Graham Hancock

De Wiki Pseudociencias


Graham Hancock.jpg
Graham Hancock
Información Biográfica
País Inglaterra.jpg
Reino Unido
Lugar

Edimburgo, Reino Unido

F. de Nacimiento

2 de agosto de 1950

Información Personal
Ocupación

Pseudoinvestigador, charlatán y pseudohistoriador

Website

Graham Hancock nació en Escocia en 1950. Durante su niñez vivió en la India donde su padre trabajó como cirujano. Sus años de escuela y universidad fueron ​​en Durham donde se ganó un grado con honores en la sociología. Después persiguió una carrera en el periodismo y escribió para el Times, The Independent y The Guardián, y otros periódicos. De 1981 a 1983 trabajó como corresponsal del Economist de África Oriental.

Antecedentes

En 1981 Hancock empezó a publicar libros, comenzando con Journey Through Pakistan. Sus experiencias con África y el problema de la pobreza, condujeron a otros libros: Bajo Cielos etíopes (1983), Etiopía: El desafío del hambre (1984), SIDA: La epidemia mortal (1986), Señores de la pobreza (1989) y Arca africana 1990). Todos estos fueron libros de viajes o investigaciones de cuestiones sociales pero no llegaron a ser bestsellers. Hancock puso su experiencia en otro uso cuando sacó La Señal y el Sello: La Búsqueda del Arca Perdida de la Alianza en 1992. Varias tradiciones y conocimientos asociaron a Etiopía con el Arca de la Alianza mientras que la película Raiders of the Lost Ark (Steven Spielberg, 1981) vinculó el Arca con la aventura y el misterio en la mente del público. Hancock combinó estos elementos en un libro que El Guardián proclamó que era "un nuevo género, un 'quién lo hizo' intelectual por un detectivesco 'hágalo usted mismo'". La Señal y el Sello llegó a la lista de bestsellers y todavía permanece en impresión. Es considerado por muchos como una posible pero no necesariamente plausible especulación sobre la historia del Arca de la Alianza. En sus libros posteriores, Hancock mezclaría la historia con especulaciones pseudohistóricas en un grado mucho mayor de implausibilidad, que capturó la imaginación de muchos lectores, pero no la aprobación de los eruditos profesionales. La aprobación académica, sin embargo, era una consideración menor cuando se contrastaba con los cheques, la fama y las regalías. Él había descubierto una fórmula para producir bestsellers y, con una reputación para las ventas acertadas, utilizaría esa fórmula una y otra vez.

La segunda incursión de Hancock en la pseudohistoria apareció en 1995 y se tituló Finger-Prints of the Gods (Las Huellas de los Dioses). Hancock argumentó que había pruebas de que había existido una civilización avanzada entre 15,000 y 10,000 AEC. Esta misteriosa cultura poseía conocimientos científicos y tecnológicos iguales o superiores a los de la civilización moderna. Una terrible catástrofe global aniquiló tal súper civilización y casi dejó a la humanidad extinta. Los sobrevivientes lograron conservar meros vestigios del conocimiento de esa maravillosa sociedad que se registraron como los mitos de los dadores de la cultura: Viracocha, Quetzalcóatl, Thoth, Osiris y Prometeo. La catástrofe mundial provino de un repentino desplazamiento de la corteza terrestre que movió las regiones templadas hacia zonas frías y las tierras árticas hacia lugares tropicales.

La distribución de las regiones climáticas de la tierra cambiaron radicalmente. El desplazamiento de la corteza provocó terremotos, maremotos, una gran cantidad de erupciones volcánicas y la rápida elevación de nuevas montañas. Es posible que una catástrofe secundaria, o una réplica, siguieran al primer evento. Toda la experiencia también se conservó en los mitos de diluvios universales y otras catástrofes en todo el mundo. Si esto suena como una reiteración y expansión de las ideas de Charles Hapgood, eso es porque lo es. Hancock comienza Las Huellas de los Dioses con capítulos sobre las pseudohipótesis del buen Hapgood. Immanuel Velikovsky es introducido en la discusión en un grado menor. Las Huellas de los Dioses va más allá que Hapgood al identificar específicamente a la Antártida como la patria de la súper civilización perdida. Como Hancock señaló generosamente, solidificó su idea sobre la localización de la súper civilización perdida cuando un par de atlantólogos, Rand y Rose Flem-Ath, lo contactaron acerca de su pseudoteoría de que la Antártida era la Atlántida. Al igual que Hancock, eran partidarios y adaptadores de las ideas de Hapgood sobre el mapa de Piri Reis, las avanzadas civilizaciones de la Edad de Hielo, el desplazamiento de la corteza terrestre y el catastrofismo global. A diferencia de Hancock, habían estado en correspondencia con Hapgood sobre su falsa hipótesis y la de ellos durante algún tiempo antes de su muerte. Su libro When the Sky Fell: In Search of Atlantis apareció en 1995, el mismo año que Las Huellas de los Dioses.

Hancock publicó más libros que presentaban supuestas pruebas y especulaciones sobre la civilización perdida y la catástrofe global que la destruyó. En 1996, Hancock y Robert Bauval, otro defensor de la civilización avanzada prehistórica, co-escribieron El mensaje de la Esfinge: Una búsqueda del legado oculto de la humanidad, que pretendía revelar secretos impresionantes sobre la Esfinge y la historia perdida de la humanidad. Dos años más tarde, en 1998, Hancock sacó The Mars Mystery: The Secret Connection Between Earth and the Red Planet (El Misterio de Marte: La Conexión Secreta entre la Tierra y el Planeta Rojo). Esta vez lanzó la afirmación de que Marte alguna vez había sido el hogar de una civilización avanzada cuya arquitectura monumental reflejaba el supuesto mapa celestial contenido en la disposición del complejo piramidal en Giza. El mismo año él y su esposa, la fotógrafa Santha Faiia, publicaron Heaven's Mirror: Quest for the Lost Civilization. En este libro, su texto y fotos intentan presentar varios sitios antiguos como si fueran los restos de una avanzada civilización de la Edad de Hielo. Su búsqueda se extiende desde la América Central de los olmecas, mayas y aztecas hasta el Egipto de las pirámides, a Camboya, la isla de Pascua, las misteriosas ruinas de la isla de Yonaguni cerca de Taiwán, las líneas de Nasca y Tiahuanacu en los altos Andes. Underworld: The Mysterious Origins of Civilization salió en 2002 e incluyó discusión adicional sobre las supuestas ruinas submarinas en Yonaguni. Hancock también miró otra evidencia de una civilización antigua que se había sumergido durante el final catastrófico de la última Edad de Hielo. El Canal 4 de Gran Bretaña le dio a Hancock la oportunidad de escribir y producir dos documentales: 'Underworld: Flooded Kingdoms of the Ice Age' y 'Quest for the Lost Civilization', que fueron transmitidos como videos. Algo que recuerda a otro charlatán como lo es Juan José Benítez.

En 2005, Hancock se estaba moviendo en una dirección algo diferente con Talisman: Sacred Cities, Secret Faith, con ayuda de Robert Bauval. Afirman ver rastros de una religión secreta en la arquitectura y los monumentos de varias ciudades a lo largo de una historia que se remonta a Luxor en Egipto y procediendo a través de Alejandría, Roma, París, Londres y Nueva York, entre otros. Es una evidencia de una vasta conspiración de una organización gnóstica que ha estado guiando el destino humano durante miles de años. En el mismo año, Hancock también publicó Supernatural: Meetings with the Ancient Teachers of Mankind ("Sobrenatural: Encuentros con los maestros antiguos de la humanidad"), que intenta conectar los inicios de la civilización humana hace unos 25,000 años con el arte de una cueva que apareció en ese momento. Al parecer, Hancock aún no está interesado en buscar evidencia de las antiguas civilizaciones que precedieron a la civilización de la Edad del Hielo de 10,500 A.E C. y que fueron destruidas por catástrofes más antiguas generadas por anteriores desplazamientos de la corteza terrestre y desplazamientos de polos.

Los críticos y los refutadores han sido rápidos en señalar que tanto Hancock como el Flem-Aths básicamente han las reciclado ideas ya desacreditadas de Charles H. Hapgood y, en menor medida, de Immanuel Velikovsky y otros que escriben sobre temas similares. Hancock y los Flem-Ath se involucraron en las habituales metodologías defectuosas de los pseudohistoriadores. Ellos escogen y eligen de la evidencia relevante mientras distorsionan las teorías aceptadas por historiadores y científicos. Al defender la pseudohipótesis de Hapgood sobre el desplazamiento de la corteza, Hancock y los Flem-Aths ignoran, o parecen ignorar, que desde los años sesenta se han acumulado considerables investigaciones para consolidar la aceptación generalizada por la geología de la deriva continental/placa tectónica como la teoría dominante. Se centran en las anomalías en lugar de las evidencias existentes. No intentan integrar el mapas de Piri Reis y el de Oronteus Finaeus en el contexto de la cartografía de principios del siglo XVI. La misma observación se aplica a la evidencia arqueológica como las pirámides y las ruinas de Tiahuanaco, que ellos datan de un tiempo mucho más atrás que las dataciones de radiocarbono y el contexto arqueológico circundante que la apoyan. Tanto Hancock como los Flem-Ath siguen utilizando un enfoque euhemerista de los mitos asumiendo que son relatos de sucesos literales más que historias alegóricas o tropológicas. El euhemerismo consiste en el supuesto de que todo mito aporta alguna clase de verdad histórica. También hacen afirmaciones de que la ciencia sólida puede respaldar sus afirmaciones sobre cosas como la edad de la Esfinge. Aunque han localizado a un geólogo que los apoya, Robert Schoch, otros geólogos no se han convencido de que la ciencia de Schoch sea correcta. Sin embargo, Schoch no está demasiado preocupado por eso ya que ha lanzado su propia carrera como otro escritor pseudohistórico y pseudocientífico con varios libros con los principales editores. En común con muchos pseudohistoriadores, Hancock y los Flem-Aths, emplean el dispositivo retórico de discutir inicialmente una idea como especulativa mientras más tarde la tratan como si fuera un hecho probado. Erich von Däniken y Jaime Maussan han hecho un uso abusivo de esta técnica.

Cuando Velikovsky y Hapgood formularon sus ideas, el estado del conocimiento científico e histórico era tal que tenían una posibilidad marginalmente plausible de estar en lo cierto. Fue similar a la situación de Ignatius Donnelly cuando escribió Atlantis: the Antediluvian World (La Atlántida: El Mundo Antediluviano). Su evidencia histórica y científica era vagamente plausible en el momento de su publicación, pero los avances en la ciencia pronto la hicieron insostenible y obsoleta. Los continuos avances en la ciencia, la historia y la arqueología desde 1960 han proporcionado nuevas evidencias que también han hecho inverosímiles las falsas hipótesis de trabajo de Velikovsky y Hapgood acerca del catastrofismo o de las antiguas civilizaciones. Eso no significa que sus ideas sean letras muertas consignadas al olvido. En cambio, sus ideas y sus libros, junto con los de Donnelly, han entrado en el medio de culto donde pueden ser reciclados por otros escritores de pseudohistoria que los citan como si fueran fuentes respetadas y autorizadas de conocimiento. El activista indígena Vine Deloria, Jr, fue un gran admirador de Velikovsky. Incorporó sus ideas en sus propios libros. Charles Hapgood reconoció la ayuda de la señora Ruth Verrill tanto sobre la corteza cambiante de la Tierra como en The Path of the Pole. A. Hyatt Verrill y Ruth Verrill co-escribieron una serie de libros populares sobre las Américas precolombinas que a veces incorporaban hipótesis dudosas sobre los contactos entre el hemisferio oriental y las Américas. La conexión Hapgood-Verrill es otro ejemplo de fecundación pseudohistórica. Von Däniken, Sitchin, Hancock y el Flem-Aths han tomado prestado de Velikovsky o Hapgood o de ambos. Sin embargo, estos escritores más recientes han producido pseudohistorias que nunca se han basado en buena evidencia histórica, arqueológica o científica, pero que no ha dañado su credibilidad.[1]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Ronald H. Fritze. (2011). Invented Knowledge: False History, Fake Science and Pseudo-religions. Reaktion Books. ISBN 9781861898173