Dragón

De Wiki Pseudociencias
Artículos sobre
Crypto.jpg
CRIPTOZOOLOGÍA

Los dragones son seres mitológicos con aspecto de grandes reptiles que han aparecido en diversas culturas alrededor del mundo, con distintos simbolismos asociados. Los dragones más comunes son los dragones europeos, derivados de las tradiciones populares europeas y de la mitología de Grecia y Oriente Próximo, descritos como monstruosos reptiles quadrúpedos con un par de grandes alas de murciélago en su espalda que les permiten volar y son capaces de escupir fuego por la boca. Generalmente este tipo de dragones guardan o vigilan un gran tesoro y antagonizan a la humanidad con frecuencia, mientras que los dragones orientales, de origen chino, pero conocidos también en Japón, Corea y otros países asiáticos, poseen aspecto serpentino con características mamiferoides, no tienen alas pero vuelan con ayuda de magia y suelen ser más bondadosos y amigables hacía la humanidad que sus contrapartes europeas.

Un dragón europeo dibujado por Friedrich Justin Bertuch.

Otras criaturas dragónicas incluyen a la Hidra de Lerna y a Ladón de la mitología Griega, los guivernos de la heráldica, el cuélebre de la mitología cántabra y asturiana e incluso el Dios azteca Quetzalcoátl, por nombrar algunas.

Etimología

La palabra dragón deriva del griego δράκων (drákōn), "serpiente, dragón", de la familia del verbo δέρκομαι, "mirar fijamente", que se aplica a la mirada de las serpientes, las águilas, la Gorgona y los guerreros. Se cree, pues, que en origen el término hace referencia al poder fascinante e hipnótico de la mirada de la serpiente.[1][2]

Dragones y pseudociencia

Dada la omnipresencia de los dragones en varios mitos y leyendas del planeta, no es de extrañar que sean parte importante de la pseudociencia y haya un gran número de personas que crean en ellos, a pesar de que hay más pruebas para su inexistencia que su existencia. Los seguidores del Creacionismo de la Tierra Joven con frecuencia usan a los dragones para justificar la supuesta coexistencia entre seres humanos y dinosaurios [3]. Otros creacionistas más osados se atreven a decir que los dinosaurios nunca existieron, y son en realidad versiones distorsionadas de las historias de dragones perpetradas por "los malvados científicos" para alejar a los humanos del camino de Dios.

Escultura de un dragón chino en Shanghai.

Refutaciones y explicaciones

La explicación más probable del fenómeno del dragón, propuesta en particular por investigadores como la historiadora Adrienne Mayor, es que nuestros antepasados se hayan topado con fósiles de dinosaurios y otros animales prehistóricos, lo cual llevó a las antiguas culturas a imaginarlos como animales fantásticos [4]. La identificación incorrecta de restos de animales por las antiguas civilizaciones es una fuente muy probable de críptidos y otros animales extraños, como es el caso de que la creencia de cíclopes en la antigua Grecia se haya debido a cráneos de elefante malidentificados [5]. En ciertas villas de China, es común que los huesos de dinosaurio sean molidos y convertidos en medicina tradicional y vendidos como huesos de dragón, una práctica que desgraciadamente continúa aún hasta hoy.

De igual manera, otras explicaciones especulan que los dragones son versiones monstruosas de animales peligrosos para los humanos a lo largo de la historia, como las cobras [6] y los cocodrilos del Nilo, que tiempos arcaicos vivieron en el Sur de Europa, tras haber nadado a través del Mediterráneo [7].

En el libro An Instinct for Dragons[8] el antropólogo David E. Jones propone una hipótesis de que los humanos, al igual que los monos, hemos desarrollado reacciones instintivas contra las serpientes, los grandes gatos y las aves de rapiña. Los dragones tienen caracteres que son la combinación de esas tres especies, por lo que ese instinto de miedo podría explicar el por qué los dragones con descripciones similares aparecen en historias de diferentes culturas en todos los continentes.

Finalmente en Eslovenia, el historiador natural Janez Vajkard Valvasor recopiló historias populares sobre el Olm, un anfibio subterráneo en The Glory of the Duchy of Carniola. Este es mencionado como un bebé dragón que fue empujado a la superficie por las fuertes lluvias de Eslovenia dando origen a la creencia popular de que los grandes dragones vivieron en la corteza de la Tierra, y que los olms fueron los descendientes no desarrollados de estas míticas criaturas.[9]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Δράκων, Henry George Liddell, Robert Scott, A Greek-English Lexicon, en el proyecto Perseus.
  2. Pierre Chantraine, Dictionnaire étymologique de la langue grecque, s.v. δέρκομαι.
  3. WND.com YEC believes a spitting beetle is evidence that dragons were real
  4. Mayor, A. (2000). The First Fossil Hunters — ISBN 0-691-08977-9
  5. Hillary Mayall, "Cyclops Myth Spurred by 'One-Eyed' Fossils?" National Geographic News, February 5, 2003
  6. Error de Lua en package.lua en la línea 80: module 'Módulo:Citas/Configuración' not found.
  7. Error de Lua en package.lua en la línea 80: module 'Módulo:Citas/Configuración' not found.
  8. Error de Lua en package.lua en la línea 80: module 'Módulo:Citas/Configuración' not found.
  9. Plantilla:Cita web


P
África
MngwaMokèlé-mbèmbéTrunko
Asia
AlmasYerenYeti
América
BunyipChupacabrasPie Grande
Europa
Bestia de GévaudanNessie
Otros monstruos
BehemotLeviatán
Véase también
Foto del cirujanoJenny HaniverPeter Scott