Conspiración de la marihuana

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos
00-Conspiracy Logo.png
Conspiranóicos

El cáñamo, el cannabis y la marihuana son todos lo mismo. Así como hay diferentes tipos de rosas o tomates, existen diferentes tipos de cannabis. Todas las variedades producen fibra de cáñamo resistente que tiene innumerables usos industriales, especialmente en papel, tela, cuerda, incluso ladrillos de construcción. Algunas cepas producen más o menos semillas de cáñamo, que pueden usarse en alimentos. Pero lo más notable es que algunas cepas producen una gran cantidad de THC (tetrahidrocannabinol), un psicoactivo que desencadena la relajación y produce cambios en los sentidos. Como analgésico, el THC ha estado disponible durante mucho tiempo por prescripción en forma sintética; pero con todas las diferentes variedades disponibles, muchos usuarios habituales prefieren variedades diferentes. Muchos saben lo básico de esto, pero lo que no todos conocen es cómo exactamente llegó a ser ilegal.

El reclamo repetido con mayor frecuencia, es que cuatro conspiradores cooperaron para derrumbar la industria del cáñamo con algo llamado la Ley de Impuestos de Marihuana de 1937. Estos conspiradores son identificados como el periodista William Randolph Hearst, a quien la leyenda describe como un fuerte inversor de la industria de la madera para apoyar sus documentos; la familia DuPont, cuya compañía química acababa de inventar el nylon y presuntamente temía a la competencia con la fibra de cáñamo; Andrew Mellon, Secretario del Tesoro y, en ese tiempo, el hombre más rico del país y que tuvo importantes inversiones en DuPont; y Harry Anslinger, comisionado de la Oficina Federal de Narcóticos, quien redactó la legislación. Para proteger sus intereses industriales, se dice que estas partes conspiraron para ilegalizar el cáñamo.

Esta teoría conspiratoria siempre estuvo presente, pero alcanzó prominencia a partir de 1985 con un panfleto de publicación espontánea escandalosamente popular llamada The Emperor Wears No Clothes ('El Emperador va desnudo'), del activista pro marihuana Jack Herer. Herer continuó revisando su libro hasta su muerte en 2010, y está disponible en línea en JackHerer.com. Salvo que generalmente exagera el valor medicinal del cannabis y los usos industriales del cáñamo, su libro es una historia bastante verdadera del cannabis en los Estados Unidos. El mayor hoyo en la historia que hereda Herer es que pasa por alto el hecho de que el cáñamo era virtualmente inexistente en el país antes de que sus conspiradores actuaran contra él, en gran parte debido al racismo combinado con las mismas fuerzas evangélicas que estaban detrás de la prohibición de alcohol.

En España y México, la conspiración de la marihuana retomó fuerza con la supuesta investigación hecha de ella por el pseudoperiodista y conspiranóico Santiago Camacho en su libro Conspiración: La Sombra Que Nos Gobierna.

La palabra marihuana fue popularizada por las fuerzas que intentaban prohibirla, bien representadas por Anslinger, un cruzado de carrera contra el tráfico de drogas y alcohol. Antes de que Anslinger tomara el mando del Buró Federal de Narcóticos en 1930, la marihuana se llamaba Cáñamo índico o Cannabis India. En un giro político, Anslinger señaló a los inmigrantes mexicanos y negros como los principales consumidores de cannabis ilícito, y comenzó a referirse públicamente como marihuana (el nombre mexicano) como una palabra de comadreja para asociarlo con inmigrantes de bajo estatus o criminales.

La conspiración de Hearst, DuPont y los demás, según lo descrito por Herer, fue muy exagerada. Por un lado, en el momento de la Ley de Impuestos para la Marihuana, la siembra de cáñamo había logrado crecer a un máximo histórico de solo 14,000 acres totales en los Estados Unidos. Comparado con cientos de millones de acres de madera y cerca de 10 millones de acres de algodón, la participación de mercado del cáñamo y la consiguiente amenaza que representaba para la madera y el algodón era completamente insignificante.

Y de todos modos solo iba a seguir empeorando. Se habían aprobado muchas leyes que hacían que el cannabis fuera ilegal décadas antes de la supuesta conspiración entre Hearst, DuPont y los demás. California había prohibido el cannabis sin receta médica en 1913 como parte de una campaña contra las drogas que era en gran parte anti-china; la ciudad de Nueva York en 1914; Texas en 1915. La aplicación fue casi totalmente en contra de las comunidades mexicanas y negras.

El argumento básico en contra de la motivación de Hearst para conspirar contra una alternativa más barata al papel es que, como barón periodístico que solía ser, era un comprador de papel, no un fabricante de él. Por lo general, los compradores están encantados de tener una alternativa más barata; o, como mínimo, disfrutar de los precios reducidos resultantes de una guerra de precios impulsada por la competencia. Si Hearst hubiera sido un hombre de negocios inteligente, habría sido más probable que jugara con cada bando contra el otro para asegurarse el mejor trato para él. La reducción de la competencia de proveedores habría creado un mercado de vendedores, en el que un comprador como Hearst habría sufrido; la mayor competencia de proveedores habría creado un mercado de compradores en el que los principales compradores como Hearst prosperarían.

Sin embargo, la conspiración de cáñamo también tiene una respuesta para esto. Se dice que Hearst también poseía vastas explotaciones de madera y fábricas de papel para alimentar su apetito insaciable por más papel; el papel de cáñamo habría amenazado su imperio maderero. Entonces, ¿dónde se describió tan popularmente este imperio maderero? Aunque Internet alude una y otra vez a las 'vastas posesiones de madera' de Hearst y su 'gran superficie' y la 'División de fabricación de papel de Hearst de Kimberly-Clark', la realidad es que tal imperio nunca existió.

Hearst sí tenía un negocio importante relacionado con el papel. En 1920 compró Dexter Sulphite Pulp & Paper Company en el estado de Nueva York, que era una fábrica de procesamiento que compraba madera a empresas madereras; no había una 'gran extensión' de propiedad. La idea de Hearst era producir papel para sus periódicos. Pero resultó que no era una buena opción para la fábrica, por lo que la empresa volvió a producir papel de envolver y fibra de madera. Más tarde vendió el negocio al gigante Kimberly-Clark.

¿Seguramente Hearst debe haber poseído tierras madereras en alguna parte? Hearst heredó dos grandes extensiones de tierra: el San Simeon de 270,000 acres en California, más tarde el sitio de su famoso Castillo Hearst; y el Rancho Babicora de 900,000 acres en México. Más tarde compró el contrato de alquiler que fue heredado por uno de sus primos en el Rancho Wheeler de 50,000 acres en el norte de California. San Simeon y Wheeler Ranch fueron retiros que nunca fueron madereros comerciales ​​en la vida de Hearst, aunque sus fideicomisarios comenzaron a trabajar en maderería en Wheeler Ranch después de su muerte. Babicora, que luego Hearst expandió a aproximadamente 1.5 millones de acres, era un rancho de ganado y caballos.

William Randolph Hearst como barón de la madera parece ser completamente ficticio. Aunque los proveedores de papel eran una de las muchas industrias en las que poseía valores, Hearst era un comprador de papel, no un vendedor. No tendría sentido que rechazara una opción más rentable, o alentar a los fabricantes de papel en los que tenía intereses de no expandirse. Este popular mito sobre Hearst también es desacreditado por uno de los principales defensores del cannabis de la actualidad, el Dr. Dale Gierenger, jefe de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de Marihuana.

Los periódicos de Hearst apelaron al sensacionalismo y exageraron los crímenes de marihuana y los peligros de la droga, pero también lo hicieron prácticamente todas las publicaciones del día. El Buró Federal de Narcóticos de Anslinger lanzó un flujo constante de comunicados de prensa histéricos para saciar a los medios de comunicación, culpando a los asesinatos de dosis únicas de la droga, y todo tipo de amplificaciones locas. Para el momento en que se aprobó la Ley de Impuestos de Marihuana, la población de los Estados Unidos estaba bien preparada para considerar al cannabis como el símbolo mortal de la clase de inmigrantes criminales.

Pero como sabemos ahora, la oposición pública del gobierno al cáñamo fue efímera. Solo unos pocos años después de la ley de impuestos, nos vimos envueltos en la Segunda Guerra Mundial, y los recursos de todo tipo se convirtieron rápidamente en elementos preciosos. En 1989, una cinta de video fue redescubierta mostrando una película de propaganda de guerra de 1942 llamada Hemp for Victory. El esfuerzo de guerra hizo un llamado a los agricultores a producir cáñamo tanto como sea posible para abordar la necesidad de cuerdas y telas que incluso la gigantesca industria algodonera norteamericana no podía cubrir.

Hay una leyenda urbana popular que dice que cuando George H. W. Bush era un joven piloto que fue derribado en el Pacífico, su paracaídas estaba hecho de tela de cáñamo, sus líneas de paracaídas eran de cuerda de cáñamo, su motor estaba lubricado con aceite de cáñamo y cuando fue rescatado por un barco, sus cuerdas y sus mangueras contra incendio eran de cáñamo. Esto no se ha podido verificar, y es altamente improbable. Se mantuvo una falta casi total de cultivo en los Estados Unidos, y la mayoría de los productos de cáñamo industrial del día se fabricaron con fibra de cáñamo importada del extranjero. La guerra con Japón obstaculizó seriamente esas importaciones, por lo que el algodón tenía que cumplir una doble función y la exigencia de renovar la producción interna de cáñamo fue muy poca y demasiado tarde.

Los productos hechos con aceite de cáñamo y fibra de cáñamo continuaron en la industria después de la guerra, aunque casi todos fueron importados de Canadá y otros países. ¿Por qué no despegó? Dos razones. Primero, el sentimiento anti-cannabis ha continuado. En segundo lugar, el cáñamo industrial es un buen producto, pero simplemente no es la solución milagrosa para todas las necesidades de fabricación que muchos defensores de la marihuana, como Herer, se han inventado.

Es bueno para fibra gruesa pero no para fibra fina, y hasta ahora nunca ha cumplido su promesa inicial de reemplazar con éxito la fibra de madera en la producción de papel. Los productos de cáñamo existen en la industria, y existen a un nivel bastante bien establecido por la oferta y la demanda. No existe una razón convincente para suprimir el cáñamo; pero la industria tampoco ha encontrado muchas razones para reemplazar la madera y el algodón.

El cannabis apenas necesitaba una conspiración de Hearst y DuPont para cerrarla en la década de 1930. Ya había sido condenado a la extinción por el racismo, la lucha de clases y un gobierno y medios cómplices para alimentarlos. Aunque a menudo se tiende a mirar hacia los ricos y poderosos para señalar la culpa de los errores de la sociedad, a menudo la verdadera raíz del problema es incómodamente en nuestros propios patios traseros.

Fuente

  • Brian Dunning (2014) Hemp, Hearst, and Prohibition. Vía: skeptoid.com.
  • Santiago Camacho (1997) Conspiración: La Sombra Que Nos Gobierna. Editorial: América Ibérica.


P Conspiranoias
Ufología   Cráneos de ParacasEncubrimiento OVNIHombres de negroIncidente de RoswellMajestic 12Los extraterrestres del congelador
Medicina   Conspiraciones en MedicinaFluoración (conspiración)LSD (Conspiración)Movimiento antivaxx
Urbanas   Código de barrasFrecuencia Extremadamente BajaFrecuencia 440 HzExperimento FiladelfiaEl Nuevo Orden MundialEstela químicaJohn TitorMK-ULTRAOperación TridenteReptilianos
Véase también   Agustin de BarruelDerosIlluminatiJonestown (conspiración)Joseph McCarthyLyndon LaRoucheNegacionismo del HolocaustoNegacionismo del VIH/SIDAPelícula de ZapruderTeoría conspiratoria