Culto de cargo

De Wiki Pseudociencia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La versión para imprimir ya no se admite y puede contener errores de representación. Actualiza los marcadores del navegador y utiliza en su lugar la función de impresión predeterminada del navegador.

Religiones
01-Religiones-Friki Logo.jpg
Frikis

No confundir con Ciencia culto de cargo.

Se conoce como culto de cargo o culto de cargamento o culto al cargo a diversas prácticas y ritos no convencionales que surgieron en varias tribus de Australia y Melanesia —especialmente en Papúa Nueva Guinea-, a raíz de su contacto con la civilización occidental.

En el origen de los cultos cargo existe la creencia en que las manufacturas occidentales —el cargo o cargamento— que llegaban por diversas vías a las islas, procedía, en último término, de espíritus divinos, y que estaban destinadas por ellos al beneficio de los nativos. El control de estos bienes, de acuerdo con la creencia, habría quedado en manos de los blancos, que se habían servido para ello de métodos no legítimos.

El cargo es entendido como una recompensa que los ancestros o las divinidades a las que se venera en las islas tienen destinado a quienes participan una serie de cultos. Uno de los rasgos principales de los cultos cargo es la esperanza de que los ancestros vendrán alguna vez a entregar a la comunidad de creyentes bienes de mucho más valor. En algunas islas, como Tanna (Vanuatu), los miembros del culto cargo local creen que los estadounidenses son los portadores del cargo.

Cargo Cult.jpg

En el siglo xx el «culto del cargamento» reapareció de un modo aún más impresionante y enternecedor. Cuando las unidades de las fuerzas armadas de Estados Unidos construyeron pistas de aterrizaje en el Pacífico para librar la batalla con Japón, descubrieron que eran objeto de una imitación ciega. Los lugareños más entusiastas abandonaron sus ritos cristianos un tanto manidos y dedicaron todas sus energías a la construcción de franjas de tierra para aterrizar que atrajeran aviones cargados. Fabricaron antenas de imitación con bambú. Hicieron y encendieron fogatas para simular las antorchas que guiaban el aterrizaje de los aviones estadounidenses.

En la isla de Tana, en las Nuevas Hébridas (conocida como Vanuatu desde 1980), un soldado estadounidense fue nombrado redentor. Su nombre, John Frum, parece haber sido también una invención. Pero el regreso del redentor Frum se predicaba y auguraba incluso después de que en 1945 el último militar destinado allí abandonara la isla por aire o por mar. Se cree que el día del regreso de John Frum será el 15 de febrero, aunque se desconoce el año. El 15 de febrero de cada año, sus seguidores se reúnen para preparar una ceremonia religiosa de bienvenida para recibirle. Hasta ahora no ha llegado, pero ellos no se desaniman. Todavía pervive una ceremonia anual que lleva su nombre. En otra isla llamada Nueva Bretaña, adyacente a Papua Nueva Guinea, el culto guarda una analogía aún más asombrosa. Posee diez mandamientos (las «Diez Leyes»), una trinidad que tiene una presencia en el cielo y otra en la tierra y un sistema ritual de tributos destinado a ganarse la voluntad de estas autoridades. Según creen sus fieles, si el ritual se realiza con la suficiente pureza y el debido fervor, será el preludio de una era de leche y miel.[1]

Los cultos cargo del Pacífico Sur proporcionan un fascinante modelo contemporáneo para el modo en que surgen las religiones a partir de casi nada. En particular, sugieren cuatro lecciones sobre el origen general de las religiones:

  • Primero es la asombrosa velocidad con la que puede surgir un culto.
  • Segundo es la velocidad con la que el proceso de generación sigue su trayectoria. John Frum, si en verdad existió, hizo eso en la memoria viva. Incluso es posible que no hubiera existido en absoluto.
  • La tercera lección surge de la emergencia independiente de cultos similares en diferentes islas. El estudio sistemático de esas similitudes nos puede decir algo acerca de la psicología humana y de su susceptibilidad a la religión.
  • Cuarto, los cultos cargo son similares, no solo unos en comparación con los otros, sino con religiones más antiguas.

El cristianismo y otras religiones antiguas que se han diseminado por todo el mundo presumiblemente comenzaron como cultos locales como el de John Frum. En efecto, eruditos como Geza Ver-mes, profesor de Estudios Judíos de la Universidad de Oxford, ha sugerido que Jesús fue una de las muchas figuras carismáticas que emergieron en Palestina en esos tiempos, rodeados de leyendas similares. La mayoría de aquellos cultos desaparecieron. El único que sobrevivió, como se ve, ha sido el único que hoy encontramos. Y, según pasen los siglos, se agudizará una evolución posterior en el sistema sofisticado —o si no, conjuntos divergentes de sistemas descendentes— que domina grandes partes del mundo hoy día. La muerte de figuras modernas carismáticas como Pancho Villa o Jesús Malverde, el santo de los narcotraficantes, ofrecen otras oportunidades de estudiar el rápido surgimiento de cultos y su posterior evolución memética.[2]

Véase también

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Christopher Hitchens (2009) God Is Not Great: How Religion Poisons Everything. ISBN: 978-0446697965 (Inglés).
  2. Richard Dawkins (2012). El espejismo de Dios. Espasa-Calpe, S.A.; 1ª ed. ISBN: 978-8467008913
P Pseudo religiones
Religiones no homologadas   Culto a María LionzaCulto de cargoDudeísmoGénesis II, Iglesia de Salud y SanaciónIdentidad CristianaIglesia de los SubGeniosIglesia MaradonianaIglesia PatólicaIglesia Unida del TocinoJediísmoMisión de la Luz DivinaMovimiento raelianoNeopaganismo (Wicca)New AgeNuwaubianismoPastafarismoReligión de la Unicornio Rosa InvisibleTeosofía
Véase también   CrislamDerosMonstruo de Espagueti VoladorIsraelismo británicoReligión OVNI