Método Doman

De Wiki Pseudociencia
(Redirigido desde «Doman»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pseudoterapias
Bad Pharma Logo.png
en medicina

El Instituto para el Logro del Potencial Humano (IAHP, siglas en inglés de Institute for the Achievement of Human Potential) en Filadelfia, Estados Unidos de América (EE. UU.) es una organización charlatanesca que fue fundada en 1955 por Glenn Doman, Robert Doman, Temple Fey y Carl Delacato. Esta cuarteta desarrolló la 'terapia de patrones', ahora conocida como la Terapia de Patrones Doman Delacato (TPDD) o Método Doman, o simplemente Doman, basada en el trabajo fundamental de neurofisiología y la teoría recapitulacionista de la ontogenia y filogenia creada el Dr. Temple Fay, afirmando que el desarrollo infantil ocurre en etapas evolución y filogenética hacia la madurez.

Antecedentes

El método de tratamiento y habilitación descrito por Doman y Delacato y llamado también 'generación de patrones' supuestamente ha sido útil para ...

  1. Lograr una mayor 'movilidad' en pacientes con daño cerebral que la lograda por la terapia clásica;
  2. Tratar los trastornos comunicativos, incluidas las discapacidades visuales, del habla y de lectura.
  3. Mejorar la inteligencia y elevar los niveles de C.I.
  4. Prevenir trastornos comunicativos, alterar el comportamiento aberrante y mejorar la coordinación en infantes normales, junto con;
  5. Otras aplicaciones universales.

Los defensores de la TPDD han afirmado que es útil no solo para el niño discapacitado, sino que también puede tener consecuencias importantes para la promoción del desarrollo físico y conductual normal. Además, en una publicación, han inferido que la aplicación apropiada del método puede permitir a los padres mejorar el desarrollo normal de manera significativa.

Su suposición central es que el daño cerebral causa obstrucciones en el patrón normal de desarrollo del cerebro y que la TPDD puede eliminar estas obstrucciones a través del 'recableado' del cerebro.

El Instituto promueve la TPDD como la curación del cerebro y el camino hacia la recuperación total, sin importar qué discapacidad neuronal o diagnóstico pueda tener un bebé o un niño.

Las intervenciones médicas y científicas de salud se evalúan sobre una base teórica y de valor empírico. La TPDD ha sido ampliamente criticada por el mundo occidental y la comunidad científica desde la década de 1960, y la teoría de recapitulación del Dr. Fay ha sido ampliamente desacreditada por los avances actuales de la investigación biológica y neuropatofisiológica.

Muchos desacreditan la TPDD debido a su mala interpretación de los conceptos básicos de neuroanatomía y localización de funciones, así como a la problemática afirmación de que la misma intervención será efectiva y curará una variedad de enfermedades con diversas etiologías.

Todos los estudios publicados por el IAHP han sido criticados por su metodología defectuosa (diseño del estudio) y la falta de control o intervenciones comparativa de 'estándar de oro' para determinar la efectividad.

A pesar de las afirmaciones del Instituto, solo hay un estudio desde 1967 que sugirió pequeñas mejoras funcionales en algunos pacientes que recibieron el tratamiento de patrones. El hecho de que prácticamente no se hayan presentado nuevos datos desde 1967 para respaldar el tratamiento con la TPDD es por sí mismo motivo para cuestionar las extensas afirmaciones hechas

Se ha documentado y publicado que el IAHP también se ha negado a participar en estudios objetivos bien diseñados por investigadores y agencias externas y solicitan a los padres de niños que participan en el programa TPDD que no participen en ningún proyecto de investigación externo. También a menudo promueven su programa como capaces de 'multiplicar la inteligencia de un niño' ya que 'cada niño tiene el potencial de ser un genio'.

Teniendo en cuenta los fundamentos teóricos defectuosos y simplificados en exceso de TPDD, son dos los procedimientos los que preocupan a los verdaderos fisioterapeutas que pueden dar lugar a complicaciones y efectos secundarios: enmascaramiento y los patrones.

Enmascaramiento

El enmascaramiento es descrito por el IAHP como la respiración dentro de una máscara sellada para aumentar el dióxido de carbono exhalado (un subproducto ácido de la respiración) que se vuelve a inhalar en la suposición de que aumenta el flujo sanguíneo a los hemisferios cerebrales del cerebro. La máscara no está conectada a una fuente de oxígeno adicional y está sellada alrededor de la cara con un orificio muy pequeño en la parte inferior para permitir la entrada mínima de oxígeno en el aire de la habitación. Esta práctica se continúa durante 30-60 segundos (o más) y se repite varias veces al día.

La pseudoteoría básica detrás de esto es que un aumento de dióxido de carbono en la sangre hace que el cerebro aumente el flujo de sangre hacia sí mismo. El IAHP afirma que esto aumentará la función cerebral y curará el cerebro. Pero la verdadera teoría fisiopatológica es que el aumento del flujo sanguíneo al cerebro es una respuesta refleja autónoma a la asfixia (sofocación).

Si el dióxido de carbono continúa acumulándose, uno desarrolla lo que se conoce como hipercapnia, que a su vez, debido a la disminución de los niveles de oxígeno (hipoxia), causa acidosis respiratoria, que es una emergencia médica. Los efectos de los niveles reducidos de oxígeno en la sangre cerebral podrían exacerbar el daño en el cerebro. Además, esto podría conducir a insuficiencia respiratoria, coma, daño orgánico y muerte.

Tampoco es aconsejable esto en un bebé o niño durante los ejercicios o en la terapia con un estado respiratorio subóptimo preexistente. Es importante tener en cuenta que los gases en sangre arterial del bebé o del niño, la oxigenación de la sangre y los niveles de dióxido de carbono no se controlan durante la terapia de enmascaramiento, ni esto es realizado o supervisado por verdaderos profesionales de la salud.

Generación de patrones

La TPDD afirma que la capacidad de arrastrarse afecta el desarrollo de la capacidad de lectura. Utilizando la falsa teoría del desarrollo filogenético, utilizan patrones psicomotores, un patrón de rastreo homolateral (rotación pasiva de la cabeza con flexión de brazo y pierna en el mismo lado y extensión del brazo y pierna en el lado opuesto) para imponer el patrón apropiado en el cerebro .

Este movimiento pasivo lo llevan a cabo adultos para bebés y niños pequeños que no pueden hacerlo solos. Este movimiento se repite de forma rítmica y rápida durante cinco minutos, al menos cuatro veces al día y requiere de tres a cuatro adultos para realizarlo. Esto se combina con la restricción del movimiento y la facilitación destinadas a promover el dominio hemisférico.

Estos movimientos pasivos coordinados no tienen respaldo científico para mejorar la función motora y el aprendizaje. Además, muchos bebés y niños con discapacidades neuronales se presentan con baja densidad ósea debido a que no son ambulatorios y no soportan peso a través de los huesos largos.

También pueden presentarse con espasticidad (músculos tensos y sistemas nerviosos reactivos) o bajo tono muscular y/o hipermovilidad articular (debilidad muscular neural y tejidos conectivos y articulaciones laxos). Hacer estos movimientos pasivos contra la espasticidad resistida puede causar dolor intenso, molestias, dislocaciones articulares y fracturas patológicas (debido a la baja densidad ósea que causa huesos débiles). Además, estos movimientos pasivos pueden movilizar en exceso las articulaciones, especialmente el cuello de los bebés y niños con bajo tono muscular o hipermovilidad articular. Esto puede conducir a articulaciones menos estables y predisponer la columna vertebral y las articulaciones a lesiones durante las actividades normales.

También es preocupante las restricciones de líquidos impuestas a los niños que siguen el programa TPDD. El IAHP afirma que para los niños con lesiones cerebrales, uno debe tratar de prevenir la posible acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo restringiendo la ingesta normal de líquidos. No hay pruebas científicas ni fundamentos fisiopatológicos para esta "teoría", ya que en realidad se refiere a la ingesta activa o forzada de líquidos por encima de la norma, lo que causa toxicidad del agua.

Las restricciones de líquidos impuestas por el IAHP no están en línea con los requerimientos actuales de líquidos basados ​​en evidencia para bebés y niños.

Es muy importante recordar que los niños no deben participar en terapia activa o ejercicios en estado deshidratado, ya que la investigación ha demostrado que los niños se deshidratan más rápido que los adultos, debido a que los receptores cerebrales no son sensibles a los cambios iniciales en las concentraciones de electrolitos y metabólicas, mucho menos en niños con parálisis cerebral.

Además, el IAHP a menudo recomienda suspender los medicamentos recetados, como los antiepilépticos, ya que afirman que 'la epilepsia es un mito' y que los medicamentos solo tratan los síntomas mientras enmascaran la causa raíz.

Ya desde finales de la década de 1960 se analizaron las pseudoteorías en las que se basa el TPDD y los hallazgos que se derivaron de su aplicación. Se concluyó que los datos eran insuficientes para justificar conclusiones afirmativas sobre este sistema de tratamiento. La consideración de las estadísticas de los informes de casos individuales sugirieron que los cambios obtenidos pueden reflejar el crecimiento y el desarrollo normales que ocurren independientemente del método aplicado, o la consecuencia involuntaria de la estimulación social y el cambio ambiental inherentes o resultantes de la aplicación de casi cualquier método.

En interés de la seguridad pública y del paciente, es vital que el público, y particularmente los padres de niños con discapacidades neuronales, reciban la información y los antecedentes correctos y completos de enfoques terapéuticos alternativos, especialmente en relación con un tema controvertido. Este tratamiento no está respaldado o aceptado por la Asociación Americana de Pediatría ni por ninguna otra asociación y organizaciones afiliadas. Las intervenciones como estas pueden llevar a expectativas irracionales sobre la curación del daño cerebral y de las discapacidades neuronales. Además, puede causar estrés y ansiedad en los padres de niños con discapacidades neuronales, quienes ahora pueden dudar del enfoque de un terapeuta profesional y considerar ir a los extremos para obtener estas prácticas pseudocientíficas y pseudoterapias basadas en nociones no aceptadas, e inútiles que son elevadamente costosas.

Referencias

  • Herbert J. Cohen, Herbert G. Birch, Lawrence T. Taft (Feb, 1970) «Some Considerations For Evaluating The Doman-Delacato "Patterning" Method». Vía: Pediatrics. Volume 45, Issue 2
  • American Academy Of Pediatrics (Nov, 1982) «Policy Statement: The Doman-Delacato Treatment of Neurologically Handicapped Children». Vía: Pediatrics. Vol. 70 No. 5 </ref>

Otras falsas terapias