El Nuevo Orden Mundial

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos
00-Conspiracy Logo.png
Conspiranóicos

El colapso del comunismo soviético en la década de 1990 dejó a muchos en Estados Unidos con una sensación de abandono y a la deriva. No eran sólo los ex comunistas los que se sentían de esa manera. Muchos de los de la extrema derecha, los más fanáticos de los anti-comunistas, se encontraron de repente sin un foco para sus temores o un ancla para su ira.

Durante décadas habían sido capaces de culpar prácticamente de todo lo que salió mal en el mundo, o en sus vidas, en la conspiración comunista internacional. De repente, los comunistas rusos dejaron de existir, e incluso las personas más fanáticas no pudieron convencerse a sí mismos, o a cualquier otra persona, que el colapso comunista no era más que otra estratagema comunista inteligente para confundir a los verdaderos patriotas y debilitar su determinación, mientras que en secreto, bajo tierra, los comunistas estaban todavía allí, poderosos y más siniestros que nunca. De alguna manera, los comunistas en China, el país más poblado de la Tierra, simplemente no podría tomar el lugar de los viejos comunistas soviéticos. No se podía negar que, sin poder evadirla, la conspiración comunista, que parecía explicar mucho, estaba muerta y enterrada.

NWO.jpg

Pero de una manera muy real y personal, poco había cambiado en realidad en Estados Unidos. Los que habían culpado a los comunistas no eran más ricos o más poderosos que antes. Los impuestos eran y siguen todavía altos. El gobierno todavía estaba tratando de quitarle sus armas. La inmoralidad rampante con la que habían culpado a la conspiración comunista era, si cabe, más desenfrenada que nunca. Algo aún estaba equivocado. Para algunos, casi todo estaba mal. Una conspiración para privarlos de lo que necesitaban y querían aún estaba por ahí. Pero qué era, se preguntaban.

Fue el presidente George Bush, quien inadvertidamente dio a esta conspiración su nuevo nombre. Poco después de la victoria sobre Irak en la Guerra del Golfo Pérsico, dijo el presidente Bush: "Espero que la historia registrará que la crisis del Golfo fue el crisol de un Nuevo Orden Mundial".

El Nuevo Orden Mundial (o NWO por sus siglas en inglés) se ha convertido en una especie de frase multiusos. Esto significa que una especie de gobierno mundial único o el control internacional debe ser forzado en los Estados Unidos, destruyendo la soberanía de la nación y las libertades constitucionales de los ciudadanos. Aquellos detrás de esta conspiración serían un grupo en las sombras pero inmensamente poderoso que podría llamarse el "Establishment", es decir, la "clase dirigente" o la "Elite". Sean quienes sean, estos no representan a la gente común y corriente que debe ser representada en una democracia. En esta creencia, los teóricos de la conspiración, tanto de extrema izquierda y derecha, a menudo están de acuerdo. A veces es difícil saber la diferencia entre ellos y, a veces, no hay diferencia alguna.

El propio George Bush era el tipo de hombre que podría hacer sonar las campanas conspiratorias. Fue un miembro acaudalado de la clase política del Este, el último conocedor de Washington. No importa que se haya trasladado a Texas y haya tratado de presentarse como la quintaesencia del tejano. Esa pose no engaña a nadie. Mientras que en Yale, George Bush había sido un miembro de la sociedad secreta Skull and Bones. Este grupo de estudiantes de Yale es supuestamente secreto y puede ser muy cursi y tonto, pero de siniestro tiene muy poco. Para algunos teóricos de la conspiración, sin embargo, el Skull and Bones está a la altura de la masonería y los Illuminati.

Bush había sido miembro de varias organizaciones internacionalistas altamente sospechosas como el Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations) o CRE) y la Comisión Trilateral (Trilat). Incluso había sido director de la junta de CRE. Y, lo peor de todo, había sido director de la Agencia Central de Inteligencia, el Coco favorito de todos los conspiratólogos.

En su libro, "50 Conspiraciones de todos los tiempos", los autores Jonathan Vankin y John Whalen describen el Nuevo Orden Mundial de esta manera:

"Los campeones del Nuevo Orden Mundial son de hecho un grupo de poderosos industriales, banqueros, académicos y políticos que durante tres cuartos de siglo han sido una eminencia gris detrás del gobierno de Gran Bretaña y de Estados Unidos. Más al punto es que tal vez son los gobernantes del mundo occidental. Llámese como sea. ellos son el 'Establishment'.'A través de organizaciones muy influyentes, como el Consejo de Relaciones Exteriores y la Comisión Trilateral, estas élites formulan la política pública del mañana y cambian el personal de la nave del Estado con el suyo propio."[1]

Si esta red es algo menor que el Diablo Rojo representado en muchas teorías de la conspiración de la derecha, es, no obstante, el tipo de gran cábala de negocios que ayuda a la élite del sector privado si no a "dominar el mundo", entonces al menos manejarlo como un negocio.[2]

El promotor más influyente y respetable de la teoría conspiratoria Nuevo Orden Mundial fue el difunto profesor Carroll Quigley, un académico de la Universidad de Georgetown. En su gran libro "La tragedia y la esperanza", escribió que "existe y ha existido durante una generación, una red internacional anglófila (pro-británica) que funciona, en cierta medida, en la forma en que la derecha radical cree que los comunistas actúan".

Quigley dijo que había estado cerca de esta camarilla de manipuladores internacionales, y que incluso admiraba su objetivo final, además de que se le había permitido examinar "documentos y registros secretos".

Quigley consideró la conspiración internacional como una relativamente benévola cuyo objetivo es "nada menos que crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas capaz de dominar el sistema político de cada país y la economía del mundo en su conjunto."[3] El resultado sería la paz y la prosperidad, y por supuesto, un gran provecho para quienes movían los hilos.

Quigley representa una visión conspirativa moderada o centrista. La extrema derecha ha adoptado una visión mucho más amenazadora. La Sociedad John Birch, que durante los años 1960 y 1970 fue considerado el mejor grupo de conspiración de extrema derecha en los Estados Unidos, incluso pensó que la élite internacionalista controlaba a los comunistas soviéticos, y los miembros de esta sociedad, conocidos como "Birchers", odiaban a los comunistas.

En la ideología oficial la Sociedad John Birch, fueron los capitalistas internacionalistas quienes realmente financiaron la revolución bolchevique en la Rusia de 1917.

Un muy popular libro de la Sociedad John Birch de la década de 1970 fue None Dare Call It Conspiracy (Nadie se atreve a llamarlo conspiración), de Gary Allen.[4] Este fue la secuela del best seller de la Sociedad John Birch: None Dare Call It Treason (Nadie se atreve a llamarle traición), que detalla la opinión de la sociedad sobre la amenaza comunista en Estados Unidos.

En opinión de Allen, el primer movimiento que esta élite internacionalista hizo para controlar Estados Unidos y subvertir la Constitución fue establecer un banco central, el Sistema de la Reserva Federal. Luego vino el impuesto sobre la renta, y sacar a Estados Unidos del patrón oro.

La crisis de 1929 del mercado de valores y la Gran Depresión que le siguió fueron "científicamente diseñados" por el Establishment. Igual con las dos guerras mundiales y la guerra de Vietnam. A los conspiradores les fue muy bien mediante la venta de armas a ambos lados. Por supuesto, la creación más diabólica fue el de la Organización de las Naciones Unidas -el odiado "gobierno mundial" que va a destruir Estados Unidos.

Los teóricos de la conspiración de derecha han pasado muchas horas compilando listas de poderosas figuras políticas estadounidenses que también son miembros del Consejo de Relaciones Exteriores, la Comisión Trilateral, o cualquiera de las otras organizaciones internacionales del Establishment. En la administración del presidente Clinton, por ejemplo, el secretario de Estado, los cinco de sus subsecretarios, y muchos de sus subordinados, así como el asesor de Seguridad Nacional y jefe de la CIA eran todos los miembros del Consejo de Relaciones Exteriores.

Algunos teóricos de la conspiración con inclinaciones antisemitas ven una conspiración amenazante en los "banqueros judíos internacionales". Otros dirigen la mirada a los Illuminati, la masonería, o alguna sociedad secreta aún más esotérica, oscura, y probablemente bastante imaginaria que es la que controla los eventos con manos ocultas.

Mientras que la manipulación del sistema de la Reserva Federal puede ser de interés apremiante para algunos teóricos de la conspiración, no es la clase de creencia que hace que la mayoría de la gente se entusiasme. En verdad, la mayoría de la gente no tiene la menor idea de lo que es el sistema de la Reserva Federal y no les importa mucho. Invocando el Consejo de Relaciones Exteriores y la Comisión Trilateral no va a crear gran cantidad de emoción tampoco entre la población. Pero el temor de un Nuevo Orden Mundial implica problemas mucho más emocionales... lo que los políticos llaman cuestiones de "carne roja".

El 9 de julio 1995, el The Washington Post contenía un largo artículo del escritor Serge F. Kovaleski sobre el atentado contra el Edificio Federal Alfred P. Murrah en la ciudad de Oklahoma. Las autoridades federales acusaron del ataque a un par de ex soldados antigubernamentales. Para la mayoría de la opinión pública, las pruebas contra los sospechosos parecían abrumadoras. Pero Kovaleski escribió: "Las teorías de conspiración sobre el atentado de la ciudad de Oklahoma han estado inundando la Internet, las máquinas de fax, charlas radiales radio y reuniones de la milicia de todo el país, hiladas por mentes profundamente desconfiadas que arrojan una amplia red de culpabilidad..."

Estas teorías generalmente culpan al propio gobierno federal del bombardeo y dicen que los dos hombres acusados ​​son o chivos expiatorios inocentes o "zombies" controlados por el gobierno a quienes se les tendieron una trampa con el fin de desacreditar al movimiento de las milicias y otras organizaciones patrióticas de derecha.

Kovaleski escribe: "Un trampolín para muchas de las teorías de conspiración de la ciudad de Oklahoma es el argumento de que el gobierno federal está involucrado en un complot para destruir los derechos y libertades individuales y pasar el la mano el control del país a las Naciones Unidas, que se encargará de supervisar un "Nuevo Orden Mundial".

"Algunos creen que la prueba de una adquisición planificada por parte de las Naciones Unidas se puede encontrar en la parte posterior de una caja de cereal Kix de 1993 que muestra un mapa de los Estados Unidos partido en 11 regiones. Esto, dicen los conspiradores, es una ilustración de la trama del Nuevo Orden Mundial para reducir el país a departamentos después de la conquista."

"Creando actos violentos, como el bombardeo, y la creación de villanos, el gobierno puede justificar la suspensión de la Constitución, declarar ley marcial y promover la incautación de armas de la gente, dice la teoría."[5]

Los misteriosos y siniestros helicópteros negros, al parecer vehículos no oficiales del Nuevo Orden Mundial, se dice que fueron vistos flotando sobre el edificio federal en el momento de la explosión. El libro más completo sobre este tema es de Jim Keith Black Helicopters Over America. El subtítulo es "Fuerza de ataque para el Nuevo Orden Mundial". Los verdaderos teóricos de la conspiración, por supuesto, desestiman el artículo de Kovaleski porque apareció en el diario The Washington Pos, que, según afirman, es un periódico del Establishment controlado por el Nuevo Orden Mundial.

Entrevistas televisadas con algunos miembros de la milicia después del atentado de Oklahoma dan una indicación de lo paranoico que se encuentra el pensamiento conspirativo. Algunos esperan una invasión a los Estados Unidos por parte de las tropas de las Naciones Unidas (quizá africanas) que están siendo entrenadas en México. Se transportarán a Estados Unidos en los notorios helicópteros negros. Algunos también hablan de drogas que controlan la mente o chips informáticos que hacen lo mismo y que están siendo implantados en personas inocentes durante alguna cirugía de rutina.

Para las personas que están inmersos en tan extremas teorías conspiranóicas, el mundo es un lugar aterrador. Y a veces se ven tentados a devolver el golpe a sus enemigos imaginarios. Eso es lo que hace la vida un poco más aterradora para todos.

Véase también

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Jonathan Vankin y John Whalen. The Fifty Greatest Conspiracies of All Time: History's Biggest Mysteries, Coverups, and Cabals. Citadel Pr. December 1994. ISBN 978-0806515762
  2. Serge F. Kovaleski, "Oklahoma Bombing Conspiracy Theories Ripple Across the Nation," The Washington Post (July 9, 1995), p. A3.
  3. Carroll Quigley. Tragedy & Hope: A History of the World in Our Time. GSG and Associates. 1975. ISBN 978-0945001102
  4. None Dare Call It Conspiracy. Gary Allen con Larry Abraham (1971). Versión en línea ISBN 0899666612. (Inglés)
  5. Serge F. Kovaleski. Oklahoma Bombing Conspiracy Theories Ripple Across the Nation. The Washington Post. 19 de julio de 1995. Versión traducida con Google Translate.
P Conspiranoias
Ufología   Cráneos de ParacasEncubrimiento OVNIHombres de negroIncidente de RoswellMajestic 12Los extraterrestres del congelador
Medicina   Conspiraciones en MedicinaFluoración (conspiración)LSD (Conspiración)Movimiento antivaxx
Urbanas   Código de barrasFrecuencia Extremadamente BajaFrecuencia 440 HzExperimento FiladelfiaEl Nuevo Orden MundialEstela químicaJohn TitorMK-ULTRAOperación TridenteReptilianos
Véase también   Agustin de BarruelDerosIlluminatiJonestown (conspiración)Joseph McCarthyLyndon LaRoucheNegacionismo del HolocaustoNegacionismo del VIH/SIDAPelícula de ZapruderTeoría conspiratoria