaptado o reeditado de Wikipedia en español, que porta una licencia Creative Commons.
  3. Juan José Sánchez Altamirano (Ago, 2019) [«Oppy, Graham, Atheism and Agnosticism (Elements in the Philosophy of Religion)»]. Vía: Metafísica y Persona, Año 11, No. 22, Julio-Diciembre 2019.