Conflicto de intereses

De Wiki Pseudociencia
(Redirigido desde «Conflictos de intereses»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Corrupción
00-Bad Pharma Logo.jpg
en la Ciencia

En la investigación y en la práctica de la Ciencia médica, hay un montón de oportunidades para los conflictos de intereses y el razonamiento motivado. Estas oportunidades no se deben a la mala gente, que son sólo un subproducto de cómo se han creado los sistemas de investigación académica y las recompensas para ciertos tipos de resultados de investigaciones (así como hubo oportunidades debido a la estructura del sistema financiero y bonos para ciertos tipos de ganancias de inversiones). Ningún diseño de sistema es perfecto, y los motivos egoístas son un hecho evolutivo. Esta es la razón por la cual la sociedad ha desarrollado un sistema de valores morales y principios de conducta que se enseñan a los niños casi desde el momento en que nacen.

Por ejemplo, el sistema de investigación académica premia los resultados estadísticamente significativos de una investigación con las publicaciones de prestigio, subvenciones y promociones. Los resultados de investigaciones estadísticamente no significativas, por el contrario, son casi totalmente ignoradas, a pesar del hecho de que a veces aprendemos más de ellas. En consecuencia, el sistema crea un conflicto de intereses cuando, después de miles de dólares de los fondos de investigación y cientos de horas de trabajo, uno se enfrenta a efectos nulos. La manipulación de datos y la información errónea de los resultados y procedimientos experimentales parece una reacción grave y rara, pero incluso la tendencia de no reportar los datos negativos y sobrerreportar los datos positivos, que puede parecer menos grave y por lo tanto más aceptable, es una práctica problemática con consecuencias potencialmente perjudiciales para la comunidad de investigación biomédica.

Esta tentación de sesgo en la presentación de informes de investigación puede extenderse más allá con el reporte selectivo de resultados que se ajustan a la hipótesis que está siendo explorada. Los investigadores están a veces investidos en su propio modelo propuesto y hay muchas oportunidades para hacer caso omiso de los datos que no se ajustan o muestran selectivamente los resultados que validan el modelo, aunque no representan un resultado típico. Particularmente, en la investigación preclínica, en la que los tamaños de muestra son a menudo pequeñas, puede ser tentador centrarse únicamente en los resultados que corroboran la hipótesis. Además, los estudios preclínicos no están "preinscritos" de la forma en que los estudios clínicos lo están, lo que significa que los investigadores no tienen que declarar sus principales criterios de valoración antes de que comience el estudio. Esto les permite controlar cómo está diseñado el estudio y qué resultados son reportados. Con dólares limitados para una investigación, la presión para producir resultados positivos, y cada vez con más estudios en profundidad, existe la oportunidad de racionalizar la presentación sesgada de los datos, si se trata de una citometría de flujo de datos, microscopía, o la gravedad reportada de un determinado fenotipo.

Sin embargo, se crea otro ejemplo de oportunidad para una situación de conflicto de interés a través del trabajo en grupo. Cuantas más personas formen parte de un proceso de toma de decisiones y que participen en un trabajo de investigación o el cuidado de un paciente, más fácil es usar la difusión de la responsabilidad en su razonamiento motivado para ceder a motivos egoístas en situaciones de conflicto de intereses. Los trabajos de varios autores son ahora un estándar en la investigación biomédica, con los documentos que a menudo incluyen el trabajo de muchos laboratorios diferentes. En tales situaciones, algunos autores no han analizado todos los datos en bruto, dando una oportunidad potencial para que un autor proporcionara un resultado deseable sin mucha responsabilidad.

Otros ejemplos de conflictos de interés en los estudios clínicos de investigación incluyen:

  1. la selección no-ciega de pacientes para ensayos clínicos y protocolos
  2. la recepción de donaciones, regalos, e invitaciones (parte de su arsenal promocional estándar)
  3. pagos de consultoría e ingresos de inversión de las compañías médicas y compañías de recursos.

Es difícil para cualquier persona en este tipo de situaciones suprimir sus motivos o sentimientos de reciprocidad como para ser totalmente imparcial. Si bien es cierto que, para muchos de estos tipos de problemas, el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas ha creado normas a las que la comunidad tiene que adherirse, con el fin de ver publicado su trabajo (por ejemplo, todos los estudios clínicos deben estar registrados previamente en una reconocida plataforma internacional como clinicaltrials.gov; los autores deben informar de cualquier tipo de financiación recibida de la industria), estas medidas de seguridad, a menudo, no son aplicadas en el momento adecuado: en un momento cuando los investigadores se enfrentan a un conflicto de intereses y deben decidir qué camino tomar. Esta falta de coincidencia en el tiempo reduce su eficacia. Por otra parte, las salvaguardas que están destinadas a fomentar la honestidad y la responsabilidad carecen no aparecen por ninguna parte para la investigación preclínica.[1]

Caso Baselga

Un ejemplo de conflicto de intereses es en el que incurrió el oncólogo español José Baselga. de 2013 hasta la fecha, se le descubrió que en varios artículos científicos, no informo de potencial conflicto de interés. A este doctor se le "olvidó" declarar públicamente los pagos de laboratorios farmacéuticos.[2] El diario The New York Times y la web de investigación periodística ProPublica, Baselga falló en su declaración de conflicto de intereses, al haber omitido declarar cobros de millones de dólares por parte de laboratorios farmacéuticos, como Roche y Bristol-Myers Squibb, que le habrían pagado por labores de asesoría.[3]

Otros artículos relacionados

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Nina Mazar & Dan Ariely (2015). Dishonesty in scientific research J Clin Invest; 125(11): 3993–3996. Published online. PMCID: PMC4639975 doi: 10.1172/JCI84722
  2. Ainhoa Iriberri (2018) «El español Baselga, eminencia del cáncer y médico de Lequio, no declaró varios millones de dolares». Vía: elespanol.com.
  3. Charles Ornstein & Katie Thomas (2018) «Top Cancer Researcher Fails to Disclose Corporate Financial Ties in Major Research Journals». Vía: propublica.org.