El Lusitania (conspiración)

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos
00-Conspiracy Logo.png
Conspiranóicos

El Lusitania, de la compañía naviera británica Cunard Line Ltd., fue torpedeado y hundido por el submarino alemán U-20 el viernes 7 de mayo de 1915 en la costa sur de Irlanda, en ruta de Nueva York a Liverpool, lo que provocó la pérdida de 1200 vidas. El navío tardó 18 minutos en tocar fondo marino según el recuento de una pasajera subreviviente.[1]

La conspiración

Hubo alegatos de una conspiración para hundir el barco sobre la afirmación de que el entonces Primer Lord del Almirantazgo Británico, Winston Churchill, se coludió con el Primer Lord Marino, el Almirante Jack Fisher y con otros altos líderes de la Marina Real, para colocar al navío en peligro anticipando que una gran pérdida de vidas norteamericanos aceleraría la intervención de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

Refutación

Hundimiento del Lusitania.[2]

Si bien se acepta que parte de la carga del Lusitania eran municiones para los aliados, también se han sugerido conspiraciones para ocultar tanto la naturaleza precisa de estos suministros de guerra como la capacidad militar del propio buque. La aparición de una conspiración para hundir el Lusitania se remonta a una conferencia organizada por el Almirantazgo británico en Whitehall el 5 de mayo, dos días antes de que el barco fuera hundido, donde se tomó la decisión de retirar la escolta naval del Lusitania sin una notificación, en aguas donde se sabía que había actividad de submarinos U-boats alemanes. Entre otros convocados para asistir a la reunión estaba Joseph M. Kenworthy, un teniente comandante que trabajó para la inteligencia naval, y cuya única asociación previa con Churchill había sido cuando Kenworthy presentó un informe, comisionado por Churchill, evaluando los resultados políticos si una navío de pasajeros, que llevara ciudadanos estadounidenses fueran atacados y hundidos por la marina alemana. Pero la sugerencia de que Churchill y otros altos miembros del Almirantazgo conspiraron para hundir la Lusitania es problemática. Los registros de la conferencia del almirantazgo el 5 de mayo indican que las fuerzas navales británicas estacionadas en Irlanda fueron instruidas para proteger la nave. También fue registrado que hubo al menos ocho, posiblemente más, advertencias de la actividad de submarinos fuera de Irlanda del sur que se comunicaron al Lusitania los días 6 y 7 de mayo.

A pesar de la urgencia de estas advertencias, y del conocimiento por parte del almirantazgo de que existía una amenaza real de submarinos enemigos, una explicación más prosaica de porqué el barco se encontró descuidado en aguas peligrosas puede encontrarse en la complacencia del ejército británico. En abril de 1915, Churchill había escrito que Gran Bretaña "disfrutaba de una supremacía en el mar, algo nunca antes visto, ni siquiera en los días de Nelson". Seguros, supusieron, de la supremacía naval, y con su atención enfocada en la campaña en curso en los Dardanelos, los hombres responsables de la política naval británica pudieron simplemente haber prestado poca atención a los peligros de la actividad de submarinos más cercana a su hogar. La deserción teórica del Lusitania por su escolta naval el Juno ha sido descrita, incluso por aquellos que ven en ello una conspiración, como siguiendo el patrón estándar para la rotación de los barcos de patrulla en la zona.

Carga militar secreta

Las sospechas acerca de la naturaleza exacta de la carga del Lusitania han sido elevadas por las discrepancias entre los dos manifiestos de carga de la Cunard alojados con las aduanas de los EE.UU.; uno antes y otro después de la salida del barco de Nueva York. Sin embargo, para mantener en secreto las cargas de los informadores alemanes que operaban en los muelles de Nueva York, era normal que las compañías navieras británicas durante la Primera Guerra Mundial presentaran manifiestos contradictorios o incompletos antes de zarpar, y nadie ha demostrado convincentemente que la Cunard activamente haya engañado a las autoridades de los Estados Unidos, o al público, en cuanto al contenido de la bodega del buque. Por ejemplo, el día después de que el Lusitania fue torpedeado, el New York Times publicó detalles completos del cargamento militar en el navío en su edición del 8 de mayo.[3]

El estatus civil del Lusitania también ha sido cuestionado, con alegaciones de que el barco llevaba un arsenal oculto que podría movilizarse rápidamente para su uso cuando fuera necesario. Una conspiración para ocultar la capacidad militar de Lusitania se ha relacionado con el pariente no identificado de un futuro presidente estadounidense no identificado. Pero ninguno de los 109 pasajeros que eventualmente testificaron en las dos investigaciones públicas sobre el desastre recordó haber visto armas montadas en la nave.

La segunda explosión

Más intrigante es el debate sobre lo que causó la fatídica "segunda explosión" a bordo del barco y que también el diario The New York Times reportó.[4] Aunque el almirantazgo sostuvo durante algunos años que el submarino U-20 había golpeado la nave con dos torpedos, ahora es ampliamente aceptado que el submarino disparó sólo un torpedo en el Lusitania, y que la segunda detonación catastrófica, la que hundió tan rápidamente, y con tan grande pérdida de vidas, fue causada por un objeto o sustancia desconocida que el buque llevaba en su carga. La segunda explosión se ha explicado de varias maneras, desde las escabrosas (el Lusitania llevaba un cargamento de polvo explosivo secreto) hasta las banales (el barco fue hundido por una detonación de polvo de carbón altamente inflamable tras el impacto del torpedo ). Pero no se ha ofrecido una explicación exhaustiva de la segunda explosión, y la insistencia inicial del almirantazgo sobre el escenario de los "dos torpedos" es lo que ha mantenido viva la pseudoteoría de un encubrimiento de alto nivel sobre el contenido de las bodegas del Lusitania.

Al igual que la causa de la segunda explosión, existe otro aspecto más de la conspiración del Lusitania que sigue sin resolverse. Sobre las consecuencias del hundimiento, hubo recuentos tempranos que estimaron que el transatlántico se había llevado al fondo del mar varios miles de dólares en efectivo. Para 1922, estas estimaciones habían sido revisadas,y se valoró la carga del buque en 5 a 6 millones de dólares, gran parte en oro. Durante los años cincuenta, las actividades de la compañía de rescate Rizdon Beezley en torno al naufragio revivieron las sospechas de la participación de Churchill en el desastre, acusándolo de haber encargado a la compañía que retirara evidencia de contrabando del naufragio. Sin embargo, hasta el día de hoy, nadie ha ofrecido una explicación convincente de por qué el Lusitania habría llevado millones de dólares de oro a una zona de guerra.[5]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Emily Walker (2015) Life Aboard the Lusitania. Vía: slate.com.
  2. Lusitania. Grabado. Autor: Norman Wilkinson. The Illustrated London News/Library of Commons.
  3. The New York Times (1915). Lusitania sunk by submarine... Probably 1,260 Dead. The New York Times. Vol LXIV. Num. 20923. Edición Extra.
  4. The New York Times (1915). Lusitania sunk by submarine... Probably 1000 Dead. The New York Times. Vol LXIV. Num. 20923. Edición normal.
  5. David Holloway & Peter Knight. Conspiracy Theories in American History: An Encyclopedia. ABC-CLIO. 2003. ISBN 9781576078129
P Conspiranoias
Ufología   Cráneos de ParacasEncubrimiento OVNIHombres de negroIncidente de RoswellMajestic 12Los extraterrestres del congelador
Medicina   Conspiraciones en MedicinaFluoración (conspiración)LSD (Conspiración)Movimiento antivaxx
Urbanas   Código de barrasFrecuencia Extremadamente BajaFrecuencia 440 HzExperimento FiladelfiaEl Nuevo Orden MundialEstela químicaJohn TitorMK-ULTRAOperación TridenteReptilianos
Véase también   Agustin de BarruelDerosIlluminatiJonestown (conspiración)Joseph McCarthyLyndon LaRoucheNegacionismo del HolocaustoNegacionismo del VIH/SIDAPelícula de ZapruderTeoría conspiratoria