Emanuela Petrillo

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Emanuela Petrillo.png
Emanuela Petrillo
Información Biográfica
País Italia.png
Italia
Información Personal
Ocupación Asistente sanitaria
Afiliación
Acusación
Fingir vacunar a los pacientes

Emanuela Petrillo, es una asistente sanitaria acusada de fingir vacunar a los niños y adultos a su cargo, primero en el distrito de salud de Codroipo (Udine) donde trabajó entre 2009 y 2015 y luego en Treviso, Italia, donde se mudó más tarde. Petrillo, según la acusación, habría boicoteado la vacunación de los niños que, acompañados por sus padres, se presentaron al departamento de prevención 'La Madonnina', en Treviso. La sospecha es que acercaba la aguja a la piel, pero no inoculaba el suero. Y eso estaba ocurriendo desde enero de 2016, cuando la mujer llegó a Marca y se le asignó de inmediato al centro que se ocupa de la prevención de enfermedades.

El caso sañió a la luz cuando el director provincial de la Unidad local de salud, Francesco Benazzi, anunció que, de acuerdo con los controles realizados en una muestra de pacientes, en 21 casos los niños supuestamente vacunados no habían desarrollado los anticuerpos, y en dos solo lo habían hecho parcialmente.

500 familias de Treviso fueron contactadas por carta y regresaron a la institución para completar el ciclo de vacunación. En estos tiempos, con el movimiento antivacunacionista cada vez más fuerte, se sospecha que Petrillo actuó de esta manera como una forma de 'objeción de conciencia'.

Los fiscales de Udine y Treviso le han dado un aviso de garantía que asume los delitos de falsificación, abuso de poder y malversación de fondos. Corre el riesgo de entre cuatro y diez años de prisión: entre noviembre de 2009 y junio de 2016 habría fingido proporcionar casi 21 mil vacunaciones en más de 7500 personas, entre niños y adultos.

Ella profesa inocencia desde que el caso estalló en la Marca. Y hoy, a pesar de los resultados de los retiros realizados en Friuli, lo reitera una vez más. Petrillo se encontró con su abogado de Treviso, Paolo Salandin. Y con él reconstruyó su posición. No estoy en contra de las vacunas, explicó, nunca lo he estado. Posteriormente comentó: Soy víctima de una gran conspiración, informó la mujer a su abogado Paolo Salandin; he hecho mi trabajo con regularidad y me he convertido en el chivo expiatorio de intereses económicos más elevados.

Sus colegas sospecharon algo raro por el hecho de que, al contrario de lo que ocurría habitualmente, cuando los bebés eran inmunizados por Petrillo, nunca lloraban. Pero incluso en este punto, la mujer dio una explicación en su defensa: Me gradué con 110 cum laude. Tal respuesta fue considerada irrelevante.

Según Petrillo, aprendió una supuesta técnica innovadora, diferente de la tradicional y que sólo ella conocía, que permitía perforar la piel de cierta forma que reducía el dolor que siente el paciente. Sin embargo, la pregunta que destruyó sus argumentos fue: Si tal cosa es cierta, ¿por qué no hay evidencia clínica e inmunológica de que los bebés "inmunizados" por ella no están vacunados? Los datos recopilados por la NSL de Treviso demuestran que Petrillo actuó intencionalmente: No fue un error, garantizó el gerente general, fue un gesto voluntario, dada la gran cantidad de niños involucrados.[1]

Emanuela Petrillo, fue despedida de manera efectiva el jueves 9 de noviembre. Así lo anunció el director general de la organización de asistencia médica de Treviso, Francesco Benazzi, donde trabajaba la profesional. Benazzi comentó: La despedimos por una causa justa, porque ella no cumplió con las obligaciones por las que se le contrató. Y es que su trabajo se basa en el conocimiento científico adquirido en sus tiempos de estudio, y es en base a ese criterio que se le contrató. Cualquier idea en contra de lo que se le enseñó en la escuela puede ejercerla fuera de su área de trabajo, que coincidentemente es la de salud.

En los últimos meses, se contactó a los padres de 5400 niños para que realicen de nuevo las vacunaciones 'dudosas'. El 90% de las familias optaron por llevar a cabo de inmediato las vacunas propuestas.[2]

Todos los implicados tendrán que ser vacunados otra vez contra enfermedades como tétanos, hepatitis B, varicela o sarampión, lo que costaría varios centenares de miles de euros que serían pagados por los contibuyentes. En el caso del sarampión, es una de las patologías que ha registrado en los últimos meses un incremento preocupante en el número de casos en todo el país y ha hecho saltar las alarmas de las autoridades sanitarias nacionales.[3]

Ya se dió el caso de un niño italiano que padecía leucemia linfoblástica aguda y que falleció como consecuencia del sarampión contagiado por sus hermanos que no estaban vacunados. El niño se recuperaba desde hace tres meses en el hospital San Gerardo de la ciudad italiana de Monza. Su enfermedad, con posibilidad de curación de un 80-85%, hacía que su sistema inmunológico estuviera comprometido, por lo que no podía ser inmunizado.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Priante, Andrea (2017) «La verità dell’assistente sotto accusa "Ho sempre vaccinato tutti i bimbi"». (La verdad del asistente bajo la acusación: Siempre he vacunado a todos los niños.) Vía: corrieredelveneto.corriere.it.
  2. «Scandalo finte vaccinazioni: l'Usl trevigiana licenzia l'infermiera Emanuela Petrillo». (Escándalo de vacunaciones falsas: el USL trevigiana despide a la enfermera Emanuela Petrillo). Vía: trevisotoday.it.
  3. Zani, Denise (2017) «Una enfermera italiana, investigada por no vacunar a al menos 500 niños». Vía: elpais.com.