Argumentos del mito de 1421

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Artículos sobre
00-PseudoHistoria-Button.jpg
Pseudohistoria

Dentro del mundo de la pseudohistoria, el mito de 1421 es no de los más reconocidos, sino más bien de los más creíbles. Ha sido mostrado en muchos medios como algo válido, aunque en dichos casos no había un historiador cerca. Pocos historiadores académicos han aceptado la hipótesis de 1421, y esto ha desencadenado una controversia relativamente importante en el ámbito de la ciencia histórica.

En un intento de demostrar la veracidad (o probabilidad) de la hipótesis se han propuesto varios argumentos para su defensa. Los principales se han enumerado en este artículo.

Principales argumentos

Cuatro almirantes

Hubieron cuatro almirantes eunucos: Hong Bao, Zhou Man, Zhou Wen y Yang Qing, que transportaron flotas a las Américas, Australia, Groenlandia y la Antártida durante los viajes entre 1421 y 1423.

Refutación

No hay textos chinos ni de otro tipo que sugieran en modo alguno que estos cuatro eunucos, o cualquier otro comandante Ming, haya viajado a ninguna parte más allá de Asia, el Medio Oriente y la costa este de África. Todos los demás viajes derivan únicamente de la imaginación del escritor Menzies. Además, las corrientes, los vientos y las fechas que mencionó Menzies no habrían llevado a los barcos a ninguna parte cercana a la que se afirma. En resumen, no existe material arqueológico, textual o de archivo para sustentar la tesis de Menzies tal como se estableció en 1421. En ese libro Menzies distorsiona intencionalmente materiales conocidos y altera deliberadamente hechos conocidos con la intención de respaldar su tesis.

Genética

Marineros y concubinas de estas flotas establecidas en las Américas, Australida, Nueva Zelanda y las islas del Pacífico son citados en estudios sobre la entrada "reciente" de "genes chinos" y "ADN del este asiático" en las Américas.

Refutación

No hay evidencia de sitios de asentamiento Ming (ni conocimiento Ming) de estos lugaros hasta la llegada de los jesuitas a China en el siglo XVI. La evidencia genética en la cual se basa Menzies es provista por una compañía cuyas pruebas genéticas se han etiquetado como "estafa" por Stephen O'Brien, el jefe de laboratorio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Naufragios

Existe una gama de naufragios de los barcos de estos viajes repartidos por todo el mundo, y estos son prueba de los viajes reclamados por Menzies.

Refutación

No se ha identificado ningún naufragio que pueda vincularse con los viajes de los eunucos en los primeros 30 años del siglo XV (o cualquier naufragio chino) fuera de la región asiática.

Plataformas

Los viajeros de Ming construyeron plataformas de observación celestial en 24 lugares a través del Océanos Pacífico e Índico. Menzies nombra y proporciona coordenadas para estas plataformas.[1]

Refutación

Realmente no existe evidencia textual o arqueológica que pueda sugerir que los viajeros de Ming construyeron plataformas de observación en cualquier parte del mundo. De nuevo, su existencia se deriva sólo de la imaginación de Menzies.

Construcciones

Las armadas Ming dejaron una gama de otras estructuras construidas alrededor del mundo, particularmente en Australasia y las Américas, incluyendo Newport Round Tower, la pirámide Gympie y otras estructuras y minas. También dejaron un varadero de barcos hecho de piedras en las islas Bimini en el Caribe.

Refutación

No se ha demostrado que ninguna de las estructuras que la cita del Sr. Menzies tenga ningún vínculo con China. El "varadero" de Bimini, que en cualquier caso es paralela a la costa, ha demostrado ser una formación completamente natural.

Cálculos

Los chinos "sabían que la Tierra era un geoide y la habían dividido en 365 y un cuarto de grados (el número de días en el año) de latitud y longitud".[2]

Refutación

No hay evidencia de que durante los inicios de Ming, los chinos tuvieran algún conocimiento de que la Tierra fuera un geoide y ciertamente ninguno que tuvieran conocimiento de la latitud y la longitud.

Cartografía

"El mundo fue cartografiado con exactitud en 1428".[3] Sobre todo en América del Sur, la Antártida, América del Norte y el Atlántico, así como Australasia.

Refutación

No hay texto u otra evidencia que sugiera que los viajeros de Ming se acercaron a estos lugares y que no hay mapas chinos que indiquen que se hayan explorado estos lugares. Además, no hay artefactos Ming contemporáneos encontrados en ninguna de estas regiones.

Mapas

Una gama de mapas europeos muestra anomalías que sólo pueden explicarse aceptando los viajes chinos propuestos por Menzies como ocurridos.

Refutación

Las anomalías cartográficas que el señor Menzies señala, reales o imaginarias, pueden explicarse a través de muchas avenidas, y la más probable es que los navegantes árabes, que habían estado navegando estas aguas durante 600 años antes que los chinos, habían producido mapas de las áreas que viajaban.

Vinculación

Menzies señaló que el veneciano Niccolò da Conti era el único y crucial vínculo entre los cartógrafos chinos y europeos. Menzies afirma que participó en los viajes durante varios años y llevó los mapas chinos a Europa. Señala que Da Conti "había pasado años abordo de una chatarra de la flota del tesoro" y que "los mapas chinos pasaron de Da Conti a Fra Mauro, y de él a Dom Pedro de Portugal y al Príncipe Henry el Navegante".[4]

Refutación

Da Conti, que nos dejó descripciones detalladas de sus viajes, no relata ninguna reunión Ming en Calcuta, ni viajes en ningún barco chino (ni siquiera por un día) ni ver ni recibir ningún mapa chino que muestra un nuevo mundo. El absoluto y completo desprecio por la verdad con el que Menzies describe estos eventos es desalentador.

Milodoncitos

Menzies afirma que un número de milodoncitos (un tipo de perezoso gigante) había sido tomado de América del Sur a Nueva Zelanda y China por los barcos Ming.

Refutación

Toda la evidencia disponible sugiere que el Mylodon se ha extinguido por varios miles de años, lo que contradice un tanto la veracidad probable de las afirmaciones de Menzies en este aspecto. Pero una investigación tan descuidada se encuentra en todo el volumen. Señala, por ejemplo, los árboles de caucho en Malaca 450 años antes de que los británicos los hubieran introducido desde América del Sur, etc. Hasta el momento.[5]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Menzies, Gavin. 1421: The Year China Discovered the World. p.416-17, 457.
  2. Menzies, Gavin. 1421: The Year China Discovered the World. p.499.
  3. Menzies, Gavin. 1421: The Year China Discovered the World. p.411.
  4. Menzies, Gavin. 1421: The Year China Discovered the World. p.369, 84-87, 92-93.
  5. Wade, Geoff. Most Outrageous Claims by Mr. Menzies in "1421", vía The '1421' myth exposed.