Elena Lumbreras

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Víctimas de la pseudociencia
Elena Lumbreras.png
Elena Lumbreras
No confundir con la directora de cine y guionista del mismo nombre

Helena (Elena) Lumbreras, profesora y pintora española y conocida opositora de Franco, notó un tumor en su seno izquierdo a la edad de 51 años en 1987. Trató de curar su cáncer de mama con diferentes métodos alternativos sin éxito.

Después de un primer intento de sanación por fe, notó que su tumor crecía y se detectó una metástasis. Por lo tanto, decidió someterse tarde a la quimioterapia y la radioterapia convencionales. Luego, una vez más, probó un método alternativo usando hipertermia de cuerpo entero, nuevamente sin éxito. Posteriormente, un colega le aconsejó probar la Nueva Medicina, nombre con que se conocía a la pseudoterapia hoy conocida como Nueva Medicina Germánica (NMG).

Su hija Valeria recuerda que la Sra. Lumbreras llamó a uno de los centros de Ryke Geerd Hamer en la región de Málaga, donde alguien le prometió una recuperación en tres semanas. Una persona desconocida con un fuerte acento alemán le aconsejó qué hacer. El 12 de marzo de 1995, su sufrimiento aumentó considerablemente y no podía levantarse, ni abandonar su habitación por más tiempo. La persona de acento alemán le prohibió el uso de analgésicos (la NMG no permite el uso de este tipo de fármacos) para aliviar su dolor, y le dijo que nunca debería aceptar la quimioterapia en el futuro.

La señora Lumbreras sufría un dolor terrible y no podía dormir más de una hora por día y se negaba a comer.

Tras dos meses de tal tratamiento por teléfono, un médico de NMG apareció de repente: el médico español Vicenç Herrera de Barcelona. Según Herrera, Lumbreras presuntamente sufrió un conflicto entre madre e hijo que originó el cáncer en el seno izquierdo. Cuando el dolor se intensificó aún más, Herrera lo consideró un síntoma de un proceso de recalcificación y de recuperación.[1]

Cuando su familia le pidió que accediera a tomar morfina, un analgésico potente, ella respondía que el dolor significaba que se estaba curando. "No queréis que me cure, de lo contrario no me pediríais que tome morfina", les decía.

Hubsymbol.png
Este artículo es parte del Hub Fallecidos por las pseudociencias
donde se encontrarán más artículos relacionados con el tema.

En junio de 1995, Lumbreras tuvo que ser internada en un hospital de emergencia. En el hospital, ella vio un informe sobre el caso de la niña Olivia Pilhar en la televisión (Olivia y sus padres estaban en España en ese momento) y fue ahí mismo que se enteró de que el charlatán de Hamer había perdido su licencia médica.

Valeria recuerda que su madre le dijo: «[...] Ojalá lo hubiera sabido antes [...]» El 4 de agosto de 1995, la Sra. Lumbreras murió sufriendo un dolor extremo.

Según el testimonio de la familia, Vicenç Herrera Adell, un sólido defensor de Hamer desde 1992, apartó a la Sra. Lumbreras del hospital clínico y le hizo abandonar el tratamiento convencional. Herrera era uno de los tres médicos que seguían en Barcelona el controvertido método de Hamer y que llegaron a atender a un centenar de pacientes de cáncer y otros tantos de sida.

La demanda judicial

noframe

La familia de la Sra. Lumbreras presentó ante el Juzgado de Guardia de Barcelona una denuncia por homicidio involuntario contra Vicenç Herrera. La familia acusaba a Herrera de haber apartado a Elena del hospital Clínico de Barcelona, donde estaba siendo tratada con quimioterapia, y de su familia. El charlatán la había convencido de que la causa de su enfermedad estaba en un conflicto con el marido, primero; y, más tarde, con la hija. "Un día me pidió que me fuese de casa porque, de lo contrario, nunca se curaría", declaró el marido.[2]

El médico Juan Puget Valencia también fue demandado por los padres de la Sra. Lumbreras. Puget Valencia expresó su pesar por haber usado Nueva Medicina, y los procedimientos legales contra él fueron cerrados.

El 7 de agosto de 1995 se abrió un sumario contra Herrera por homicidio ínvoluntario porque lo primero que hacen los seguidores de Hamer es suprimir el tratamiento de quimioterapia, analgesia y radioterapia que siguen los pacientes, alegando que impiden la curación. Herrera afirmó que Elena Lumbreras murió "porque no supo resolver el conflicto emocional y psicológico origen del cáncer que sufría". En cualquier caso, Herrera no se responsabilizaba de esa muerte porque la familia (de ella) se había empeñado, contra su criterio, en volver a llevarla al hospital.[3]

La familia no sabe cómo llegó Elena Lumbreras a la consulta de Herrera ni cuánto le pagó. Pero en conclusión, el Consejo del Colegio de Médicos de Catalunya revocó la licencia médica de Vicenç Herrera.

Otras víctimas de las pseudociencias


Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. (2010) «Victims of New Medicine: Helena Lumbreras». Vía: psiram.com.
  2. El País (1995) «El calvario de la 'nueva medicina'». Vía: elpais.com.
  3. Pérez Oliva, Milagros (1995) «Una familia de Barcelona denuncia a un médico que aplica el método Hamer». Vía: elpais.com.