Argumento trascendental

De Wiki Pseudociencias
Definiciones ampliadas
01-Definicion Logo.jpg
Argumento trascendental

El argumento trascendental para la existencia de Dios intenta mostrar que la lógica, la ciencia, la ética y, en general, todos los hechos de la experiencia y el conocimiento humanos no son significativos, aparte de una creencia precondicionante en la existencia de Dios. Dado que la lógica "existe", entonces también debe hacerlo Dios. La forma básica del argumento fue desarrollada por Immanuel Kant, que utilizó para atacar el escepticismo y el idealismo en lugar de argumentar a favor del teísmo.[1] En palabras de Greg Bahnsen, la prueba trascendental para la existencia de Dios es que sin Él es imposible probar nada. Según él, la visión atea es irracional y no puede proporcionar consistentemente las condiciones previas de la existencia inteligible, la ciencia, la lógica o la moralidad.[2]

El estudio filosófico del conocimiento (conocido como epistemología), presenta muchos acertijos espinosos y sin resolver, como el trilema de Münchausen. Esto es particularmente cierto en la filosofía antigua, como el idealismo platónico. Los apologistas afirman que debe haber una solución porque el "conocimiento" es aparentemente posible y que Dios de alguna manera proporciona una solución. Para los apologistas, rechazar este razonamiento es equivalente a un rechazo de todo conocimiento: Supuestamente los ateos no pueden saber nada. Un argumento similar es el argumento conceptualista que se basa en la existencia de hechos/proposiciones verdaderas o falsas que son el efecto de una mente.

El argumento es popular dentro de la apologética presuposicional, principalmente porque confunde a un oponente por sus muchas variaciones y sofística filosófica para que sea efectivo retóricamente.[3]

Alvin Plantinga argumentó en más de un caso a favor del concepto de que el conocimiento depende de Dios.

¿Es posible el conocimiento?

En términos generales, todos los argumentos trascendentales teístas usan el axioma de que el conocimiento es posible o una afirmación equivalente, como "Las leyes de la lógica forman la base del discurso racional"[4] o "la comunicación humana es posible".

Lo que esta afirmación no deja claro es que asumen alguna versión de la epistemología platónica en la que el conocimiento es una "creencia verdadera y justificada". Esto debe entenderse en el sentido de que el conocimiento nunca puede confundirse, en el sentido de que es absoluto. Si sabes algo, es imposible equivocarse sobre ello. Si uno afirma que descubrimos los absolutos lógicos, esto significa que descubrimos lo que ya existe.[5]

Se asume también, con mucha frecuencia, que el conocimiento de ideas abstractas implícitamente es innato y que el conocimiento de estas ideas abstractas es absoluto.

La pregunta es: ¿Es posible tal conocimiento, según la definición implícitamente utilizada por los apologistas? Sin este axioma apoyado, el argumento trascendental colapsa. Dado que los argumentos que respaldan la posibilidad de este tipo de conocimiento son débiles, este axioma puede ser un caso de ilusiones.

Este argumento es similar al argumento ontológico. Sólo porque se define semánticamente algo "trascendente y perfecto" no significa que realmente exista.

El conocimiento a posteriori, según la definición del argumento, es imposible

El escepticismo ofrece muchos argumentos fuertes en contra de ciertas formas de conocimiento a posteriori, como el genio maligno de René Descartes. Muchos no creyentes, cuando están apoyados contra la pared, admitirán que no saben nada con un 100% de certeza. Psicológicamente, los humanos generalmente preferirán alguna explicación en lugar de ninguna explicación. Sin embargo, proporcionar "alguna explicación" no hace que las afirmaciones en la explicación sean ciertas. La certeza absoluta en general carece de sentido, puesto que, por definición, uno debería ser omnisciente para adquirirla. Los ateos en general, no reclaman la verdad absoluta de las cosas; este es usualmente dominio del teísta.

Un ejemplo de lo que algunos pueden llamar absolutamente cierto son verdades objetivas o hecho totalmente plausibles, como que el sol surgirá mañana. Para ser verdaderamente absoluto en certeza, es necesario tener pre-cognición; sin embargo, eso es generalmente inútil. Es mucho más exacto afirmar que, de formka inductiva, basándonos en la evidencia de muchos días anteriores, así como en nuestra comprensión de la química y la composición de las estrellas, que el sol no dejará de elevarse pronto.

¿Es posible el conocimiento sintético a priori?

Muchos afirman que sí, y tienden a dar como ejemplo las matemáticas y el hecho objetivo de que dos más dos es igual a cuatro.[6]

Los filósofos han debatido durante mucho tiempo si es posible el conocimiento sintético a priori. Esto incluye campos como la lógica, la geométrica y la matemática. Immanuel Kant argumentó que esto era de hecho un conocimiento a priori. Más tarde, David Hume argumentó más tarde que algunos conceptos parecían ser a priori pero que en realidad eran a posteriori, como causa y efecto. Como la lógica y la gemotría son ramas de las matemáticas, este argumento es una forma de argumento del realismo matemático.Sin embargo, puede haber un número infinito de axiomas matemáticos que existen a priori y hemos seleccionado un subconjunto útil a posteriori.

Las matemáticas parecen tener la propiedad de ser a priori y al mismo tiempo reflejar la realidad física; esto parece separarlas como "conocimiento" y no sólo como un conjunto arbitrario de axiomas. No hay certeza de que la realidad no cambie mañana a un conjunto completamente diferente de leyes físicas. Por esta razón, incluso las matemáticas están lejos de ser un conocimiento absoluto. Nuestra naturaleza es tanto un hecho del mundo existente como cualquier cosa, y no puede haber certeza de que se mantendrá constante. Podría suceder, si Kant está en lo cierto, que mañana nuestra naturaleza cambiaría tanto como para hacer dos y dos se conviertan en cinco.[7]

Por elección forzada

Muchos afirman que hay una verdad absoluta, y que argumentar que no existe una verdad absoluta es hacer una afirmación de verdad absoluta, y por lo tanto es contradictorio.[8][6][9]

Este es probablemente el argumento más popular utilizado para apoyar la verdad absoluta. Sin embargo, raramente es usado por expertos, porque contiene una falsa dicotomía. Al considerar la proposición "existe la verdad absoluta", hay tres posiciones que podemos tener:

  • Sabemos que es verdad
  • Sabemos que es falso (lo cual es una discutible auto contradicción)
  • No podemos decir si es verdadero o falso (que es la opción que falta en los argumentos anteriores)

No podemos descartar la segunda opción y concluir que la primera opción es cierta, particularmente cuando la tercera opción es realmente el caso.

El hecho de que no podemos decir absolutamente que la verdad absoluta no existe, no indica que no existe. Simplemente no podemos confirmar si existe o no. Esto es, por lo tanto, un argumento en base a la ignorancia y un intento de eludir la carga de la prueba. Definir algo, en este caso "verdad absoluta", para que exista es una demostración lógica y no apropiada para determinar cómo es realmente la realidad.

Por experiencia

Un argumento en contra de la negación de la verdad absoluta/verdad universal es que no cumple con lo que sabemos que es verdad en nuestras propias conciencias, nuestras propias experiencias y lo que vemos en el mundo real. Como verdad absoluta, entonces, no hay nada en definitiva correcto o incorrecto sobre nada. Según cierto grupo de creyentes, la evidencia de la existencia de la verdad absoluta radica en la conciencia humana, con un "algo" que es cierto dentro de nosotros, que nos dice que el mundo debería ser de cierta manera, que algunas cosas son correctas y algunas incorrectas.[10]

Los problemas en este argumento son similares a los que se utilizan para alegar una experiencia personal para demostrar la existencia de Dios, como cuando uno "ve que Jesús se le apareció en una visión".

Por la moral

Similar al argumento moral, se dice que las personas serían libres de hacer lo que quieran: Asesinar, violar, robar, mentir, hacer trampa, y muchas otras cosas., y nadie podría decir que esas cosas serían incorrectas. No podría haber gobierno, ni leyes, ni justicia, porque uno ni siquiera podría decir que la mayoría de la gente tiene el derecho de hacer cumplir las normas sobre la minoría.[6] Nuevamente, los errores argumentales son los mismos que el argumento de la moralidad.

Por las leyes naturales

Este argumento sugiere que sin absolutos, no habría nada para estudiar, no podría uno saber que los hallazgos de la ciencia son reales. De hecho, las propias leyes de la ciencia se basan en la existencia de la verdad absoluta.

Este es un tema separado, llamado argumento de la ley natural.

Por las escrituras

Según este argumento, el creador del universo se nos reveló mediante Su Palabra (obviamente la Biblia). Conocer la verdad absoluta/verdad universal sólo es posible a través de una relación personal con Aquel que dice ser la Verdad: Jesucristo.[6]

La apologética presuposicional asume arbitrariamente una Biblia particular o una interpretación particular de Dios. Sin embargo, esta es una suposición injustificada. En el contexto de este argumento, cualquier otro concepto o libro es aparentemente tan válido como la Biblia. Cualquier dios o diosa podría justificarse usando argumentos de este tipo.

Una salida común de esto es pasar a la revelación divina. Esta táctica abandona completamente la apologética presuposicional porque usa la Biblia o Dios es axiomático.

Por supuesto, el uso de las Escrituras para demostrar que existe conocimiento hace que el resto del argumento sea circular.

El apoyo de Apocalipsis

Una de las principales omisiones de la apologética presuposicional es que no explica cómo un solo libro sagrado o entidad divina puede proporcionar la base necesaria para justificar la razón, el conocimiento o la lógica. Se requieren al menos algunas otras pre-suposiciones para que estos sean inteligibles.

Algunos apologistas afirman que el presuposicionalismo está respaldado por la revelación divina . Esto destruye su propio argumento de que el presuposicionalismo cristiano no requiere ninguna otra justificación. También se basa en la lógica para apoyar el presuposicionalismo, que la apologética de Van Tillian dice que es menos fundamental que su axioma presuposicional (Dios o la Biblia).

Según este argumento, no puedes saber lo que en última instancia es real sin la revelación de Dios. ¿Cómo sabe uno lo que es real? De la misma manera que todos nosotros. Revelación del Dios que todos sabemos que existe (supuestamente).[11]

Por lo tanto, el apologista abandona el argumento, ya que recurre a una experiencia personal.

Por las consecuencias

Los apologistas argumentan que sin la justificación teísta para la verdad, "no hay prueba de nada". Afortunadamente, las personas pueden vivir y viven sin una certeza absoluta, a veces engañándose a sí mismas con la creencia de que existe.

Otra apelación a las consecuencias es afirmar que la falta de absolutos llevaría a la anarquía.[12] Esto no es realmente una objeción porque describe el mundo real: Algunas personas cometen asesinatos y otras personas deciden arrestar y encarcelar al asesino. No necesitan llegar a un acuerdo sobre la moralidad o "respetar las opiniones de los demás" para tomar medidas basadas en sus creencias.

Versiones del argumento

El conocimiento depende de Dios

Es decir, el conocimiento no puede obtenerse a menos que la fuente de ese conocimiento sea en sí misma una fuente absoluta (léase: ser/Dios). Por lo tanto, ya que inconscientemente crees en un ser absoluto que sostiene y hace absolutos las leyes del universo/la moralidad o no se tiene, y puede no-saber nada con certeza.[13][14][15]

Hay muchas expresiones variantes del argumento. El argumento clásicamente se establece como:

  1. Si Dios no existiera, el pensamiento racional no sería posible.
  2. El pensamiento racional es posible.
  3. Por lo tanto, Dios existe.[16]

De acuerdo con la forma en que se usa el argumento, una versión más completa sería:

  1. El problema epistemológico X existe. (como la existencia del pensamiento racional o la base de la lógica)
  2. Sin Dios no hay solución para X.
  3. Dios es una posible solución para X.
  4. X debe tener una solución (teísmo o no teísmo).
  5. Si Dios no existió, X no es explicable.
  6. Por lo tanto, Dios existe.

Los absolutos lógicos dependen de Dios

Existen otras iteraciones del mismo tema general.[4][10]

  • Los absolutos lógicos son racionales, trascendentes y no materiales.
  • El ateísmo presupone que todo proviene de fuentes materiales.
  • Por lo tanto, el ateísmo carece de cualquier fuente objetiva de lógica.
  • Los absolutos lógicos se basan en teísmo o ateísmo (materialismo).
  • Como el ateísmo es refutado, el teísmo debe ser verdadero.
  • Dios existe.

Tratar los absolutos lógicos como cosas existentes es más bien como el argumento de la ley natural.

Argumentos para la afirmación "el conocimiento depende de Dios"

Los procesos evolutivos no garantizan la verdad

Alvin Plantinga argumentó que el naturalismo metafísico contiene su propio "derrotador": Si nuestras creencias son el resultado únicamente de procesos naturales como la evolución, entonces no son confiables. Por lo tanto, la creencia de que sólo la naturaleza existe en sí misma es sospechosa.

Argumento de la función adecuada

Según Alvin Plantinga, para que el conocimiento sea posible, nuestras facultades cognitivas deben funcionar de acuerdo con un "buen plan de diseño". De lo contrario, no podríamos confiar en nuestro conocimiento. Como los humanos tienen conocimiento, debe haber un "buen plan de diseño" creado por Dios.[17]

Argumento contra el realismo

Este argumento se basa en la reacción al antirrealismo en la filosofía. Algunos filósofos defienden el realismo metafísico, que es la idea de que la realidad es como es, independientemente de lo que los humanos piensen de ella. Sin embargo, cuando los humanos tratan de comprender y describir el mundo, necesariamente hacen uso de algún sistema de "objetos" y métodos para formular su teoría. Es completamente posible que estas suposiciones resulten falsas, ya que el pensamiento humano no necesariamente refleja la realidad. Este es un fuerte argumento para el escepticismo global , que niega que saber nada sea absolutamente verdadero o falso. Alvin Plantinga argumenta que sí tenemos conocimiento (y el escepticismo global es falso) porque Dios proporcionó a las personas facultades que conducen a un conocimiento generalmente confiable.[17]

El problema de uno-muchos

Según Cornelius Van Til, la teología cristian supuestamente aborda el único problema.[17] Este enigma metafísico es difícil de expresar con precisión pero se relaciona con la individualidad, la disimilitud, la unidad, la pluralidad, los absolutos y cuál es la forma última de la realidad. Dado que los filósofos no pueden ponerse de acuerdo sobre el realismo estricto versus el estricto nominalismo , los cristianos se refieren a la trinidad como un medio intermedio análogo en que la unidad y la separación son a la vez "co-final". Van Til afirma que si el realismo o el nominalismo fueran definitivos, el conocimiento sería imposible.[18]

Es cuestionable si una confusión terrenal es "explicada" por una confusión teológica similar.

Unidad de conocimiento

Otro argumento de Cornelius Van Til es que para que cualquier conocimiento sea posible, al menos una mente debe tener un conocimiento completo . Dado que el conocimiento es posible, una mente con conocimiento integral debe existir. Por lo tanto, Dios existe.

"Esta visión moderna se basa en la suposición de que el hombre es el último punto de referencia en su propia predicación. Cuando, por lo tanto, el hombre no puede saber todo, se deduce que no se puede saber nada. Todas las cosas relacionadas, todas las cosas deben ser exhaustivamente conocidas o nada se puede saber".

-Cornelius Van Til

Resuelve el problema de la inducción

El problema de la inducción es la cuestión de cómo explicamos la uniformidad de la naturaleza que se asume en el razonamiento inductivo . Los científicos generalmente se contentan con tomar esto como axiomático. Los apologistas exigen una justificación para esto y citan a Dios como la justificación.

"Nuestro argumento más en contra de esto sería que la existencia del Dios del teísmo cristiano y la concepción de su consejo como el control de todas las cosas en el universo es la única presuposición que puede dar cuenta de la uniformidad de la naturaleza que el científico necesita".

-Cornelius Van Til

Parece que cualquier problema clásico de la filosofía, como el problema de otras mentes , se toma como prueba de la existencia de Dios.

Argumento de esquemas conceptuales

Según Cornelius Van Til , el conocimiento solo es posible si la realidad tiene una estructura inteligible y las mentes humanas tienen la facultad de descubrir esta estructura.

"Si Dios queda fuera de la vista, corresponde a la mente humana proporcionar la unidad que debe unir la diversidad de la existencia real".

Esto es algo similar al "buen plan de diseño" de Alvin Plantinga.

Argumentos para la afirmación "los absolutos lógicos dependen de Dios"

Debido a que la lógica es una rama de las matemáticas, estos argumentos son esencialmente variantes del argumento del realismo matemático.

Los absolutos lógicos no son materiales

Algunos creyentes afirman que las leyes de la lógica no dependen del mundo material. Se basan en que si fueran propiedades del universo, entonces podrían medirse de la misma manera en que se miden el calor, el movimiento, la masa, entre otras cosas, y debido a que no pueden ser medidos, no son propiedades del universo. Si son por naturaleza conceptuales (según ellos), entonces no dependen del universo físico para su existencia.[4]

Mientras que los absolutos lógicos pueden o no ser materiales, la forma en que obtenemos el concepto en nuestra mente es probablemente material. En general, se encuentra que los objetos reales no se encuentran en estados mutuamente contradictorios (aunque lo que puede decirse que es un "objeto" requiere alguna interpretación subjetiva). Hay un número finito de axiomas lógicos fundacionales: Las "leyes" de la lógica pueden ser simplemente una selección a posteriori que se ajusta a nuestro universo material.

Explican que si las leyes de la lógica eran el producto de la mente humana, que dejarían de existir si las personas dejaron de existir, lo que significa que dependerían de la mente humana.[4] Sin embargo, la afirmación de que existirían absolutos lógicos si el universo no existieran es una afirmación infundada. Si el universo no existiera, los tres absolutos lógicos ya que no tendrían nada a lo que aplicar. Si nada existiera, no habría A, para ser igual a A. El apuntalamiento de las declaraciones absolutas lógicas depende de algo existente.

Matt Slick respondía a esto preguntando cómo es infundada una afirmación cuando la refutación de ella misma es una afirmación infundada.[5]

Frente a esto, se podría decir que se desconoce la aplicabilidad de los absolutos lógicos fuera del universo, a un universo vacío o a otros universos. Sin embargo, la carga de la prueba recae en el creyente y no en el escéptico.

Matt preguntaba cómo puede ser observada la Ley de No Contradicción que trata con declaraciones de verdad, o qué pasa con la Ley de Medio Excluido que dice que las declaraciones son verdaderas o falsas, las declaraciones son producto de las mentes, no se observan las declaraciones, o cómo se observa la LNC o la LME sin presuponer su validez para empezar.

Obviamente, las declaraciones conceptuales de lógica no se pueden observar directamente, pero su validez y utilidad son evidentes en su mayoría o en todas las observaciones. Se aceptan provisionalmente, luego se confía en ellos por inducción. Por supuesto, la inducción se basa en la lógica; eso no impide que tanto la lógica como la inducción se acepten provisionalmente juntas y se confirmen a posteriori sobre esa base. Sin embargo, puede ser más exacto decir que estas suposiciones están entretejidas en nuestro lenguaje y "visión del mundo", basadas en nuestra psicología y nuestras experiencias.

Muchos creyentes usan un argumento dualista.[4][19] Hay mucha evidencia en la neurociencia de que el pensamiento es una función del cerebro material. Exigir pruebas de una explicación científica pero retroceder en el teísmo en el tiempo medio muestra que este argumento es un argumento ad ignorantiam y un dios de los huecos (y cambia la carga de la prueba). Además, la ciencia no trata de "pruebas" sino de teorías y pruebas; el creyente está pidiento un estándar irrazonable de sus críticos. El dualismo también platea sus propios problemas filosóficos.

Los absolutos lógicos son trascendentes

Muchos (pero no todos los filósofos) consideran que las leyes de la lógica son trascendentes.[4] Las leyes individuales se encuentran entre un número infinito de posibles axiomas matemáticos a priori. Los útiles se encontraron a posteriori por convención. Entonces, en un sentido limitado, son trascendentes, pero las leyes particulares dependen de un punto de vista humano en este universo. Reivindicar nuestras leyes de la lógica y ampliamente trascendente es cometer una falacia de los reflectores: Tal vez los universos tienen "leyes" muy diferentes.

¿Cómo sabe el creyente que la lógica no varía en espacio y tiempo?

Los creyentes a veces argumentan que los absolutos lógicos son trascendentes (en este caso significan "no contingente") de espacio, tiempo y materia. También parecen ser no contingentes de pensamiento, pero el creyente dejó eso porque refutaría su argumento.

Hay gente que afirma que si el universo no existiera, las leyes de la lógica seguirían siendo ciertas.[4] Sobra decir que esta es una suposición no soportada.

Afirman, a su vez, que son ampliamente utilizadas, pero lo son porque son trascendentes y no se vuelven trascendentes porque son ampliamente utilizados.[4] Esto es una petición de principio de que son, de hecho, trascendentales. El creyente necesita distinguir estas dos posibilidades.

Los absolutos lógicos son absolutos, no subjetivos

Algunos argumentan que las leyes de la lógica son absolutamente ciertas, pero que las mentes de las personas son diferentes. Lo que una persona considera absoluto, según ellos, puede no ser lo que otra considera absoluto y que la gente se contradice con frecuencia. Por lo tanto, las leyes de la lógica no pueden ser producto de mentes humanas y contradictorias.[4] Algunos, inclusive, incluyen el ejemplo de que la calle está llena de autos o no. Es seguro cruzar o no lo es, y que ambas realidades no pueden coexistir en el espacio tiempo, y debe existir una que excluye a la otra.[20]

No todos están de acuerdo en que la lógica es objetiva o absoluta. Existen varios sistemas alternativos de lógica, colectivamente llamados lógica no clásica. La gente asume temporalmente que la lógica es absoluta por el bien de su argumento. Esa suposición no lo hace absoluto en la realidad. La elección particular del sistema lógico que adoptan es una elección subjetiva. La forma en que las experiencias se interpretan en objetos para que se pueda aplicar lo lógico es subjetiva.

Alguien que afirma que un objeto no puede ser A y no-A al mismo tiempo, lo que de hecho es una ley de la lógica , muestra que tienen una falta de comprensión de la mecánica cuántica . Es bastante común que las cosas sean estados diferentes mutuamente exclusivos simultáneamente, como el gato de Schrödinger, o incluso en dos lugares diferentes a la vez, como en el experimento de doble rendija. Los atributos como vivo / muerto, dentro / fuera a menudo no son mutuamente excluyentes. Esto muestra que la lógica no siempre refleja la realidad y, por lo tanto, no es absoluta. En otras palabras, ¿puede estar absolutamente seguro de que la ley de no contradicción es aplicable en una situación física particular que puede estar sujeta a efectos cuánticos?

Los absolutos lógicos reflejan su creador

Muchos arguyen a que, debido a que las leyes de la lógica son trascendentales, absolutas, son perfectamente consistentes y son independientes del universo, entonces esto refleja una mente trascendente, absoluta, perfecta e independiente.[4] Esta es una variante del argumento del diseño, que tiene muchos problemas. Para que un creyente diga que las leyes de la lógica tienen un diseñador, necesitan una experiencia directa de cómo las leyes de la lógica en realidad fueron formadas por Dios y no simplemente lo que son, para que este argumento tenga un mínimo de coherencia.

Muchos han admitido, de hecho, que esta afirmación es simplemente una suposición.[19]

Los absolutos lógicos son conceptuales

Esta es una equivocación entre la lógica (la aplicación de los absolutos) que es discutiblemente conceptual, y los absolutos lógicos que no son necesariamente conceptuales. Sin demostrar que los absolutos son conceptuales, el argumento se desmorona.[21]

¿Y qué? El punto se discute extensamente en la versión de CARM.org del argumento, pero luego no se usa en las últimas etapas del argumento. La noción de que los conceptos requieren una mente no está establecida adecuadamente, lo cual es un axioma explícito en el argumento conceptualista.

"Si los principios subyacentes conocidos como absolutos lógicos no son conceptuales, entonces ¿qué son?[5]

[Una respuesta]: Ni conceptual ni material".

Este argumento intenta establecer los absolutos lógicos como conceptuales al establecer una falsa dicotomía en la que son materiales o conceptuales. Sin embargo, esta no es una verdadera dicotomía ya que puede haber otras posibilidades y ni siquiera son mutuamente excluyentes. La dicotomía propuesta por los apologistas ni siquiera permite la posibilidad de una base espiritual para la lógica, que es algo irónica. Además, un escéptico no necesita saber qué es algo (en otros aspectos) para poder saber lo que no es a este respecto.

Muchos dicen que la afirmación de una falsa dicotomía es falsa, puesto que realmente no hay una tercera opción.[5] Esto transfiere la carga de la prueba al escéptico, que en sí mismo es una falacia. Depende del creyente demostrar que la dicotomía es válida. Simplemente decir "no puede pensar en una alternativa, por lo tanto, la dicotomía es válida" es un ad ignorantiam.

Refutación

Hay muchos argumentos contra el argumento trascendental, pero muchos sólo se aplican a una variante específica del argumento.

Las premisas no se soportan

Las premisas del argumento no son soportadas por los críticos. Para que un argumento sea persuasivo, los axiomas deben partir de declaraciones mutuamente acordadas. Tanto la premisa de "el conocimiento absoluto/lógico existe" como la premisa "Dios explica el conocimiento absoluto/la lógica" están en disputa.

El creyente en dios afirma que no ha hecho nada para demostrar que Dios es necesario para que exista el conocimiento o la lógica.[22] Si el que argumenta se ofrece a justificar la premisa de que "Dios explica el conocimiento absoluto/lógica", generalmente se basan en un argumento circular.

Argumentos circulares

El argumento trascendental no es persuasivo ya que asume a Dios como una premisa. En un caso de "presuponer a Dios en nuestra epistemología y luego usar esa epistemología".[23] La premisa es:

  1. Si Dios no existiera, el pensamiento racional no sería posible.[16]

El problema es: ¿Cómo sabe un apologista que la primera premisa es cierta? Para defenderla, aquel que proponga el argumento tendría que confiar en que las Escrituras son verdaderas, lo que presupone que Dios existe, lo cual convierte el argumento en un razonamiento circular[24] o en una petición de principio.[25]

Muchos proponentes del argumento, de hecho, dicen explícitamente que el argumento es circular. Entre ellos se encuentran Cornelius Van Til[26], John Frame [27][28], y el más divertido de los casos, Matt Slick.[19]

Y sobra decir que muchos críticos también dicen que es circular.[29][7]

Los creyentes a veces aceptan esta acusación pero luego afirman que esta premisa específica está excenta, al igual que con el argumento cosmológico, por un alegato especial, o dirán que todas las afirmaciones del mundo requieren presuposiciones, por lo que están justificadas en esta presuposición. Para evitar la acusación, varios apologistas harían bien en etiquetar sus premisas, sus razonamientos y conclusiones explícitamente, y definir sus términos.

Los apologistas a veces responden afirmando que su argumento es circular, pero no "viciosamente circular", que es un caso de alegato especial. Es irónico que los creyentes descarten la lógica tan pronto como esta sea inconveniente, lo que demuestra que la lógica no es absoluta ni fundamental.

Como el argumento es circular, también es redundante. Los creyentes y escépticos pueden descartar el argumento trascendental simplemente como innecesario porque la existencia de Dios ya está implícita en una premisa del argumento.

Premisa cuestionable: La definición de la "solución" para adaptarse al problema

El argumento se basa en un problema epistemológico y define a Dios como si fuera una solución. Una reformulación del argumento sería:

  • Premisa 1: El problema epistemológico X existe y no tiene una solución no teísta.
  • Premisa 2: Si X existe y Dios tiene los atributos que resuelven X, Dios existe.
  • Conclusión: Dios tiene los atributos que resuelven X y por lo tanto, existe.[30]

Entonces, aunque el argumento pueda ser sólido, muestra que las premisas se seleccionan simplemente para definir a Dios en la existencia. Es como si dijera: "Bueno, hay regalos debajo del árbol, por lo que Santa tiene que existir. ¿Por qué? Porque si él no existiera, no podrían haber regalos debajo del árbol".

Dios es una explicación pobre

La apologética presuposicionalista tiende a mantenerse a la ofensiva y sigue preguntando "¿por qué?" y "¿cómo cuentas?" preguntas hasta llegar a la roca madre en "cómo existe la lógica" o "cómo existe el conocimiento". El proponente de argumento trascendentaldeclarará la victoria si no tiene una respuesta, luego asevera que sí ("Dios lo hizo"). Por esta razón, Van Til consideraba que era un reductio ad absurdum del no teísmo, en lugar de una prueba positiva de Dios.[27]

Siempre se debe recordar que los teístas están en la misma posición que los no teístas una vez que las capas son peladas. La pregunta es cómo se establece el conocimiento o la lógica, no por quién. Cuando los apologistas se refieren a Dios como una explicación, en realidad no han explicado nada, ya que Dios es un misterio mayor que el que están tratando de explicar. Tampoco podrán decir exactamente cómo Dios puede establecer la lógica y el conocimiento, excepto por declaraciones vagas sobre "la naturaleza de Dios". Bueno, eso tampoco lo explica, ya que también es un gran misterio. Acaban de empujar la pregunta un nivel atrás; tanto el apologista como el escéptico se enfrentan al Trilema de Münchausen, el cual no tiene una resolución clara. Quizás la forma más fácil de salir de este enigma es señalar que el argumento es circular, que es posiblemente menos atractivo que las suposiciones a priori o el psicologismo.[3]

¿Cuál Dios?

Incluso, por el bien de la discusión, aceptando cada punto hecho, la única conclusión es que debe haber algún origen inteligente de la lógica y el conocimiento. A menos que se asuma arbitrariamente que Dios es algo capaz de establecer las reglas de la lógica, y esta suposición no ha sido respaldada sino por suposiciones a priori , los apologistas no han demostrado que Dios existe.

En todo caso, el argumento implica deísmo en que Dios estableció la lógica y el conocimiento, luego se volvió pasivo.

El Islam también usa la apologética presuposicional

Para los musulmanes, la creencia en Alá constituye un requisito fundamental de racionalidad y creencia en Muhammad, como el profeta de Allah sigue la aplicación de la mente racional a la evidencia de su misión.[31] Dado que tanto los apologistas cristianos como los musulmanes usan la apologética presuposicional, pero llegan a conclusiones mutuamente incompatibles, el argumento es una Brújula quebrada.

¿Cuál Biblia?

Debido a que los presuposicionales creen que la aceptación de la Biblia es primitiva, existe cierta preocupación acerca de si pueden o no tener una justificación no bíblica para aceptar la versión de la Biblia que hacen.

El texto bíblico ha cambiado a lo largo de los años. Es discutible si la forma actual de la Biblia es una representación adecuada de las tradiciones de la Iglesia primitiva o una representación razonable de los eventos que pretenden relatar. Uno de los principales problemas en este caso es la preocupación por la omisión de fuentes adicionales del Canon bíblico. Debido a que los presuposicionalistas son, en general, protestantes, existen algunas preocupaciones sobre si la autoridad de la Iglesia primitiva se extendió a la inclusión o exclusión de textos de la Biblia. Si bien esto es generalmente un argumento entre los cristianos, que tienden a tener dudas acerca de la autoridad papal, los escépticos pueden expresar un punto agudo.

Se supone que este argumento pone al presuposicionalista en un dilema: cualquier referencia a la Biblia para justificar el uso de una versión particular de la Biblia es mendigar preguntas y admitir que hay una razón no Bíblica para elegir una versión particular de la Biblia. requiere que el presuposicionalista renuncie a la Biblia como fundacional, ya que tal justificación constituye una base alternativa.

La lógica y la epistemología son convenciones humanas

La lógica y la epistemología son convenciones humanas que se adoptan por el bien de la utilidad. No requieren ninguna "explicación trascendente". Esta posición se conoce como "antirrealismo" y es bien conocida en la filosofía de las matemáticas (la lógica es una rama de las matemáticas). El apologista no puede demostrar fácilmente el realismo matemático en lugar de que el antirrealismo sea realmente cierto.[32]

Por lo general responden diciendo algo así:

«Una convención, en este contexto, es un principio acordado. Pero dado que las personas difieren en lo que es y no es verdad, entonces las Leyes de la Lógica no pueden ser producto de mentes humanas y, por lo tanto, no son convenciones humanas, eso es, de acuerdos humanos. [...] Esto significaría que Las Leyes de la Lógica fueron inventadas como resultado de un acuerdo por un número suficiente de personas. Pero esto significaría que Las Leyes de la Lógica son un producto de las mentes humanas, que no puede ser el caso, ya que las mentes humanas son diferentes y son a menudo contradictorios. [...] no pueden ser construcciones de la mente humana, porque la mente humana se contradicen entre sí y de ellos mismos, donde las leyes de la lógica no lo hacen».[4]

No todos deben aceptar establecer una convención humana. Con base en las ideas filosóficas existentes, una sola persona puede formular un sistema de lógica y otras personas eligen adoptarlo o no. Sucede que la lógica clásica se usa ampliamente en filosofía, pero no es el único sistema de lógica que se usa. Ludwig Wittgenstein argumentó que las convenciones podrían compararse con los "juegos de lenguaje" en los que un cierto grupo de personas adoptó ciertas convenciones de uso del lenguaje.

Los creyentes, frente a esto, argumentan que los lenguajes absolutos no pueden dar lugar a las leyes absolutas de la lógica.

«Decir que los absolutos de la lógica son el resultado del uso de los significados subjetivos de las palabras es problemático. ¿Cómo se derivan Las leyes de la lógica de la estructuras semánticas no absolutas de los lenguajes no absolutos? [...] Si es así, entonces las leyes de la lógica no son leyes».[4]

El problema anterior se resuelve diciendo que las Leyes de la Lógica no son absolutas ni trascendentes en el sentido utilizado por el creyente. Son tan absolutos como una definición (pero las definiciones pueden cambiar). Alternativamente, esto se puede resolver distinguiendo entre nuestra formulación (conceptual) de lógica y las leyes absolutas (no conceptuales) mismas.

«Si la lógica es el resultado del lenguaje, entonces la lógica comenzó a existir con el lenguaje».

Eso es correcto, según el antirrealismo matemático. Esto lo admite el mismo William Lane Craig.[33]

Se usan sistemas lógicos alternativos de axiomas

Hay muchos sistemas lógicos alternativos que se usan, aparte de la lógica clásica. Esto se conocen como lógica no clásica. Qué sistema lógico usar en una circunstancia particular es subjetivo. Muchos hacen la siguiente afirmación:

«En diferentes sistemas de lógica, debe haber subyacentes, principios fundacionales sobre los que se basan en esos sistemas. ¿Cómo se explican esos principios fundacionales? El mismo problema se aplica a ellos como lo hace a Las leyes de la lógica en la lógica clásica».[4]

Cada sistema lógico es una convención subjetiva, ideada por los humanos para abordar una necesidad particular. La utilidad es una base subjetiva para seleccionar axiomas lógicos. Los creyentes afirman (absurdamente, he de añadir) que cualquier grupo útil de axiomas es de alguna manera una prueba de Dios. Parece que prácticamente cualquier fenómeno se afirma como evidencia de la existencia de Dios.

Equivalencia de "lógica" con los "absolutos lógicos"

«En diferentes sistemas de lógica, debe haber subyacentes, principios fundacionales sobre los que se basan en esos sistemas. ¿Cómo se explican esos principios fundacionales? El mismo problema se aplica a ellos como lo hace a Las leyes de la lógica en la lógica clásica».[4]

Las declaraciones de las leyes de la lógica son una descripción de la lógica, pero no son en sí mismas la verdad lógica absoluta necesaria subyacente.[34] Nuestro concepto de las leyes de la lógica depende de nuestros cerebros, mientras que lo que describen es (posiblemente) universal, no contingente, esencial y no conceptual ("de la mente"). El hecho mismo de que se expresen en lenguaje los hace contingentes al lenguaje (u otro sistema de símbolos creado por el ser humano). El creyente se equivoca entre los absolutos lógicos y nuestro concepto de las leyes de la lógica.

«Has construido esto en una falacia lógica. Has dicho que la lógica (nuestros procesos de pensamiento) es conceptual y, por lo tanto, los absolutos sobre los que se basan también son conceptuales. Y eso es básicamente lo mismo que decir 'Tengo un concepto de manzana, por lo tanto, la manzana también es conceptual'. Esto es defectuoso».[35]

En otras palabras, esta es una falacia de división.

Pregunta sin sentido

La pregunta no tiene sentido porque cualquier respuesta debe asumir que la lógica es verdadera y, por lo tanto, es necesariamente circular.[3]

«Nos están pidiendo que proporcionemos una razón basada en la lógica, por lo que nos está pidiendo que formulemos la pregunta de que existen absolutos lógicos».[19]

La pregunta también puede depender de la casualidad o el tiempo, lo que no tiene sentido con respecto a los absolutos trascendentes.[36]

El conocimiento no necesita una base formal

Algunos filósofos argumentan que el conocimiento y la lógica no necesitan ser formalmente justificados en absoluto. El argumento trascendental simplemente se dirige a un no-problema.

El argumento implica que Dios existe fuera de la lógica

La versión del argumento trascendental de la existencia de Dios que afirma que las leyes clásicas de la lógica dependen de Dios puede refutarse simplemente señalando que su conclusión, si se toma en serio, es absurda. Si las leyes clásicas de la lógica dependen de Dios para su existencia, entonces las leyes clásicas de la lógica no deben aplicarse a Dios. Por ejemplo:

  • Dado que la ley del centro excluido no se aplicaría a Dios: cualquier declaración acerca de Dios, así como su negación, pueden ser ambas verdaderas. Entonces, "Dios existe" y "Dios no existe", ambos pueden ser verdaderos. Demostrar que "Dios existe" no implicaría que "Dios no existe" es falso.
  • Dado que la ley de la no contradicción no se aplicaría a Dios: las declaraciones contradictorias acerca de Dios pueden ser ciertas. Por lo tanto, "Dios existe y no existe", puede ser cierto.
  • Ya que la ley de la identidad no se aplicaría a Dios: Dios puede ser otro, o no, Dios.

Los apologistas abordan las paradojas de la omnipotencia, como "¿puede Dios crear una roca tan pesada que no pueda levantarla?" pero diciendo que Dios no puede hacer nada excepto lo que es lógicamente imposible. Esta afirmación se basa en que Dios está sujeto a la lógica y, por lo tanto, existe por separado e independientemente de Dios. Dios no puede ser ni ser la base de la lógica y los argumentos apologéticos son mutuamente incompatibles. Si bien esta objeción se dirige a TAG involucrando la pregunta "¿cuál es la base de la lógica?" no responde "¿cómo conocen los humanos las leyes objetivas de la lógica?" TAG se basa sin duda en abordar cuestiones epistemológicas desde el punto de vista de los humanos.[37]

Este problema es similar al dilema de Euthyphro que se refiere a la moralidad más que a la lógica.

Posibilidades ignoradas

La lógica y la base del conocimiento podrían ser un hecho bruto, eternamente existente o necesariamente existente. Hasta que se descarten estas posibilidades, el argumento trascendental es un argumento ad ignorantiam.[3] Los creyentes objetan diciendo que este argumento es una petición de principio al decir que existen porque existen y no proporciona ninguna explicación a su existencia.[4]

Además de no ser peor que las suposiciones arbitrarias a priori y el razonamiento circular utilizado por el argumento trascendental, le corresponde al apologista demostrar que no existen. De lo contrario, esto está transfiriendo la carga de la prueba al escéptico. Los apologistas no parecen interesados ​​en probar que un Dios que no está involucrado en ser la base de la lógica y el conocimiento.

«El ateísmo no puede dar cuenta de las condiciones previas necesarias para la inteligibilidad, es decir, la existencia de las Leyes de la lógica».[4]

Incluso si suponemos que los ateos hoy en día no pueden dar cuenta de las leyes de la lógica, esto no significa que no podría ocurrir en el futuro. El argumento es un dios típico de la demanda de lagunas . El apologista también necesita demostrar que sin el teísmo, las leyes de la lógica nunca pueden ser contabilizadas. Naturalmente, la carga de la prueba recae en la persona que hace la reclamación: en este caso, el creyente.

Las matemáticas y los absolutos lógicos pueden existir independientemente de una mente

Similar a la lógica, el número 4 es "trascendente" según la definición del argumento. No es una "cosa" que "existe". No se puede forografiar, congelar, pesar ni medir. Siempre es el número 4. Siempre permanece igual. Siempre es verdad.

Sin embargo, si no hubiera mentes en existencia para concebir el número 4, la forma que actualmente llamamos un cuadrado todavía tendría el mismo número de lados que tiene ahora. No ganaría ni perdería ningún lado físicamente. La abstracción del número cuatro es conceptual, pero el concepto no depende de una mente trascendente para que el concepto del mundo real siga siendo verdadero.

La lógica y la existencia del conocimiento pueden ser no contingentes

Los absolutos lógicos pueden ser no contingentes en el pensamiento. Esto haría imposible que sean establecidos por la mente de Dios. Los apologistas responden diciendo que son parte de la esencia o naturaleza de Dios, en cuyo caso la naturaleza conceptual de los absolutos lógicos es irrelevante.

Si la lógica y el conocimiento son establecidos por Dios, es posible que no haya tenido ninguna opción en el asunto. Por supuesto, puede ser que exista algún otro universo donde las cosas tengan atributos contradictorios como ser una roca y no una roca al mismo tiempo.[3] Sin embargo, parece razonable suponer que la existencia no contradictoria es la norma. La carga de la prueba está en el apologista para mostrar que lo que Dios hizo estuvo supeditado a su elección para que TAG demostrara algo significativo.

Argumento reversible

El argumento trascendental intenta mostrar que tales absolutos lógicos no pueden ser absolutos si son subjetivos y contingentes de Dios.[38] Dios podría simplemente ignorar el número 7 o creer que matar a los niños es bueno y los absolutos lógicos cambiarían. Por lo tanto, la lógica no sería absoluta ni objetivamente verdadera, sino más bien sujeta a los caprichos de Dios. Como esta propiedad de la lógica no se observa, Dios no existe.

Dado que el argumento trascendental puede usarse para concluir que Dios existe y no existe, es un argumento de la brújula rota.

Fundamentos seculares para la lógica y el conocimiento

En realidad, hay muchas teorías de la epistemología y la realidad que no dependen de Dios. En última instancia, la mayoría de ellos finalmente se reduce al trilema de Münchhausen, es decir, suposiciones a priori eventuales, regresión infinita o psicologismo. El argumento trascendental no ofrece ninguna ventaja particular sobre estas teorías (aparte de estar de acuerdo con las ideas preconcebidas de un teísta). Estas incluyen:[6]

El argumento puede considerarse inferior porque introduce entidades sin ninguna ventaja. También podríamos aceptar la lógica y el conocimiento a priori. El argumento trascendental, por lo tanto, está sujeto a la navaja de Occam.

El fracaso para mostrar el no-teísmo es insatisfactorio

Dado que el apologista no ha demostrado que todos los posibles puntos de vista no teístas sean insatisfactorios (ya que esto es imposible de lograr en la práctica), este es un argumento de la ignorancia. Simplemente afirmar que es insatisfactorio no es un argumento razonable o persuasivo.[26]

Argumento de auto refutación

Las presuposiciones tienen un lugar en la comunicación donde el significado de una oración hace referencias implícitas a conceptos compartidos que a menudo se basan en la experiencia. En contraste, la apologética presuposicional afirma que los puntos de vista basados ​​en la confianza de la experiencia son suficientes. Esto niega el argumento del apologista ya que su reclamo se basa en la experiencia sensorial humana, el lenguaje, la cognición humana y otros supuestos para ser significativos y ser comprendidos:

Cuando el lenguaje llega a existir, es una mezcla de biología cableada, estructuras en el cerebro, observación del mundo que nos rodea, nuestra capacidad de reflexionar sobre los conceptos que formamos. Descartando la presuposición naturalista [comunicativa], en su intento de dar la fe basada en la presuposición de precedencia, Sye corta distancia de la fundación de la superioridad suppositionalist Christian y su argumento se convierte en polvo.[39] En otras palabras, asumir que un solo libro sagrado o Dios es la única base no es suficiente para iniciar o justificar el conocimiento, la lógica, la comunicación y la razón. Requerimos más presuposiciones que el apologista ya ha rechazado. Como un ejemplo específico, incluso si la Biblia es fundacionalmente cierta, aún necesita leerla para entenderla. Por lo tanto, los apologistas también deben asumir que no existe el demonio maligno de Descartes que confunde nuestros sentidos y nos hace malinterpretar la Biblia. Esta es solo una de las muchas presuposiciones no declaradas que se requieren si la Biblia se va a utilizar en la base del conocimiento. Una vez que se descubren todas las presuposiciones ocultas del presuposicionalista, el presuposicionalista se encuentra en la misma situación que un filósofo ateo; la Biblia es redundante a través deLa navaja de Occam.

Otros argumentos

Estructura básica del argumento

Si bien la estructura lógica básica del argumento, como se cita aquí, es válida, el problema con TAG reside en el problema que trata de abordar, sus definiciones, conceptos, aplicación de lógica y axiomas. La declaración anterior se puede aplicar fácilmente de forma incorrecta y puede ser una falsa dicotomía. Algunas variantes de TAG son argumentos válidos, pero ninguna versión es sólida, o la solidez es indeterminable en la práctica. Este es con frecuencia el caso con argumentos circulares como el argumento trascendental.[6]

Cambiando la carga de la prueba

Un argumento puede ser refutado por muchos medios diferentes, no solo por contraejemplo. También esto intenta trasladar la carga de la prueba al escéptico. Depende del apologista demostrar que la lógica no es el resultado de la existencia natural en lugar de asumir que es conceptual sin evidencia.[4][6][40]

Contabilizando la existencia de la lógica

«Esto todavía no explica la existencia de las leyes de la lógica»[4]

Esto simplemente mueve los postes al argumento de la ley natural o al argumento del realismo matemático.

Preocupaciones adicionales sobre la epistemología platónica

La apologética de Van Tillian generalmente se basa en la epistemología platónica.

Crítica de la epistemología reformada

Los defensores de la epistemología reformada señalan que la teoría platónica parece tratar la existencia de Dios como la existencia de una categoría, más que como la existencia de un objeto (o hecho). Si aceptamos que Dios es una "forma" particular en el sentido de la epistemología platónica, entonces existe cierta preocupación acerca de si Dios es realmente una instanciación o no.

Para los epistemólogos reformados, Dios debe ser real, y no servirá para que Dios sea un reclamo general que tenga varias instancias. Los epistemólogos reformados tienen una preocupación con la epistemología platónica que les exige crear una categoría singular para Dios, de la cual Dios sería el único miembro. La preocupación, aquí, es que muchos de los presuposicionalistas quieren que Dios sea, o sea ​​indistinguible de, esa categoría.

Preocupaciones seculares

El problema principal es que la epistemología platónica sostiene que las categorías son objetivas. Esto no es algo que la mayoría de los epistemólogos están dispuestos a comprometerse también, ya que hace algunas presuposiciones serias sobre la filosofía de la mente que no son aceptadas en el campo. La mayoría de los epistemólogos sostienen que, en cierto grado u otro, las categorías que existen en los sistemas lógicos son una necesidad cognitiva, pero no objetiva. Si hay alguna categoría objetiva es una pregunta abierta entre los filósofos, pero la mayoría rechaza la idea de que todas las categorías epistemológicas sean objetivas.

Las categorías perceptuales, como el color , ahora se consideran increíblemente fluidas en todas las culturas. Esto presenta un problema, ya que la propiedad del rojo no es una propiedad objetiva del objetivo, sino una propiedad del objeto tal como se representa en el cerebro/mente. La propiedad del objeto debe describirse de manera diferente, porque el color es demasiado fluido para ser utilizado como un descriptor objetivo.

La mayoría de los epistemólogos seculares ahora rechazan la epistemología platónica a favor de la epistemología kantiana o quineana . Incluso la epistemología cartesiana (a pesar de algunas de las preocupaciones en la ciencia cognitiva y algunas de las inquietudes de regresión infinita) a menudo se considera más sólida que la epistemología platónica.

Véase

Bibliografía

  • Nietzsche, Friedrich (1999-12-17). El Anticristo. iUniverse. ISBN 9781462093229.
  • John M. Frame, The Doctrine of the Knowledge of God (Phillipsburg, NJ: P & R Publishing, 1987), 130.
  • Barry Stroud, Kantian Argument, Conceptual Capacities, and Invulnerability in Understanding Human Knowledge, 2002.
  • Richard Ashcraft, Faith and knowledge in Locke's philosophy, in John Locke: Problems and Perspectives: A Collection of New Essays, ed. John W. Yolton, 1969.
  • Nietzsche, Friedrich (2016). El ocaso de los ídolos: O cómo se filosofa a martillazos. Mesta. ISBN 9788416775156.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Pereboom, Derk. 21 de Agosto de 2009. "Kant's Trascendental Arguments". Stanford Encyclopedia of Philosophy.
  2. Dr. Greg Bahnsen vs. Dr. Gordon Stein. "The Great Debate: Does God Exist?", Universidad de California, Irvine, 1985
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 Seidensticker, Bob. 30 de Noviembre de 2013. A Dozen Responses to the Transcendental Argument for God. Patheos.com.
  4. 4,00 4,01 4,02 4,03 4,04 4,05 4,06 4,07 4,08 4,09 4,10 4,11 4,12 4,13 4,14 4,15 4,16 4,17 Slick, Matt. 12/09/2008. "The Trascendental Argument for the existence of God. Christian Apologetics & Research Ministry
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 Slick, Matt. Response to Wiki Criticism of the CARM Trascendental Argument. CARM
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 6,6 ¿Existe tal cosa como la verdad absoluta / la verdad universal?, vía GotQuestions.org
  7. 7,0 7,1 Russell, B. (1990). The problems of philosophy. Indianapolis: Hackett Pub. Co. ISBN 9781517768423
  8. What is absolute truth? Does absolute truth really exist?, vía CompellingTruth
  9. Cooijams, Paul. Truth - The proof of its existence
  10. 10,0 10,1 Is there such a thing as absolute truth / universal truth?, vía GotQuestions (en inglés).
  11. The Refining Reason Debate: Sye Ten Bruggencate VS Matt Dillahunty, vía Blogtalkradio.com
  12. Jarvis, Daniel. «AbsoluteTruth.Net». AbsoluteTruth.Net. Consultado el 2018-04-15.
  13. Craig, William Lane. Faith». www.reasonablefaith.org. Consultado el 2018-04-15.
  14. Richard Ashcraft, Faith and knowledge in Locke's philosophy, in John Locke: Problems and Perspectives: A Collection of New Essays, ed. John W. Yolton, 1969
  15. Geisler, Norman; Turek, Frank. "I Don't Have Enough Faith to be an Atheist".
  16. 16,0 16,1 «Does Presuppositionalism Engage in Question-Begging?». Analogical Thoughts (en inglés estadounidense). 2012-03-13. Consultado el 2018-04-15.
  17. 17,0 17,1 17,2 Anderson, James (Abril de 2005). «If Knowledge Then God: The Epistemological Theistic Arguments of Plantinga and Van Til» (en inglés). Calvin Theological Journal
  18. «Resources». chalcedon.edu (en inglés estadounidense). Consultado el 2018-04-15.
  19. 19,0 19,1 19,2 19,3 «An answer to another response to the Transcendental Argument». carm.org (en inglés). Consultado el 2018-05-05.
  20. «Is There an Absolute Truth? | Stand to Reason». 2016-11-14. Consultado el 2018-05-05.
  21. kyokumajr (2009-02-23), TAG: Matt Slick VS Matt Dillahunty PART 1/5 - A.E. #593, consultado el 2018-05-05
  22. Barry Stroud, Kantian Argument, Conceptual Capacities, and Invulnerability in Understanding Human Knowledge, 2002, p158-159
  23. Frame, John. «Transcendental Arguments: An Essay». Consultado el 6-07-2018.
  24. Wisnewski, J. Jeremy (2010-09-13). Understanding Torture (en inglés). Edinburgh University Press. ISBN 9780748686728. Consultado el 2018-07-06.
  25. Comentario de Dan, 14 de marzo de 2012 a las 08:56
  26. 26,0 26,1 Sproul, Robert Charles; Gerstner, John Henry; Lindsley, Arthur (1984). Classical Apologetics: A Rational Defense of the Christian Faith and a Critique of Presuppositional Apologetics (en inglés). Zondervan. ISBN 9780310449515. Consultado el 2018-07-06.
  27. 27,0 27,1 John Frame, Five Views on Apologetics, 2010.
  28. John M. Frame, The Doctrine of the Knowledge of God (Phillipsburg, NJ: P & R Publishing, 1987), 130.
  29. Copan, Paul (12/03/2012). «Questioning Presuppositionalism». 2017-06-18. Consultado el 2018-07-06.
  30. Tenga en cuenta lo siguiente: Como "X existe" es una premisa, la segunda premisa es equivalente a: Dios tiene los atributos que resuelven X y Dios existe.
  31. «Ok then, convince me...Why accept Islam?». www.islamic.org.uk. Consultado el 2018-07-06.
  32. Stroud, Barry; Stroud, Willis S. and Marion Slusser Professor of Philosophy Emeritus Barry (2000). Understanding Human Knowledge: Philosophical Essays (en inglés). Oxford University Press. ISBN 9780198250333. Consultado el 2018-07-07.
  33. Craig, William Lane. «Doctrine of God (Part 4)». Transcripción de la tercera clase de defensa de WLC.
  34. kyokumajr (2009-02-23), TAG: Matt Slick VS Matt Dillahunty PART 2/5 - A.E. #593, consultado el 2018-07-07
  35. kyokumajr (2009-02-23), TAG: Matt Slick VS Matt Dillahunty PART 3/5 - A.E. #593, consultado el 2018-07-07
  36. kyokumajr (2009-02-23), TAG: Matt Slick VS Matt Dillahunty PART 5/5 - A.E. #593, consultado el 2018-07-07
  37. «Van Tillian Presuppositional Apologetics One Last Time». www.debunking-christianity.com. 2/09/2006. Consultado el 2018-07-07.
  38. Martin, Michael.«The Transcendental Argument for the Nonexistence of God». infidels.org (en inglés). Consultado el 2018-07-09.
  39. Philip Rose (2012-06-02), How 2 Debate Theist GOTCHA Arguments 4 (Christian Presuppositionalism), consultado el 2018-07-09.
  40. kyokumajr (2009-02-23), TAG: Matt Slick VS Matt Dillahunty PART 3/5 - A.E. #593, consultado el 2018-07-09