Epidemia de autismo infantil

Los últimos cuatro lustros más o menos han sido testigos de un aumento asombroso en el porcentaje de niños con autismo, y muchos conspiracionistas y charlatanes vendedores de curas milagrosas afirman que se debe a las vacunas y al timerosal que contenía, lo que derivó en la creación del grupo perteneciente al Movimiento antivaxx. La pregunta es ¿hay fundamento en tales declaraciones?

Artículos sobre
Bulos Logo.png
Bulos

Antecedentes

Según la edición más reciente del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5, 2013), el autismo es un trastorno grave que aparece por primera vez en la infancia. Alrededor de tres cuartas partes de las personas con autismo tienen retraso mental y la mayoría son hombres. Todos sufren de marcados defectos de lenguaje, en casos severos que resultan en mudo total, y muchos no establecen vínculos emocionales cercanos con otros. La mayoría se dedica a actividades estereotipadas y ritualizadas, como el giro del cabello, aleteo de manos y golpes en la cabeza, y muestra pronunciadas reacciones negativas incluso a cambios triviales en sus entornos. Según la Asociación Americana de Psiquiatría, en el DSM-5 se puede leer el texto con los nuevos criterios de diagnóstico para el trastorno del espectro autista y el diagnóstico relacionado del trastorno de comunicación social.

 
Este artículo es parte del Hub Artículos sobre el autismo
donde se encontrarán más artículos relacionados
con el tema.
  • Trastorno del espectro autista.
  1. Déficits persistentes en la comunicación y la interacción sociales en múltiples contextos.
  2. Patrones de comportamiento, intereses o actividades restringidos y repetitivos.
  3. Los síntomas deben estar presentes en el período de desarrollo temprano (pero pueden no manifestarse completamente hasta que las demandas sociales excedan las capacidades limitadas o puedan ser enmascaradas por estrategias aprendidas en la edad adulta).
  4. Los síntomas causan un deterioro clínicamente significativo en las áreas sociales, laborales u otras áreas importantes del funcionamiento actual.
  5. Estas perturbaciones no se explican mejor por discapacidad intelectual (trastorno del desarrollo intelectual) o retraso global del desarrollo. La discapacidad intelectual y el trastorno del espectro autista con frecuencia ocurren conjuntamente; Para hacer diagnósticos comórbidos del trastorno del espectro autista y la discapacidad intelectual, la comunicación social debe estar por debajo de lo esperado para el nivel general de desarrollo.

Debe advertirse que las personas con un diagnóstico bien establecido de trastorno autista, trastorno de Asperger o trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera, según el criterio del DSM-IV, deben recibir el diagnóstico de trastorno del espectro autista. Las personas que tienen déficits marcados en la comunicación social, pero cuyos síntomas no cumplen con los criterios para el trastorno del espectro autista, deben ser evaluadas para el trastorno de la comunicación social (pragmática).

Prevalencia

Una vez que se creyó que era una condición extremadamente rara, antes de la década de 1990, las mejores estimaciones sitúan la prevalencia del autismo en aproximadamente 1 de cada 2500; ahora se cree que el autismo afecta a aproximadamente 1 de cada 159 personas. Entre 1993 y 2003, las estadísticas del Departamento de Educación de EE. UU. documentaron un asombroso aumento del 657% en las tasas de autismo en todo el país. En 2018 se determinó que aproximadamente 1 de cada 59 niños es diagnosticado con un trastorno del espectro autista. 1 de cada 37 niños y 1 de cada 151 niñas. Los niños tienen cuatro veces más probabilidades de ser diagnosticados con autismo que las niñas. El autismo afecta a todos los grupos étnicos y socioeconómicos. Los grupos minoritarios tienden a ser diagnosticados más tarde y con menos frecuencia.[1]

 
Timerosal. Cortesía Wikimedia Commons.

Es comprensible que muchas personas hayan intentado identificar las fuentes de este desconcertante aumento. Algunos de ellos, incluido el defensor del consumidor Robert F. Kennedy Jr., y decenas de miles de padres de niños autistas, han señalado con el dedo directamente a las vacunas que contienen el conservante timerosal, que comúnmente se administran poco antes de que muchos niños desarrollen síntomas autistas. Uno de los productos de degradación del timerosal es el mercurio, que puede producir daño neurológico en dosis muy altas. En un estudio, el 48% de los estudiantes universitarios estuvo de acuerdo en que 'el autismo es causado por las vacunas'.

La afirmación de que las tasas de autismo se están disparando ha sido popularizada por una letanía de voceros de medios de alto perfil. En 2005, Meet the Press de NBC dedicó un programa completo a la supuesta epidemia de autismo y a las declaraciones del exitoso autor David Kirby de que las vacunas que contienen timerosal la están causando. En 2008, la actriz y ex playmate de Playboy, Jenny McCarthy, que tiene un hijo autista, pidió la renuncia de la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Julie Louise Gerberding, una experta estadounidense en enfermedades infecciosas,[2] por su 'incompetencia durante la epidemia de autismo', y exigió un director 'que reconozca que estamos experimentando una epidemia de autismo'.[3] Gerberding renunció a su cargo el 20 de enero de 2009, pero no por exigencias de conspiracionistas.

El ex mariscal de campo y estrella de la Liga Nacional de Fútbol, Doug Flutie, quien también tiene un hijo autista, también ha proclamado públicamente que la prevalencia del autismo está aumentando a un ritmo sorprendente.[4]

Refutación

Hay serias razones para dudar de que el autismo se está volviendo más común. Una explicación mucho más probable de los hallazgos es un pronunciado aflojamiento de las prácticas de diagnóstico a lo largo del tiempo. La versión de 1980 del DSM (DSM3) requería que las personas cumplieran con los 6 criterios para ser diagnosticados con autismo. En contraste, la versión de 1994 (DSM4), que requería que las personas cumplieran con 8 de los 16 criterios para ser diagnosticados con autismo.

Además, mientras que el DSM3 contenía solo dos diagnósticos relevantes para el autismo: el trastorno de espectro autista y el síndrome de Asperger, que generalmente se considera una forma leve de autismo, el DSM4 contenía cinco diagnósticos de este tipo, varios de los cuales describen formas relativamente leves de autismo. Por lo tanto, los criterios de diagnóstico para el autismo se han vuelto considerablemente menos estrictos desde 1980 hasta el presente, lo que resulta en más diagnósticos de esta afección.

Influencias adicionales pueden estar en juego. Debido a las leyes de discapacidad aprobadas por el Congreso de los EE. UU., a principios de la década de 1990, las escuelas ahora deben proporcionar recuentos precisos del número de niños con discapacidad, incluido el autismo. Como consecuencia, los distritos educativos ahora están reportando muchos más casos de autismo, aunque este aumento no necesariamente refleja ningún cambio en la prevalencia real del autismo.

De hecho, varios estudios recientes sugieren que la epidemia de autismo es una ilusión. En una investigación, los investigadores rastrearon la prevalencia de los diagnósticos de autismo entre 1992 y 1998 en un área de Inglaterra utilizando los mismos criterios de diagnóstico en ambos puntos temporales. Al contrario de lo que esperaríamos si hubiera una epidemia de autismo, los autores no encontraron ningún aumento en la prevalencia del autismo a lo largo del tiempo. Otro estudio encontró evidencia de un fenómeno denominado 'sustitución diagnóstica': a medida que las tasas de diagnóstico de autismo se dispararon en los Estados Unidos entre 1994 y 2003, los diagnósticos de retraso mental y discapacidades de aprendizaje combinadas disminuyeron aproximadamente a una tasa igual. Este hallazgo sugiere que los diagnósticos de autismo pueden ser 'intercambio de lugares' con otros diagnósticos menos modernos. La misma tendencia puede desarrollarse en el caso de los diagnósticos de trastornos del lenguaje, que se han vuelto menos frecuentes a medida que los diagnósticos de autismo se han vuelto más populares.

Todos estos estudios no respaldan una epidemia de autismo: sugieren que los diagnósticos de autismo se están disparando en ausencia de un aumento genuino en la prevalencia de la afección. Como consecuencia, los esfuerzos para explicar esta epidemia con vacunas pueden ser inútiles. Dejando a un lado ese problema, no hay evidencia sólida de que exista un vínculo entre el autismo y las vacunas, incluidas las inyecciones que contienen timerosal o las inyecciones de la vacuna triple viral. Por ejemplo, varios grandes estudios estadounidenses, europeos y japoneses revelaron que incluso cuando las tasas de vacunación se mantuvieron iguales o disminuyeron, las tasas de autismo diagnosticado aumentaron.

Incluso después de que el gobierno eliminó el timerosal de las vacunas en 2001, las tasas de autismo en California continuaron aumentando rápidamente hasta 2007, en paralelo con hallazgos similares en Dinamarca. Tampoco hay evidencia de que las vacunas que contienen dosis más fuertes de timerosal estén asociadas con tasas de autismo más altas que las vacunas que contienen dosis más débiles.

Ninguno de estos hallazgos excluye de manera concluyente la posibilidad de que las vacunas puedan aumentar el riesgo de autismo en un pequeño subconjunto de niños, ya que es difícil demostrar un resultado negativo en la ciencia. Pero no proporcionan evidencia de un vínculo entre las vacunas y el autismo. Además, descartan la posibilidad de que las vacunas puedan explicar la supuesta epidemia de autismo, ya que cualquier posible efecto general de las vacunas es tan minúsculo que los estudios no han podido detectarlo.

Sin embargo, a los investigadores no siempre les ha resultado fácil correr la voz. Un científico que publicó artículos que refutan el vínculo vacuna-autismo, Paul Offit, ha sido llamado 'terrorista' por los manifestantes y ha recibido cientos de correos electrónicos hostiles, incluidas amenazas de muerte. Otros científicos han sufrido acoso similar.[5]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. «Autism Facts and Figures: Prevalence». Vía: autismspeaks.org.
  2. Este segmento del artículo Epidemia de autismo infantil posee contenido traducido, adaptado o reeditado de Wikipedia en inglés, que porta una licencia Creative Commons.  
  3. Ginger Taylor (Mar, 2008) «Jenny McCarthy Calls For Julie Gerberding's Resignation». Vía: adventuresinautism.blogspot.com.
  4. Autism Society of America (Mar, 2008) «What is Autism?». Vía: web.archive.org.
  5. Scott O. Lilienfeld, Steven Jay Lynn, John Ruscio, Barry L. Beyerstein «50 great myths of popular psychology». ISBN:978-1-4051-3111-7.