Autoengaño

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Definiciones ampliadas
01-Definicion Logo.jpg
Autoengaño

El autoengaño es el proceso o hecho de engañarnos a nosotros mismos al aceptar afirmaciones como verdaderas o válidas cuando son falsas o no válidas. El autoengaño, en definitiva, es una manera de justificar falsas creencias sobre nosotros mismos.

Cuando los filósofos y psicólogos discuten el autoengaño, que por lo general se centran en las motivaciones inconscientes e intenciones, suelen considerar el autoengaño, no como algo negativo, sino como un mecanismo de defensa. Para explicar cómo funciona el autoengaño, se centran primero en el interés propio, los prejuicios, el deseo, la inseguridad y otros factores psicológicos que afectan inconscientemente, y de manera negativa, la voluntad de creer. Un ejemplo común sería el de un padre que cree que su hijo está diciendo la verdad a pesar de que la evidencia objetiva apoya firmemente la afirmación de que el niño está mintiendo. Una creencia de este tipo, por lo general, es debido a la falta de capacidad para evaluar la pruebas correctamente. Los filósofos lo consideran como una especie de defecto moral, de falta de honradez e irracional. Este último es considerado como una cuestión de suerte: algunas personas simplemente no están dotadas lo suficiente para hacer inferencias correctas de los datos de la percepción y la experiencia.

Sin embargo, es posible que el padre, en el ejemplo anterior, cree en el niño porque tiene experiencia íntima y extensa con el niño, pero no con lo acusadores del niño. El padre puede ser afectado por deseos inconscientes y razona sobre la base de lo que sabe sobre el niño, pero no sabe nada de las otras personas involucradas. El padre puede tener muy buenas razones para confiar en el niño y no en los acusadores. En resumen, un aparente acto de autoengaño puede ser explicable en términos puramente cognitivos sin ninguna referencia a las motivaciones inconscientes o irracionales. El autoengaño no puede ser ni moral ni un defecto intelectual. Puede ser el resultado existencial inevitable de una persona básicamente honesta e inteligente que tiene muy buen conocimiento de su hijo, sabe que las cosas no siempre son lo que parecen ser, tiene poco o ningún conocimiento de los acusadores del niño, y por lo tanto no tiene razón suficiente para dudar del niño. Puede darse el caso de que un agente independiente pudiera examinar la situación y, de acuerdo a la evidencia abrumadora respecto de que el niño está mintiendo, se diría que, en efecto, el niño no dice la verdad y, de ese modo, se evita, de cierta forma el autoengaño.

Un caso más interesante sería donde

  1. uno de los padres tiene una buena razón para creer que su hijo es probable que le diga la verdad en cualquier situación dada,
  2. la evidencia objetiva apunta a la inocencia,
  3. el padre no tiene razón alguna para confiar o creer en los acusadores de niño de forma alguna, pero...
  4. el padre cree en los acusadores del niño de todos modos.

Tal caso se define así, ya que es prácticamente imposible de explicarlo sin asumir algún tipo de motivación inconsciente o irracional (o trastorno cerebral) por parte de los padres. Sin embargo, si se permite que haya incompetencia cognitiva como explicación de las creencias aparentemente irracionales, entonces se apela a mecanismos psicológicos inconscientes que no son necesarios.

Afortunadamente, no es necesario saber si el autoengaño se debe a motivaciones inconscientes, o no, con el fin de saber que hay ciertas situaciones en las que el autoengaño es tan común que debamos tomar sistemáticamente medidas para evitarlo. Tal es el caso con la creencia en fenómenos paranormales u ocultos, tales como el pensamiento extrasensorial, sueños proféticos, radiestesia, toque terapéutico, la comunicación facilitada, y una serie de otros temas.

En ¿Cómo sabemos que no es verdad? Thomas Gilovich describe los detalles de muchos estudios que dejan en claro que debemos estar en guardia contra las tendencias a:

  1. percibir erróneamente datos aleatorios y ver patrones donde no los hay;
  2. malinterpretar datos incompletos o poco representativo y prestar especial atención a los datos de confirmación, mientras que se sacan conclusiones sin ocuparse de la búsqueda de datos confirmatorios;
  3. hacer evaluaciones sesgadas de datos ambiguos o inconsistentes, tendiendo a ser acriticos aquellos datos de apoyo y muy críticos los datos que no apoyan.

Es debido a estas tendencias que los científicos requieren estudios aleatorizados claramente definidos, controlados, doble ciego y repetibles y presentados públicamente. De lo contrario, se corre un gran riesgo de engañarnos a nosotros mismos y creer en cosas que no son ciertas. También es debido a estas tendencias que al tratar de establecer las creencias no-científicas debemos tratar de imitar la ciencia siempre que sea posible. De hecho, los científicos deben seguir recordando estas tendencias y protegerse de la ciencia patológica.

Muchas personas creen que si uno se protege mucho contra las ilusiones, sería poco probable engañarse a sí mismos. En realidad, si uno cree que todo lo que debe de hacer es estar en guardia en contra de las ilusiones, entonces uno puede estar más seguro contra el autoengaño. Por ejemplo, muchas personas inteligentes han invertido en numerosos productos fraudulentos que prometen ahorrar dinero, el medio ambiente, o el mundo; no porque ellos sean culpables de una ilusión, sino porque se sentían seguros de que era correcto defender el producto. Podían ver fácilmente las fallas en los comentarios críticos. Eran expertos en encontrar todas las debilidades en sus oponentes. Su error fue cognitivo, no emocional. Ellos, de cierta forma, malinterpretaron los datos. Dieron toda su atención a datos de confirmación pero desconocían los datos desconfirmatorios. A veces no eran conscientes de que la forma en que se seleccionaban los datos hizo posible que los datos contrarios no se llegasen a analizar. Eran expertos en la interpretación de los datos favorables cuando el objetivo de los datos era ambigua o vaga. Los datos eran buenos con hipótesis ad hoc. Sin embargo, si se hubieran tomado el tiempo para diseñar una prueba clara con los controles adecuados, podrían haberse ahorrado una gran cantidad de dinero y la vergüenza.

Los defensores de las máquinas de movimiento perpetuo y de los dispositivos de energía libre no están necesariamente impulsados por el deseo de creer en sus dispositivos mágicos, simplemente pueden ser víctimas de obstáculos cognitivos bastante ordinarios para el pensamiento crítico. Del mimo modo, esto es válido para todos los profesionales que creen en pseudociencias como el toque terapéutico, y los defensores de la comunicación facilitada, ESP, la astrología, los biorritmos, poder de los cristales, la radiestesia, y una serie de otras nociones que han sido claramente refutadas por la evidencia científica.

En resumen, el autoengaño no es necesariamente una debilidad de la voluntad, pero puede ser una cuestión de ignorancia, pereza o incompetencia cognitiva.

Por otra parte, el autoengaño no siempre puede ser una falla, e incluso puede ser beneficioso a veces. Esto si se está demasiado o brutalmente abrumado por la realidad que podría llegarse a la depresión.