Darwin Devolves: The New Science About DNA that Challenges Evolution

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Publicaciones propagandistas
Darwin Devolves.png
Darwin Devolves: The New Science About DNA that Challenges Evolution

La desevolución de Darwin: La nueva ciencia sobre el ADN que desafía la evolución (traducción libre del nombre del libro ya que aún no tiene título oficial en español), es el tercer intento de Michael Behe, profesor de bioquímica en la Universidad de Lehigh y miembro principal del Centro de Ciencia y Cultura del Discovery Institute, una organización destacada por promover la pseudoteoría del Diseño Inteligente (DI). En Darwin Devolves, Behe ​​continúa cavando más en el agujero que abrió hace 20 años con la La Caja Negra de Darwin.

Antecedentes

Aunque sus puntos de vista están fuera de la corriente científica principal, esto no detendrá los esfuerzos de los creacionistas y del DI por usar el trabajo de Behe ​​para convencer a las juntas escolares de que el DI es una teoría científica válida. En consecuencia, las comunidades científicas y escépticas no deben ceder a la tentación de ignorar a Behe. Debido a que su escritura cuidadosa tiene la apariencia de experiencia, el público buscará respuestas a los puntos planteados en Darwin Devolves, y los científicos deben responder con la única herramienta que importa, la evidencia.

En varios puntos durante la lectura de Darwin Devolves, Behe ​​deja en claro que acepta el hecho de que la vida ha evolucionado a lo largo de miles de millones de años y que todos los seres vivos están relacionados por la ascendencia universal común. También reconoce cómo la mutación y la selección natural han dado forma a los organismos y logrado ganancias de aptitud física en casos específicos. Donde no está de acuerdo es el mecanismo de cómo el cambio genético impulsa la evolución de cualquier otra cosa que no sean los retoques más pequeños. En donde la ciencia ha demostrado que la mutación y la recombinación proporcionan la materia prima para toda la diversidad de la vida, Behe ​​sostiene que las mutaciones solo pueden romper cosas y que se requiere una intervención inteligente para la innovación o incluso para el simple logro de la función. Para apoyar su punto de vista, pasa mucho tiempo explicando, en su mayoría con precisión, varios casos de cómo las mutaciones han disminuido las funciones de los genes con el resultado de mejorar la supervivencia. Sin embargo, su discusión es engañosa.

Behe sostiene que la teoría evolutiva moderna tiene un estándar imposible, declarándola 'insuficiente', si no podemos identificar cada mutación puntual, cada paso genético intermedio, en qué orden y en qué organismos antiguos. Mientras tanto, la propia pseudoteoría de Behe ​​no se ajusta a ningún estándar, disfrutando de un estado de encerramiento ya que el diseñador simplemente llena cualquier vacío en el conocimiento. Afortunadamente, su razonamiento no logró convencer a un tribunal de distrito federal en Dover, Pensilvania, que bloqueó el intento de la junta escolar de insertar una mención al DI en los libros de texto de ciencias. Vale la pena señalar que el principal testigo en nombre de los demandantes fue Kenneth Miller, un devoto católico que a menudo ha escrito en revistas científicas defendiendo la enseñanza correcta de la ciencia evolutiva. Como descubrió el juez John E. Jones III, el DI no puede ser probada científicamente.[1] Darwin Devolves continúa esta tradición pseudocientífica.

¿Desevolución?

Con respecto del título, en Biología -o en cualquier contexto científico- no existe el verbo desevolución. Behe lo entiende como lo contrario de la evolución, lo que no tiene mucho sentido. Fuera de la ciencia, la evolución puede significar un aumento en la complejidad o alguna otra forma de progreso o mejora. En biología, la evolución simplemente significa cambio en una población a lo largo del tiempo.

La evolución biológica no implica una complejidad creciente ni ningún tipo de progreso. La evolución no es direccional ni orientada a objetivos en absoluto. Es descuidada, serpenteante, se invierte y favorece la simplicidad tan a menudo como la complejidad, si no es que más.

A los humanos nos gusta pensar de nosotros mismos que tal vez somos las criaturas más complejas. Se ha llegado a decir que somos el pináculo de la evolución, sin embargo, las bacterias a menudo van en la otra dirección y evolucionan para ser extremadamente eficientes. Dado que las células bacterianas superan en número a las células humanas incluso en nuestros propios cuerpos, es extraño creer que somos 'más evolucionados' que ellas.

Sin duda, muchas palabras se usan de manera diferente en la ciencia, por ejemplo, teoría, certeza, confianza, etc., pero un bioquímico como Behe ​​debería saberlo mejor. Si bien es posible que el uso de la palabra "desevolución" la haya empleado de manera irónica, Behe la usa de una manera específica, para describir una pérdida de función, y lo hace una y otra vez a lo largo del libro y nunca da indicaciones de que no sea serio. Esto traiciona un malentendido muy fundamental y omnipresente de la teoría evolutiva.

Behe también pasa mucho tiempo discutiendo el trabajo de Rosemary y Peter Grant, de la Universidad de Princeton, quienes han llevado a cabo un impresionante cuerpo de investigación sobre la evolución y diversificación de las 15 especies de pinzones en las islas Galápagos. Behe discute que los diferentes tipos de pinzones se han diversificado muy poco de la población ancestral del género Tiaris, hace unos dos millones de años. Si bien esto es cierto, no está claro por qué Behe ​​siente que esto es una decepción. Dos millones de años no es un tiempo terriblemente largo para los estándares evolutivos y la mayoría de las especies animales vivas hoy en día son anatómicamente similares a sus antepasados ​​de hace millones de años (piense en los tiburones).

Behe usa el término darwiniano con mucha frecuencia, como si la ciencia evolutiva no hubiera progresado desde mediados del siglo XIX. Aunque tanto Charles Darwin, como Alfred Russel Wallace, fueron los primeros campeones de la selección natural, ahora apreciamos toda una serie de fuerzas evolutivas que incluyen mutaciones, la recombinación, la hibridación, la transferencia horizontal y la deriva genética.

La afirmación central de Darwin Devolves es que las mutaciones no guiadas y los reordenamientos genéticos solo pueden disminuir la función de los genes en los que ocurren, aunque a veces pueden aportar ganancias de aptitud física cuando lo hacen. Esto no es nuevo, incluso para Behe, ya que su segundo libro, The Edge of Evolution, abarcó este mismo punto. Es importante destacar que muchos de los defensores públicos de Behe, casi ninguno de los cuales son científicos, frecuentemente tergiversan su posición y afirman que simplemente está diciendo que las mutaciones generalmente descomponen las cosas y que las mutaciones que mejoran la función de los genes o proteínas son muy raras. De este hilo delgado se cuelgan los Testigos de Jehová y lo expresaron de manera anticientífica en su libro contra la evolución La vida: ¿cómo se presentó aquí? ¿Por evolución, o por creación?. Durante mucho tiempo se ha sabido que una alteración aleatoria en algo tan intrincado como las instrucciones genéticas codificadas usualmente dañará esas instrucciones. Lo que Behe ​​realmente dice es mucho más fuerte que eso: afirma que los retoques al azar nunca pueden ser la fuente de un funcionamiento biomolecular innovador o incluso mejor, a menos que cada paso del camino traiga beneficios claros para la aptitud física. Se apoyó en esta posición hace más de 20 años y la defiende enfáticamente en este libro.

Desafortunadamente para Behe, la evidencia no está de su lado. Behe ​​continúa ignorando la abundancia de investigaciones que socavan sus afirmaciones, algunas de las cuales se le han señalado públicamente.[2] Tal vez en el ejemplo más dramático, un complejo de varias subunidades llamado T-urf13 se improvisó a partir de varias piezas de ADN no codificante en el genoma mitocondrial del maíz.[3] Este es un ejemplo clave porque el complejo T-urf13 es un canal iónico cerrado, una estructura molecular que Behe ​​sostuvo específicamente como un ejemplo de complejidad irreducible en su primer libro, La Caja Negra de Darwin.

Omisiones

noframe


Hay algunas cosas que Behe, ya sea por olvido o por deshonestidad no incluyó en su libro o no las desarrolló a profundidad. La palabra recombinación aparece solo una vez en este libro (fuera de las notas) y no se mencionan en absoluto ni la exaptación ni la transferencia horizontal de genes. dado que estas son fuerzas clave para generar diversidad e innovación es lógico que merezcan discusión, especialmente por alguien que intenta desafiar su importancia.

También está ausente cualquier discusión sobre el modelo de dos pasos de Muller (o su reciente actualización en 2012 por Dan I. Andersson[4]) o el innovador trabajo de Allen Orr sobre la especiación.[5] La lista podría continuar por páginas. Quizás la más atroz de las omisiones de Behe ​​son sus repetidas afirmaciones de que sus afirmaciones anteriores acerca de la complejidad irreducible no han sido refutadas. Puede que los cientos de refutaciones publicadas no sean convincentes, pero es de él la responsabilidad de explicar por qué. En cambio, pretende que no existen. Si bien las grandes ideas a menudo se mejoran a través de críticas agudas, Darwin Devolves pierde su marca, no tanto por todo lo que dice, sino por todo lo que no.[6]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. American Civil Liberties Union. «The Trial Of Kitzmiller V. Dover». Vía: aclu.org.
  2. Lents, N. H., Swamidass SJ, and Lenski RL. (Febrero, 2019) «The End of Evolution? A biochemist’s crusade to overturn evolution misrepresents theory and ignores evidence». Vía: sciencemag.org.
  3. John C. Kennell & Daryl R. Pring (Marzo, 1989) «Initiation and processing of atp6, T-urf13 and ORF221 transcripts from mitochondria of T cytoplasm maize». Vía: springer.com.
  4. Joakim Näsvall, Lei Sun, John R. Roth & Dan I. Andersson (2012) «Real-Time Evolution of New Genes by Innovation, Amplification, and Divergence». Vía: sciencemag.org.
  5. Jerry A. Coyne and H. Allen Orr (2004) «Speciation». Edit: Sinauer Associates. ISBN: 9780878930890.
  6. Nathan H. Lents (2019) «Behe’s Last Stand: The Lion of Intelligent Design Roars Again». Vía: skeptic.com.