Dieta macrobiótica

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos sobre
01-Anticiencia.jpg
pseudociencias

Una dieta macrobiótica (o simplemente macrobiótica) es una dieta sobre los tipos de alimentos fija en ideas extraídas del budismo zen. La dieta pretende equilibrar los supuestos elementos yin y yang de los alimentos y los utensilios de cocina. Los principios de las dietas macrobióticas son reducir los productos animales, comer alimentos cultivados localmente que están en temporada y consumir alimentos con moderación.

Antecedentes

La dieta macrobiótica está asociada con el budismo zen y se basa en la idea de equilibrar el yin y el yang. La dieta propone 10 planes que progresan hasta alcanzar una proporción supuestamente ideal de yin/yang de 5 a 1.

George Ohsawa

La dieta fue popularizada por George Ohsawa en la década de 1930 y elaborada posteriormente por su discípulo Michio Kushi. La historiadora médica Barbara Clow escribe que, en común con muchos otros tipos de medicina alternativa, la macrobiótica tiene una visión de la enfermedad y de la terapia que entra en conflicto con la medicina convencional.[1]

La macrobiótica hace hincapié en los cereales de grano entero, legumbres (leguminosas), vegetales, algas marinas, productos fermentados de soja y frutas cultivadas localmente, combinado todo en comidas según el antiguo principio chino de equilibrio conocido como yin y yang. Re recomiendan granos y productos integrales como el arroz integral y la pasta de trigo sarraceno (soba), una variedad de vegetales cocidos y crudos, productos de frijoles y frijoles, condimentos naturales suaves, pescado, nueces y semillas, bebidas suaves (no estimulantes) como el té y la fruta de la ramita bancha.

George Ohsawa subrayaba que el yin y el yang son cualidades relativas que solo se pueden determinar en una comparación. Se considera que toda la comida tiene ambas propiedades, con una siendo la dominante. Los alimentos con cualidades yang se consideran compactos, densos, pesados ​​y calientes, mientras que aquellos con cualidades yin se consideran expansivos, ligeros, fríos y difusos.

Cáncer

Quienes escriben sobre esta forma de alimentación a menudo afirman que una dieta macrobiótica es útil para las personas con cáncer y otras enfermedades crónicas, aunque no hay pruebas sólidas que respalden esas recomendaciones, además que se ha comprobado que la dieta puede ser perjudicial. Los estudios que indican resultados positivos son de calidad metodológica deficiente. Ni la American Cancer Society ni la Cancer Research UK recomiendan adoptarla. Las sugerencias de que una dieta macrobiótica mejora la enfermedad cardiovascular y la diabetes se explican porque la dieta es, en parte, coherente con los enfoques dietéticos basados ​​en la ciencia para la prevención de enfermedades.

La American Cancer Society recomienda 'dietas bajas en grasa y altas en fibra que consisten principalmente en productos vegetales'; sin embargo, instan a las personas con cáncer a que no confíen en un programa dietético como medio de tratamiento exclusivo o primario. Cancer Research UK afirma: 'No existe evidencia científica que demuestre que una dieta macrobiótica pueda tratar o curar el cáncer o cualquier otra enfermedad'.

Efecto sobre la nutrición

La mayoría de las dietas macrobióticas no son nutritivas. Las personas que siguen la dieta macrobiótica tienen un mayor riesgo de desarrollar escorbuto.

Los siguientes nutrientes deben controlarse especialmente en los niños, debido a su importancia para facilitar el crecimiento: calcio, proteínas, hierro, zinc, vitamina D, vitamina B12, riboflavina, vitamina A, ácidos grasos omega-3.[2]

Seguridad

Una de las versiones anteriores de la dieta macrobiótica que involucraba comer solo arroz integral y agua ha sido relacionada con graves deficiencias nutricionales e incluso la muerte. Las dietas macrobióticas estrictas que no incluyen productos animales pueden dar lugar a deficiencias nutricionales a menos que se planifiquen cuidadosamente.

  • Cáncer. El peligro puede ser peor para las personas con cáncer, que pueden tener que lidiar con la pérdida de peso no deseada y con frecuencia tienen un aumento de los requisitos nutricionales y calóricos. Confiar en este tipo de tratamiento solo y evitar o retrasar la atención médica convencional para el cáncer puede tener graves consecuencias para la salud. Puede demorar la aplicación de un tratamiento médico del que puede depender la vida del paciente, como sucedió en el caso de Steve Jobs, fundador de Apple. Así mismo, las severas deficiencias nutricionales de quien sigue esta dieta de forma estricta pueden empeorar seriamente el pronóstico del paciente con cáncer.
  • Al formar parte de las llamadas “terapias alternativas”, el paciente se expone a un mayor riesgo de mortalidad, tal y como han mostrado diversas investigaciones.
  • Los niños también pueden ser particularmente propensos a deficiencias nutricionales derivadas de una dieta macrobiótica.
  • Las dietas macrobióticas no se han probado en mujeres embarazadas o que están amamantando, y las versiones más extremas pueden no incluir suficiente cantidad de ciertos nutrientes para el crecimiento fetal normal.
  • Incluir en la dieta las algas, la convierte en arriesgada, sobre todo en personas con problemas de tiroides o con riesgo de padecerlos, dado el elevadísimo contenido de yodo en numerosas algas marinas. Sin olvidar que el contenido en arsénico en muchas algas comestibles es también considerable.[3]

Tal vez en algún momento la dieta macrobiótica quiso comenzar como una buena opción de nutrición, pero hoy se sabe que acarrea más peligros que beneficios además de haber caído en manos de charlatanes que le han otorgado características benéficas que no posee.

Otras falsas terapias


Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Barbara Clow (2001) «Negotiating Disease: Power and Cancer Care, 1900-1950». Vía: books.google.com.
  2. Este segmento del artículo Dieta macrobiótica posee contenido traducido, adaptado o reeditado de Wikipedia en inglés, que porta una licencia Creative Commons. noframe
  3. Julio Basulto Marset (2017) «Los riesgos ocultos de la dieta macrobiótica». Vía: elpais.com.


P Pseudociencias
Pseudociencias   AcupunturaAcupuntura líquidaAgricultura biodinámicaAgrohomeopatíaAlquimiaAstrologíaBaraminologíaBioenergíaBiorritmoBucailleísmoChakraCiencia de los seres humanos unitariosCienciologíaComunicación facilitadaCriptozoologíaDetección de mentiras por polígrafoDianéticaDieta macrobióticaEfecto MaharishiEnergía pseudocientíficaEspiritismoEterometríaFeng ShuiFosfenismoFrenologíaGeopatíaGrafologíaHomeografíaHomeopatíaHomeopatía unicistaHomeopatía veterinariaHomeoprofilaxisHomeosiniatríaHomeospagyriaHomeotoxicologíaKarmaKinesiología aplicadaKoreshanityLey de HeringMedicina antroposóficaMedicina ayurvédicaMedicina holísticaMedicina integrativaMeditación trascendentalMemoria del aguaMesmerismoMorfopsicologíaNumerologíaOsteopatíaParapsicologíaPrecogniciónProgramación neurolingüísticaPseudoarqueologíaPsicoanálisisPsicoquinesisQuirologíaQuiromanciaQuiropraxiaRadiestesiaReencarnaciónRespiracionismoSensibilidad química múltipleSincronicidadSíndrome de Dirk HamerSíndrome post abortoTarotTelepatíaTelequinesiaTeologíaTerapia del espacioTest de RorschachUfología
Véase también   Agua polimerizadaArgumento cosmológico del KalāmAuraBaraja ZenerCámara KirlianComplejidad irreducibleCreacionismoCharlataneríaCreacionismo de la Tierra JovenDoshaExperiencia cercana a la muerteFrecuencia 432 HzFrecuencia 440 HzInfluencia lunarInteligencia innataLenguaje corporal (mito)Ley de la atracciónNegacionismo científicoPensamiento positivo y cáncerRayos ERayos NSudario de TurínSelección sobrenaturalSentido azulTerapia del campo del pensamientoTierra huecaTierra plana