Código de la Torá

De Wiki Pseudociencia
(Redirigido desde «Código de la Torah»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Mitología
01-Religion Logo.jpg
Religiosa

El código de la Torá, también conocido como el código de la Biblia, consiste en un supuesto código oculto en la Torá judía (el Pentateuco, o cinco primeros libros del Antiguo testamento) que relata acontecimientos del pasado, presente y futuro. Estos códigos son legibles gracias a unas reglas de codificación que únicamente pueden aplicarse al texto en hebreo antiguo utilizando programas informáticos. El libro El código secreto de la Biblia de Michael Drosnin, publicado en 1997, popularizó ésta falsa teoría.

Los códigos de la Torá fueron muy populares a finales del siglo XX debido al interés que demostraron los medios de comunicación por la publicación del libro de Drosnin en 1997. El libro logró colocarse en primer lugar en las listas de libros más vendidos simultáneamente en Nueva York, Londres, París y Roma. Este código fue estudiado científicamente por un grupo israelí que incluyó al matemático Eliyahu Rips, catedrático de la Universidad Hebrea.

Este estudio ha llevado a creer que existen poderosas razones para dudar de la afirmación de que existen códigos secretos en la Torá del tipo estudiado por estos grupos. Ya que la publicidad dada a estos códigos por algunos de sus proponentes ha recibido más atención dentro de la comunidad judía ortodoxa de la que realmente merecía, debe ponerse de manifiesto las afirmaciones que necesitan aclararse.[1]

Las afirmaciones usadas por ciertos grupos ortodoxos no debe ser interpretada como nada más que un comentario sobre tales hechos particulares. Se estima que se han sobredimensionado algunas ideas tanto para el potencial estudioso de la Biblia, como para la comunidad ortodoxa en su conjunto. Especialmente, porque ha habido informaciones sobre el hecho de que estos "códigos" se hayan presentado como ciencia.

Code de la Bible2.png

Todos los códigos implican búsquedas de Secuencias de Letras Equidistantes (SLE), o palabras formadas por letras separadas por el mismo número de otras letras entre ellas. Es decir, uno toma toda la Torá, o uno de sus cinco libros, elimina los espacios entre palabras y busca nuevas palabras en la cadena resultante tomando, por ejemplo, cada cuarta letra en vez de letras sucesivas. Los espacios considerados pueden ser bastante grandes: por ejemplo, la ya famosa localización del nombre de Rabin (por Yitzhak Rabin, militar y político israelí) usa un espaciado de 4,772 letras, de manera que hay huecos de 4,771 letras no usadas entre aquéllas que forman el nombre.

Quienes escriben sobre este tema presentan a menudo las SLE poniendo a la vista del lector la sección de la Torá que contiene la secuencia marcando líneas según el espaciado de la SLE, o con una longitud de unas cuantas letras más corta o más larga que este espaciado. Con ello, la SLE aparece marcada en vertical, leída hacia arriba o hacia abajo, o bien como una diagonal clara.

No debe perderse de vista que este método de representación no tiene ninguna significación especial, excepto porque puede hacer olvidar los enormes espacios que se usan a veces. Por otro lado, uno puede buscar una SLE tanto hacia delante como hacia atrás; de hecho, las dos secuencias en la Figura 1 son inversas.

Hay que fijarse en que el número de SLE es enormemente grande. El número de letras en el texto de la Torá es de 304,805, lo que significa que el número de SLE con espaciados menores o iguales a 5,000, hacia delante o hacia atrás, es de unos 3 mil millones cuando menos. Por ello, si uno busca una SLE de una palabra relativamente corta, no es que se esté buscando una aguja en un pajar, sino una brizna de paja.[1]

Los ejemplos más sencillos de los códigos se basan bien en que alguna palabra aparezca más frecuentemente de lo que uno podría esperar, bien en que dos o más palabras aparezcan cerca unas de otras. Algunos de estos ejemplos resultan encantadores: así, los nombres de varios árboles se encuentran cerca del capítulo 9 donde a Avrohomse (Abraham) se le promete la tierra de Israel.

Puesto que muchas palabras van a aparecer como SLE a menudo en el texto, cuando uno busca cúmulos de palabras, la actitud más responsable por parte de los investigadores es limitarse a SLE con el mínimo espaciado entre letras. Esto es algo que a veces se le olvida a Drosnin.

Se ha dedicado mucha atención al segundo ejemplo: un análisis estadístico sofisticado hecho sobre una lista de rabinos en relación con sus fechas de nacimiento o muerte. Se ha usado a menudo como prueba de que los códigos no se pueden explicar por casualidad aleatoria. El trabajo fue publicado por D. Witztum, E. Rips e Y. Rosenberg en la revista Statistical Science.[2] Lo llamo el ejemplo de los rabinos famosos.

Uso de computadoras

Se convierte el texto de la Ley en una hebra continua de 304,805 letras. Después se programa la computadora para que busque nombres, palabras, etc. que nosotros le proporcionamos. La computadoracomienza la búsqueda por la primera letra y va probando todas las posibilidades, formando palabras mediante saltos de 1, 2, etc. caracteres.

Después repite la búsqueda empezando por la segunda letra, y así hasta la última de las 304,805. Al encontrar una palabra clave formada por la unión de letras con la mínima separación fija posible, la computadora reorganiza el texto de forma que esa palabra se pueda leer verticalmente y forma una "matriz bidimensional" de letras, cuyas filas tienen como anchura la distancia entre las letras que forman la palabra clave. A continuación se buscan en los alrededores otras palabras relacionadas en cualquier ordenación posible (vertical, horizontal, diagonal,etc.). Las combinaciones por este procedimiento son exorbitantes, según uno de sus inventores, el Dr. Eliyahu Rips: Diez o veinte mil millones como mínimo.

En los años ochenta, el grupo del físico Doron Witztum, con la participación de Rips, se decidió a estudiar esta idea con la ayuda de la estadística y la informática. Para ello buscaron en el Génesis emparejamientos entre los nombres de una lista de personajes judíos y sus fechas de nacimiento o muerte. Aunque Drosnin no lo menciona, no hay que perder de vista que los principales protagonistas de esta historia, Doron Witztum, Eliyahu Rips y el que Drosnin presenta como independiente, Harold Gans, están relacionados (especialmente este último) con la organización religiosa judía Aish HaTorah, que utiliza el "código de la Torá" como parte de su apologética.[3] Los seguidores de Witztum mantienen varias páginas en internet.

Refutación

Son numerosas las objeciones que se han hecho al "código de la Torá", no sólo al presentado por Drosnin en su libro, sino a la obra original del grupo de Witztum, entre ellas la ortografía y la selección de personajes del experimento de Witztum. Pero también se ha señalado que el texto hebreo del Antiguo Testamento (incluida la Torá) no es tan exacto como se suele pretender. Existen muchas variantes que, si bien suelen ser ortográficas y no afectan a la comprensión del texto, sí afectan al número de letras y otras características implicadas en estos experimentos.

Está claro que una cosa es encontrar objetivamente palabras aisladas y otra cosa es el contexto que se les impone, que siempre es subjetivo. El propio Harold Gans da un claro ejemplo, encontrar las palabras Jesús y Mesías juntas (¿qué cosa podría molestar más a un ortodoxo judío?) no significa que Jesús es el Mesías, podría ser: Jesús pensará que es el Mesías, o mucha gente creerá que Jesús es el Mesías, etc.[4] De igual manera, "Rabin" y "Asesino que asesinará" pueden significar: "Asesino que asesinará a Rabin" o "Rabin será asesino que asesinará", entre otras opciones. A la vista de todo esto, no es de extrañar que el Dr. Eliyahu Rips se haya desentendido públicamente del libro de Drosnin.[5]

Otras refutaciones

Una argumenta que si estamos buscando la prueba de que Dios colocó los códigos en el texto, podemos ciertamente imaginar que Él los colocó no en el texto original, sino en el texto al que Él sabía que evolucionaría en la era de las computadoras. Debido a la naturaleza ad hoc del análisis de Witztum, Rips y Rosenberg, tenemos también que suponer que Dios escribió la Torá con este análisis específico en mente, incluyendo las listas concretas de nombres usados en el artículo de Statistical Science. Se nos conduce así a un edificio tan complejo que difícilmente podríamos convencer a un escéptico.

Otra refutación tiene que ver con la sensibilidad del resultado a las variantes concretas de los nombres de los rabinos usados, por ejemplo. Debido a que la medida de cercanía utilizada es tan sensible a unos pocos valores anómalamente pequeños, el resultado depende fuertemente de la inclusión de esos pocos nombres que producen esos valores pequeños. Depende no sólo de qué nombres se eligen, sino también de cuáles se excluyen, pues los excluidos podrían dar una lista permutada con una mejor puntuación de cercanía.

Este asunto se ilustra de manera devastadora en varios trabajos de Bar-Natan y McKay, dos matemáticos que decidieron analizar el trabajo del grupo de Rips para ver si se sostenía y el resultado es que no. El caso de Witztum, Rips y Rosenberg es fatalmente defectuoso, de hecho sus resultados sólo reflejan sobre las decisiones tomadas en el diseño de su experimento y su recolección de datos. McKay y sus colegas presentaron amplia evidencia en apoyo de esta conclusión. También informaron de muchos nuevos experimentos propios, en ninguno de los cuales pudieron detectar el supuesto fenómeno.[6]

Ya en 1997, Bar-Natan y McKay habían encontrado un "código" en La Guerra y la Paz de Tolstoi, por lo que sería muy difícil conciliar a Leon Tolstoi como un visionario que puso un código para que, con computadoras del presente, pudiera ser descifrado.[7]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. 1,0 1,1 Simon, Barry, Dr. (1988) A Skeptical Look at the Torah Codes. En línea.
  2. Witztum, D; Rips, E.; y Rosenberg, Y. (1994) Equidistant Letter Sequences in the Book of Genesis: II. The relation to the text Enlínea.
  3. Aish HaTorah’s Discovery Seminar.
  4. De Felipe, Pablo (1998) El código secreto de la Biblia y la cábala. En formato PDF.
  5. Rips, Eliyahu. (1997) Public Statement by Dr. Eliyahu Rips. Junio 3. En formato PDF. (Inglés)
  6. Gil Kalai, Maya Bar-Hillel, Dror Bar-Natan, Brendan McKay (1999) Solving the Bible Code Puzzle Statistical Science, Vol. 14, No. 2. (May), pp. 150-173, doi:10.1214/ss/1009212243 Key: citeulike:13448847
  7. Bar-Natan y McKay (1999) Equidistant Letter Sequences in Tolstoy’s "War and Peace". Vol. 1 (27 May 1999), pp. 1-13 Key: citeulike:13448850