Dieta de la zona

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fraudes
00-Bad Pharma Logo.jpg
de mercadeo

La dieta de la zona es una dieta restringida en carbohidratos que postula una supuesta conexión entre la dieta, las hormonas y los eicosanoides, un grupo de moléculas de carácter lipídico originadas de la oxidación de los ácidos grasos esenciales de 20 carbonos tipo omega-3 y omega-6. Se supone que esta dieta conduce a una mejor salud.

Los supuestos beneficios para la salud de las dietas bajas en carbohidratos han sido defendidos intermitentemente a lo largo del último siglo y han gozado de una creciente popularidad en la última década. Aunque lo extremo de la restricción de carbohidratos en la dieta varía entre las dietas populares bajas en carbohidratos, la creencia de que los carbohidratos son de una u otra manera responsables de la mayoría de las enfermedades crónicas sigue siendo un tema constante y enfático. Por otro lado, las teorías ofrecidas para explicar la asociación entre ingestas más bajas de carbohidratos y una mejor salud son más variables y se han vuelto progresivamente más sofisticadas.

Para el consumidor crédulo que se identifica con el vínculo reconocido entre ciencia, nutrición y salud, la apariencia de una base científica para las afirmaciones populares sobre la dieta baja en carbohidratos es atractiva.

El fenómeno de la dieta de la zona representa una nueva generación de moda de alimentos bajos en carbohidratos, cuya venta de libros sobre el tema la ubican entre las dietas más populares en la historia reciente.

La base teórica de la dieta de la zona es intrincada, y parte de su contenido detallado es enigmático. Como resultado, muchos científicos de salud y nutrición eligen simplemente descartar sus afirmaciones de propiedades saludables. Sin embargo, aunque la dieta de la zona generalmente se considera ficción, los fundamentos de sus teorías se basan en hechos científicos reales, de ahí la confusión. Dado que incluso un mito puro generalmente contiene una partícula de verdad, un rechazo desequilibrado del argumento de la dieta de zona es ineficaz para combatir sus reclamos e incluso puede perpetuar la confusión entre los medios populares cuando los profesionales de la nutrición y la salud intentan comunicarle al consumidor qué es y lo que no es ciencia de la nutrición.

Carbofobia es una forma de desinformación nutricional infundida en la psique estadounidense a través de múltiples vías publicitarias que incluyen anuncios de revistas, infomerciales de televisión y, sobre todo, libros de dieta de gran venta promocionados por nutricionistas. Debido a la libertad de prensa garantizada en la mayoría de los países, la publicación lucrativa de información nutricional dudosa es difícil de combatir. El éxito del libro Dieta de la Zona por Barry Sears (1995), llevó a la publicación de al menos diez libros relacionados con la zona o 'imitaciones' de la Zona. La American Dietetic Association promueve la difusión de información nutricional sólida y basada en la ciencia para corregir y contrarrestar la información errónea sobre nutrición generalizada.

Lo de "Zona" se define como un estado metabólico en el cual el cuerpo humano opera con una eficiencia óptima. Los beneficios específicos de salud de la dieta de la zona supuestamente incluyen, pero no se limitan a, pérdida de peso permanente, prevención de enfermedades crónicas, inmunidad mejorada, máximo rendimiento físico y mental y una mayor longevidad. Las afirmaciones de la dieta de la zona sobre el rendimiento físico máximo han sido refutadas; sin embargo, todos los beneficios atribuidos a la dieta de la zona se basan en la misma premisa mecanicista.

Los profesionales de la salud nutricional deben evaluar el mérito científico de la dieta de la zona y sus declaraciones de propiedades saludables en un esfuerzo por ayudar a delinear lo que es y lo que no es ciencia nutricional sólida.

La recomendación para lograr una distribución dietética de macronutrientes de aproximadamente 55% de carbohidratos, 15% de proteínas y 30% de grasas es ampliamente reconocida y se basa en una extraordinaria investigación científica profunda que abarca más de 25 años de estudio. Por el contrario, la dieta de la zona se define como un plan de alimentación que consiste de 40% de carbohidratos, 30% de proteínas y 30% de grasas, y aboga específicamente por ahorrar el uso de granos y almidones.

Los defensores de esta dieta declaran que permite que el exceso de grasa corporal se 'queme' (pérdida de peso) y finalmente conduzca a la producción de eicosanoides "buenos". De acuerdo con la teoría de la Zona, los eicosanoides son agentes biológicos extremadamente poderosos y la producción específica de eicosanoides "buenos" es responsable de los supuestos beneficios para la salud de la dieta. Por lo tanto, la dieta de la zona es una dieta restringida en carbohidratos que postula una conexión entre la dieta, las hormonas y los eicosanoides que finalmente conduce a una mejor salud.

De acuerdo con los estudios, la dieta de la zona no tiene mayor potencial para promover la quema de grasa, pérdida de peso o cualquier otro fenómeno relacionado con las alteraciones de la relación insulina y glucagón en comparación con una dieta consistente con las recomendaciones nutricionales convencionales porque los niveles de insulina asociados probablemente sean tan altos, o más altos, en respuesta al aumento de la relación proteína/carbohidrato.

Con respecto del control del peso corporal, cualquier pérdida de peso experimentada por los adeptos a la dieta de la zona (40/30/30) se explica fácilmente por la restricción energética severa de la dieta en lugar del metabolismo de la grasa potenciado por manipulaciones en la relación proteína/carbohidrato de la dieta. La pérdida de peso producida por un balance energético negativo no es un concepto nuevo. Sin embargo, la dieta de la zona también pretende que esta misma relación proteína/carbohidrato y supuesta alteración insulina/glucagón proporciona beneficios para la salud más allá de la pérdida de peso mediante cambios en el metabolismo de los eicosanoides.

A pesar de la falta de apoyo científico para la supuesta mejora del metabolismo de las grasas reclamados por los defensores de la dieta de la zona, la teoría de la dieta de eicosanoides de la dieta de la zona merece evaluación ya que es relativamente nueva y oscura en el fenómeno de la dieta baja en carbohidratos que generalmente no se entiende bien, pero es ampliamente promocionado como la 'llave' para una salud óptima.

Cuando se evalúan adecuadamente, las teorías y los argumentos de los populares libros dietéticos bajos en carbohidratos como los de la Zona se basan en estudios mal controlados, sin revisión por pares, o emplean anécdotas y retórica no científica. La mayoría de los estudios dietéticos ilustran la complejidad de la desinformación nutricional perpetrada por algunos libros de dieta populares. Una mirada más cercana a la ciencia detrás de las afirmaciones hechas para la dieta de la zona revela nada más que un giro moderno en una moda antigua de alimentación.

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados


P Mitos de mercadeo pseudocientífico
Mitos del mercadeo   Agua de mar hexagonalAntioxidantesCremas antienvejecimientoCremas oxigenadorasDesintoxicaciónDieta de la zonaGrasa en orinaIndustria de los cosméticosOzonoterapiaSuplementos alimenticiosTerapia quelanteVitaminas y estrés
Mitos anticiencia   Decaimiento de CEl GcMAF cura el cáncerMemoria del aguaOxigenación de la piel