Darwin's Black Box

De Wiki Pseudociencias
Publicaciones propagandistas
Darwin Black Box.jpg
Darwin's Black Box

La Caja Negra de Darwin, con el subtítulo el reto de la bioquímica a la evolución (Darwin's Black Box: The Biochemical Challenge to Evolution) (1996) es un libro propagandista a favor del Diseño Inteligente escrito por Michael J. Behe y publicado por Free Press en el que introduce su refutada argumentación pseudocientífica de la complejidad irreducible donde sostiene que la presencia de muchos sistemas bioquímicos indican que son resultado de un diseño inteligente y no de un proceso evolutivo.

Antecedentes

Michael Behe, bioquímico y profesor de la Universidad de Lehigh, comenzó a ser un miembro destacado del Diseño Inteligente, sobre todo, después de su intervención en un simposio organizado por Phillip E. Johnson en el campus de la Southern Methodist University de Dallas, Texas, en el año 1992, titulado Darwinism: Scientific Inference or Philosophical Preference? En aquella ocasión defendió sus ideas ante evolucionistas tan destacados en el mundo científico como Leslie K. Johnson, Michael Ruse o Arthur M. Shapiro. Cuatro años más tarde expuso esas ideas bien ordenadas y desarrolladas en este libro haciéndolo pasar como lectura de "divulgación científica". El libro fue un gran éxito editorial. Recibió también multitud de críticas en contra. Posiblemente haya sido el libro que más ha contribuido a difundir la farsa del Diseño Inteligente y a hacerle ganar terreno, al menos inicialmente, en el ámbito académico.[1]

Refutación

La Caja Negra de Darwin es muy citado por personas desesperadas por encontrar un libro de un biólogo verdadero que ataque la idea de la evolución. Por ejemplo, la organización británica Truth in Science, mencionada anteriormente, describe la obra como «una excelente introducción fundamental a la teoría científica del diseño inteligente». Behe describe su libro «modestamente» como «tan inequívoco y tan relevante que debe ser clasificado como uno de los más grandes hitos en la historia de la ciencia. El descubrimiento rivaliza con los de Newton y Einstein, Lavoisier y Schrödinger, Pasteur y Darwin.»

Como muchos críticos de La caja negra de Darwin han señalado, Behe tiene siempre cuidado en no mencionar nunca el nombre del Diseñador supuestamente responsable del diseño del mundo biológico que nos rodea, intentando así apoyar la reivindicación de que su motivación es puramente científica y que no tiene nada que ver con la religión. No obstante, sólo a los lectores más ingenuos les quedará alguna duda sobre a qué Diseñador se refiere. Un punto más importante para los bioquímicos es que Behe afirma en todo el libro que sus conclusiones derivan necesariamente del estudio de la bioquímica, dando la impresión a los lectores no bioquímicos (aunque sin llegar a la mentira descarada) de que cualquier persona con una formación en bioquímica estará de acuerdo. Esto está tan lejos de ser verdad que su propio departamento académico de la Universidad de Lehigh ha tomado medidas, casi sin precedentes, y ha publicado en su sitio web una declaración describiéndole como el «único disidente» de la posición del profesorado del departamento, «inequívoco en su apoyo a la teoría de la evolución».[2]

El error más grave del libro es la confusión constante que hace y fomenta entre el origen de la vida y la evolución. Charles Darwin sí que hizo algunas sugerencias sobre el origen de la vida, pero su fama no se basa en éstas sino en la teoría de la selección natural, que no concierne al origen de la vida sino a su posterior evolución. Es totalmente posible pensar que aún quedan muchos problemas por resolver para comprender cómo se originaron los primeros organismos y, al mismo tiempo, pensar que la selección natural proporciona una explicación casi completa de la evolución. En realidad, ésta sería la posición de la mayoría de biólogos: casi nadie considera que se entiende bien el origen de la vida, e incluso la definición misma de la vida está lejos de ser un tema de acuerdo general como hemos discutido en otra parte, pero casi todo el mundo considera que la selección natural es correcta en general. En el libro de Behe, sin embargo, las ideas de «complejidad irreducible» se presentan como si fuesen un argumento contra la selección natural, cuando no son nada de eso. Vale la pena prestarles alguna atención sólo en la medida en que señalan algunos de los puntos que una teoría del origen de la vida necesitará explicar. Con respecto a la cuestión en la que hacen más hincapié los creacionistas, el grado de relación entre humanos y primates, la «complejidad irreducible» no tiene importancia en absoluto. El ejemplo de Behe de la coagulación de la sangre funciona exactamente igual en humanos que en chimpancés, y no tiene nada que decir sobre si, o cuando, humanos y primates tuvieron un ancestro común.[3]

En su libro Behe afirma que «nunca se ha celebrado una reunión, o escrito un libro o un artículo que dé los detalles de la evolución de los sistemas bioquímicos complejos». Sin embargo, la evolución del ciclo de Krebs se ha analizado a fondo y constituye un tema importante en el libro de Kenneth Miller Buscando al Dios de Darwin, y la cuestión más general de la evolución de las estructuras y vías bioquímicas se trata ampliamente en otro libro escrito por uno de nosotros. Obsérvese que Behe se ha guardado una cláusula de escape al no precisar lo que es un sistema complejo, pudiendo entonces descartar el ciclo de Krebs ya que no se adaptaba a su definición de «complejo» y decir que «ninguno de los artículos [Miller] publicados trata de los sistemas complejos irreducibles». Sin embargo, si entendemos «complejo» como lo que cualquier bioquímico razonable entendería, la afirmación de que nunca se han discutido los sistemas bioquímicos complejos en la literatura o en reuniones es claramente falsa.

En un pasaje que parece haber pasado desapercibido para aquellos que piensan que Behe ha refutado la evolución darwiniana, escribe que encuentra la idea de la «ascendencia común (que todos los organismos tienen un ancestro común) bastante convincente». Dice también que «a pequeña escala, la teoría de Darwin ha triunfado... pero es al nivel de la macroevolución... que la teoría evoca escepticismo».

Para conocer más, véanse los siguientes artículos relacionados

  • Darwin Devolves, otro libro en que Behe trata de desafiar la evolución y su teoría.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Collado González, Santiago; Panorámica del debate creacionismo-evolucionismo en los últimos cien años en USA. Facultad Eclesiástica de Filosofía, pp 41-53, 2009
  2. Department of Biological Sciences; Lehigh University. Department Position on Evolution and "Intelligent Design" (Inglés
  3. Athel Cornish-Bowden y María Luz Cárdenas. La amenaza del creacionismo para la enseñanza racional de la biología. Instituto De Biología Estructural Y Microbiología, Cnrs, Marsella, Francia. pp 8-16, Septiembre 2007


P Propaganda Nociva
Propaganda religiosa anticiencia   Ark EncounterDarwin's Black Box¡Despertad!La AtalayaLa vida: ¿cómo se presentó aquí? ¿Por evolución, o por creación?Museo de la CreaciónDe pandas y personasThe Probability of God (Libro)The Wedge
Propaganda escrita pseudocientífica   66 Preguntas y Respuestas Sobre el HolocaustoDiscovery DsaludEl Secreto (libro)La interpretación de los sueñosLiving Proof: A Medical MutinyMadre naturaleza y SidaMelanie's Marvelous MeaslesWorlds in Collision
Propaganda en Internet y TV   Cuarto Milenio (TV)Extranormal (TV)Mermaids: The Body FoundPlandemic (pseudodocumental)Planeta Encantado (Serie)Tercer Milenio (TV)The ThawZeitgeist (filme)
Largometrajes y Cortos   A Matter of FaithAlbert Einstein (Corto)American Sniper (Filme)God's Not DeadEl BarberoEvolution vs. GodExpelled: No Intelligence AllowedKingdom of Heaven (Filme)Kirk Cameron’s Saving ChristmasUn hombre y una mujer (corto animado)Vaxxed: From Cover-Up to CatastropheWhat the Bleep Do We (K)now!?