Gigantes (mito)

De Wiki Pseudociencias
(Redirigido desde «Gigante»)
Artículos sobre
Mitologia.png
Mitología

La mitología de la mayoría de los pueblos incluye, de alguna manera, a los gigantes. El hecho de que estos ocupen un destacado lugar en la Biblia ha persuadido a muchas personas de que, aunque no existen en la actualidad, sí los hubo en algún momento de la historia de la humanidad. A estos gigantes bíblicos se les conoce como Nefilim.

En la Biblia

Algunas de las referencias bíblicas a los gigantes, sobre todo la historia de Goliat (o Goliath)[1], pueden explicarse mediante la suposición de que Goliat era simplemente un hombre de elevada estatura y de gran fortaleza física. La estatura y fuerza de este sujeto fueron exageradas conforme el relato de su derrota por David que se repitió a través de los siglos en forma de mito. A las personas les gusta lo maravilloso que es derrotar a un gigante, no tanto a un hombre alto.

Goliat y David.

Existen otras referencias en la Biblia, principalmente en Números, donde se menciona sobre los israelitas enviados a espiar a los habitantes de la Tierra Prometida: "Allí vimos también gigantes. Son los hijos de Anac, esa raza de gigantes. Ante ellos, a nosotros nos parecía que éramos como langostas; y a ellos también así les parecíamos."[2] Esta información sumió a los israelitas en una profunda desesperación.

Otra referencia a los gigantes puede leerse en Deuteronomio y califica a Og, el rey de Basán, como el último de una raza de gigantes. Según la narración, su cama medía cuatro metros de largo por dos metros de ancho.[3]

Igual que antes, se puede suponer razonablemente que, en ambos casos, se trataba de individuos extraordinariamente altos, cuya estatura fue exagerada conforme se repitieron las historias sobre ellos. No obstante, la referencia que ha despertado siempre mayores especulaciones acerca de la existencia de una raza de gigantes auténticos es una que aparece en Génesis: "En esos días había gigantes en la tierra, y también después de que los hijos de Dios se unieran a las hijas de los hombres y les engendraran hijos. Éstos fueron los grandes héroes que desde la antigüedad ganaron renombre."[4]

Este pasaje es el comienzo de una de las secciones más discutidas de la Biblia. Está relacionado con la antigua historia judía sobre los ángeles; y algunos opinan, con la caída de Satanás. Una interpretación posible de esta parte del Génesis es que los gigantes resultaron de la unión de ángeles y hembras humanas, pese a que tal interpretación no resulta de ninguna manera evidente. Sin embargo, no cabe duda que algunos hebreos creyeron que en algún momento hubo gigantes en el mundo.

Es posible, así mismo, que los hebreos hayan derivado la idea de los gigantes de su observación ocasional de los huesos de unos animales gigantes del pasado. Sin duda, la creencia en los gigantes sobrevivió en eras posteriores por el hallazgo de tales huesos. Una teoría afirma que el cíclope Polifemo (en la Odisea de Homero), fue inspirado por el descubrimiento del cráneo de una especie extinta de elefante. Es posible que Homero, o la gente que dio origen a esta historia sobre el cíclope gigante, no haya conocido nunca un elefante vivo. O incluso si hubieran conocido a los paquidermos, cuando encontraron el cráneo de uno, el gran pasaje nasal les ha de haber parecido tener el aspecto de una gran cuenca de un solo ojo ubicado en el centro de la frente del ser.

Entre los mexicanos existen también mitos acerca de gigantes. Existe el relato de que Quetzalcóatl, uno de los dioses más importantes, durante el tiempo de los gigantes, derribó el sol, se convirtió en tigre y los devoró.[5]

En 1705 se descubrieron un enorme diente y varios huesos muy grandes a orillas del río Hudson, cerca de Claverack, Nueva York. Tal hallazgo hizo a Joseph Dudley, gobernador de Massachusetts -un ávido estudiante de la historia natural y de la Biblia- escribir que afirmaba que el diente era de un ser humano al cual el Diluvio universal "preparó su sepulcro". Su texto tenía como destino llegar a las manos del infame Cotton Mather, célebre por los juicios contra las "brujas" de Salem. Mather se interesó por los supuestos gigantes que existieron antes del Diluvio y envió el "diente del gigante" a la Sociedad Real de Londres, la primera organización científica del mundo. Resultó que el diente era de elefante, pero en ese momento, la Sociedad no lo sabía.[6]

La explicación bíblica de los huesos de los mamíferos gigantes, extintos desde hace mucho tiempo, fue desechada más o menos alrededor del siglo XVIII. No obstante, no terminó por ello la búsqueda de los gigantes. Aún se seguía hablando de gigantes vivos.

Patagones, según la leyenda.

Patagonia, la región más meridional de Argentina, ha servido con gran frecuencia de escenario a los cuentos sobre animales fantásticos, y fue, según las leyendas, morada de gigantes. Antonio Pigafetta (1491-1534) afirmó que la tripulación de Magallanes alrededor del mundo, encontró gigantes en la patagonia. Resulta interesante que quien haya refutado esta leyenda fuera Charles Darwin. Darwin escribió que aunque los patagones eran muy altos, no eran, sin duda, gigantes de acuerdo a la definición que tenemos actualmente.

En 1966, se publicó en un diario sensacionalista que en América del Sur se descubrió una tribu de gigantes conocidos como Krem-Akaore.

Una supuesta prueba en favor de la existencia de gigantes son las enormes construcciones de la antigüedad halladas en varias partes del mundo las cuales, según ciertos charlatanes, no pudieron ser construidas por seres mortales de estatura promedio con herramientas sencillas. Tales "pruebas" no son otra cosa que argumentos frágiles que no soportan el escrutinio escéptico.

Verdaderos gigantes

De cualquier modo, es posible que los gigantes de tiempos pasados hayan sido en realidad personas con una afección de la glándula hipófisis (o pituitaria) conocida como gigantismo. Dos de los más conocidos gigantes fueron el actor norteamericano Matthew McGrory (1973-2005), con 2 metros 29 cm; y Robert Pershing Wadlow (1918-1940), quien tiene el récord actual con 2 metros 72 cm.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. 1 Samuel 17:4 Reina Valera Contemporánea (RVC)
  2. Números 13:33 Reina Valera Contemporánea (RVC)
  3. Deuteronomio 3:11 Reina Valera Contemporánea (RVC)
  4. Génesis 6:4 Reina Valera Contemporánea (RVC)
  5. Barrera, Roldán Peniche. Bestiario Mexicano. 1era ed. México, D.F.: Panorama Editorial, 1987. Print. ISBN 968-38-0185-X
  6. Cohen, Daniel. La Enciclopedia De Los Monstruos. 1a. ed. Vol. 1. México: Edivisión, 1989. Print.ISBN 9688900354

Plantilla:MitosVarios