Alpha Centauri Bb

De Wiki Pseudociencia
(Redirigido desde «Alfa Centauri Bb»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Artículos sobre
00-Debunk.gif
Creencias falaces

En 2012, el científico Xavier Dumusque y sus colaboradores anunciaron que el sistema estelar más cercano al Sol, el sistema trinario Alpha Centauri (que consiste en Alpha Centauri A, su compañero binario de menor masa Alpha Centauri B, y el pequeño miembro trinario, más distante, la enana roja Proxima Centauri), tenía un planeta alrededor de una de sus estrellas.

Al parecer, y según mediciones, Alpha Centauri B tenía un planeta orbitando muy cerca de ella, completando una órbita alrededor de la estrella cada 3.24 días. (En comparación, Mercurio tarda 88 días en orbitar el Sol.) Lo llamaron α Centauri Bb.

Antecedentes

Alpha Centauri System.jpg

El sistema estelar Alpha Centauri consta de tres estrellas a unos 4.3 años luz de distancia. Las dos más grandes, Alpha Centauri A y Alpha Centauri B, están separadas por 17.6 veces la distancia del Sol a la Tierra en una órbita altamente elíptica (casi la distancia entre el Sol y Urano), y una tercera estrella enana roja, Proxima Centauri, que está tan lejos que muchas veces no se considera parte del sistema.

Cuando se analizaron los datos de α Centauri Bb, se pensó que orbitaría la estrella secundaria Alpha Centauri B con un período de solo 3.2 días a 0.04 la distancia de la Tierra al Sol desde su estrella. A esta corta distancia, el planeta recibiría aproximadamente 310 veces más luz de su estrella que la que recibe la Tierra del Sol, lo que haría que su superficie fuera muy caliente, casi 870 °C, casi tres veces más caliente que Mercurio.[1]

La investigación de Dumusque y colegas fue presentada en la revista Nature el 17 de octubre de 2012.[2]

Archivo:00-Metodo Velocidad radial.jpg
Método de Velocidad Radial. Cortesía del Observatorio Europeo Austral.

El descubrimiento de un compañero planetario alrededor de Alpha Centauri B, fue revelado por una señal que se recogió por un procedimiento que se conoce como el método de velocidad radial, donde un tirón gravitacional de un planeta sobre una estrella hace que parezca moverse hacia nosotros, luego alejarse de nosotros, y luego hacia nosotros nuevamente, de forma periódica y bien definida. Esto resulta en un fenómeno conocido como bamboleo estelar, por lo que al medir la frecuencia y la magnitud de este bamboleo se puede determinar la masa y las propiedades orbitales de un planeta que debería estar allí. El método de velocidad radial, también conocido como método Doppler, se ha utilizado para encontrar planetas muy grandes llamados planetas jupiteres calientes que orbitan alrededor de sus estrellas en unos pocos días.[3]

El 'bamboleo' significaba que la estrella se movía de ida y vuelta con una velocidad extra de solo 0.0005 km/s cada 3.24 días, y se midió a lo largo de una línea de base lo suficientemente larga como para que otras explicaciones (propiedades magnéticas internas de la estrella, ruido instrumental o el tirón de otras estrellas compañeras) pudieran ser descartadas como la causa. Parecía que realmente habían descubierto un planeta.

Refutación

Ya en 2013, algunos dudaron del descubrimiento de Dumusque y colegas, incluido el astrónomo Artie Hatzes de la Universidad Friedrich Schiller en Jena, uno de los primeros pioneros en la comunidad de exoplanetas que publicó un análisis escéptico en el que mencionó: Puede ser prematuro atribuir las variaciones dela velocidad radial de 3.24 días a un planeta con la masa de la Tierra. Para confirmar este exoplaneta será necesario comprender mejor las características del ruido en los datos de la velocidad radial, así como más mediciones con un mejor muestreo.[4]

Vinesh Rajpaul, un estudiante graduado en astrofísica en la Universidad de Oxford, mostró patrones sutiles de luz causados ​​por cosas que no tienen nada que ver con un planeta; por ejemplo, manchas en la superficie de la estrella, ruido electrónico en el equipo o la atracción de otra estrella, por ejemplo, podría confundirse con un planeta.[5]

La verdad fue que no había un planeta allí donde se creía que estaba, aunque los datos aparentemente indicaban que sí. En realidad los científicos fueron engañados debido a la forma en que midieron los datos. En un mundo ideal, se monitorearía una estrella continuamente, las 24 horas del día, observando su señal constantemente. En el mundo real, solo puede hacerse cuando se tiene acceso al telescopio (cuando no se usa para otros fines), por la noche, y cuando el cielo está despejado y las condiciones atmosféricas son lo suficientemente buenas como para ver hacia qué apunta.

Entonces, imaginémonos volando sobre la superficie de la Tierra, mirando hacia abajo y midiendo la distancia al suelo. Pero en lugar de medirlo continuamente, solo se está midiendo en algunos puntos específicos. ¿Está en una cordillera? ¿En la cima de una meseta? ¿Tocando las cimas de una serie de estribaciones? ¿O volando sobre una capa de hielo escarpada?

Si lo que se iba a buscar era una sierra, cualquiera podría llegar aquella conclusión. Pero esta no es necesariamente la única explicación... o la correcta. En este caso particular fue observar a Alpha Centauri B y deducir un planeta en sus cercanía; los datos eran consistentes con un planeta, sin embargo, un planeta no sólo no era la única explicación, sino que resultó ser la explicación incorrecta.

Al sustraer la variación inherente en la estrella misma, el equipo amplificó accidentalmente otras señales periódicas, una de las cuales se confundió con un planeta. Esa señal resultó ser la rotación de la estrella misma, que ahora se ha tomado en cuenta correctamente. Curiosamente, cuando todo el análisis se realiza de forma adecuada, hay una señal de que un planeta diferente está mucho más alejado: con un período de aproximadamente 20 días. El planeta α Centauri Bb resultó ser una señal falsa, en realidad no estaba allí en absoluto.[6]

En la página de la The Extrasolar Planets Encyclopaedia, en su actualización de agosto de 2016 ya no aparece referencia al planeta α Centauri Bb.[7]

Conclusiones

Este caso servirá como un cuento con moraleja para los cazadores de planetas, un recordatorio de que planetas tan pequeños como la Tierra son difíciles de encontrar. Distinguir pistas sutiles del ruido de fondo es increíblemente difícil.

Incluso el equipo que originalmente informó sobre el exoplaneta está de acuerdo. Dumusque dijo: No estamos 100 por ciento seguros, pero probablemente el planeta no esté allí.[8]

Aún concediendo que el planeta α Centauri Bb existiera, habría estado demasiado cerca de una estrella para albergar cualquier tipo de vida. El sistema Alpha Centauri quizá podría contener otros planetas que aún no se han detectado, pero por ahora, el planeta Gliese 15Ab en el sistema Andromeda a 11 años luz de distancia se ha convertido en el exoplaneta más cercano conocido.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Mendez, Abel (2012) «A Planetary System Around Our Nearest Star is Emerging». Planetary Habitability Laboratory. Vía: phl.upr.edu.
  2. Xavier Dumusque, etal (2012) «An Earth-mass planet orbiting α Centauri B». Nature 491, 207–211, doi:10.1038/nature11572 (Versión en línea.)
  3. Wenz, John (2015) «It Turns Out the Closest Exoplanet to Us Doesn't Actually Exist». Vía: popularmechanics.com.
  4. Hatzes, Artie P. (2013) «Radial Velocity Detection of Earth-mass Planets in the Presence of Activity Noise: The Case of Alpha Centauri Bb». The Astrophysical Journal 770:133 (16pp). doi: 10.1088/0004-637X/770/2/133; arXiv:1305.4960v1 [astro-ph.SR]
  5. Vinesh Rajpaul, Suzanne Aigrain, Stephen J. Roberts (2015) «Ghost in the time series: no planet for Alpha Cen B». Mon. Not. R. Astron. Soc. 000, 1–5, doi: 10.1093/mnrasl/slv164; arXiv:1510.05598 [astro-ph.EP]
  6. Siegel, Ethan (2016) «The Closest Star System To Ours Doesn’t Have Any Planets (Yet), After All». Vía: medium.com.
  7. «Planet Proxima Cen b», en el catálogo de exoplanetas de la Encicplopedia de Exoplanetas.
  8. Powell, Devin (2015) «Poof! The Planet Closest To Our Solar System Just Vanished». Vía: news.nationalgeographic.com.
P Creencias erróneas
Otras falacias arraigadas   Caín y la quijada de burroCucarachas y radiaciónEfecto CoriolisEl lado oscuro de la LunaEl hombre, el sexo y los siete segundosElefantes y memoriaEl misterioso Bloop es emitido por un monstruo marinoEl campo magnético de la Tierra es inmutableEl Universo y la Tierra están perfectamente afinados para la vidaGalleta de la fortuna (mito)Los días se hacen más cortosLa canción Love Roller Coaster y la mujer siendo asesinadaLa Gran Muralla China y la LunaLos ojos y las cámarasUna manzana fue el fruto prohibidoTeoría y leyTimmy se cayó al pozoVitalismoTodo musulmán es un terrorista