Astronautas fantasmas

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Rumorología y
00-UrbanLegends.jpg
Leyendas urbanas

El concepto de astronautas fantasmas o cosmonautas fantasmas se refiere a historias falsas acerca de astronautas que supuestamente salieron al espacio exterior y murieron en acción. Las teorías de conspiración mencionan que los eventos acaecidos a estos astronautas y su propia existencia nunca ha sido admitida oficialmente por las agencias espaciales.

La mayor parte de esas historias se refieren a la antigua Unión Soviética, ya que se sabía que muchos accidentes y fracasos no serían reconocidos por tener una censura más estricta. Hoy en día, los expertos en temas espaciales consideran que no hubo más astronautas muertos que los reconocidos oficialmente por los Estados Unidos y la Unión Soviética.

En general, las historias de los astronautas fantasmas pueden dividirse en las siguientes categorías:

  • Personas reales que tuvieron relación con el programa espacial y murieron en acto de servicio, pero que ni fueron astronautas de manera oficial, ni murieron en misión espacial.
  • Misiones reales no tripuladas, en las que se especuló con la posibilidad de que hubieran sido tripuladas.
  • Historias inventadas con el objeto de hacerlas pasar como reales (entra aquí las categorizadas como creepypastas).
  • Bromas y sátiras consideradas erróneamente como reales.
  • Historias de ficción tomadas como reales.
  • Malinterpretación de escuchas radiofónicas.

Historias

Astronauta mecánico

El Mechanical Astronaut Simulator fue un maniquí que simulaba a un astronauta real a bordo de dos vuelos de prueba del Proyecto Mercury (abril y septiembre de 1961). El maniquí era capaz de inhalar y exhalar aire, generar calor y producir vapor de agua.

Josef Petrenkov e Ivan Pavelovich

Según un relato, en el mes de octubre de 1968, despegó desde un aeródromo en Kazajistán un cohete Soyuz tripulado por dos cosmonautas: Josef Petrenkov e Ivan Pavelovich. La misión consistía en orbitar alrededor de la luna durante 48 horas terrestres. Según la neo leyenda urbana, Josef Petrenkov, quizá debido a un tipo de demencia, estranguló a Pavelovich para después abrir la escotilla y salir al espacio exterior, no sin antes transmitir un mensaje acerca de su deseo de sentir el espacio exterior saliendo de la nave. Supuestamente los soviéticos negaron la existencia de tal misión.

La realidad es que nunca hubo tal misión. Los soviéticos ni siquiera conocen esa historia debido a que todos los textos donde se relatan los eventos provienen de creepypastas en español. En este falso relato y para dar más fuerza a la historia se mencionan las Pléyades porque, según el charlatán Billy Meyer y el fraudulento Jaime Maussan, de allí provienen unos seres muy evolucionados, como Semjase.

Alekséi Belokoniov

En 1959 la publicación Ogoniok llevó un artículo titulado Vuelos a gran altura en el que tres pilotos llevaban equipos de soporte vital, entre los que se encontraba Alekséi Belokoniov. Un periodista de Associated Press consideró que se trataba de cosmonautas entrenándose.

En marzo de 1965 el periódico italiano Corriere de la Sera publicó unas supuestas intercepciones radiofónicas de noviembre de 1962, en las que se oía cómo un grupo de cosmonautas soviéticos (entre los que figuraba Belokoniov) emitía un desesperado mensaje que nadie en tierra parecía escuchar.

La historia sirvió como base a la novela Autopsy for a Cosmonaut de 1969.

Boris 504

En 1999 el historiador espacial Dwayne Allen Day publicó un artículo satírico sobre un supuesto chimpancé que había logrado descender en la Luna a bordo de la sonda Luna 15. Aunque la sonda se había estrellado, el chimpancé habría sobrevivido algún tiempo en la superficie lunar. El artículo, cuyo relato de los heroicos esfuerzos del chimpancé resultaba una parodia de la propaganda soviética de la época, fue tomado como verídico por algunos medios.

Randy Claggett & Paul Linley

El escritor James A. Michener (1907–1997) realizó una novelización del programa espacial de Estados Unidos llamada Space.[1] En 1985 las novelas se convirtieron en fuente para una miniserie de televisión del mismo nombre. Al final de ambas aparece una ficticia misión Apolo 18 a la cara oculta de la Luna en la que, mientras intentaban ascender de la superficie lunar para escapar de una violenta erupción solar, los astronautas morían debido a síndrome de intoxicación por radiactividad. Algunas personas tomaron esta ficticia misión como real.

Piotr Dolgov

Piotr Dolgov es posiblemente el cosmonauta fantasma con más consistencia real. Aunque a veces se le haya calificado como cosmonauta, en realidad hay que decir que trabajaba para el programa espacial (Instituto de Aviación y Medicina Espacial), aunque no llegara a prepararse para ir al espacio. Dolgov murió el 1 de noviembre de 1962 en una prueba de los trajes espaciales que se usaban en el programa Vostok. Ascendió hasta más de 28 km de altura en un globo aerostático y saltó con el traje espacial. Sin embargo, un objeto impactó contra el visor y lo rompió, por lo que se perdió el aire almacenado en el traje. Dolgov fue encontrado muerto en el suelo, asfixiado.

Según el autor del libro Stranger than truth logró oír hablar de Dolgov, pero publicó que había efectuado un vuelo espacial real el 11 de octubre de 1960. Aseguró que dicho vuelo había sido seguido por más de 20 minutos por estaciones de radio en Turquía, Japón, Suecia, Inglaterra e Italia.

Enano de la KGB

La misión Lunojod 1 descendió sobre la Luna en noviembre de 1970. Se trataba de un todoterreno que circuló por la superficie lunar durante varios meses, tomando datos científicos de la misma. La "versión oficial", sin embargo, no fue creída por algunos ciudadanos soviéticos, que eran escépticos ante la capacidad de su país para hacer circular un todoterreno en la Luna. Entre estos ciudadanos comenzó a correr el rumor de que en realidad el Lunojod 1 estaba siendo pilotado por un agente enano de la KGB, que se había embarcado en una misión suicida, aunque este rumor no aclaraba cómo se las habían ingeniado para meter en el pequeño todoterreno los víveres precisos para los once meses que duró la misión.

Ígor Fedrov

La historia nace del hecho real de que durante la desintegración de la Unión Soviética en 1991 los suministros a la estación espacial Mir se hicieron muy irregulares, hasta el punto que se llegó a pensar en abandonar la estación o a que se dijera que los cosmonautas habían quedado "abandonados".

En 1998 empezó a correr el rumor de que ese "abandono" había sido real. La historia sirvió como base al cortometraje noruego de 18 minutos Kosmonaut (Stefan Faldbakken, 2003).[2] En Kosmonaut se narraba la historia de Igor Fedrov que, tras haber sido abandonado en la Mir, intentaba aterrizar, muriendo en el intento.

Walter Frisbee

Walter Frisbee fue una broma gastada a los periodistas por James Lovell y Peter Conrad, astronautas de la NASA, a la que se unieron el resto de astronautas del grupo. Estos hicieron creer a la prensa que existía un décimo miembro del cuerpo que sobresalía por su excelencia y valor, pero que no podía localizárselo por encontrarse efectuando un exótico entrenamiento. La broma saltó a la imprenta como si fuera real y la NASA ordenó detenerla.

Grachov

En 1958 la publicación Ogoniok llevó un artículo titulado Vuelos a gran altura en el que tres pilotos llevaban equipos de soporte vital, entre los que se encontraba Grachov. Un periodista de Associated Press consideró que se trataba de cosmonautas entrenándose.

Posteriormente el nombre de Grachov empezó a circular en listas de cosmonautas muertos, aunque no se supiera la fecha ni nombre del vuelo. El 16 de noviembre de 1962 la agencia italiana de noticias Continentale anunció, citando "individuos de alto rango" como fuente, que dos cosmonautas soviéticos habían desaparecido en otoño de 1961 a bordo de la Vostok 3, cuyo objetivo era sobrevolar la Luna y regresar a la Tierra. Sin embargo el vehículo había desaparecido sin que nadie encontrara explicación.

Grachov aparece en los diarios de Nikolái Kamanin como cosmonauta fallecido, aunque no trabajara realmente como tal, sino en el Instituto de Aviación y Medicina Espacial. En la época de su supuesto vuelo la URSS carecía de la capacidad necesaria para llevar a cabo tal misión.

Curiosamente, la URSS bautizó a un Cráter de impacto de la cara oculta de la Luna con el nombre de Grachov, aunque se trata de un homenaje a un ingeniero de motores de cohete, no al supuesto astronauta fantasma.

Miria Gromova

En diciembre de 1959 la agencia italiana de noticias Continentale informó de una serie de muertes de cosmonautas fallecidos en vuelo suborbital entre los que se encontraba Miria Gromova, que supuestamente habría pilotado algún tipo de "avión espacial".

Tras la Glásnost, no se encontraron evidencias a favor de estos hechos.

Vladimir Sergéyevich Iliushin

De todos los cosmonautas fantasma, Vladímir Sergéyevich Iliushin es uno de los más sólidos ya que es una persona real con un extenso curriculum en el campo de la aviación e incluso algunas fuentes alegan que él mismo ha confirmado la historia. Por todo ello la historia de su supuesto vuelo se ha mantenido, con altibajos, durante más de cuarenta años.

El 11 de abril de 1961, Dennis Ogden, corresponsal en Moscú del Daily Worker, extendió el rumor de que el 7 de abril había volado un cosmonauta al espacio y había dado tres vueltas a la Tierra pero que tras su regreso había padecido las secuelas psicológicas del viaje. Las autoridades soviéticas ni confirmaron ni desmintieron la noticia. El corresponsal francés Eduard Brobovsky encontró el nombre del supuesto cosmonauta: Vladímir Iliushin. La Casa Blanca se hizo eco de los rumores y afirmó que no tenía datos de ningún lanzamiento soviético en esa fecha.

Apenas un día después, el 12 de abril, la Unión Soviética informaba del lanzamiento del primer cosmonauta de la historia: Yuri Gagarin, a bordo de la Vostok 1. A pesar de eso los rumores sobre Iliushin persistieron, el US News and World Report alegó que había sido él, Iliushin, el primer cosmonauta pero, dado su estado mental, se había realizado un montaje para que alguien más presentable (Yuri Gagarin) apareciese ante la opinión pública.

En 1964 Iliushin apareció en el Libro Guiness de los Records. Y en la época del aterrizaje del Apolo 11 también volvió a circular el rumor. En 1967 el historiador espacial Kenneth Gatland recogió la historia y la clasificó como leyenda urbana.

En 1990, se repite la historia, pero se añade que Iliushin fue asesinado en 1961 mediante lo que pareció un accidente de tráfico y que Gagarin fue retirado de la vida pública mediante un accidente aéreo simulado en 1968 y pasó el resto de sus días en un hospital psiquiátrico hasta su fallecimiento en 1990.

En 1999, asesorado por Paul Tsarinsky, Elliott H. Haimoff produjo un documental sobre el vuelo de Iliushin. El documental no aporta pruebas directas del supuesto vuelo espacial de Iliushin ni de su entrenamiento o pertenencia al cuerpo de cosmonautas soviético. En cambio, se muestran imágenes pertenecientes a otros vuelos y otras personas. Se entrevista a dos prominentes científicos rusos (Roald Sagdéyev y Sergéi Jrushchov) que hablan de la Unión Soviética en general, pero no dicen una sola palabra sobre Iliushin. Iliushin no es entrevistado en el documental. Los productores afirman que estaba dispuesto a colaborar, pero al final prefirió guardar silencio.

Los críticos al respecto, como James Oberg afirman que no hay ninguna evidencia que confirme esta historia. Los documentos oficiales de la URSS sobre su programa espacial están desclasificados hace tiempo y no se hace ninguna mención a Iliushin como cosmonauta, ni a ningún vuelo de las Vostok el 7 de abril, ni hay ningún escrito o testimonio (salvo el del capitán Grushchenko), que afirme que dicho vuelo existió. Hay pruebas de que Iliushin había padecido un accidente de tráfico y en el momento de su supuesto vuelo estaba en China, recuperándose en un complejo, y necesitaba bastón para caminar. Además, la ex-URSS ha admitido cosas mucho peores, por lo que no parece muy creíble que precisara mantener un secreto así.

Iván Istochnikov

Iván Istochnikov es uno de los cosmonautas fantasma más conocido. Según la leyenda urbana, fue lanzado al espacio en 1968 en la Soyuz 2 con el objetivo de acoplarse con la Soyuz 3. A bordo iban el cosmonauta Iván Istochnikov y el perro Kloka. Sin embargo, se perdió contacto con la Soyuz 2 y, cuando la Soyuz 3 la tuvo a la vista, se observó que su casco había sido perforado, posiblemente por un micrometeorito. Cuando la Soyuz 3 se acopló a la nave la encontró vacía, a excepción de una nota en una botella de vodka, lo cual llevó a especular con una posible abducción extraterrestre.

Las autoridades soviéticas ocultaron los hechos, dijeron que la Soyuz 2 no había sido tripulada, borraron la imagen de Istonichkov de las fotografías y amenazaron a quienes conocían la historia para que no hablaran. Finalmente, con la Glasnost, el periodista Mike Arena encontró datos en material comprado en una subasta de Sotheby's en 1993 y, a partir de allí, pudo recopilar la historia.

En realidad Iván Istonichkov fue creado por el fotógrafo español Joan Fontcuberta en 1997 para la Fundación Telefónica con el objeto de presentar la historia en exposiciones, la primera de las cuales fue en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, posteriormente en Madrid y en Pamplona, para después seguir en otros lugares del mundo como la Universidad de Brown.[3]

En la exposición se exhiben fotografías del cosmonauta (en realidad se trata del propio Joan Fontcuberta, de hecho, Iván Istochnikov es la traducción al idioma ruso de su nombre, que en español sería "Juan Fuentecubierta"), de la misión y se ofrecen numerosas imágenes (montajes y fotos de otras misiones), y detalles técnicos, muchos de los cuales son erróneos. La exposición ganó el Premio Nacional de Fotografía en 1998.

A pesar de los errores y de que tanto en la web, la exposición, el librito que acompaña la exposición y el libro, había una advertencia que decía "Todo es ficción", la historia fue tomada como cierta por numerosos medios de comunicación. Entre ellos, por ejemplo, Telecinco (España) y la revista mexicana Luna Correa. En junio de 2006 el programa Cuarto Milenio (TV), presentado por Íker Jiménez, volvió a presentar la historia como verídica.

Gennadi Mijáilov

A finales de 1959 un periódico moscovita mostró una fotografía del camarada Mijáilov probando equipo para el vuelo a gran altura. Reader's Digest en 1965 publicó la sensacional historia de unas intercepciones italianas entre las cuales figuraba un supuesto electrocardiograma recibido del espacio en febrero de 1962. Inmediatamente se especuló con un posible vuelo tripulado fallido, en el que habría estado Mijáilov.

La historia se embelleció aún más con la obra del ufólogo Frank Edwards, que en su libro Strange World escribió que en febrero de 1961 dos cosmonautas (un hombre y una mujer) despegaron a bordo de una nave de tipo "Lunik" con el objetivo de sobrevolar la Luna. La nave no fue capaz de abandonar la órbita terrestre, pero los cosmonautas fueron capaces de controlarla hasta una semana más tarde cuando se recibió una extraña comunicación de los cosmonautas, que dijeron que había algo fuera de la nave y que debían decirlo al mundo. Según Edwards, no se volvió a saber de ellos.

En realidad en la fecha en la que se supuestamente voló Mijáilov la URSS intentó lanzar una sonda Venera a Venus. Mijáilov, en efecto, murió en un campo relacionado con la carrera espacial, pero no era cosmonauta sino que trabajaba en el Instituto de Aviación y Medicina Espacial.

Andréi Mikoyán

En el año 2000 circuló una historia en la Agencia Espacial Europea sobre dos cosmonautas rusos que habían viajado hacia la Luna en 1969 pero, debido a una avería, no habrían podido colocarse en órbita lunar, por lo que se habrían pasado de largo.

En realidad la historia se basa en la serie de televisión The Cape. En uno de los episodios, llamado Buried in Peace (1996), un transbordador espacial se encuentra una nave soviética a la deriva. Al entrar en ella se encuentran con la tripulación fallecida a bordo, entre los que se encuentra Andréi Mikoyán (interpretado por Tom Nowicki).[4]

Andréi Mitkov

En diciembre de 1959 la agencia italiana de noticias Continentale informó de una serie de supuestos cosmonautas muertos en vuelo suborbital. Entre ellos se encontraría Mitkov, presuntamente fallecido en 1959, pero nunca se ha encontrado evidencia a favor de ello.

Serenti Shiborin

El pionero de la carrera espacial Hermann Oberth proclamó en 1959 que un piloto soviético había fallecido en un vuelo suborbital efectuado desde Kapustin Yar, aunque no dijo cuál era su fuente. En diciembre de 1958 la agencia italiana de noticias Continentale dio una serie de nombres de cosmonautas supuestamente fallecidos, entre los que se encontraba Shiborin. Con posterioridad no se han encontrado datos que apoyen esta historia.

Profiri Yebenov

En Moscú circuló una pintoresca leyenda urbana de que los astronautas del Apolo 11 quedaron varados en la Luna debido a una avería de un motor y que un cosmonauta ruso, Profiri Yebenov que había quedado atrapado en la Luna anteriormente les ayudó a reparar la nave para que pudieran volver a la Tierra. Toda la historia parece una broma, ya que se señaló que iba desnudo y Yebenov significa "jodido" en ruso.

En la vida real el cosmonauta ruso Gregori Grechko llegó a preguntar a Edwin E. Aldrin si la historia era cierta. Aldrin, sorprendido, negó la historia, reiterando que no encontró seres humanos o vida nativa en la Luna.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. James A. Michener en IMDB
  2. Kosmonaut. Ficha en IMDB
  3. www.brown.edu
  4. The Cape. Serie de televisión. Buried in space. 28 de octubre de 1996. Ficha en IMDB


P Leyendas Urbanas
Leyendas comunes   Astronautas fantasmasCaso Olivia MabelEl BloopEl Caballero NegroEl gasero loco de MattoonEl rostro de CydoniaEl vuelo 19La tiza que no se rompióHombre PolillaJack el SaltarínJoaquín Pardavé fue enterrado vivoJohn FrumLa bruja de MonterreyLogo de Apple y Alan TuringLos nombres de los Siete Enanitos y las etapas de la adicción a la cocaínaLove RollercoasterMonstruo de FlatwoodsThis manTriángulo de las Bermudas