Documento Sleeper

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos sobre
00-FakeDocs.jpg
Documentos falsos

Dos eminentes evolucionistas creyeron que un estadounidense desconocido había originado la teoría de la selección natural antes que Darwin y Wallace, y que había vencido a Louis Pasteur con su teoría de los gérmenes.

Antecedentes

Cualquiera que haya leído la prestigiosa revista científica Nature del 22 de enero de 1914, habría llegado a un artículo titulado, A Remarkable Anticipation of Darwin (Una notable anticipación a Darwin).[1] A continuación, se decía, que dos de los evolucionistas más eminentes de la época, Alfred Russell Wallace y el Profesor Sir Edward Bagnall Poulton (1856-1943) zoólogo, y biólogo evolutivo británico, apoyaban la autenticidad de un panfleto que describe una obra, al parecer, anterior a Darwin y Wallace sobre la teoría de la evolución por agencia de la selección natural.

Además de proporcionar una teoría de la evolución, el panfleto también proporciona un recuento temprano de la teoría de los gérmenes que, evidentemente, tenía prioridad sobre la proporcionada por Louis Pasteur. El primer punto notable del documento es su fecha de publicación (1849), que es unos diez años antes de la publicación de los documentos de Darwin y Wallace sobre la selección natural; y unos veinte años antes de la fecha generalmente aceptada de la creación de la teoría de los gérmenes.

En una carta posterior a Poulton, Wallace claramente quizo defender la veracidad del panfleto. El panfleto en cuestión fue escrito por cierto bostoniano llamado George Washington Sleeper y fue titulado, ¿Tendremos sentido común? - Algunas conferencias recientes. La portada lleva el nombre de la impresora W. M. Bense, y está fechada 1849, en Boston.

El panfleto, de tan sólo treinta y seis páginas de extensión, fue enviado a Alfred Russel Wallace por un americano llamado Sr. R. B. Miller; Wallace luego se la pasó a Poulton para su escrutinio. Aunque el artículo de Nature pone en duda la fecha de la publicación del documento, llegó a la conclusión de que el trabajo era "probablemente" genuino.

¿Entonces qué era tan notable en el panfleto de Sleeper (o Documento Sleeper, como más tarde sería conocido)? Como ya se ha mencionado, se divide en dos mitades, una dedicada a la evolución y el otro a la teoría de los gérmenes.

El artículo de Nature detalla los siguientes principios evolutivos descritos en el panfleto:

  1. La vida le debe su principio primordial a los gérmenes primitivos, en todas partes vemos librarse batallas despiadadas por la vida... Los inútiles perecen, los útiles sobreviven y mejoran,
  2. El hombre y el mono co-descienden de algún tipo de ser primordial y, para terminar...
  3. El germen de vida residente en el hombre, que se transmite a sus descendientes, continúa vigente por tiempo indefinido.

No es de extrañar que el panfleto causara una mezcla de emoción e incredulidad. Poulton era uno de los principales evolucionistas de su tiempo y se destacó por su trabajo sobre la imitación de la mariposa. Está claro que se sentía obligado a utilizar su propia habilidad y la de los demás para llegar al fondo de este enigma, y ​​al principio parecía dispuesto a aplastar la afirmación de que el documento había aparecido unos diez años antes que los documentos de Darwin y Wallace dados en la reunión de la Sociedad Linneo en 1859. Aunque Sleeper estaba muerto antes de que Poulton hubiera visto el panfleto, su hijo, J. F. Sleeper, todavía estaba vivo y estuvo más que dispuesto a proporcionar detalles sobre la vida y el trabajo de su padre.

George Washington Sleeper

Antes de considerar la evidencia y tomar una decisión sobre la autenticidad del panfleto, necesitamos saber algo acerca de su autor.

George Washington Sleeper nació en Baltimore en 1826. En su juventud se trasladó a Boston. Aquí fue donde más tarde abrió una tienda de té, y prosperó hasta la guerra civil. Era muy impopular debido a sus puntos de vista políticos y religiosos lo que le hizo perder clientes. Después fue a la ciudad de Jersey, Nueva York, donde falleció en 1903.

Sleeper era un ateo vocal y con frecuencia era odiado dondequiera que iba; como resultado, tenía pocos amigos y entraba continuamente en conflicto con sus vecinos.

Está claro que Sleeper fue una figura histórica, pero, ¿qué es lo que tenía que decir? Como hemos visto, Alfred Russel Wallace estaba obviamente impresionado con el panfleto de Sleeper, ya que le respondió a Miller, el estadounidense fuente del documento con las siguientes palabras:

"He leído con mucho interés, ya que el escritor era evidentemente un hombre de pensamiento y talento. La primera lectura, sin duda, le da un enfoque a la teoría de Darwin, quizá más cerca que cualquier otro, ya que casi implica "la supervivencia del más apto" y la causa de la modificación progresiva, pero su lenguaje es imaginativo y oscuro."

Después de comentar la sección dedicada a la teoría de los gérmenes Wallace continuó:

"Pero es tan anticlerical y anti-bíblico que no es de extrañar que no haya podido conseguir una audiencia en Boston a mediados de 1800."

Wallace estaba lo suficientemente impresionado por el panfleto como para sugerirle a Poulton que:

"Si la casa en Down se llega a dedicar a la memoria de Darwin entonces sería lo mejor preservar este pequeño libro allí."

El 3 de junio de 1913 Wallace volvió a escribirle a Poulton mencionando su gusto por saber que estaba de acuerdo en que el Documento Sleeper no era una falsificación.

Sin embargo, pronto salió a la luz un problema evidente con el documento que debía ser abordado antes de que pudiera ser declarado auténtico. A primera vista, este problema parece un tanto esotérico puesto que se refiere a la presencia en el documento de una sola palabra: "agnóstico". Este término generalmente se cree fue acuñada por Thomas Huxley en 1869, sin embargo, aquí estaba apareciendo en un panfleto con fecha de 1849.

Tal vez este problema se puede resolver suponiendo que Sleeper se refería a un significado diferente de la palabra "agnóstico" al utilizado por Huxley. Es posible, por ejemplo, que Sleeper estaba usando la palabra Agnóstico (escrita con "A" mayúscula, por cierto) en relación con el Nuevo Testamento, en el que San Pablo habla místicamente del altar al Dios desconocido (agnostico teo), es decir, la idea de que Dios debe, por necesidad, ser incognoscible para la mente humana.

Poulton, sin embargo, estaba convencido de que Sleeper utiliza "Agnóstico" en el mismo sentido que lo hizo Huxley y empezó a sospechar que había algo raro en todo ese asunto. La inclusión de la palabra agnóstico, obviamente, apunta a la probabilidad de que el panfleto sea una falsificación, pero ¿por qué un falsificador cometería un error tan elemental? Las falsificaciones, por supuesto, no se derrumban debido a errores simples. Sin embargo, dado que se podría argumentar que Agnóstico podría haber sido utilizada por Sleeper en un sentido diferente, por sí sola la presencia de la palabra no prueba que el documento deba tener una fecha posterior al uso alternativo que Huxley le da a la palabra.

Disertación sobre las ideas del documento

La siguiente referencia a puntos específicos de Sleeper sobre la evolución muestra cómo su obra parece convincente a primera vista:

  • Origen de la vida

Sleeper especula sobre el origen de la vida de la siguiente manera:

"...La vida debe su débil comienzo a los gérmenes primordiales. Estos gérmenes que tienen que ser átomos infinitesimalmente diminutos de vida impregnan toda la atmósfera terrestre; y tal vez, la entidad del Cosmos. Perecederos en sí mismos, cada uno es el portador de la Vida, que es indestructible y eterna".

Sleeper está aquí aliándose con los primeros panspermistas que creían que la vida se diseminó por todo el cosmos; también creían que la vida, en lugar de tener un origen en la Tierra (o en cualquier otro lugar), siempre ha estado presente, es decir, que la vida es eterna.

  • La selección natural
  1. De la materia primigenia a los zoofitos y a los crustáceos; del pez al saurio, a los mamíferos y al hombre. Las formas inferiores desaparecen cuando su trabajo asignado esta hecho y la era mejorada ya no justifica su inútil existencia, al igual que el platysoma de la antigua piedra arenisca roja, que desapareció para dar lugar a la piedra caliza de magnesio: o bien convertirse en enano, una modificación previa a la extinción: de manera similar a la disminución en tamaño del iguanodonte de 21.34 metros en la iguana de 1.22 metros que sobrevivió la era y el medio ambiente que originó a su gigante ancestro.
  2. En esta desaparición o modificación, siempre recurrente, de formas animales y vegetales no hay nada extraño. En todas partes a nuestro alrededor, vemos que se libra la batalla despiadada por la vida, la cual, es un resultado inevitable, por lo que hay un proceso continuo de eliminación y sustitución que sucede en los grandes laboratorios de la Naturaleza; perecerán los inútiles, los útiles sobrevivirán y mejorarán, aunque nuestra concepción de lo que es útil y lo que es mejorar, a menudo se opone al de la naturaleza.
  3. Toda la geología indica un programa asegurado al presentar generaciones más y más altas si las formas exaltadas, cada una muy adecuada para la era peculiar en la cual apareció en su mejor momento.
  • Recapitulación

El Hombre en el útero pasa a través de todas las formas de embrión, de los tipos de divisiones conocidas de la Naturaleza animada: en primer lugar, un germen, que luego se asemeja a los moluscos, peces, reptiles, aves, roedores, rumiantes, y batrcih (presumiblemente un error de impresión para batracio, la creencia de que el rostro fetal humano se parece a la de una rana), asumiendo finalmente futuros inconfundibles del animal humano. Así pues, vemos un panorama significativo de cambios trascendentales que se producen en el curso de los tiempos mostrados en el corto lapso de nueve meses en el vientre misterios.

Sleeper luego reflexiona sobre la antigüedad del hombre y el origen de un ancestro común:

  1. El hombre y el mono co-descienden de algún tipo primario.
  2. Nunca hemos encontrado ningún ser vivo o fósil a partir de una cadena entre el hombre y el mono... Dudo que tal criatura sea descubierta; según yo, es más probable que se descubra un animal que se demuestre ser el precursor de ambas especies, exhumada de entre los escombros de una época inmediatamente anterior a ambos.

Sleeper a continuación, distingue al hombre de los simios (monos) sobre la base de que el hombre posee un raciocinio progresivo, deductivo e inventivo; y, finalmente, el uso de herramientas. Cabe destacar, que a continuación comenta sobre el origen germinal de los caracteres.

Es fácil entonces estar de acuerdo con la opinión de Wallace, en un principio compartido por Poulton, de que el panfleto Sleeper era un documento notable. Es interesante observar que Wallace, a pesar de compartir la prioridad sobre la publicación sobre la teoría evolutiva con Darwin, no parece considerar al panfleto Sleeper como una amenaza a su posición o a la de Darwin. Algunos podrían argumentar que Wallace estaba tan cerca de la muerte que tuvo poco interés sobre las cuestiones de la prioridad. Por otra parte, su defensa del documento Sleeper ilustra su típica generosidad en tales materias.

Como, señaló Wallace, Sleeper era muy crítico de la religión; el espiritualismo, dice, no juega ningún papel en el gran drama de esta vida. El hecho de que la gente de Boston claramente consideró a Sleeper como un anti-Iglesia se lee en la Introducción del documento en el que se queja amargamente de las respuestas del público y, en particular, el clero a sus ideas. También afirmó que era imposible para él obtener una audiencia en Boston, cuando dio una conferencia y dijo que consideraba a su audiencia como poco menos que salvajes. Sleeper se burló de la idea bíblica de que el hombre y los animales aparecieron en un solo día, y afirmó que la geología demuestra que tal creación no pudo haber tenido lugar hace seis mil años. Tampoco es difícil ver por qué entonces Sleeper molestó a los fieles, sobre todo cuando describe el relato bíblico de la creación como uno de los insultos más audaces a la inteligencia humana.

A pesar de que su declaración preliminar a la Sociedad Linneo, sobre la obra de Sleeper era ampliamente favorable, Poulton pronto comenzó a tener dudas sobre la autenticidad de su panfleto. Cuando volvió al tema durante julio de 1914, sus investigaciones le habían llevado a la conclusión de que el Documento Sleeper era una falsedad completa. Por el 14 de julio de 1914, Nature informó al mundo científico que Poulton había cambiado de opinión. En un segundo artículo intitulado Forged Anticipation of Modern Scientific Ideas ("La anticipación falsificada de las ideas científicas modernas"), Poulton ahora consideraba el panfleto como una obvia falsificación. ¿Qué le hizo cambiar de opinión? ¿Cómo un documento, que inicialmente consideró como notable, evolucionó hacia un fraude obvio?

Veamos ahora las pruebas que Poulton y sus colaboradores descubrieron y que les convenció de que Sleeper creo fraudulentamente su notable documento.

Leyendo entre líneas, es inmediatamente evidente que E. B. Poulton, el hombre encargado de determinar la autenticidad del panfleto, estaba molesto de tener ante él una obra que parecía negarle a Charles Darwin su precedencia sobre la teoría de la selección natural. En 1914, la teoría de Darwin estaba saliendo de un período de abandono, por lo que cualquier afirmación de que a Darwin le habían ganado su teoría habría sido inoportuno. Añadido a esto, se encuentra el hecho de que el usurpador era estadounidense y uno puede ver porqué, en un momento de intensa rivalidad nacional, Poulton habría tenido mucho interés en mostrar que el panfleto del Sleeper era una falsificación.

Confirmación aparente del fraude

Las sospechas iniciales de Poulton sobre el Documento Sleeper parecen haber nacido por investigaciones posteriores que emplearon las habilidades de algunos de los expertos en manuscritos de la época. Uno de los principales indicadores de que fue un engaño fue el hecho de que había algo mal con la tipografía utilizada en la portada. Simplemente no era una variedad de tipografía que se utilizara en la década de 1840, y un experto de la American Type Founders Company llegó a la conclusión de que es imposible que la página de título pudiera haber sido fijada en la fecha que se precia. Además, la forma de contrato de los impresores, que parecían demostrar que el panfleto fue publicado en la década de 1840, llevaba una firma de impresora falso. Más evidencia salía a la superficie. Por ejemplo, el papel utilizado en el panfleto, según los expertos, llevaba una marca de papel forjado, lo que hacía aparentar haber sido producida en una fecha anterior.

Para colmo de males, el manuscrito fue aparentemente envejecido con la ayuda de manchas de café. Como resultado, basadose en el testimonio de varios expertos, existe una fuerte evidencia para demostrar que el Documento Sleeper es una falsificación. La pregunta entonces es ¿quién lo hizo?, ¿quién fue la persona, o personas, que hicieron considerables esfuerzos para falsificar el panfleto?

¿Quién lo hizo?

El falsificador obvio del Documento Sleeper fue, por supuesto, Sleeper mismo. Se alegó que Sleeper había sido impresor; si era cierto, es obvio que habría tenido las habilidades necesarias para forjar el panfleto. El hijo de Sleeper, sin embargo, afirmó que esto era mentira y que su padre nunca había sido impresora. El panfleto fue descrito por los expertos como toscamente impreso, especialmente si se tienen en cuenta las cualidades de impresión en el Boston de esa época; ¿Por qué uno se pregunta, si Sleeper había sido impresor, tendría que producir un documento con tan mala calidad? Existe cierta evidencia que sugiere que el documento se imprimió entre 1870-1880s, aunque podría haber sido impreso más tarde, posiblemente después de la muerte de Sleeper.

¿Qué pasa con los motivos? Claramente Sleeper, un amigo, o familiar, puede haberse sentido agraviado por haber sido tratado tan mal por sus colegas bostonianos. Tal vez alguien intentó conseguirse un punto a favor mediante la demostración de elverdadero genio y la presciencia de Sleeper. Pero, ¿por qué, después de haberse tomado la molestia de producir el documento no se difundió ampliamente. No hay otras copias del Documento Sleeper que hayan salido a la superficie, por lo que si el objetivo era obtener crédito para Sleeper, entonces seguramente un solo documento nunca habría logrado el efecto. Posiblemente alguien falsificó el primer panfleto, pero luego cambió de opinión y solo un único documento salió a la luz en algún momento posterior. Tal vez se hizo circular un gran número de panfletos, pero si fue así, ¿por qué ha sobrevivido a uno solo?

No parece haber ninguna duda de que el hijo de Sleeper hizo todo lo posible para ayudar a Poulton con sus investigaciones y felizmente proporcionó todos los documentos que poseía bajo petición; ¿habría sido de gran ayuda de haber estado involucrado en la falsificación? No queda entonces otro sospechoso que R.G. B. Miller, el estadounidense que remitió el documento a Wallace. Miller afirmó haber adquirido el panfleto en una tienda de libros en Cincinnati, pero las investigaciones posteriores mostraron que no existía tal librería en la ciudad en ese momento. Puesto que nada más se sabe de Miller, éste se convirtió en una figura oscura que bien podría haber perpetrado el fraude pero, ¿por qué motivo? Una vez más, ¿por qué Miller habría elegido al dueño de una cafetería desconocida en Boston, para investirlo con el manto de una genialidad muy por delante de su tiempo?

Se ha sugerido que la falsificación de Piltdown fue perpetrada por alguien que esperaba desacreditar la teoría de la evolución, o para avergonzar a los científicos de la época, mostrando al mundo que ellos no eran tan competentes como decían ser. Quizá Miller tenía los mismos motivos, pero ¿qué esperaba lograr con un engaño tan elaborado?

Es una suerte que Wallace enviara el panfleto a Poulton. Wallace estaba cerca de la muerte en el momento y parece poco probable que hubiera pasado tanto tiempo en la investigación del panfleto; este es especialmente el caso, ya que Wallace estaba claramente convencido de que el panfleto era auténtico.

Sin la intervención de Poulton, el Documento Sleeper podría haber sido aceptado como genuino. Sin embargo, ¿qué pasaría si todos los expertos estuvieran equivocados y el Documento Sleeper realmente es genuino y Sleeper en verdad se adelantó a la teoría de Darwin y Wallace y a la teoría de los gérmenes.

Podemos asumir que los expertos nombrados por Poulton hicieron un buen trabajo y que las evidencias contra el Documento Sleeper son abrumadoras. Sin embargo, el Documento Sleeper es el producto de una mente muy bien informada y perspicaz. En efecto, puede haber sido escrito después de los hechos, pero, sin embargo, contiene algunas ideas notables. Los puntos de vista de Sleeper sobre la panspermia (una palabra que evita) son, por ejemplo, muy interesante. El Documento Sleeper dice:

"... La vida debe su débil comienzo a los gérmenes primarios. Estos gérmenes que tienen que ser infinitesimalmente pequeños, los átomos de vida diminutos, impregnan toda la atmósfera terrestre, y tal vez la totalidad del Cosmos ".

Al igual que Wallace, Sleeper adopta un enfoque teleológico para el hombre (tal vez por eso Wallace estaba tan dispuesto a aceptar la autenticidad del documento), teniendo en cuenta que es el producto final de la Naturaleza. Curiosamente, Sleeper presta atención a negar el espiritualismo, poniendo en duda que haya fuerzas mecánicas adicionales en movimiento (refutando el diseño inteligente y la religión); el espiritualismo estaba en boga en 1848, alrededor del tiempo en que se dijo que el documento había sido escrito. También incluye ecos del enfoque del punto de vista del gen egoísta, e incluso los memes cuando afirma:

"... Por lo tanto el germen de vida residente es transmitido a sus descendientes, y continúa vigente indefinidamente a lo largo de los años [...], y así y sólo así, el hombre se vuelve inmortal, en la transmisión de su germen de vida y la perpetuación eterna de su pensamiento original ".

También podemos leer en el Documento Sleeper un párrafo que implica el llamado principio antrópico , la aparente armonía del universo con la conciencia:

"De todas estas formas , el Hombre parece ser la obra maestra de la naturaleza en este mundo, y uno no puede dejar de sentirse impresionado por la convicción de que todo lo que la naturaleza puede haber logrado en otros planetas, todas sus energías, evidentemente, se han afirmado por medio de la Educación, para dar forma, para instruir y perfeccionar la raza humana".

Por último, reiterando las opiniones del Sleeper sobre la selección natural, nos dice:

"Hay un proceso continuo de eliminación y sustitución que sucede en los grandes laboratorios de la Naturaleza; perecerán los inútiles y los utiles sobrevivirán y mejorarán, aunque nuestra concepción de lo que es útil y mejor a menudo se opone a la Naturaleza".

¿Una teoría de los gérmenes temprana o un elaborado engaño?

La segunda parte del Documento Sleeper se llama Los peligros de lo oculto y no es menos impresionante que la primera ya que parece ser una enunciación de los principios de la teoría de los gérmenes. A principios de la década de 1840, personas de la talla de Sir John Goodsir, Sir Henry Holland, Gideon Mantell Algenon y otros en Inglaterra, y otros lugares, habían concluido que animáculos causan enfermedad, pero el panfleto de Sleeper va mucho más allá. De los microbios Sleeper dice:

"He llegado a la conclusión de que la tierra, el aire y el agua están repletos de criaturas multitudinarias, infinitesimales, siempre activas, probablemente, muchas de las cuales son demasiado pequeñas para ser reveladas por nuestros mejores microscopios... Infectan, o desinfectan el aire, alteran la naturaleza del suelo, y limpian o contaminan el agua."

Sleeper también mantuvo que los gérmenes...:

"... Obtienen dominio sobre nuestros cuerpos debilitados y, sin duda, son sus efectos malignos lo que contemplamos en la horrible virulencia de la viruela, de la terrible malignidad de enfermedades como el cáncer y los estragos melancólicos del consumo."

A continuación pasa a afirmar que estos organismos diminutos causan el Mal del Rey (escrófula), el catarro, la malaria, la fiebre escarlatina, el sarampión, el dolor de garganta y la gangrena pútrida:

"La gota de agua que bebemos, el soplo de aire que respiramos, las partículas de polvo que encuentran su insidiosa entrada en nuestro cuerpo, pueden ser el terrible precursor de la enfermedad."

A continuación, Sleeper afirma que podemos resistir estas enfermedades e invoca la idea de que los microbios se originan desde el espacio, refiriéndose a ellos como estos itinerantes similares a Ismael, que hacen su camino través del universo. Incluso hace la observación sobre la capacidad de un microbio para antagonizar el crecimiento de los demás:

"... por lo que otros gérmenes vivos, antagónicos a los tipos malos, pueden oponerse a estos últimos en sistemas no debilitados y entablan batallas en los humores de nuestra sangre."

Sleeper se opone tenazmente a la teoría de la generación espontánea y afirma que el microbio causante de la garganta pútrida se puede aislar usando jalea en pata de terneros comunes cubierta con una campana de vidrio y de pie en el azogue, todo fuertemente calentado de antemano a fin de excluir otros gérmenes.

Por último, afirma que la sangre puede matar a los gérmenes y que los gérmenes no están aislados de las personas que no padecen la enfermedad. Los insectos como jejenes, moscas, abejas y avispas, según él, actúan como vectores y transmiten la enfermedad. En cuanto a la malaria, afirma que:

"Nunca he conocido a una persona que haya sufrido de fiebre palúdica que no fuera picado por mosquitos o haya sido residente de una región que tnga estas plagas."

Sorprendentemente, sugiere que los microbios se pueden usar para matar insectos y plagas, y asigna la fertilidad de los suelos a la acción de microbios, afirmando que las enfermedades se propagan por microorganismos en el agua.

Sleeper ofrece una amplia panorámica de la teoría de los gérmenes. Sin embargo, dado que la mayoría de esas ideas ya habían sido expuestas entre 1880 y 1900, aquí no hay nada que sugiera que esta relación completa de esta nueva ciencia no pudiera haber sido forjada entre estas fechas.

Muchas de las ideas de Sleeper sobre las enfermedades no eran originales y se puede demostrar mediante el examen de la obra de Joseph Comstock de Lebanon, Connecticut, quien escribió un artículo titulado Sobre el origen animal de las fiebres, que fue enviado al Boston Medical and Surgical Journal, en 1835. Comstock declaró que las fiebres son de origen animal microscópico y se originan de los efluvios de la masa congregada de los trabajadores y sostiene que:

"Nadie discute el origen animal del contagio. Más allá de cualquier controversia, toda enfermedad contagiosa es de origen animal. Nadie soñaba con la viruela, o la sífilis, o el sarampión, o la psora siendo generadas por putrefacción vegetal. Esas enfermedades, por lo tanto, cuyas causas se conocen de manera positiva e indiscutiblemente, son de origen animal ".

Comstock está hablando claramente de microbios que, según dice, se pueden ver en las gotas de agua mediante el uso del microscopio de gas hidro-oxígeno, que está iluminado por luz brillante intensa producida por la combustión de oxígeno e hidrógeno en una superficie de cal.

En ninguna parte Sleeper ve la mano de Dios.

Un punto final, en todo el Documento Sleeper, el autor menciona liberalmente los nombres de científicos y autores que estaban activos antes, o alrededor, de 1849. Se hace mención de Lamarck, Thomas Paine, Leeuwenhoek, Edward Jenner, y las autoridades y experimentadores pre-Pasteur, sobre la generación espontánea, Spallanzani, Redi y Swammerdam y Schwann. Sleeper también menciona a Frankenstein, los Vestigios de la Creación y las figuras literarias, Münchhausen, y a los hermanos Grim. Un nombre que menciona es Juan Ponce de León y Figueroa (1460–1521), que fue uno de los marineros de Colón y que se quedó en las Américas para buscar la Fuente de la eterna juventud, y, finalmente, llegó a Florida.

El excelente trabajo de investigación de Poulton parece apuntar a la conclusión, aparentemente indiscutible, de que el Documento Sleeper es una falsificación. Sin embargo, el documento está bien escrito y lleno de datos acerca de la evolución y los microbios. A pesar de que parece ser un engaño, forjado en algún momento a finales de la década de 1800, contiene numerosos indicios de que el falsificador era un pensador notable y no uno que se contentara simplemente en plagiar las ideas de otras personas. Por ejemplo, como ya hemos visto, el énfasis puesto en la "panspermia", la idea de que la vida impregna el universo, es algo novedoso para este período. Paradójicamente, si el autor del Documento Sleeper hubiera fechado su panfleto en el tiempo en que fue escrito, digamos 1900, él o ella, podría haber llegado a ser un divulgador, verdaderamente original, de la ciencia de la época, y un pensador con visión del futuro, en lugar de un falsificador travieso.

Otro indicador a la probabilidad de que el Documento Sleeper' es una falsificación proviene del hecho de que las revistas médicas de Nueva Inglaterra de mediados del siglo XIX eran una rica fuente de chismes médicos y críticas hacia cualquier creador de nuevas ideas. Si el Documento Sleeper hubiera existido en 1849, los editores y expertos del personal de estas revistas no hubieran tenido piedad y lo hubieran atacado por su especulación sobre la evolución, su ataque implícito a la teoría de los miasmas, y por sus duros sentimientos ateos.

En conclusión, el documento Sleeper parece ser un engaño, uno que puede tomar su lugar a lado de la falsificación del hombre de Piltdown, como un ejemplo de los extremos a los que algunas personas llegan para engañar a la comunidad científica y, a través de ellos, al público.[2]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. F. A. D. (1914) A Remarkable Anticipation of Darwin. Nature Vol 92, Num 2308, 588-589. doi:10.1038/092588a0
  2. Wainwright, Milton & Sulaiman Ali Alharbi (2011). The story of a largely unknown evolution – Germ theory hoax. Saudi Journal of Biological Sciences, 18, 311–316. doi: 10.1016/j.sjbs.2011.06.001
P Creencias erróneas
Falacias sobre la Historia   Cristobal Colón y la Tierra planaDarwin se convirtió en cristiano en su lecho de muerteEinstein y las matemáticas"En Dios confiamos" siempre se ha impreso en la monedaEl Éxodo israelitaEl modelo de Ptolomeo es erróneoEl Papa pidió perdón por las CruzadasGraham Bell inventó el teléfonoCitas jamás dichas¿Fue George Washington el primer presidente de EEUU?Los Dogones y sus conocimientos astronómicosLos protocolos de los sabios de SiónSir Isaac Newton y la manzanaWalt Disney está congelado esperando revivir en el futuro